Reportajes

2º ENCUENTRO DE GUIONISTAS

SÁBADO 5 DE NOVIEMBRE: Tras el primer día, que fue más genérico, llegó la segunda jornada que abordaba temas más específicos de la profesión como las tendencias en cine y televisión, nuevos horizontes profesionales, rentabilización de contenidos en Internet, el papel de las televisiones públicas y, el tema polémico por excelencia, las entidades de gestión de derechos de autor.

– Tendencias Televisivas de Ficción: Con Pedro Gómez (Ángel o Demonio, Marisol) como moderador, la mesa contó con la participación de Fernando López Puig (Director de Contenidos de TVE), Toni García (periodista de El País y miembro del consejo asesor de la Mostra de Valencia), David Cotarelo (Jefe de Desarrollo y Guiones en Telecinco) y Manuel Ríos San Martín (Médico de Familia, Colegio Mayor).

La charla comenzó con un tono amargo respecto a la situación de la producción de ficción en televisión cuando Toni García recordó la salida de Frank Darabont de la serie de la que era show-runner, The Walking Dead, porque se le exigía hacer el doble de capítulos con la mitad de presupuesto, para lo que la cadena sugería rodar muchos más interiores (son más económicos y rápidos de filmar) y oir a los zombies, pero no verlos. Es decir, una serie de zombies casi sin zombies.

García comentó que la gran oferta actual de series de televisión impedía adivinar tendencias concretas, aunque es un hecho que la comedia siempre funciona bien (más en tiempos de crísis) y que nuevas series de gran presupuesto como Panam y Terra Nova se la han pegado de morros, al igual que empieza a verse un declive de las series procedimentales (CSI, House, etc.).

David Cotarelo habló de la necesidad que las cadenas tienen de innovar a pesar de su conservadurismo, algo que puede verse en la existencia de series como El Barco, que hace unos años hubiesen sido inimaginables en España.

Manuel Ríos opinaba que dada la gran diversidad de soportes que hay hoy en día (televisión, ordenadores, teléfonos móviles, tabletas…), lo que la gente busca es el contenido, el mensaje, no el medio en el que se distribuye. Citando a Mikel Lejarza dijo que “quienes tengan contenidos tendrán un sitio en la mesa”, una mesa que ocupan principalmente las televisiones, que aunque vean mermada su audiencia, son quienes producen el grueso de contenidos que se consumen en la actualidad, sea cual sea el medio de visionado.

También comentó que las televisiones actuales buscan high concepts (series basadas en una idea distintiva y llamativa, como la citada El Barco) que sean duraderos, pero que de momento no consiguen dar continuidad a las mismas el tiempo suficiente para poder considerar esos formatos como rentables (suelen rondar los 30 o 40 capítulos cuando lo que quisieran es durar en torno a 100). Por eso muchas cadenas sopesan la idea de volver a formatos más convencionales como Los Serrano, series que si bien tardan más en cuajar, tienen un recorrido más largo en las parrillas. Cotarelo le replico que quizás volver a lo antiguo sea contraproducente con un público acostumbrado ya a las nuevas series.

Desde el público se dijo que era un error esa clásica insistencia de las cadenas en hacer todas las series para todos los públicos, impidiendo que éstas evolucionen. Pero la sensación de los ponentes no era exactamente esa, ya que en los últimos años se han hecho series orientadas a públicos más definidos, incluso formatos híbridos. El problema es que la coyuntura económica actual no es muy propicia para que las cadenas arriesguen con cosas que no saben cómo van a funcionar.

Ríos comentó que en España falta reflexionar sobre los formatos, que hay que aprender a estructurar en condiciones como en las series americanas para, a partir de ahí, romper con ciertas normas si se desea. Conocer para luego experimentar. Muchas veces las cadenas achacan el fracaso de una serie al formato de la misma y no a factores como los plazos de trabajo, la calidad de los guiones, un casting inapropiado o una programación errática.

Desde el público se preguntó si el mayor número de fracasos no se debía a un exceso de oferta para el mismo tipo de público y si no se podía apostar por producciones de calidad y públicos más definidos aún. García respondió que en Estados Unidos sólo la HBO podía permitirse innovar de verdad ya que el grueso de los ingresos de la cadena vienen de sus abonados, que en buena medida están ahí por la oferta deportiva del canal, algo que compensa las pérdidas que algunas series de calidad suponen. Otras cadenas van a la zaga pero sin llegar aún a ese sello de calidad que caracteriza a HBO.

Fernando López Puig comentó más adelante que en España cada cadena tiene ya un perfil más o menos definido en la ficción que producen: TVE es más de series históricas y para un público maduro, Antena 3 se dirige más al público joven. Para él, la solución para las cadenas pase por encontrar formatos de bajo coste para públicos específicos.

Toni García finalizó recordando que en EE.UU. el ratio de fracasos es mayor que en España y que, por tanto, la situación en nuestra ficción televisiva no es peor que la de otros países.

– Tendencias de Guión en Cine: Pedro Uriol (Morena Films), María Cervera (BoxOffice.es) y Paco Cabezas (Carne de Neón, Spanish Movie) participaron bajo la moderación de Asier Guerricaechevarría (Un Paso Adelante, Cuando Dejes de Quererme) para hablar sobre los derroteros del cine patrio actual.

Abrió la charla María Cervera con una exposición de datos de recaudación del último año, un año en el que pese al descenso de espectadores en las salas, el cine español había conseguido mejorar sensiblemente los datos de 2010, con una mayor cuota de pantalla y una recaudación global, con datos de Ocrubre, ya superaba a la de todo 2010. Según la colaboradora del amiguete Pau Brunet, los estrenos habían mejorado en copias y promoción, con una cada vez mayor oferta de género que, a su vez, tenía cada vez un componente más autoral. La tendencia a hacer productos vendibles fuera de España, bien como exportación directa o como remakes había supuesto también un incremento de las cifras. Finalmente terminó diciendo que en España, como buen país europeo, sigue predominando la figura del director/guionista, aunque cada vez hay más hueco para guionistas cuyos libretos son dirigidos por otros directores.

Pedro Uriol hablo de la necesidad de atender a las demandas del público sin dejar de lado la calidad de las películas, que reportan un prestigio internacional a nuestro cine. Por ello consideró que, para medir el éxito de una película, no basta con mirar sus recaudaciones, sino las ventas internacionales y la relación coste/rentabilidad. Según Uriol talento no falta y habría que tener más en cuenta la rentabilización del proyecto desde su concepción.

Paco Cabezas insistió en la necesidad de recurrir al cine de género, un cine cuya estructura predefinida ayuda a crear películas más redondas, pero siempre aportando alma a las historias para que no sean una simple repetición de ingredientes. Para Cabezas los guiones americanos tienen un 90% de estructura y un 10% de alma, algo que aquí suele ser justo a la inversa, siendo lo ideal estar en un punto medio de ambas opciones. El director de Carne de Neón también insistió en que, con la fama que tiene nuestro cine, hay que vender al público que va a ver una buena película española, de calidad. El género, en ese sentido, permite satisfacer una serie de expectativas previas. Cabezas terminó con una de las metáforas del día “si los guionistas son las putas del cine, los guionistas españoles somos las putas baratas del cine, y el público un hijo de puta, por eso, como hijo nuestro, tenemos que cuidarlo”, para ello “las putas baratas tenemos algo que no tienen las caras, imaginación”.

En la ronda de preguntas una de ellas reprochaba a la industria no dar suficiente salida a una película como Pa Negre, que contó sólo con 75 copias en cines, a lo que Pedro Uriol dijo que Pa Negre había sido un éxito dentro de su potencial de cara al público, y que mientras en España esa película podía interesar a 200.000 personas, una peli como Torrente 4 interesaba a seis millones.

Paco Cabezas respondió a otra observación del público, que insistía en que en España se cuidaban poco los guiones. Cabezas no se anduvo con paños calientes y pese a entender ciertos recortes debidos a la crisis, consideraba un error que las productoras hubiesen prescindido de sus departamentos de guión, y también dijo que los guionistas españoles no estaban aún a la altura de los técnicos audiovisuales. Reclamaba por ello el papel de los productores como alguien que pelea las ideas al guionista y le obliga a esforzarse más y puso como ejemplo que directores que él admira, cuando han tenido demasiada libertad, han hecho cosas como Kundun.

– Tendencias Televisivas de No Ficción: Si el primer día el panel de no ficción fue algo decepcionante, el sábado se compensaron esos problemas con una charla más que interesante que derivó hacia el papel fundamental de las televisiones públicas autonómicas en nuestro país. Moderada por Gabi Ochoa (Ficcionari, Sense Trellat) la mesa contó con Teresa Díez (ex Jefa de Programas de Entretenimiento de RTVV),  Emilio Zarzuela (Boomerang TV) y José Antonio Pérez (Ciudad K, Escépticos).

Teresa Díez disparó primero y no se anduvo con chiquitas. Consideró que la muy probable privatización de las televisiones autonómicas iba a terminar con un modelo de televisión innovadora que funciona como un excelente laboratorio de formatos, a la vez que son un punto de difusión de la cultura y lengua de cada región. Díez dio cordura a la exigencia de rendimiento social de las televisiones que reclamaba Sandra Gómez el día anterior, diferenciando muy bien entre televisiones públicas, que si deben tener un valor añadido a nivel cultura, y televisiones privadas, cuyo único deber es satisfacer al público y a los anunciantes.

Para Emilio Zarzuela la gran tendencia internacional es el reality en todas sus variantes, siendo el Scripted Reality la más moderna de ellas y donde la labor del guionista consiste en tejer los hilos necesarios para provocar determinadas situaciones entre personas reales. El ejemplo fue Made in Chelsea, donde, por ejemplo, los guionsitas proponen a la persona que saque un determinado tema de conversación en un momento determinado, para así buscar relaciones de conflicto.

Terminó hablando el que fue el crack del día, Jose Antonio Pérez, conocido en la red por su excelente blog Mi Mesa Cojea, que ya que que sus compañeros de tertulia habían analizado bien las tendencias de la tele de no ficción, aprocechó para hacer una dura crítica a la gestión de las televisiones autonómicas por parte de la clase política poniendo el ejemplo de lo sucedido en la suya propia, la ETB: La llegada al poder de PSOE y PP, tras 21 años de gobierno del PNV, supuso que se vieran con el chiringuito de la ETB en sus manos, un chiringuito con el sello del nacionalista hasta en cosas tan aparentemente apolíticas como el mapa del tiempo. Todo el que viva o haya vivido en Euskadi sabrá que dicho mapa incluía a Álava, Vizcaya y Guipúzcoa (el País Vasco oficial), junto a Navarra y las tres provincias del país vasco-francés Lapurdi, Zuberoa y Nafarroa Behera. ¿Cómo desPNVizar la información meteorológica? ¿Quitando las provincias que no eran oficialmente Euskadi? No, aumentando el mapa de tamaño, para no generar susceptibilidades y a la vez negar ese mapa que respondía al Euskadi idílico de los nacionalistas, no al real. Luego llegó la retransmisión del mensaje navideño del rey en la ETB 2, otro paso a la normalización que en Euskadi siempre supone posicionarse en “el bando español”, y a partir de ahí la debacle de la televisión pública vasca con un descenso notable de su audiencia desde entonces. Ahora se especula con su privatización, al igual que la de otras televisiones autonómicas, lo que no responde sólo a la crísis (las televisiones públicas siempre han sido un agujero negro de dinero), sino a que los políticos conciben las televisiones públicas como un medio de propaganda, un medio que también se ha visto mermado en todas partes por el aumento de canales con la TDT, y “si no sirve para hacer propaganda, no sirve para nada”. El aplauso fue rotundo, el más unánime de todo el Encuentro de Guionistas. A la pregunta de qué cambiaría de la ETB, José Antonio Pérez no dudó: echar a la mitad de la gente (aunque él estuviera en esa mitad) y a toda la directiva política, ya que como todo lo asociado a Bilbao, la ETB es exageradamente grande (ande o no ande).

En definitiva, una mesa que defendió la necesidad de una televisión autonómica pública, libre de manipulaciones políticas y austera.

– Tendencias de Guión en los Nuevos Medios: Joan Grau (Buenafuente) moderó a Adrià Serra (El Terrat), Emilio Sánchez Zaballos (Antena 3.com) y Antonio Castelo (Papanatos.com), que se convirtió en el centro de la charla desde el primer segundo con un aviso premonitorio: “Vengo muy borracho”.

