Críticas

PERROS DE PAJA

Cuando se conoció que esta película iba a tener lugar muchos se echaron (nos echamos) las manos a la cabeza. No en vano, la película original dirigida por Sam Peckimpah era todo un referente, tanto del cine de su director como en lo que al tratamiento de la violencia en el cine se refiere (lo que casi es una redundancia). Una película cuya dureza y nivel de transgresión siguen totalmente vigentes en la actualidad, no requería seguramente de ninguna revisión. Sin embargo, como viene siendo ya una costumbre, los estudios se empeñan en revisar clásicos cada vez más recientes a fin de arriesgar poco y ganar mucho (algo que se da muchas menos veces de lo que uno pensaría dada la tozudez en esta fórmula). Este título no iba a ser una excepción.

La película cuenta, groso modo, el descenso a los abismos de la violencia de una pareja, y especialmente, del hombre, en este caso un guionista de Hollywood enfrentado a la crudeza del mundo rural, cuyo poder subestima al comienzo. Es, básicamente, una película sobre la naturaleza violenta y animal del hombre, sobre cómo, cuando al ser humano se le priva de todo lo que le convierte en un ser “inteligente”, se comporta como una bestia salvaje cualquiera.

Rod Lurie es quien se ha hecho cargo de este título, un director que contaba en su haber con una película muy notable como Candidata al Poder, pero del que seguramente muchos esperaban algo más que un remake innecesario. Lurie, al menos, se ha tomado el proyecto totalmente en serio y se ha hecho cargo del mismo desde el propio guión, escrito a partir del original y de la novela de Gordon Williams en la que aquel se basaba, construyendo una película casi idéntica a la original en su desarrollo, pero mucho menos turbadora en su contenido.

Las comparaciones son inevitables, porque cuando la original es, a día de hoy, una película tan incómoda como el Haneke más enfermizo, la nueva de Lurie es la versión sin aristas de aquella. No es que Lurie se ahorre el discurso más evidente de la historia, pero evita tocar temas incómodos que Peckimpah llevó al extremo. Si en la de 1971 la mujer era fuente y origen del conflicto, una provocadora nata, una calientapollas sin escrúpulos que sólo desea ver a su marido encabronado como un mono y que incluso goza cuando es vejada, aquí resulta mucho más “limpia” a nivel moral, y sus provocación no se debe al mero placer de putear al hombre, sino que es la respuesta a una despecho previo, y no pasa de ahí. Por supuesto, ni hablar de la famosa escena de la original en la que ella llega a disfrutar cosa fina. Peckimpah era un misógino y no lo ocultaba (Grupo Salvaje y La Huída dan fe de ello), y si bien su discurso era criticable, desde luego generaba y genera emociones mucho más viscerales, incómodas y malsanas que esta versión políticamente correcta.

De todas formas, dejando la comparativa a un lado, la película resulta muy eficaz y sus protagonistas hagan unas de sus mejores interpretaciones en sus respectivas carreras. James Marsden y Kate Bosworth bordan sus papeles, reivindicándoles como mucho más que dos “caras bonitas” de Hollywood. Cierto que Dustin Hoffman es el mindundi por excelencia y aquí Marsden no deja de ser una especie de Clark Kent, un cachas disfrazado de gafoso, pero te lo crees y le sigues hasta el final. Y luego está Alexander Skarsgård, que se come la pantalla cada vez que sale. Su papel es incluso más complejo que el de sus protagonistas, ya que si estos reaccionan a un acoso, él debe mantener un complejo equilibrio entre el macho que reclama lo que le pertenece y orgulloso hombre de pueblo que defiende sus costumbres ante la ingénua soberbia de los chicos de ciudad.

Se echa en falta algo más de mala leche, algo que junto a la falta de novedad la hará seguramente una película olvidable, pero es justo reconocer que al menos, como remake, tiene un gran respeto por la original, y lo que es más importante, por el espectador, que no se sentirá infravalorado aunque en esta ocasión se le señale más específicamente qué debe sentir y pensar, algo que con Peckimpah era mucho menos claro y más provocador. Mola más cuando una película de este tipo hace que te cuestiones tu moral y tu ética más profundas aunque sólo sea durante esas escasas dos horas de metraje.


Rod Lurie | Rod Lurie | James Marsden, Kate Bosworth, Alexander Skarsgård, James Woods, Dominic Purcell, Rhys Coiro, Billy Lush, Laz Alonso, Willa Holland, Walton Goggins, Drew Powell | Tony Fanning | Alik Sakharov | Alik Sakharov | Larry Groupé | Sarah Boyd | Marc Frydman, Rod Lurie | Gilbert Dumontet, Beau Marks | Screen Gems, Battleplan Productions | Sony Pictures Releasing |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Pierre V. Wilson

    El genial filósofo alemán Friedrich Nietzsche dijó que la moral y la ética fueron inventos de los hombres inferiores para tratar de frenar de alguna manera a los hombres superiores. Nietzsche dijó también que las religiones eran también otra de las cosas de los inferiores para equipararse con los hombres perfectos y sin conciencia.

  • Miguel Sandoval

    Esto nos convence de la vigencia inquietante de las ideas de Doc Comparato y Robert McKee. Un buen guión ahorra dólares. Y si puedes hacer tres veces la misma película con el mismo guión, ahorras más y más dólares. Lo que me perturba todavía más es, en primera instancia, pensar en la diferencia del caché de Peckinpah en relación a lo que habrá cobrado Lurie por hacer esta versión y la distancia entre lo que debe haber cobrado James Marsden por hacer este papel en relación a lo que cobró en su tiempo Tito Dustin. Y aún más, pensemos, por ejemplo, en Marsden actuando el personaje de Hoffman en Midnight Cowboy. Hoy en día se asume que hasta el biotipo es sustituible. 

  • http://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    Hombre, anticlímatica no diría yo, porque es en los últimos 20 minutos donde todo se vuelve un sindiós. El tema es que la peli, tanto ésta como la original, juegan a crear una tensión latente durante toda la peli que estalla al final. Obviamente no es algo habitual, normalmente hay un conflicto más obvio desde el comienzo, aquí es así, pero más sutil, para que cada vez crezca más la tensión.

    Lo de Purcell no es más que la excusa para que se libere la tensión acumulada, en realidad la motivación podría haber sido cualquier otra. Cierto que quizás quede un poco pegote, por ser algo meramente funcional, un detonador del desenlace.

  • http://twitter.com/Kirblue Jesús Márquez

    Leyendo la crítica veo cero razones para tragarme este remake. La original es un PELICULÓN con todas las letras y así en mayúsculas.

  • http://www.facebook.com/people/Gerardo-Medina-Pérez/1108401785 Gerardo Medina Pérez

    ¿Por qué hablan en los comentarios de pagar entrada, si está para descargar? No tienen mi entrada, pero sí media hora de mi tiempo para bajarla y lo que dure para verla.

  • Anónimo

    Pues bastante de acuerdo con la crítica, sin aguantar ni medio asalto con la original me parreció correcta, tal vez fueran las nulas expectativas que llevaba pero realmente Lurie no da vergüenza ajena dirigiendo (incluso tiene un par de escenas donde el montaje está muy trabajado) y Marsden (que siempre me ha caído bien y creo que tien bastante carisma y naturalidad) y Skarscomosea cumplen de sobras en sus rolesProblemas (que obviamente los tiene). Primero y más importante el tratamiento de la peli, mientras Peckinpah hacia un retrato sobre la violencia psicológica/física brutal Lurie se conforma unicamente con la segunda lo que hace que la película pierda una de profundidad brutal, uno de los principales pilares de la original.  James Woods y Dominic Purcell están de vergüenza ajena, uno por histriónico y otro por hiératico/patético, en fin, dos de los secundarios que debían de dar mal rollo se quedan en meras caricaturas y hacen muicho daño en absolutamente todas las escenas en que salenTotal una peli con muchas sombras pero con algunas luces que como digo, para ser un remake totalmente innecesario, no da vergüenza ajena como la mayoría de los remakes actuales.

    5/10

  • http://www.facebook.com/ouija6 Sergio Martinez Mendez

    Yo es que no lo entiendo… esta peli tuve oportunidad de verla y ahora en varios lugares leo criticas tibias…. ¿Tibias? La peli me pareció un megatruñaco, la estructura de su guión (que no se si se parece a la original o la novela, me da igual) es lo más lento y anticlimático del mundo. SPOILERS! a mi que me importa toooodo lo que pasa en la película si al final simplemente son 5 pueblerinos que se vuelven locos sin justificación alguna y sin relación con lo explicado en la hora y media previa. Y para una “justificación” que hay DOBLE SPOILER – el Purcell matando sin queriendo a la hija calientapollas del malo maloso – la ocultan a los personajes… 

    En fin, me parece uno de los guiones mas absurdos y peor llevados en mucho tiempo, y eso es mucho en los tiempos de caca que corren.

  • Anónimo

    Ahora me apetece mucho volver a ver la original. La ultima vez que lo vi fue hace muchos años. 

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast