Críticas

LUCES ROJAS

Luces Rojas es un verdadero caos de película al que hubiera sentado de perlas pararse un poco a pensar “aquí hay buena materia prima: ¿cómo la desarrollamos?” pero hete aquí que Rodrigo Cortés dirige, guioniza y monta, así que a fastidiarse. Cada escena por separado es enormemente cinematográfica en sus detalles, pero conforme más me alejo veo que lo que tengo ante mí no es tanto una película como una colección de ideas mal desarrolladas que nunca se alimentan entre sí. Cortés jamás llega a asumir en ningún momento un punto de vista concreto, lo que desemboca en un efecto enormemente confuso que anula mi simpatía por los personajes y destroza cualquier posibilidad de tensión que no se genere desde otra fuente que no sea la absolutamente espléndida puesta en escena del director, llena de vigor y arrojo, que engancha por cómo la ves y cómo te suena, pero no te engancha por lo fundamental. Por qué. Por qué cojones está pasando esto que estoy viendo en pantalla y por qué se supone que debería sentir algo, cuando no lo hago. Por qué.

Y el por qué, es que no importa lo bueno que sea Rodrigo Cortés, director –o el potentísimo reparto que tiene a sus órdenes–, ya que Rodrigo Cortés, guionista, no tiene un plan y Rodrigo Cortés, montador, no está por la labor de pulir en lo más mínimo el torrente de ideas que vagan por el film. Luces Rojas es la historia de un una pareja de científicos escépticos que tratan de desmontar al mentalista Scott Silver, quien puede ser o el charlatán más grande de todos los tiempos o un individuo excepcional con poderes reales. Cosas raras suceden mientras nuestros héroes comienzan a replantearse sus propias creencias ante la imposibilidad de los fenómenos que están experimentando, en un marco de suspense paranormal. Esto es lo que he podido extraer a duras penas porque el guión no es tanto un libreto en firme como un borrador en el que Cortés no deja de emplear distintos procedimientos para abordar superficialmente partes de esta cuestión, sin decantarse jamás por un camino concreto.

Se puede decir que es un suspense pero también es un drama pero también es un terror psicológico y en ocasiones usa soluciones enormemente cercanas a la ciencia ficción. Pero ninguno de estos géneros es la columna vertebral del film, simplemente recurre a ellos para explicar lo mismo desde otro ángulo, y empleando protagonistas diferentes a ver si suena la flauta. Un monólogo. Un experimento. Una escena de suspense. Un debate televisado. Una clase. Funcionen o no, Cortés monta el film y ahí están todos y por ello la trama se arrastra que no veas. Todos los fundamentos están ahí, ves todos los temas que quiere tocar Cortés (la decepción, el engaño, la pérdida) pero se apiñan de tal forma que prácticamente se ponen zancadillas entre ellos y conforme avanza la película, el director comienza a eliminar a tijeretazos los elementos que le sobran sin ningún tipo de miramientos o, en el peor de los casos, negando lo precedente. La película bordea peligrosísimamente la incoherencia: un film que comienza siendo una ligera película de terror y susteques en espacios abiertos con mucha humanidad (gracias al personaje de Weaver, que es una madraza), se transforma de golpe y porrazo en un ambicioso suspense psicológico, muy opresivo, dominado por focos cerrados hasta que vemos únicamente la nariz del personaje. La transición entre ambas partes es abrupta a nivel visual, a nivel narrativo y a nivel tonal. Podríamos estar hablando de dos películas.

Pero ante la incoherencia, pelotas. Mucho ha cambiado en el cine de terror comercial español en los últimos años y lejos quedan ya lánguidas puestas en escena. Luces Rojas, como REC antes que ella, está rodada como si fuera la última película que va a hacer el director en su puta vida. No importa que la escena sea inservible o que no tenga el más mínimo sentido o contradiga lo visto anteriormente: Cortés saca los cañones a la mínima oportunidad apoyado en la contundente banda sonora de Víctor Reyes y en la foto de Xavi Giménez, que domina todos los palos. Y si De Niro tiene que proyectar la voz para acojonar a la audiencia (¿cuándo fue la última vez que lo hizo? ¿En El Cabo del Miedo?), vale, aunque jamás lleguemos a hacernos una idea exacta del grado de amenaza que conlleva su persona. ¿Cillian Murphy y Sigourney Weaver? Guai, a la espera de que el director se decida de una puñetera vez qué película nos está contando, si el suspense que protagoniza el primero o una emotiva historia humana sobre la creencia en el más allá que cae en manos de la segunda. Elizabeth Olsen, Toby Jones, Leonardo Sbaraglia y Joely Richardson caen por el agujero que se abre en medio.

Quieres creer que la película funciona, aunque no lo haga, porque Luces Rojas desprende energía, no tanto por su aspecto visual (si bien a partir de la última hora es bastante fascinante) como por la forma en la que Cortés combina todos los elementos para transmitir fuerza y vigor, independientemente de la chuminada que está contando, hasta que terminan siendo demasiadas. Luces Rojas se cae, pero se cae en llamas y petando por todos los lados. No es bueno, pero sí es decente, porque a esto he llegado con el cine español, a que no me robéis, por favor. En cualquier caso, este último apunte es una consideración mía extremadamente particular y que en modo alguno tiene que ver con las conclusiones que he sacado al final: que decente o no, Luces Rojas es un fostiazo, una colección de temas dispersos sin base, ni orientación, ni propósito. Una película a medio cocer en el folio y montada sin ningún tipo de criterio de la que se puede rescatar a uno de los tres Corteses, uno que dirige con muchas ganas y calidad. De los otros dos me olvido.


Rodrigo Cortés | Rodrigo Cortés | Rodrigo Cortés | Cillian Murphy, Robert De Niro, Sigourney Weaver, Toby Jones, Elizabeth Olsen, Joely Richardson. | Víctor Reyes | Xavi Giménez | Antón Laguna | Rodrigo Cortés, Adrián Guerra, Christina Piovesan | Cindy Cowan, Lisa Wilson | Nostromo Pictures, Antena 3 Films | Warner |
  • Alicia Jaramillo

    Ahora que mencionan a la película Luces Rojas, concuerdo en que es una producción que vale la pena revisar. Un aspecto positivo de esta producción es el reparto, el actor Leonardo Sbaraglia es quien más me llama la atención ( a quien por cierto ahora podemos verlo en la serie El Hipnotizador, aquí más detalles enbreve.tv ), ha participado en otras películas y siempre logra personajes exitosos. En fin, esta película tampoco es mala creo que me agradará verla.

  • Gonzalo Franco Montolío

     Por favor,alguien que me explique la escena en la que Murphy entra en un edificio cochambroso,que parece un fumadero de crack,y resulta que allí un supuestamente multimillonario Silver recibe a gente (gentuza) para no se sabe bien el que??? murphy entra,De Niro le suelta una charleta y ya…¿?y se deja entrever que Silver no sabe que Buckley es Buckley ¿¿¿??? un mentalista multimillonario tipo Coperfield recibe a gente semipordiosera en un edificio medio en ruinas WTF???

  • http://www.facebook.com/people/Ignacio-Montoya-Medina/1656816917 Ignacio Montoya Medina

     Perdón, quise decir Rafa (Martín) y no Javi.

  • http://www.facebook.com/people/Ignacio-Montoya-Medina/1656816917 Ignacio Montoya Medina

    A mí la película me ha gustado y no he visto por ningún lado las incoherencias que habéis señalado. Por otro lado, me parece incalificable el hecho de que algunos parezcan desencantados porque deseaban ver la peli y la crítica de Javi, según ellos, les disuade. Resulta gracioso porque no terminan de decidirse entre culpar al crítico o a la película. ¿Qué demonios es esto? ¿Un parque infantil?

    En general, me parece bastante sospechoso que no haya podido leer ni una sola crítica positiva entre todos los comentarios. Es un linchamiento en toda regla, y la película no lo merece ni mucho menos.

  • http://www.facebook.com/people/Eduardo-Estévez-Valiñas/1353016709 Eduardo Estévez Valiñas

    No puedo estar más en desacuerdo con lo de que no importa que desenmascaren a DeNiro. Yo “quería” que lo desenmascarasen. Yo estaba con el personaje de Cillian Murphy.

    De hecho me sorprende mucho esta critica, porque si la peli funciona algo es porque los actores están bien y los personajes son entrañables a su manera. Otra cosa no tendrá la peli, pero eso si.

  • http://twitter.com/darkavm Ángel Vidal

    He ido a verla pensando “seguro que Rafa tuvo un mal día; no puede ser tan desastrosa”. Fallo mío, he salido con la sensación de no saber qué cojones he visto y en qué punto se empezó a salir de madre; el último tercio es un despropósito de tomo y lomo.

    Desaprovechadísimos De Niro y Weaver; tienen papeles increíblemente jugosos y apenas tiempo para lucirse. Se pierde metraje en un montón de tonterías secundarias.

    Concuerdo con las apreciaciones en spoiler que se comentan más arriba; esta película pedía un enfoque diferente al que le ha dado Cortés. Tal y como está, no me importa nada de lo que aparece en pantalla.

  • Iván Blanco Martín

     ¿Puede saberse por qué es “ridícula y vergonzante”?

  • Iván Blanco Martín

     La secuencia detrás de los créditos no tiene ningún misterio. “Concursante” acababa con el plano de un billete quemado, “Buried” con el nombre de Mark White y “Luces rojas” con el plano de una cortina moviéndose a pesar que la ventana está cerrada. Todas esas cosas ya se veían en la película, no es algo que revele nada nuevo, es solo un “regalito” que Rodrigo suele ofrecer a los fans que se quedan hasta el final de la película. Hay que ver las pajas mentales que se hacen algunos.

  • Iván Blanco Martín

     ¿Cómo que se limita a cargarse al prota? “Concursante” acaba como tenía que acabar: el sistema financiero aplasta al ciudadano común. Esa película no tenía otra manera de acabar. Encima ya te dicen que el prota está muerto desde el principio.

  • Iván Blanco Martín

     El final es lo que da sentido a toda la película, Rafa.

Críticas

ahorameves2

El mismo truco no impacta igual la segunda vez.

The_Shallows-782573002-large

Batalla a muerte en Boca del Cielo.

gigante

Spielberg y el milagro del último tercio.

moneymonster

Jodie Foster se marca un agradecido thriller noventero.

un espia y medio

Casi, pero no.

Twitter

Podcast