Castelo comenzó hablando del portal de humor que dirige, Papanatos.com, un proyecto personal que desarrolló durante dos años antes de lanzarlo, a modo de un Funny or Die en versión patria, después de tratar de colocar infructuosamente proyectos en televisión. El portal centra su contenido en los vídeos de humor, algunos de los cuales son sketches propios y otros realizados para patrocinadores que ha ido peleando durante estos años, además de los que mandan los propios usuarios. Casteló destacó la libertad de poder hacer el humor que le apetece y poder vivir de ello sin necesidad de preocuparse de si determinado chiste ofende a alguien, algo que si pasaba en televisión. Con el tema de las webseries (él hizo la muy recomendable Tú Antes Molabas) insistió en que no se trata de venderla a una marca, sino de hacer lo que a cada uno le guste más, que si es bueno, ya provocará la llegada de anunciantes o patrocinadores.

Adriá Serra habló de cómo la productora El Terrat está abierta a nuevos talentos y buenas ideas y que quienes crean los contenidos casi siempre se ciñen a una única pantalla (la tele) cuando hoy día disponemos de muchas más para llegar a la audiencia. El ejemplo que puso fue el de Perdidos, una serie cuya audiencia televisiva no era comparable con el fenómeno generado a nivel mundial. Por ello para él lo esencial era hacer marca, que el contenido tenga una identidad y un valor específicos que permitan crear su propia audiencia. Por desgracia el mercado no evoluciona al mismo ritmo que el consumo, y aunque se va avanzando, aún es complicado monetizar en Internet al mismo nivel que en televisión.

Emilio Sánchez habló sobre todo de El Sótano, un microsite de la web de Antena 3 dedicado a webseries y que en ocasiones incluso acepta producir determinadas series si el proyecto es interesante. Castelo criticó ciertos aspectos de este portal (el contrato habitual permite a Antena 3 fragmentos del contenido en Nova, siendo el contenido la webserie en conjunto, y por tanto, cada capítulo un fragmento), entre ellos el propio nombre (“¿Por qué no lo llamáis El Ático?”) aunque reconoció la audacia que supone invertir en algunas webseries y el paso adelante que implica apostar por ellas.

– Nuevos Horizontes Laborales en la Profesion de Guionista: Esta mesa, moderada por José Vicente Miralles (Autoindefinits, Check-in Hotel) abarcó desde salidas poco habituales a la autoproducción. Ana Sanz Magallón (analista de guiones), María Barberá (Directora General de Adscript), Luis Felipe Blasco (guionista y diseñador de videojuegos), María Cervera (cofundadora de BosOffice Script) y Tina Olivares (Esperando Septiembre) fueron los ponentes.

Las intervenciones fueron por turnos. Ana Sanz Magallón abrió la veda esperando poder defenderse ante las duras críticas que hacia la profesión de analista se hicieron el día anterior, pero no surgió el tema, y habló sobre su trabajo, que consistía bien en resumir guiones a productores con poco tiempo y/o ganas de leer historias, analizarlos o hacer una labor de supervisión y coaching con los guionistas. Admitió no haber escrito nunca un guión, lo cual no le ha impedido convertirse en una de las analistas más reputadas del país incluso entre los propios guionistas.

María Barberá habló de su trabajo en Adscript, una empresa que ayuda, entre otras cosas, a integrar marcas comerciales en obras audiovisuales de ficción. Una integración que no es el clásico product-placement (meter productos a mansalva de forma bastante descarada), sino algo más sutil, consistente en hacer que la marca mostrada o mencionada esté presente con toda coherencia en la historia, dentro de la trama, algo para lo que es fundamental trabajar en ello desde el guión. Branded Content es la terminología anglosajona para esta práctica que aún tiene mucho por evolucionar. Una de las opciones para los guionistas es presentar proyectos a esta empresa que ya incluyan una determinada marca, y que ellos se pongan en contacto con sus clientes para estudiar la viabilidad del proyecto, algo que dependerá mucho del coste y difusión del mismo, ya que no es lo mismo una película o serie, más caras de producir, que una webserie, que aunque tenga menos difusión resulta económica.

Después fue el turno de los videojuegos, donde Luis Felipe Blasco (Planet 51) comentó que la labor del guionista se enmarcaba dentro del departamento de diseño de las empresas de videojuegos, una labor que no siempre era necesaria, dependiendo de la complejidad narrativa del juego. Recomendaba, eso sí, tener conocimientos de diseño que, no os asustéis, no tiene que ver con la programación, sino con comprender la mecánica de los juegos. A la hora de vender una idea se suele presentar el GDD, similar a la biblia de una serie, donde se especifican todos los detalles de posible juego (forma de juego, personajes, fases, etc.), y comentó que en España las empresas más punteras eran Mercury Stream, Virtual Toys, Tequila, Over the Top, Enigma y Enne.

Tras la exposición de Blasco llegó la segunda del día de María Cervera, en esta ocasion como cofundadora de BoxOffice Script, donde presento a los asistentes la recién salida plataforma de representación de guiones y se limitó a responder las dudas de los asistentes. La idea gustó y Cervera estuvo receptiva a todas las observaciones, pero se palparon las mismas reticencias que el proyecto generó en su lanzamiento, sobre todo al no especificar la comisión que la empresa se llevaría de la venta de un guión. Una respuesta que bien es cierto que se conocería próximamente en las nuevas condiciones de la plataforma que aún estaban puliéndose. En cualquier han nacido para cubrir un claro vacío que había en España a ese respecto, lo cual siempre es estupendo, y símplemente habrá que darles un margen de un año para ver cómo van fructificando los primeros guiones representados.

Finalmente Tina Olivares habló de la autoproducción de su largometraje Esperando Septiembre, un salto al vació, pero con red, ya que entre las claves que dio Olivares para autoproducirse destacó que hay que “contar la historia que puedes contar”, es decir, amoldar la historia a los recursos disponibles a fin de no hacer inversiones inasumibles. Para ella la autoproducción iba necesariamente de la mano de la multitarea del director, asumiendo cosas como el montaje, ya que involucrar a un montador durante los varios meses que dura el finalizar una película, sin poder pagarle, no era posible salvo como “asesor” del director en esa tarea. Una especie de intercambio de roles que supuso para ella una cura de humildad al ser ella, la directora, quien era supervisada por el montador. El trabajo con los actores también partió de una relación de igual a igual, ya que ellos trabajaban de forma gratuita, pero con la liberta de crear su propio personaje. En general, un proceso duro, pero no necesariamente más complejo que buscar un productor para un guión, algo que en el mejor de los casos, hasta que la película se estrena, puede suponer un periodo de entre 2 y 4 años, una espera que no siempre compensa. El nulo presupuesto y los escasos recursos son compensados con una libertad creativa total, que es quizás la mayor ventaja de todas.

– Los Autores y su Participación Real en las Entidades de Gestión de Derechos: Henrique Rivadulla (Os Andolios sobre a Chiara), que ya participó el día anterior como ponente, fue el moderador de la mesa, en la que estuvieron presentes José Luis Acosta (Sin Tetas No Hay Paraíso, Ana y los Siete), Fermín Cabal (De tal Paco tal Astilla, Función de Noche), Antón Reixa (Os Atlánticos, Hotel Tívoli), Carlos López (Horas de Luz, La Niña de tus Ojos) y Enric Gomà (Ventdeplà, El Cor de la Ciutat).

Como podéis imaginar éste fue el momento calentito del día, y también el más cansino, porque cuando salen los derechos de autor a la palestra, el habitual debate deriva en reunión de vecinos cabreados.

Abrió el debate Carlos López, único representante de DAMA en la mesa, que se felicitó por el hecho de que tras años de piques entre SGAE y DAMA (denuncias y querellas criminales de por medio), la situación se había normalizado bastante, aunque dijo que los autores debían estar más atentos que nunca a cómo actuaban sus entidades de gestión, ya que con los acontecimientos de los últimos meses y la actuación inquisitorial de SGAE durante años, los creadores habían pasado a ser los malos de la película de cara a la sociedad.

Para Antón Reixa los derechos de autor eran la base de la libertad creativa y un punto clave para la dignidad de los autores. Se lamento de que a la hora de opinar sobre derechos de autor, el grueso de la sociedad considerase que los derechos de autor son una traba para el acceso libre a la cultura, desde la derecha política al 15M, cuando son precisamente esos derechos los que permiten a un autor rentabilizar su trabajo y por tanto ofrecer sus creaciones a la sociedad. Para solucionar eso abogó porque los socios de SGAE recuperasen el control de la entidad después del pollo de Teddy Bautista y compañía y se hiciese una labor explicativa de cara a la sociedad de forma amable y humilde, dos cosas que habían estado ausentes hasta ahora. Terminó pidiendo una convergencia entre SGAE y DAMA, sobre todo de cara a defender a los autores ante las televisiones, una desunión que a veces tiene que ver con la diferencia de tarifas entre las entidades, según Reixa.

Fermín Cabal habló del peligro de Internet y, ojo al dato, “las redes sociales”. Éste es el punto en el que yo, y me consta que más de uno en la sala (generalmente los más jóvenes), nos dimos cuenta de que algo sigue fallando en las entidades de gestión de derechos, o al menos entre muchos de sus miembros más notables: no comprenden Internet y no hacen ningún esfuerzo por comprenderlo. Cabal también habló de la injusticia en el reparto de derechos de autor, que actualmente permite que un músico que compone sólo la sintonía de una serie gane más derechos que los guionistas de la misma. Terminó diciendo también que durante mucho tiempo los autores no habían sabido defender sus derechos de forma correcta, algo que con la refundación de SGAE iba a cambiar, y insistió en que SGAE y DAMA debían converger después de años de disputas.

Enric Gomà habló de la necesidad de los socios de SGAE de participar en la propuesta de refundación que iba a votarse en breve y que implicaría cambios y avances notables si se aprobaba, como el hecho de que los socios con derecho a voto pasarían de 8.000 a 20.000, al rebajarse el requisito para poder votar a haber generado en cuatro años derechos de autor equivalentes al salario mínimo interprofesional, es decir, algo más de 150€ al año para ser socio de pleno derecho. Sin embargo uno de esos nuevos socios con derecho a voto reprochó desde el público que SGAE siguiera despreciando a los 80.000 socios restantes, y que no votaría si el resto de socios tampoco podían hacerlo. Gomà defendió la propuesta por ser un avance sustancial y porque no podía ser igual alguien que genera miles de euros en derechos de autor que otra persona que no genere ninguno porque hace no haya generado obra nueva en años. El mismo socio dijo que entonces no admitiesen a todo el mundo, porque no es democrático que un socio no lo sea de pleno derecho o que los votos valgan más para quienes más pagan, ya que si en democracia valies más el voto de quien más paga a hacienda mal irían las cosas. Gomà se escudó en una ejemplo bastante demagógico para mi gusto, al explicar que un padre que haya registrado en SGAE una canción que ha hecho para una obra del colegio de su hija no debe poder votar. Me gustaría saber cuántos padres/compositores de teatro escolar hay asociados a SGAE.

La sensatez y las propuestas inteligentes vinieron de la mano de José Luis Acosta, que recordó que las entidades de gestión deben gastar el 20% de sus ingresos en cosas que reviertan en los autores y en la sociedad, un dinero que en el caso de SGAE asciende a cerca de 70 millones de euros de los 350 que ingresa, y que por tanto había que pensar muy seriamente en destinar ese dinero a cosas realmente necesarias para los autores y de forma transparente.

Mi impresión general de este debate no fue muy favorable. Partiendo de la base de la necesidad de proteger los derechos de autor y de que prácticas como las tristemente famosas denuncias a peluquerías o conciertos benéficos debían desaparecer, me dio la sensación de que la mayoría de socios de las entidades, sobre todo los más mayores, no comprenden el mundo tecnológico en que viven. Si bien van asimilando que quien se lucra de la piratería es, en gran medida, el conjunto de operadores de telefonía, siguen matando al mensajero, en este caso Internet, en vez de ver un potencial aliado para ellos. No saben diferenciar entre Facebook y SeriesYonkis, no saben que hay gente que paga una cuota mensual en Megaupload o similares para bajarse películas, juegos y series, es decir, clientes que se van a un pirata y le pagan porque no encuentran una alternativa legal que les convenza. Falta ponerse al día y no se enteran. Por ejemplo Cristóbal Garrido exigió desde el público pidiendo a las entidades que trabajasen para conseguir que los proveedores de contenidos que hay en la red (empezando por los propios portales de las cadenas de televisión y terminando en YouTube) paguen derechos por difundir contenidos que reportan beneficios a modo de publicidad. La respuesta de Enric Gomà fue que primero había que reclamar lo que debe la TDT y Garrido, indignado, recordó que en Francia las entidades de gestión ya cobraban a YouTube y que si no se actua pronto pasará como con el DVD, donde la desidia de unas entidades acomodadas y obsoletas hizo perder mucho dinero a los autores por no abordar la cuestión a tiempo.

También la insistencia de los representantes de SGAE en que DAMA era pequeña, una aventura imposible, y que debían juntarse de nuevo, cabreó un poco a Carlos López y algunos socios del público. López aportó un simple dato contundente, los creadores austrailianos como PETER JACKSON, se hicieron socios de DAMA al no estar de acuerdo con las prácticas el trato de SGAE, y recordó que de aventura imposible nada, que actualmente la sociedad funcionaba con aburrida normalidad, y que a DAMA le hubiese ido mucho mejor si SGAE no hubiese recaudado dinero de socios de DAMA, parte del cual aún se adeuda, y no se hubiese dedicado a interponer querellas criminales y denuncias que siempre habían acabado dando la razón a DAMA.

Si bien esto era un encuentro de guionistas y que es quizás el colectivo más importante y también más desprotegido de la industria, eché en falta, cuando se habló del reparto de derechos de autor, una mención a colectivos como el de montadores, por ejemplo, que no participan de esos derechos y sin embargo, a título personal, creo que realizan un trabajo muchas veces tiene un sello autoral característico.

Como veis, una jornada maratoniana y densa que compartí a ratos con el amiguetes Lufanag, Nacho Medina y Mar Fernández Borrachero, y que por suerte acabó en copichuela nocturna en el Bourbon Café junto a una despedida de soltera. Imagino que para cualquiera que entrase al local no debía ser muy normal encontrarse con un grupo de cuarentonas dándolo todo y un montón de tipos con barba hablando de escaletas y derechos de autor, si hubiésemos añadido un enano sería como una película de David Lynch. Allí tuve mi momento de vida social del día y pude charlar charlar con el amiguete Adolfo Valor (Promoción Fantasma, Tú Antes Molabas), con Josep Gatell, uno de los cracks de Papanatos.com y Rafael Ferrero, que lleva el blog La Mano del Guionista, entre otros, además de con mi amigo Juanjo Moscardó, que me invitó a taxi. De ahí a la cama, que aún quedaba una última jornada mítica de la que os hablaremos mañana, pero que ya es conocida como El Show de Antonio Albert.

Para más detalles os remito de nuevo al blog del encuentro, a los amiguetes de Bloguionistas y al hashtag de Twitter #encuentroguion.

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • http://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    El tema de los derechos de autor es peliagudo, pero creo que al menos los jefes de equipo, que son los que toman las decisiones de cada departamento (salvo quizás producción, que es más logístico) deberían tener cierto reconocimiento en los derechos de autor, como pueden ser el director de arte y el montador.

  • Neo striker

    Una gran crónica para un encuentro lleno de momentos. Aunque de acuerdo en la mayoría de tus opiniones, estoy algo de acuerdo en la propuesta de Gomá. Creo que el límite de facturación que han puesto para poder votar es bastante razonable (aunque el limite de tiempo se podria ampliar algo para dar voz a mas asociados) porque gente que no ha facturado nada a la sgae y que es socia sólo por haber pagado la inscripcion (que no se cuanto es) no deberia tener la misma voz que otros que aportan beneficios que acaban favoreciendo a todos. Y respecto al reparto a distintos colectivos…. es muy complicado decidir que profesionales son los calificados como autores, porque si a unos se les da el derecho a cobrar, todos los demas departamentos pediran su parte del “pastel” y al final se repartiran unas pocas migas entre todos. Yo, sinceramente, por ahora me veo incapaz de poder dar una opinion bien formada al respecto. Tal vez una retribución según el tiempo de trabajo… En fin. Y, mierda, junto a una despedida de soltera???? Nunca debí volver a casa, que al final uno se apalanca y se pierde lo mejor. Espero con ganas la crónica del ANTONIO ALBERT’S SHOW.

Críticas

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

Twitter

Podcast