Críticas

UN MÉTODO PELIGROSO

Cuando esta película se mostró en el último Festival de Venecia la acogida fue bastante buena, pero muchos elogios se entremezclaron con opiniones venían a decir que Cronenberg se había domesticado, que había hecho una película muy académica, en definitiva, que se había acomodado y había dejado su tradicional gusto por lo malsano en un cajón. Nada más lejos de la realidad.

Un Método Peligroso cuenta la historia de un triángulo donde admiración, atracción sexual y amor se entremezclan de una forma que trastorna y fascina a las tres mentes referenciales en la historia del psicoanálisis: Carl Jung, Sabina Spielrein y Sigmund Freud. Un triángulo que, al menos en la película, se convierte justo en el eje del conflicto y detonante de la separación de los postulados de Jung frente a los de Freud. Quizás por esa necesidad de contar el origen de las cosas, Cronenberg centre más el foco dramático en los aprendices Jung y Spielrein, que en el mentor, Freud, que actúa más como un secundario clave. De hecho, la película narra a conciencia cómo la coincidencia de Jung y Spielrein como médico y paciente es comienzo de lo que acaba siendo casi una inversión de sus roles. Un cambio vital que lleva a Jung a conocer el oscuro placer del desenfreno y a Spielrin a encontrar su capacidad de autocontrol hasta convertirse en otra reputada psicoanalista.

Bajo esa trama central también está latente el germen de la inminente I Guerra Mundial que los tres personajes estan a punto de vivir, y que más tarde terminaría degenerando en la II Guerra Mundial. Tras el respeto profesional entre Jung y Freud, que más tarde deriva en rivalidad, subyace la diferencia étnica que hay entre ambos, ya que Freud era de origen judío y Jung alemán de pura cepa. Una diferencia que hace la herida más profunda porque influye también en la forma que cada uno tiene de abordar su teoría sobre el funcionamiento de la mente humana y su relación con el deseo.

Cronenberg, por tanto, y como de costumbre, acaba generando un juego pasional malsano entre los personajes, siempre con la carne, una de sus habituales obsesiones, como ese elemento que hace perder el control a los personajes de forma a veces sucia y obscena, al menos para ellos. Un tabú que es destapado, como en otras ocasiones, por un personaje tan aparentemente despreciable (desde un punto de vista moralista) como atractivo, interpretado aquí por un Vincent Cassel, que representa el lado oscuro de nuestra conciencia, el que anima a la gente a abandonarse a sus deseos más profundos. Léase: se folla todo lo que se menea e invita a que los demás lo hagan.

Una trama centrada en la relación entre los distintos personajes no tendría éxito sin un reparto a la altura. Fassbender y Mortensen están, como siempre, estupendos, cada aparición suya es un placer. Cassel, otro tanto de lo mismo, su breve presencia no puede ser más significativa, demostrando lo importante que es una buena elección de actores. Keira Knightley se deja la piel, pero como casi siempre, su talento no está a la altura de su esfuerzo, y determinados momentos no terminan de resultar tan creíbles como los que ofrecen sus compañeros de reparto. Su papel no es sencillo, pasar de la locura a la cordura, de ser una mujer totalmente atormentada por sus deseos a aceptarlos, es sin duda un trabajo complejo, pero no se puede evitar ver a la actriz y no al personaje. Quizás ella, sin estar mal, sea el mayor problema de una película que, por lo demás, no puede ser más interesante, aparentemente sencilla pero profundamente rica en matices.

Un Método Peligroso sigue esa especie de depuración que Cronenberg ha venido mostrando en sus películas desde Spider, una depuración consistente en ir reemplazando la deformidad física por la emocional, algo que en un título donde sus tres protagonistas son los grandes referentes del psicoanálisis proporciona un resultado genial. Cronenberg se hace mayor, pero de qué forma. No sé si es mejor cineasta ahora que hace 15 o 20 años, puede que haya perdido cierta frescura y descaro, pero desde luego se ha mantenido fiel a sus inquietudes, ha conseguido renovarse una y otra vez, ha evolucionado, como los buenos personajes del cine.

P.D.: Sí, hay sexo y tetillas.


David Cronenberg | Christopher Hampton | Keira Knightley, Viggo Mortensen, Michael Fassbender, Vincent Cassel, Sarah Gadon, André Hennicke, Arndt Schwering-Sohnrey, Mignon Remé, Mareike Carrière, Franziska Arndt, Wladimir Matuchin, André Dietz | Jeremy Thomas | Stephan Mallmann, Karl Spoerri, Thomas Sterchi, Peter Watson, Matthias Zimmermann | Howard Shore | Peter Suschitzky | Peter Suschitzky | Ronald Sanders | James McAteer | Recorded Picture Company (RPC), Lago Film, Prospero Pictures, Astral Media, Canadian Film or Video Production Tax Credit (CPTC), Corus Entertainment, Elbe Film, Millbrook Pictures, The Movie Network, Talking Cure Productions, Téléfilm Canada | Universal Pictures |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Anónimo

    la fui a ver finalmente anoche. Mortensen sublime, Keira como siempre sobreactuada. me parece un peliculón, aunque reconozco que tiene diálogos complicados para los no eruditos en psicología. Afortunadamente fui a verla con mi chico, que es psicólogo, y me la contextualizó muchísimo. Que gozo contemplar una peli tan bien escrita, con esos diálogos tan currados, con esa trama tan poco vista. Cronemberg es lo puto más

  • Anónimo

    Vista hoy. (Spoilers)
    No me ha disgustado, pero me ha parecido que en general se quedaba a medio gas. Fassbernder y Mortensen (al cual veré el día 9 en el teatro) están correctos en sus papeles, pero tampoco tienen una escena en la que interactúen que resulte especialmente memorable. Knightley sobreactúa tanto que me ha costado creerme su interpretación. La chica se esfuerza, pero no he podido evitar pensar que lo hacía de cara a que su actuación fuera reconocida con algún galardón a posteriori. Más correcta y sutil me ha resultado la actuación de Sarah Gadon, capaz de transmitir con una sola mirada bastantes más emociones de lo que pretende el histrionismo de Knightley. Sin duda  Vincent Cassel interpreta el papel más interesante de la película, cuya aparición en la trama, supone que los personajes principales den rienda suelta a su inhibición, liberándose de sus ataduras morales. Una pena que su participación sea tan breve.
    A nivel de dirección, me ha parecido uno de los trabajos de Cronenberg en los que se ha mostrado más contenido. He hechado en falta más profundidad en las relaciones entre los personajes. De hecho la mejor escena aparece casi al final de la película, cuando la relación entre Jung y Freud se resiente y se zanja de forma definitiva con un intercambio de correspondencias. Si la narración hubiera mantenido el nivel de intensidad de dicha escena de forma constante, estaríamos hablando de una gran película. Al no ser de este modo, puedo concluir diciendo que se trata de un trabajo correcto, pero que no resalta especialmente en ningún aspecto y eso me jode viniendo de uno de mis directores favoritos y con un material tan, a priori, interesante como este.
    Nota:6/10

  • Anónimo

    Si, la verdad es que los primeros 20 minutos de la pelicula, Keira me desconcentro muchisimo. Ojo, me parece una actriz muy interesante, de lo mejor de su generacion, pero creo que se ha tomado esta peli en plan “oportunidad” de Oscar y ha sobreactuado mucho. La palabra es desconcentrado, asi me ha tenido su actuacion los primeros minutos, esos espasmos, esa mandibula desencajada… te saca de la pelicula y del momento por completo, porque solo puedes estar atento a la longitud que puede llegar a alcanzar su mandibula.

  • Anónimo

    Coño para una que no se opera los pechos tampoco la vamos a criticar por eso, Marta Etura no tiene apenas tetillas y la chica está bastante buena, y es buena actriz como Knigthley que al fin y al cabo es lo que cuenta en una página de cine.

  • http://www.youtube.com/rafaeldarro Rafael Darro

    Pues bastante tibia la verdad. Me esperaba mas sordidez y depravación. El personaje de Vincent Cassel es practicamente anecdótico y la Keira sobreactua cosa mala, muecas exageradisimas sin intención alguna, con ataque especial de ¡barbilla fuera!
     Fassbender y Mortensen cumplen, tampoco es que se puedan lucir mucho dado lo plano del conflicto, una discusión maja que tienen y dura un suspiro.
     No es mala, pero me esperaba algo con mas chicha.

  • http://twitter.com/doc_diablo doc_diablo

    Mira que me jode…
    La peli la vi ayer, y dejando de lado que me pareció buenísima, Keira me puso como no me habia puesto una peli en años¡¡¡
    Cuando le salen los pezones de su mini-tetas por debajo del corsé mientras Fassbender la azota y ella se corre es a partir de hoy mi escena erótica favorita de la historia del cine, vamos, siempre que tu me des permiso….
    Mandan cojones¡

  • http://www.facebook.com/people/Jose-Garcia-Martinez/1720373871 Jose Garcia Martinez

    Nos encontramos ante un David Cronenberg más clásico y
    austero que de costumbre, y seguramente más aburrido y tedioso, por lo menos
    para mí gusto. El largometraje está basado en la obra teatral “The thalking
    cure” de Christopher Hamptón que también firma el guión. Que aborda la relación
    a tres bandas entre un doctor y su paciente, y el doctor y su mentor.

    En cuanto a los actores están todos sobrios y correctos, a
    excepción de Keira Knightley, que sobreactúa exageradamente, Viggo Mortensen
    esta irreconocible en el papel del psicoanalista Sigmun Freud, pero yo me quedo
    con el breve pero no menos importante trabajo de Vicent Cassel como el
    libertino Otto Gross.

    A destacar las localizaciones, la fotografía y la Bso. Quizás
    sea necesario un doble visionado para poder apreciar la magnitud de la obra,
    pero en un primer visionado a mí personalmente me ha dejado indiferente.

  • Hugo Mier

    La postdata es lo que me ha convencido.

  • Anónimo

    “Fasbender y Mortensen están como siempre estupendos”. Es que es verdad, exijo el título de Tito para Viggo pero ya. Es increiblemente bueno y se toma cada proyecto como si fuera el último. Un grande del cine actual a mi juicio.

  • Anónimo

    Mortensen + Fassbender si o si vaya dos actorazos guapérrimos aunque aquí no salgan muy favorecidos por las caracterizaciones. Alguien de los madriles que haya ido a ver al Teatro a Viggo Mortensen? Qué tal? Qué envidia sana. Espero que hagan gira!!!

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast