Críticas

LA DAMA DE HIERRO

Cabría esperarse, con un personaje tan polémico e influyente como Margaret Thatcher, un retrato que bien la encumbrase o se cebase en sus miserias, sin embargo esta película dirigida por Phyllida Lloyd, que repite con Meryl Streep tras trabajar juntas en ¡Mamma Mía!, aborda el aspecto seguramente más desconocido de la que fuese conocida como la Dama de Hierro, su lado íntimo, y no desde la recreación edulcorada de los recuerdos, sino desde el actual ocaso de una personalidad de su calibre.

Es en realidad la historia de una anciana en esas edades en las que uno, si tiene suerte, acaba sobreviviendo a quienes quiere, lo cual no es especialmente alentador. Thatcher está viuda, pero se niega a ello, y sigue manteniendo vivo a su marido, su gran apoyo, en su mente. Conversa con él, consciente de que ha fallecido pero como si aún estuviera allí, reflejando una de esas entrañables parejas de ancianos que se muestran su cariño a base de pequeños pinchazos de ironía (muy british, por supuesto). Podrá sonar a cursilería, y es cierto que a ratos la película roza lo ñoño, pero detrás hay una decisión de guión muy sabia, es la forma de humanizar a una persona que siempre ha tomado sus decisiones pesase a quien pesase, que nunca ha aceptado que le digan cómo y qué debe hacer, y por tanto, su marido no se muere hasta que a ella le de la gana. Es la cara amable de una persona que, precisamente, por esa inquebrantable tenacidad, que no tardaría en derivar en una profunda soberbia, se ganó la admiración y el odio más profundos de un país.

Su faceta pública y su trayectoria, conocida por todos, se repasan a través de sus recuerdos. En este punto quizás haya cierta falta de garra, porque el tono de “mis memorias” que acompaña a la película, aunque no evite la polémica inherente al personaje, si que hace languidecer la verdadera tensión social que se vivió en su mandato. Ni las bien seleccionadas imágenes de archivo, ni las escenas “de despacho” donde Thatcher se las vio con opositores y aliados hacen justicia a la auténtica importancia del personaje. Y eso que se da buena cuenta de episodios tan importantes como el fin de la guerra fría, las huelgas de los mineros o la Guerra de las Malvinas. Episodios en los que ella, autoritaria como pocos, tomaba las decisiones sin vuelta de hoja y autoconvencida de que el único camino al éxito, y más siendo mujer, pasaba por ser dura, implacable y no dar cuartel ni siquiera a los más necesitados. A lo mejor es precisamente esa soberbia que fagocitaba todo lo que a ella misma le llevo a dar más valor a sus decisiones que a las consecuencias que éstas podían acarrear. Quizás por eso, la única escena realmente potente de las que repasan su pasado político, es justamente la previa su dimisión, cuando en un consejo de ministros, y en pleno arrebato de ira, avergüenza a su mano derecha corrigiéndole un texto con el mismo tono autoritario con el que una madre reprende a su hijo. Es el instante en el que ella se queda, definitivamente, sola… al menos en lo político. Como siempre, su marido, la apoya, pero pasa de ser ese pilar escondido para, por una vez, evitarle un mal mayor y hacerle ver que su carrera ha llegado a su fin.

Así que, seguramente, las virtudes y los defectos de la película sean parejos a los del personaje, y eso no sería posible sin una Meryl Streep simplemente monumental. Lo de esta actriz no tiene nombre. No es que haga un gran papel, es que se convierte en la auténtica Dama de Hierro, y también, en los retales de la misma en la vejez. Porque si su Thatcher política es brutal, lo de la anciana no tiene nombre. Habla, anda, mira y siente como una anciana de 90 años. Te olvidas de la actriz multipremiada para quedarte sólo con esa señora que los tiene cuadrados y que sin embargo es capaz de, en su cojonudismo, mostrar una ternura tremenda. A ver qué actriz consigue, sin traicionar la tan negativa imagen de Thatcher, hacer que, en el fondo, quieras darle un abrazo a semejante perra del infierno. Me da que sólo una, y se llama Meryl Streep. Sólo por eso, la película ya merece pagar la entrada.


Phyllida Lloyd | Abi Morgan | Meryl Streep, Jim Broadbent, Susan Brown, Alice da Cunha, Phoebe Waller-Bridge, Iain Glen, Victoria Bewick, Alexandra Roach, Emma Dewhurst, Olicia Colman, Harry Lloyd | Simon Elliott | Clint Mansell, Thomas Newman | Elliot Davis | Elliot Davis | Justine Wright | Damian Jones | François Ivernel, Adam Kulick, Cameron McCracken, Tessa Ross | Pathé, DJ Films, Film 4, Canal +, UK Film Council, CinéCinéma, Goldcrest Pictures | Wanda Films |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Anónimo

    claro naxxete, a mi me parece muy pesada y por ello explico, que no la veo, NI DE COÑA….

