Críticas

UN MÉTODO PELIGROSO

Cuando esta película se mostró en el último Festival de Venecia la acogida fue bastante buena, pero muchos elogios se entremezclaron con opiniones venían a decir que Cronenberg se había domesticado, que había hecho una película muy académica, en definitiva, que se había acomodado y había dejado su tradicional gusto por lo malsano en un cajón. Nada más lejos de la realidad.

Un Método Peligroso cuenta la historia de un triángulo donde admiración, atracción sexual y amor se entremezclan de una forma que trastorna y fascina a las tres mentes referenciales en la historia del psicoanálisis: Carl Jung, Sabina Spielrein y Sigmund Freud. Un triángulo que, al menos en la película, se convierte justo en el eje del conflicto y detonante de la separación de los postulados de Jung frente a los de Freud. Quizás por esa necesidad de contar el origen de las cosas, Cronenberg centre más el foco dramático en los aprendices Jung y Spielrein, que en el mentor, Freud, que actúa más como un secundario clave. De hecho, la película narra a conciencia cómo la coincidencia de Jung y Spielrein como médico y paciente es comienzo de lo que acaba siendo casi una inversión de sus roles. Un cambio vital que lleva a Jung a conocer el oscuro placer del desenfreno y a Spielrin a encontrar su capacidad de autocontrol hasta convertirse en otra reputada psicoanalista.

Bajo esa trama central también está latente el germen de la inminente I Guerra Mundial que los tres personajes estan a punto de vivir, y que más tarde terminaría degenerando en la II Guerra Mundial. Tras el respeto profesional entre Jung y Freud, que más tarde deriva en rivalidad, subyace la diferencia étnica que hay entre ambos, ya que Freud era de origen judío y Jung alemán de pura cepa. Una diferencia que hace la herida más profunda porque influye también en la forma que cada uno tiene de abordar su teoría sobre el funcionamiento de la mente humana y su relación con el deseo.

Cronenberg, por tanto, y como de costumbre, acaba generando un juego pasional malsano entre los personajes, siempre con la carne, una de sus habituales obsesiones, como ese elemento que hace perder el control a los personajes de forma a veces sucia y obscena, al menos para ellos. Un tabú que es destapado, como en otras ocasiones, por un personaje tan aparentemente despreciable (desde un punto de vista moralista) como atractivo, interpretado aquí por un Vincent Cassel, que representa el lado oscuro de nuestra conciencia, el que anima a la gente a abandonarse a sus deseos más profundos. Léase: se folla todo lo que se menea e invita a que los demás lo hagan.

Una trama centrada en la relación entre los distintos personajes no tendría éxito sin un reparto a la altura. Fassbender y Mortensen están, como siempre, estupendos, cada aparición suya es un placer. Cassel, otro tanto de lo mismo, su breve presencia no puede ser más significativa, demostrando lo importante que es una buena elección de actores. Keira Knightley se deja la piel, pero como casi siempre, su talento no está a la altura de su esfuerzo, y determinados momentos no terminan de resultar tan creíbles como los que ofrecen sus compañeros de reparto. Su papel no es sencillo, pasar de la locura a la cordura, de ser una mujer totalmente atormentada por sus deseos a aceptarlos, es sin duda un trabajo complejo, pero no se puede evitar ver a la actriz y no al personaje. Quizás ella, sin estar mal, sea el mayor problema de una película que, por lo demás, no puede ser más interesante, aparentemente sencilla pero profundamente rica en matices.

Un Método Peligroso sigue esa especie de depuración que Cronenberg ha venido mostrando en sus películas desde Spider, una depuración consistente en ir reemplazando la deformidad física por la emocional, algo que en un título donde sus tres protagonistas son los grandes referentes del psicoanálisis proporciona un resultado genial. Cronenberg se hace mayor, pero de qué forma. No sé si es mejor cineasta ahora que hace 15 o 20 años, puede que haya perdido cierta frescura y descaro, pero desde luego se ha mantenido fiel a sus inquietudes, ha conseguido renovarse una y otra vez, ha evolucionado, como los buenos personajes del cine.

P.D.: Sí, hay sexo y tetillas.


David Cronenberg | Christopher Hampton | Keira Knightley, Viggo Mortensen, Michael Fassbender, Vincent Cassel, Sarah Gadon, André Hennicke, Arndt Schwering-Sohnrey, Mignon Remé, Mareike Carrière, Franziska Arndt, Wladimir Matuchin, André Dietz | Jeremy Thomas | Stephan Mallmann, Karl Spoerri, Thomas Sterchi, Peter Watson, Matthias Zimmermann | Howard Shore | Peter Suschitzky | Peter Suschitzky | Ronald Sanders | James McAteer | Recorded Picture Company (RPC), Lago Film, Prospero Pictures, Astral Media, Canadian Film or Video Production Tax Credit (CPTC), Corus Entertainment, Elbe Film, Millbrook Pictures, The Movie Network, Talking Cure Productions, Téléfilm Canada | Universal Pictures |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • n n

    ¿Morbosona Keira Knightley? No es que tenga ningún problema con las delgadas, pero es que en esta película Keira se pasa dando asco la mitad del tiempo. Además, despues de verle desencajarse la mandibula hasta limites no humanos (que si saca un poco más la barbilla le saca un ojo al camara) no puede parecerte erotica.

  • Anónimo

    La verdad es que lo de las teticas me ha hecho gracia, seran las de Mortensen porque lo que es la Keira Knightley esta mas plana que una tabla de planchar, y si esta delgada de cojones sea sana o no esta muy delgada, a cada cual con sus gustos evidentemente, la chica es atractiva pero a mi me da bastante grima verla con esa nariz que parece que esta constantemente oliendo mierda.

    De hecho la niña de medeiros tambien tiene su morbo…

  • http://www.facebook.com/people/Jordi-Miguel-Novas/1541283485 Jordi Miguel Novas

    Y sí, Keira está demasiado delgada, corrección política al margen, aunque las hay peores. Pero yo siempre prefiero la carne. Fijaos sino en cómo estaba Thora Birch y cómo está ahora….

  • Jordi Miguel

    No entiendo que esta película pueda hacer que nadie piense que Cronenberg está domesticado… Es ética y moralmente tóxica, remueve los pilarse básicos emocionales en los que basamos nuestra vida. Vaya, que me parece una señora película (y poco apta para ver en pareja quizá; lo cual la hace aún más chunga…)

  • n n

    La vi ayer y me pareció una de las pelis más intrascendentes que he visto nunca. No va de nada, finje que va de un montón de cosas y que todas ellas son superinteresantes… pero al final se termina y te das cuenta que has visto hora y media de paja.

    Solo recomendable para aquellos a los que no les importe tirar a la basura hora y media de su tiempo.

  • http://www.facebook.com/alberto.macasoli Alberto Macasoli

    Es un peliculón. Me gusta mucho este Cronenberg

  • Corgan

    Yo en esa imagen la encuentro muy apetecible, la verdad.

  • Corgan

    Y tenía un tío en Amsterdam.

  • http://twitter.com/pizzeriapanucci J.Alberto B.H

    Cronenberg deseaba dirigir el dirigir  Total Recall (2012). 

  • http://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    De ascendencia alemana.

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast