Noticias

SITGES 2011 – DÍA 2

Primero de todo deciros que si os puede la impaciencia podéis hacer un seguimiento más gamberro e inmediato del festival desde mi cuenta de twitter.

El viernes empezó bien tempranito con Lobos de Arga, que cuenta cómo un escritor fracasado (Gorka Otxoa) vuelve a su pueblo natal porque lo van a nombrar hijo predilecto. El viaje se le tuerce cuando descubre que los aldeanos en realidad lo han traído para sacrificarlo y así acabar con la maldición de un hombre lobo que aterroriza al pueblo desde hace cien años. Juan Martínez Moreno nos trae una comedia que, a pesar de tener un tufillo televisivo, reluce por su honestidad. Es una cinta sin pretensiones, con momentos muy divertidos y un guión travieso pero, sobre todo, un amor explícito por el género de terror más clásico. Y eso en Sitges se agradece.

Poco después pudimos ver Intruders. La expectación se palpaba en las conversaciones de la cola, y es que este director canario ha puesto el listón muy alto con sus dos primeras películas. Según sus propias palabras en el post-screening, es su película más personal ya que, una vez montada, se dio cuenta de que tiene apuntes autobiográficos. Comentó que ha trabajado, más que como un creador, como un cazador al servicio de la puesta en escena. Por primera vez en su carrera no ha estudiado la planificación al milímetro sino que se ha dejado llevar por el instinto a través de la improvisación.

Intruders cuenta dos historias; por una parte la de un padre incapaz de proteger a su hija de las pesadillas que tiene cada noche y, por otra, la de un niño que sueña que un desconocido entra en su casa. Según Fresnadillo no es una película de miedo sino una película que habla sobre el miedo. En general, la cinta resulta entretenida y destacan las interpretaciones de los niños y de Clive Owen (a pesar de su acento castellano-manchego). Una pena que la sorpresa final no sea tan sorprendente y que Fresnadillo esté siendo fagocitado por el poder del dólar.

Pero entremos en materia, pasemos a la “droja mala”. The Divide ha abierto el debate de la controversia. Su director, el francés Xavier Gens, ya dejó huella en Sitges hace unos años con Frontier(s) y ha vuelto con una película “100% SITGES”. El cine de la brutalidad francés sigue vivo (aunque sus actores sean yankees).

The Divide cuenta cómo la ciudad de Nueva York es atacada por una lluvia de misiles y un pequeño grupo de supervivientes se cierra en un búnquer a esperar que todo pase. Una especie de Gran Hermano llevado al extremo donde la progresión de la locura y la desesperación está MUY conseguida. El realismo de esta película llega a incomodar, en serio, tanto por la calidad de sus interpretaciones, como por el recorrido que tiene el maquillaje, como, por supuesto, el dominio de la cámara que tiene el amigo Gens. Tengo compañeros que han bostezado bastante durante esta proyección, pero yo tengo la sensación de que es uno de los títulos que recibirá algún premio el último día.

Y luego llegó el turno de Soderbergh. Que será muchas cosas, habrá dirigido todas las películas que queráis, pero si por algo será recordado cuando muera será por llevarnos a la gran pantalla a aquella diosa llamada Sasha Grey. En esta ocasión se ha dejado el preservativo en casa y se ha puesto una mascarilla para contarnos la “Vida y Obra de un virus melómano”.

Como podéis ver en la imagen (no podéis negar que de cutre llega a ser artística), Contagio tiene un reparto a lo Florentino Pérez. Soderbergh ha optado por una realización semi-documental estrenando el último modelo Red One MX que da un nivel de definición que ni la RAE. ¿Que qué tal la pinícula? Correcta, potable, entretenida, y todos esos eufemismos que sirven para decir que mañana no te acordarás ni de cómo acababa. El protagonista de la historia es el virus, y ese es el problema, que al tener tantos personajes y tantas subtramas no llegamos a empatizar con ninguno de ellos y el nivel de drama es mínimo. No quiero ser cruel eh, pero me ha recordado mucho a esas tv-movies de la hora de la siesta sobre epidemias mundiales. ¿Lo mejor? Marion Cotillard, a la que todos los infectados deberían haber acudido antes de morir como si se tratara de la Virgen de Lourdes.

A la una de la noche se abrió la veda del Midnight Extreme. Y para hacer honor al gamberrismo y al sentido del humor que caracteriza a Sitges, tanto Michael Biehn como Jason Eisener presentaron sus respectivas películas despelotándose de cintura para arriba ante la mirada incrédula de la presentadora.

Hobo with a Shotgun parte de un tráiler que ganó un concurso de falsos tráilers organizado por Robert Rodríguez. La adaptación a largometraje ha quedado aún más violenta y más divertida, con unos malos malísimos descacharrantes y una estética Grindhouse brutal. Los asiduos a Sitges conocen a su director por esta pequeña genialidad del gore que es Treevenge.

Para cerrar la noche se proyectó a las cuatro de la madrugada The Victim, dirigida por el mismísimo Michael Biehn y que, según sus propias palabras, “es una película para no pensar y divertirse, al contrario que The Divided.

Del resto de la programación, destacar la proyección de Angustia en El Retiro. Para mi gusto, una de las mejores películas de terror nacional junto a ¿Quién puede matar a un niño?. Bigas Lunas estuvo allí para presentarla y pudimos conocer que está buscando financiación para un proyecto muy ambicioso basado en el libro Mecanoscrit del segon origen.

Fernando Polanco.

  • http://losextrasdeldvd.blogspot.com Hugweyn

    Yo tuve ocasión de ver “Hobo with a shotgun”. Canela fina, muy fina.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast