Críticas

UN DIOS SALVAJE

Aquí tenemos a un Polanski más que avispado y zorro. Teniendo en cuenta su encierro obligado en Suiza durante los últimos meses y sin querer hacer un parón en su carrera, el director polaco ha sido lo suficientemente listo como para apuntarse un tanto con un trabajo sencillo cuyo prestigio se basa, muy mucho, en el éxito de la obra teatral original, escrita por Yasmina Reza.

La historia es bien sencilla, un niño agrede a otro con un palo, los padres de ambos se reúnen al día siguiente para aclarar la situación y buscar la mejor solución posible. Las buenas intenciones van quedando atrás cuando cada uno de los cuatro padres y madres empieza a barrer para casa, al principio con cierta sutileza y poco a poco con más descaro, quedando el enfrentamiento de los niños en un segundo plano. Y es que al final, de lo que discuten, es de quién se encuentra en posesión de la verdad, de la razón, y por tanto, quién ocupa el peldaño moral más alto, cuando en realidad todos ellos van bajando una escalera de autodegradación que parece no tener fin.

Es algo muy de nuestros días el juzgar a los demás desde una posición acomodada, ya sea económica o moral, y de eso va la película, de que bajo esa fachada de lo políticamente correcto, de los formalismos y las buenas maneras, si rascas, hay mierda, a veces más de la debida. Una mierda que, cuando queda al descubierto, se combate con un cinismo tremendo, pero nunca con humildad y aceptando los errores cometidos. Es el culto al ego y al sensación de superioridad del estilo de vida occidental, y así nos va.

Esta crítica, de todos modos, no es nueva en el cine o en el teatro. Podría decirse que hay un subgénero que consiste en encerrar a gente contra su voluntad para que terminen a cuchilladas, ya sean literales o figuradas, un tipo de historias donde un microcosmos opresivo es el caldo de cultivo para que estalle un sin Dios y que sirva de reflejo de nuestro mundo de valores aparentemente inquebrantables. Desde El Ángel Exterminador a El Método (también basada en una obra teatral) y pasando por variantes de todo tipo (Cube, The Hole, El Señor de las Moscas…), al final, lo que tenemos delante es una versión elegante de un conflicto tipo Gran Hermano.

Así que, si hay tantas películas e historias de este tipo ¿qué aporta la de Polanski? Quizás el abordarla de una forma más cómica de lo habitual, una comedia no exenta de drama pero que, por cebarse en cómo a esta gente bien le sienta tan mal una discusión sobre una pelea de críos, acaba resultando bastante graciosa en algunos momentos. Algo que sin duda se ve muy reforzado por el trabajo de unos actores de primer nivel.

Pero seamos también sinceros. Si esta película no la firmase quien la firma, siendo más que digna, pasaría mucho más desapercibida. Se trata de un ejercicio de guión que funciona como un reloj, pero la moraleja parece subrayarse en todo momento, los personajes no dejan de ser variantes de estereotipos de la clase media-alta occidental vistos mil veces antes (el ejecutivo agresivo, el dueño de un negocio aburridamente rentable, la acomodada activista y la pija insatisfecha) y hasta los recursos para acelerar y hacer crecer la confrontación pasan desde el facilón giro etílico de la trama a cambios de actitud de alguno de los personajes que uno no sabe muy bien a qué vienen (en concreto el del personaje de John C. Reilly, que pasa de calzonazos a macho alfa en un pis-pas). Virtudes y defectos que me temo que venían ya asociados a la obra de teatro y al trabajo de Reza.

En la carrera de Polanski acabará siendo una película menor, no ya por pequeña, sino por una puesta en escena rutinaria (el hecho de que Polanski aparezca haciendo un cameo asomándose tímidamente por una puerta, parece un guiño a la aparente falta de personalidad de la película) y una crítica social que si bien se nota correctamente engrasada, no deja de pecar de eso mismo que reprueba, la comodidad de señalar defectos desde un pedestal de superioridad moral.


Roman Polanski | Yasmina Reza, Roman Polanski | Jodie Foster, Kate Winslet, Christophe Waltz, John C. Reilly, Elliot Berger, Elvis Polanski | Saïd Ben Saïd | Pawel Edelman | Hervé de Luze | Dean Tavoularis | Alexandre Desplat | SBS Production, Constantin Film Produktion, SPI Poland | Alta Films |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Doctor diablo

    Winslet es buenísima, Foster es Dios, pero….lo siento pero la mejor actriz viva es Meryl Streep.
    Y no es una opinión, es un hecho.

  • George Kaplan

    @spunkmayer, muy de acuerdo contigo.

  • juan_mas

    Gran crítica Javier. Muy muy buena.

  • Jack-O

    El doblaje siempre canta mucho palintropo, más en una película asina; el doblaje, ese CÁNCER del cine… Ganazas de verla, a todo esto.

  • Silvia Broone

    Me apetece mucho verla, me encantan los duelos actorales y el cine de personajes.
    La mejor actriz inglesa, la mejor actriz americana (o entre las 5 mejores, cada una de ellas), Christoph Waltz (sobran las palabras). Por Really no tengo la misma fascinación, pero me apetece mucho ver a los otros 3 mezclados y en acción.

  • Bracero

    Uff, no sé si podré esperar a verla en pantalla grande, ya la he visto colgada y son demasiadas las ganas que le tengo a esta peli, ya os diré que tal, aunque espero que no sea estéticamente tan simple como dice Javier

  • http://desdelseptimo.blogspot.com Spunkmayer

    Yo es que estoy obligado a ver esta película, porque salen Jodie Foster y Kate Winslet, que para mí es como cuando publicitaron Heat por el tema Pacino-DeNiro: simplemente, las dos mejores actrices vivas juntas en una peli.

    En el caso de Foster, la mejor, a secas.

  • palintropo

    ¿Alguien me puede decir si canta mucho que sea la misma actriz la que dobla a Jodie Foster y Kate Winstley?
    Y a Angelina Jolie, y a Cameron Diaz y Jennifer Lopez…………..es que no hay otra tía que quiera currar de dobladora???

  • http://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    Sólo la he podido ver una vez y quizás me haya perdido algún detalle de los que comentas, pero no percibí, al menos en ese primer visionado, nada en su planificación o en su coreografía con los actores que fuese más allá de la mera funcionalidad.

    Si me apuras, quizás el mayor acierto fueron el prólogo y el epílogo, obviamente rodados con “mando a distancia” (Polanski no puede desplazarse a Estados Unidos) donde sitúan al público como espectador de un paisaje cotidiano de Brooklyn donde sucede la pelea, siempre a una distancia en la que uno no sepa quién empezó qué, y donde al final se ve una reconciliación mucho más civilizada que la de los adultos desde esa misma distancia. Pone al público en una especie de situación objetiva para que todo lo que sucede después se subraye con esa sensación de que ninguno de los padres se ha interesado de verdad en saber qué pasó realmente.

    Pero al margen de eso creo que la labor de cámara es muy funcional. Se ven muchas veces a los personajes actuando en segundo plano mientras otro ocupa la atención del espectador en primer término, pero no veo en ello ninguna genialidad. Como director, Polanski puede simultanear acciones (o acciones y reacciones) en esos planos pero no es nada que no hagan otros directores habitualmente, más aún cuando toda la trama se centra casi en una única localización (el salón) y en esos cuatro personajes. No digo que no tenga trabajo detrás, ojo, pero creo que éste no va mucho más allá de esos dos elementos tratados de una forma convencional (según lo que el primer visionado me aportó) y buscando la efectividad pura y dura, no va más allá de lo que el guión reclama.

    Entiendo que también es muy complicado, con los pocos elementos presentes, jugar mucho más allá de lo que el escenario y los actores permiten, ya que el marcaje de los mismos también está muy condicionado por el guión.

    Alguna que otra vez se ha comentado en esta web lo rutinaria que suele ser la realización de la mayoría de comedias actuales, con mucho plano – contraplano, algún general para marcar la ubicación o dejar ver algunas acciones y poco más. Pero quizás sea cierto que en comedias donde la esencia de la misma se encuentra en los diálogos y la interpretación, buscar filigranas con la cámara puede no ser lo más oportuno. Salvo en series o películas como The Office donde hay un tratamiento visual más “documental” que ayuda a subrayar determinadas reacciones de los personajes con recursos más efectistas (los zooms y movimientos bruscos de cámara buscando la acción destacable de cada momento), en la mayoría de comedias tienen su principal mérito en la dirección de actores, que determina el ritmo y la eficacia de absolutamente todo. En ese sentido no se puede decir que Polanski haya hecho un mal trabajo, los actores están bien y el ritmo es perfecto para la película, pero se nota un poco la teatralidad del guión y como decía, lo obvio de los personajes y los acontecimientos. No soluciona ese tipo de problemas que quizás en una versión cinematográfica deberían notarse menos al poder cambiar de punto de vista constantemente o jugar más con las interrupciones entre personajes.

  • http://WWW.LACASADELOSHORRORES.COM WeeBey

    Hola, buena crítica, no es en absoluto mi intención desprestigiarla. Pero sí me gustaría matizar un par de cosas.
    En mi opinión centras tu comentario casi exclusivamente en la parte argumental del invento. Estoy totalmente de acuerdo en lo que dices, y en que parte de la culpa será endémica, del texto de la propia Reza: los personajes acusan de un cierto simplismo en su dibujo y algunas situaciones, aun buscando el paroxismo y la caricatura, rozan el trazo grueso. Bien.
    ¿Pero qué pasa con la labor del director? Ahí es donde está la chicha de “Un dios salvaje”, donde la película encierra su endiablado mecanismo, su juego espacial y toda su capacidad escénica. Que es mucha. Sutil, pero mucha. De modo que su puesta en escena sólo PARECE rutinaria. Pero la cantidad de detalles que atesora, y de recursos que despliega es francamente impresionante (coreografías de miradas, cambios de iluminación, juego con la profundidad de campo y demás).

    De nuevo, no te quito la razón. En la parte literaria, y en líneas generales, pienso lo mismo que tú. Pero creo que no hay que restar valores a una película que si no es la mejor de su director no es porque sea “menor”, es simplemente porque ahí están “Repulsión”, “El quimérico inquilino”, “Chinatown”, “El cuchillo en el agua”, “El baile de…”, etc etc etc.

    En mi opinión, una de las grandes de la temporada. Y por méritos propios más que por defectos ajenos.

    Por cierto, el cameo de Polanski, a mí lo que me parece es un autoguiño a “El quimérico inquilino”… ¿no?

    A quien interese, mi crítica, en la que vengo a decir más o menos lo mismo, aquí: http://www.lacasadeloshorrores.com/2011/11/critica-de-un-dios-salvaje.html

    ¡Un abrazo!

Críticas

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

mi6

Pillad palomítas.

Twitter

Podcast