Noticias

NOS VAN A SEGUIR ABURRIENDO

Parece que no hemos pasado suficiente aburrimiento con El Código Da Vinci y Ángeles y Demonios, no, ahora en Deadline nos cuentan que El Símbolo Perdido, tercera novela de Dan Brown en torno al peñazo de personaje de Robert Langdon, tiene guionista. El afortunado es Danny Strong, actor de Buffy Cazavampiros o Las Chicas Gilmore que tiene un par de TV movies a sus espaldas y que consigue así su gran oportunidad como guionista.

La buena noticia es que la dirección del proyecto está en manos de un hacha como Mark Romanek (Retratos de una Obsesión, Nunca me Abandones) y quizás eso le de cierto empaque a la adaptación de esta saga literaria que no sé cómo es sobre el papel, pero que sí he sufrido (y dormido) en el cine.

Mi mayor inquietud es si volveremos a ver a Tom Hanks con la ardilla voladora en su cabeza:

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Anónimo

    Yo diría más bien para que nadie los lea… porque la verdad es que una telenovela está mejor escrita. Y lo digo entonando un mea culpa que yo caí con el hype y me leí libro y medio… pero es que hasta la mierda engancha!

  • Anónimo

    Tio, tampoco hay que pasarse de listo. No es ningún analfabeto y sabe escribir aunque su nivel sea bajo y no tenga nada que ver con otros muchos escritores. Digamos que sus libros están hechos para que todo el mundo lo lea.

  • Alberto García

     Lo “gracioso” del asunto es que el señor Brown es profesor de literatura.

  • Anónimo

    Joder, yo aguanté 90 páginas y lo solté por lo mismo que tú. No sé si soy más duro que tú por haber aguntado más o más imbecil. Quizás simplemente más masoquista.

  • John Constantine

    En cuanto a los libros, “El Código DaVinci” me sirvió para comprender que el 90% de la peña no tiene ni zorra de lo que lee y se deja llevar por el hype, lo que leen los demás y los libros de lo que hablan en los telediarios. Cuarenta páginas aguante del mamotreto con la boca abierta de lo mal que estaba narrado hasta que no pude aguantar mas. Con la inmensa cantidad de Best-Sellers aprovechables, amenos o decentemente escritos que salen cada dos por tres, y que la gente perdiera el culo precisamente con uno de los peores…

  • John Constantine

    Lo siento mucho, pero después del botox que se marca en “LArry Crowne”, Hanks ya no pega como héroe de acción ni de coña.
    Aparte de que nunca he entendido que un personaje escrito inspirándose en y para Harrison Ford se lo dieran a Hanks, la verdad.

  • Anónimo

    Sopor que me produce, dinero de taquilla que me ahorro.

  • José Enrique Giménez Vizcaíno

    Después de leer el libro, que me pareció un truño infumable (que te leas el libro en dos patadas no es signo de calidad, sino de que no hay realmente mucha chicha, aparte de que fusiló la historia de un ensayo anterior y fue denunciado por plagio), el código Da Vinci me sorprendió porque no suele suceder que el libro sea peor que su adaptación fílmica. Aún así, la película es mala . Ángeles y demonios me gustó más porque no leí el libro (decidí que Brown al menos no obtendría de mí ni un euro para su cuenta corriente), y el tercer libro es un rollo patatero que descargué del Ares y me leí en tres días. Así que se me acabó Michael Langdon para siempre. La misma fórmula de hay un enigma, me meto en el lío de repente y todo el mundo tras de mí, pero no me pillan y resuelvo un enigma de cientos de años en dos días me parece un insulto a la inteligencia del lector por parte de este señor. Langdon debería de tener un ego insoportable, tipo Risto Mejide. Que descubrí el Santo Grial en dos días hombre. Y no demuestro la existencia de Dios porque no me da la gana.

    ¿A Brown qué le queda? ¿El conservador del Smithsonian asesinado que deja sus tripas colgando en la pared con un mensaje para descubrir donde está el arca de Noé? ¿Y que cuando se descubra, podría destruir el mundo? Vamos hombre…

  • http://twitter.com/carlosybarra3 carlos ybarra

    No es que El código Da Vinci sea mala: es que es un monumento a la suspensión de incredulidad. En serio, el conservador ese del Louvre que muere al principio debía ser Hannibal Lecter o el mismísimo conde Drácula porque se necesita un camión cisterna de sangre para llenar de grafittis misteriosos las paredes de medio museo, (dejemos a un lado el hecho de que un tirillas al que le han dado tropecientas puñaladas sea capaz de levantar no se cuántos cuadros y escribir pistas con una caligrafía más que aceptable, COMPLETAMENTE DESNUDO, añado, antes de morir). Comparado con esto, lo de los templarios y María Magdalena parece hasta lógico y todo. Pero es que lo de El símbolo perdido ya es de traca, aquí directamente a Dan Brown se le han fundido los plomos. Pura basura New Age que deja a El Secreto a la altura del Ulysses de James Joyce. No exagero. Al menos con los dos libros anteriores te reías y todo, pero con su última novela uno se pregunta si Brown se está quedando con el lector, ha perdido el único tornillo que le quedaba o está captando seguidores para su secta, sea cual sea ésta.    

Críticas

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

mi6

Pillad palomítas.

Twitter

Podcast