  • Naxeteeee

    Mola comprobar como la peña mezcla discursillos políticos con la interpretación de una actriz. ¿Meryl Streep pesada? No la veas. Es una de las mejores actrices que hay y punto. Y aquí lo hace cojonudo. Y la peli será convencional pero me la suda. La Streep vuelve a dar un recital.

  • pedro blanco sangines

    que hacer politiqueo con un biopic de M.T es una opción lógica. Lo que es intolerable es que se usen términos como “genocida” con tanta libertad. Que esto no es el jardín de infancia: todos somos mayorcitos para opinar de manera lógica y, sobre todo, ponderada.
    que el que ha escrito eso de “uno de los grandes genocidios de la historia bélica del mundo” se ha debido de quedar a gusto. Y seguro que el tío aprobó historia del mundo contemporáneo…

  • pedro blanco sangines

    que hacer politiqueo con un biopic de M.T es una opción lógica. Lo que es intolerable es que se usen términos como “genocida” con tanta libertad. Que esto no es el jardín de infancia: todos somos mayorcitos para opinar de manera lógica y, sobre todo, ponderada.
    que el que ha escrito eso de “uno de los grandes genocidios de la historia bélica del mundo” se ha debido de quedar a gusto. Y seguro que el tío aprobó historia del mundo contemporáneo…

  • Anónimo

    Yo la vi ayer, y me pareció un telefilme no demasiado bueno ni para ese nivel. El uso de imágenes de archivo es pueril, el estilo visual una mezcla de insulsez y cursilería con lacitos. En fin, que toda la película está tan al servicio del recital de Meryl Streep que no se han molestado lo más mínimo en los demás detalles. Ver y olvidar.

  • Aleix Mercader Luque

    Y lo de “quédate en Argentina” iba en el sentido de “trata desde Argentina de resolver…”. Al menos en UK se debatió (¡vaya que no!) el hundimiento del Belgrano. Para muestra un botón: http://www.youtube.com/watch?v=9cxe0hZXDR8

  • Aleix Mercader Luque

    No he encontrado la referencia de Clarín, pero si te sirve esto : http://archivo.lacapital.com.ar/2005/10/16/general/noticia_238197.shtml

    Sobre las víctimas de los montoneros: http://www.abc.es/20111228/internacional/abci-victoria-villarruel-entrevista-201112280343.html

    Y no hace falta que te hable de las víctimas de las dictaduras militares.

    Saludos

  • http://www.facebook.com/people/Juan-Pablo-Milito/574030465 Juan Pablo Milito

    aleix , antes que nada gracias por preocuparte en  chequear mi perfil, por otro lado te comento que no suelo responder a agresiones descerebradas , pero en este caso voy a hacer una excepción, solo para decirte que no esta dentro de mis planes estar viviendo en otro lado que no sea en argentina ,por otro lado  no se desde que lugar me hablas o mejor dicho por que lugar del mundo andas vos desparramando tus éxitos hoy ( la verdad poco me importa) ..con respecto a tu sugerencia de intentar resolver lo que me pedís, te contesto que no esta dentro de mis planes hacerlo, por 2 razones , la primera es que no acato ordenes de cobardes que se amparan desde la impunidad de una red social , para venir a mojarme la oreja con provocaciones estériles o que se lanzan a dar aseveraciones sin documentos  que las respalden , como tu caso y sobretodo por lo que decís con respecto al  belgrano ( lee un poquito mas), y la segunda es a razón de que vivo en un país, que en el siglo 20 ha estado mas de las 3 cuartas partes de ese fragmento de su historia bajo díctaduras cívico militares y democracias títeres … y quienes tuvieron los cojones de enfrentar a esos aparatos del estado, solo ejercitaron el derecho que tiene todo pueblo , que es el de defenderse …por lo tanto tu trillado sentido de la teoría de los 2 demonios , lejos de escandalizarme , te describe a vos como una persona poco original….
    esta es la única respuesta que vas a tener  en de mi, ya que este no es el lugar apropiado para dicho debate…pero si tenes huevos lo discutimos en otros lugares donde jamas esquivo el debate, tenes mi face como referencia … saludos

  • Anónimo

    pues ojalá, porque fue el más inteligente e ingenioso.

    yo pago mi entrada ya. propongo a Anthony Hopkins.

  • George Kaplan

    Muy de acuerdo contigo Javier. Da gusto leer gente razonable independientemente de ideologías políticas, que no se trata de eso.

    Por cierto, “EL hundimiento” me pareció soberbia, “El discurso del Rey” me gustó mucho y “W.” me pareció una peli mediocre por mucho Stone que esté detrás. No me gusta que cante tanto la opinión del autor sobre el personaje en un biopic, más aún si me gusta conocer a fondo la biografía del personaje antes de ver la película (como estoy haciendo con la Thatcher).

    Pero vamos, que lo has expresado mucho mejor que yo, para qué darle más vueltas.

Críticas

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

Twitter

Podcast