Críticas

LUCES ROJAS

Luces Rojas es un verdadero caos de película al que hubiera sentado de perlas pararse un poco a pensar “aquí hay buena materia prima: ¿cómo la desarrollamos?” pero hete aquí que Rodrigo Cortés dirige, guioniza y monta, así que a fastidiarse. Cada escena por separado es enormemente cinematográfica en sus detalles, pero conforme más me alejo veo que lo que tengo ante mí no es tanto una película como una colección de ideas mal desarrolladas que nunca se alimentan entre sí. Cortés jamás llega a asumir en ningún momento un punto de vista concreto, lo que desemboca en un efecto enormemente confuso que anula mi simpatía por los personajes y destroza cualquier posibilidad de tensión que no se genere desde otra fuente que no sea la absolutamente espléndida puesta en escena del director, llena de vigor y arrojo, que engancha por cómo la ves y cómo te suena, pero no te engancha por lo fundamental. Por qué. Por qué cojones está pasando esto que estoy viendo en pantalla y por qué se supone que debería sentir algo, cuando no lo hago. Por qué.

Y el por qué, es que no importa lo bueno que sea Rodrigo Cortés, director –o el potentísimo reparto que tiene a sus órdenes–, ya que Rodrigo Cortés, guionista, no tiene un plan y Rodrigo Cortés, montador, no está por la labor de pulir en lo más mínimo el torrente de ideas que vagan por el film. Luces Rojas es la historia de un una pareja de científicos escépticos que tratan de desmontar al mentalista Scott Silver, quien puede ser o el charlatán más grande de todos los tiempos o un individuo excepcional con poderes reales. Cosas raras suceden mientras nuestros héroes comienzan a replantearse sus propias creencias ante la imposibilidad de los fenómenos que están experimentando, en un marco de suspense paranormal. Esto es lo que he podido extraer a duras penas porque el guión no es tanto un libreto en firme como un borrador en el que Cortés no deja de emplear distintos procedimientos para abordar superficialmente partes de esta cuestión, sin decantarse jamás por un camino concreto.

Se puede decir que es un suspense pero también es un drama pero también es un terror psicológico y en ocasiones usa soluciones enormemente cercanas a la ciencia ficción. Pero ninguno de estos géneros es la columna vertebral del film, simplemente recurre a ellos para explicar lo mismo desde otro ángulo, y empleando protagonistas diferentes a ver si suena la flauta. Un monólogo. Un experimento. Una escena de suspense. Un debate televisado. Una clase. Funcionen o no, Cortés monta el film y ahí están todos y por ello la trama se arrastra que no veas. Todos los fundamentos están ahí, ves todos los temas que quiere tocar Cortés (la decepción, el engaño, la pérdida) pero se apiñan de tal forma que prácticamente se ponen zancadillas entre ellos y conforme avanza la película, el director comienza a eliminar a tijeretazos los elementos que le sobran sin ningún tipo de miramientos o, en el peor de los casos, negando lo precedente. La película bordea peligrosísimamente la incoherencia: un film que comienza siendo una ligera película de terror y susteques en espacios abiertos con mucha humanidad (gracias al personaje de Weaver, que es una madraza), se transforma de golpe y porrazo en un ambicioso suspense psicológico, muy opresivo, dominado por focos cerrados hasta que vemos únicamente la nariz del personaje. La transición entre ambas partes es abrupta a nivel visual, a nivel narrativo y a nivel tonal. Podríamos estar hablando de dos películas.

Pero ante la incoherencia, pelotas. Mucho ha cambiado en el cine de terror comercial español en los últimos años y lejos quedan ya lánguidas puestas en escena. Luces Rojas, como REC antes que ella, está rodada como si fuera la última película que va a hacer el director en su puta vida. No importa que la escena sea inservible o que no tenga el más mínimo sentido o contradiga lo visto anteriormente: Cortés saca los cañones a la mínima oportunidad apoyado en la contundente banda sonora de Víctor Reyes y en la foto de Xavi Giménez, que domina todos los palos. Y si De Niro tiene que proyectar la voz para acojonar a la audiencia (¿cuándo fue la última vez que lo hizo? ¿En El Cabo del Miedo?), vale, aunque jamás lleguemos a hacernos una idea exacta del grado de amenaza que conlleva su persona. ¿Cillian Murphy y Sigourney Weaver? Guai, a la espera de que el director se decida de una puñetera vez qué película nos está contando, si el suspense que protagoniza el primero o una emotiva historia humana sobre la creencia en el más allá que cae en manos de la segunda. Elizabeth Olsen, Toby Jones, Leonardo Sbaraglia y Joely Richardson caen por el agujero que se abre en medio.

Quieres creer que la película funciona, aunque no lo haga, porque Luces Rojas desprende energía, no tanto por su aspecto visual (si bien a partir de la última hora es bastante fascinante) como por la forma en la que Cortés combina todos los elementos para transmitir fuerza y vigor, independientemente de la chuminada que está contando, hasta que terminan siendo demasiadas. Luces Rojas se cae, pero se cae en llamas y petando por todos los lados. No es bueno, pero sí es decente, porque a esto he llegado con el cine español, a que no me robéis, por favor. En cualquier caso, este último apunte es una consideración mía extremadamente particular y que en modo alguno tiene que ver con las conclusiones que he sacado al final: que decente o no, Luces Rojas es un fostiazo, una colección de temas dispersos sin base, ni orientación, ni propósito. Una película a medio cocer en el folio y montada sin ningún tipo de criterio de la que se puede rescatar a uno de los tres Corteses, uno que dirige con muchas ganas y calidad. De los otros dos me olvido.


Rodrigo Cortés | Rodrigo Cortés | Rodrigo Cortés | Cillian Murphy, Robert De Niro, Sigourney Weaver, Toby Jones, Elizabeth Olsen, Joely Richardson. | Víctor Reyes | Xavi Giménez | Antón Laguna | Rodrigo Cortés, Adrián Guerra, Christina Piovesan | Cindy Cowan, Lisa Wilson | Nostromo Pictures, Antena 3 Films | Warner |
  • Iván Blanco Martín

    Rafa, tienes razón que la película, en un primer visionado, falla porque el espectador no sabe quién es Cillian Murphy, ni cuales son sus auténticas motivaciones.

    Pero en un segundo visionado, la cosa cambia mucho. Una vez que ves la película sabiendo quién es Tom Buckley, la película se disfruta de manera diferente.

    La primera vez que la vi me dejó un poco a medio gas, pero la segunda me ha parecido un peliculón.

  • http://twitter.com/jesusrubio Jesús Rubio

     Hablaba yo comentarios arriba de mi interpretación:

    “La secuencia (o mejor dicho, los 3 segundos de plano) tras los créditos
    es un juego. Sin solución (interesante). A Cortés me lo imagino
    fácilmente con Shyamalan y Nolan bebiendo birras y mirando el Twitter.
    Hace pases para bloggers. Guiño y tal. Esa ventana podría ser la peonza
    de Nolan. Podría ser un ‘que no, que no, que igual tampoco es lo que
    hemos dicho que es, y es otra cosa’ Por probar, y en el universo del
    film, con SUS reglas… la Weaver. Ale, hagan sus apuestas. ;)”

  • Ivan Casajus

    a mi lo que me hace gracia es que SPOILERS mucha gente da por sentado que es el propio Murphy quien se ha cargado a su colega… y aqui no ha pasado nada. Porque en la película no parece que eso le provoque mucho trauma al protagonista. Sobre todo teniendo en cuenta que el personaje de Weaver está hecho, interpretado y torturado de tal forma para que el público sienta una empatía con ella brutal FIN SPOILERS

  • http://twitter.com/Misingno5 M

    Yo temí que porque era producida por Antena 3 íbamos a tener cada cuarto de hora anuncios durante 6 (15 ) minutos.

  • javiKnight

    Mi mas sentida enhorabuena a tod@s que hayan disfrutado de esta lección de como NO hacer una buena película con dinero, Actorazos y atisbo de guion cojonudo.

  • http://twitter.com/AgOnOrD AgOnOrD

    La acabo de ver y creo q la escena mas evidente de q R.Cortes no es un buen guionista es como se saca de la manga OJO SPOILER: el personaje de Olsen… Cuandome viene bien te escondo, cuando te encesito te saco para resuelvas el problema, 30 segundos… Ya podrias a ver ido antes. Deus ex machina pero peor aun, sin motivo ninguno xq despues el supuesto Prota (coincido q la autentica prota es Weaver) vuelve a incidir en eso descubriendole,¿como,xq? Xq tengo poderes…Como lo se? xq me han pegado una paliza. Xq me la pegan? xq si…FIN DE SPOILER Un bukake de proporciones biblicas que empañan la gran puesta en escena de este director.

  • http://www.facebook.com/guillermo.pozcab Guillermo Pozo Cabeza

    Hola, quería dar mi opinión sobre la película, y es que al margen de lo que me haya parecido, que me ha parecido muy buena, pero ya desde un punto de vista más subjetivo, como mero entretenimiento, porque si, es entretenida y consigue mantenerte tenso; quería expresar que quizás no se ha valorado esta película desde el otros puntos de vista como el siguiente: 

    SPOILERS
    Creo que el protagonista, o al menos esa es la interpretación que yo le doy, no es que haya ocultado sus poderes psíquicos por miedo a ser descubierto, como lo haría spiderman al no trepar un muro sin su traje rojo y azul, sino que lo que ocurre es que lo bloquea a un nivel subconsciente, el sabe que tiene poderes, pero intenta autoengañarse para creer que no los tiene, ya que eso es imposible en un mundo racional, por eso estudió física, y por eso intenta justificar o desea justificar todo desde el punto de vista racional, y el que ocurran cosas inexplicables le supone un conflicto directo con este autoengaño, porque ante todo, el personaje de murphy no quiere ser quien es.

    Todo va bien hasta que vuelve a aparecer el tal Silver, el único supuesto farsante que su mentora no ha podido desenmascarar, y no solo eso, sino que incluso siembra un ápice de duda en la doctora al hacerle creer que su hijo quizás estuviera mejor muerto. Esto lo que ocasiona en murphy es una obsesión por destapar el engaño de Silver, ya que en su mentira es imposible que hayan poderes que no puedan ser explicados de forma lógica, lo que a la vez ocasiona que su subconsciente, saque a la luz lo que es y que intenta enterrar, y como sale? pues además de como a todos nosotros que cuando tenemos un conflicto lo resolvemos a nivel subconsciente con el sueño, claro, este chaval también tiene poderes, además lo manifiesta en el plano físico, ya que tiene la capacidad de alterar el mundo con su mente, esto lo que hace es alimentar aún más su mentira y atribuye estos fenómenos paranormales a silver y no a el mismo y además refuerza su obsesión con desenmascararlo.

    La película te lo cuenta desde el punto de vista de murphy por eso siempre creemos que es silver quien lo ocasiona y nos distrae para discernir si lo hace de forma fraudulenta o efectivamente silver tiene poderes, al final se ve que es un farsante, y nuestro prota se da cuenta de lo que ocurre y se acepta así mismo por fin. 

    En definitiva, todo lo que ocurre sin explicación aparente lo hace de forma más o menos consciente murphy, e incluso la muerte de la doctora, que pese a su afección cardiaca; el se sugestiona de tal manera que cree que silver es capaz de causar la muerte con la mente, cosa que al parecer ocurrió en el pasado, de forma fortuita ya que silver no tiene esa capacidad; pero el si lo hace posible debido a esta sugestión, si, es una gran putada pero creo que quien mata a la doctora es el mismo, aunque no de forma consciente claro, todo una artimaña de su cerebro para reforzar el autoengaño.

    FIN SPOILERS

    creo que bajo este punto de vista la película adquiere mucho sentido y otra dimensión, podemos achacar las incongruencias y los cabos sueltos a una torpeza del guionizaje, o podemos creernos todo y pensar que se deba a lo que comento arriba por ejemplo, pero vamos, que es mi interpretación nada más. En definitiva yo la disfruté mucho y la debatí largo y tendido con los colegas, y en un producto de este tipo es lo que busco. 

    De resto, y en el apartado técnico me gustó mucho también, muy buena banda sonora, y una fotografía y puesta en escena espléndida hasta el punto de creernos que estamos en los EEUU y no en Barcelona. Película muy recomendable y nada sencilla.

  • Anónimo

    Y qué se supone que significa la escena? Argg yo también me la perdí!!! 

  • Anónimo

    Pues vista la película me ha molado muchísimo aunque hay cosas que esperaba que no pasan y que habrían sido apoteósicas. 

    SPOILERS

    Entiendo que no lo hagan por trama pero argggg Weaver vs de Niro habría sido Bestial, Brutal, Apoteósico y sinónimos!!!

    Esa manía digo escenas con de Niro poniéndose y quitándose las Gafas NO una vez vale pero arggggggggggggg!!!

    Weaver sale poco y debería salir mucho más qué personajazo el suyo!!!

  • Rafa Martín

    A ver: mi problema no es que la peli vaya de un punto A a un punto C, mi problema es B.  El desarrollo. ¿Qué Murphy tiene el objetivo de desenmascarar a De Niro? Estupendo, pero me importa un huevo. ¿Por qué? Porque no sé quien es Cillian Murphy. 

    No hay un marco de referencia en Luces Rojas. No juega con mis expectativas porque no las tengo, porque no hay ni un solo rastro de rigor en el film. Cortés escribe hasta que se queda atrapado en una esquina, y recurre a soluciones extremadamente convenientes que intenta encajar forzando la trama de manera antinatural. 

    Ejemplo: El personaje de Murphy y sus habilidades telepáticas, pobremente definidas y diferentes en intensidad según le conviene al director. Un tío que es capaz de hacer temblar con la mente los cimientos de un edificio pero que recibe alegremente una paliza en un lavabo. Imaginamos que oculta sus poderes para no exponerse, ¿no?. Entonces, ¿por qué elige precisamente revelar sus poderes delante de una audiencia de trescientas, cuatrocientas personas?

    Murphy jamás se comporta como un psíquico a conveniencia del director, no de la historia. Todo pasa a conveniencia del director. Y sobre eso, 

    @PresidenteBartlet:disqus 

    Presi… pues qué quieres que te diga. Un narrador tiene todo el derecho del mundo a contarme una historia como le da la gana, pero Luces Rojas no es una historia. En su mayor parte es conjunto de sucesos arbitrarios, seleccionados según su valor efectista, y amparado erróneamente en que “como es un juego, todo vale” ¿Qué te vale a ti? Guai. Para mí es un recurso fácil. Porque si me tima en los detalles, me tima en lo general. 

    ¿Un personaje como Weaver, con sus capacidades de percepción tan desarrolladas, es realmente incapaz de detectar que está trabajando con el equivalente del profesor Xavier? 

    Weaver, personaje que no es el protagonista, pero hete aquí que tiene:

    – El mayor número de escenas con pegada sentimental.
    – La mayor conexión con el villano.
    – El mayor peso institucional
    – Las características mejor definidas.  

    y puf, desaparece.

    Y así, en ningún momento tengo datos fiables para preguntarme “Ey, en esta escena siguiente va a pasar esto”, para que la peli me quite la alfombra bajo los pies, como hacen los buenos thrillers. Aquí, pasa una cosa, y luego otra, y luego otra, todas ellas enlazadas a la gornú con la excusa de que “es un juego”. Bien. Pero yo también puedo jugar a eso. 

    El caso (y termino) es que muchísimas secuencias individuales son brillantes. La prueba de las cartas entre Jones y Weaver es cojonuda. Sabes que Weaver le va a descubrir, y sabes que tiene que ver con las gafas. Y no por esperarlo tiene menos gracia. Porque asienta el personaje de Weaver, porque te dice como funciona su cabeza. Cortés te cuenta eso de puta madre. Y como esa escena hay unas cuantas.

Críticas

Captura1

Malas personas. Grandes soldados.

tu hijo

Vivas recupera el espíritu de ‘Secuestrados’ para contar una historia de venganza que no es tal cosa.

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

Twitter

Podcast