Críticas

LOS VENGADORES

Los Vengadores es una extraña mala bestia, repleta hasta los topes de grandes puntazos que sin embargo nunca dejan de parecer meramente circunstanciales. Es, a la vez, rico en sus detalles pero sorprendentemente austero en su estructura general: una larga introducción, un constrictivo segundo acto reducido a un único gran escenario y un clímax prolongado, intenso y megabrutal que parece puesto ahí para terminar de convencerte, a la fuerza, de que estás viendo un espectáculo histórico. Es una película que invierte, con enorme sentido de la decencia, tiempo y molestias en sus personajes, y sin embargo éstos nunca terminan de mover el film . En Los Vengadores, el sello personal de su director –es el primer film Marvel que lo tiene desde el inicio en 2008 de este “universo” particular con Iron Man–, se nota cada segundo, con calidad, pero invierte la mayor parte de su gran talento en enmascarar clichés con toques brillantes… y jamás termina de hacer la película completamente suya.

Cinco películas con la de Favreau, historias individuales afectadas por escenas-preparativo para este film y, con todo, Los Vengadores tiene aire de prolegómeno: la simplicidad de su trama, el largo primer acto de presentación, o la necesidad imperiosa de ganar al público con un final apoteósico. Parece que el film necesita triunfar desesperadamente, cuando en realidad debería capitalizar sobre todas las cosas buenas de sus entregas precedentes y poner la guinda del pastel. Y Whedon era la elección correcta para ello, no solo es un director capacitado para manejar repartos, sino con una extraordinaria sensibilidad para definir personajes con breves pinceladas –fijáos cómo en Serenity describe la dinámica de grupo en un plano secuencia–, sentido del humor para todos los gustos (increíble cociente de risas por gag en esta peli),  ideal para una producción con tantos protagonistas. Con fundamentos y buen sentido del frikismo, capacitado para escoger las influencias correctas (el Ultimates de Millar y Hitch, como se veía venir), y con corazón para humanizar a sus personajes.

Pero no llega. Le encorseta su propio plan de juego: una plantilla poco arriesgada, rescatada de sabe Dios qué versión del generador de tramas de superhéroes. Nuevamente nos encontramos ante un plan modelo Innecesariamente Complicado© en el que el manipulador, viboráceo y obsesivamente llorón dios nórdico Loki decide emplear un teseracto (conocido vulgarmente por los aficionados a los tebeos con el nombre de Cubo Cósmico), para abrir una puerta de entrada a un Ejército de Bichos Estándar con el objetivo de conquistar la Tierra. Loki es el gran ejemplo de los problemas que tengo con el film: un megamoñas de villano con ínfulas de grandeza que termina recibiendo tantas hostias que a la Marvel solo le falta vender el muñeco con el cartel de “Ouch!” como el del Coyote. Una de sus primeras apariciones, en Stuttgart, es sintomática del resto de escenas: justo cuando está sometiendo a la población (y a mis oídos) a golpe de monólogo, aparece un tipo normal que le planta cara y, sin destripar mucho, baste decir que tiene motivos de peso para hacerlo. Y entonces aparece el Capi y the game is on, motherfucker. Es un toque brillante que logra salvar lo que sin embargo nunca ha dejado de ser una escena innecesaria, chorra y denigrante para el villano. Y si os siguen quedando dudas sobre el estado de emergencia en el que vive la peli en este sentido: el agente Coulson, que no es más un personaje secundario que ha ido pululando sin mayor trascendencia por la serie de films precedentes, termina convirtiéndose en el gran gancho emocional de la peli. Porque Whedon no tiene otra cosa donde elegir.

Lo dicho aquí se aplica a los protas. Whedon domina al Capi, a Iron Man y compañía como si los hubiera creado: les ha destilado hasta llegar a la esencia (el porte regio de Thor, el sarcasmo de Tony, la anacrónica nobleza del Capi… intactas) y los actores más cómodos con el rol lo clavan de forma perfecta. El ejemplo de Downey Jr., fantástico y siempre implicado con frases a la altura, es válido, pero insisto una vez más en la aplastante convicción de Evans, porque este fulano REALMENTE cree que es el Capi. Sin embargo, estamos un arma de doble filo. Al reducirles al mínimo para marcar sus diferencias, todos los Vengadores parecen estereotipos de sí mismos.  Tienen una característica personal puntual, distintiva, y luego diferentes series de habilidades que dan mucho juego en las escenas de acción. Pero al ser de nuevo una historia de orígenes, sus relaciones entre ellos son todavía muy elementales: se acaban de conocer y se están tanteando. No tenemos clara la jerarquía, todos parten al mismo nivel y por ello fracasan los conflictos –rápidos, forzados– que Whedon intenta establecer entre ellos. La idea de repartir minutos no es mala y satisfará a muchos, pero no todos los personajes están a la altura (Johansson experimenta una mejora palpable, pero Hemsworth todavía no tiene calado del todo a Thor y Renner está criminalmente infrautilizado) y a mí me falta un ancla, alguien que guíe la acción, sobre todo en este film inicial. Whedon identificará el problema y se lo cepillará convenientemente en la secuela, seguro, pero ahora se lo anoto en el “debe”.

No se quejarán de los diálogos, eso seguro, fluidos y dotados ese ritmo tan particular que siempre te mantiene alerta porque ninguna pregunta de Whedon es idiota y ninguna respuesta es la que te esperas. Pero salvo un par de momentos en los que merecen ser realmente dominantes (una excelente duelo de ingenio rollo Lecter/Clarice entre Loki y la Viuda Negra), muchos carecen de un mayor propósito que el de demostrarte que Los Vengadores son seres humanos. Y eso no se dice. Se hace. Me faltan escenas. Prefiere hablar antes que mostrar. Prefiere enseñarnos a un Capi frustrado con un mundo que no entiende a través de una parrafada con Nick Furia, en lugar de intentar recuperar al amor que perdió en la guerra (¿cómo desaprovechas esa idea?). Deliberan, divagan, discurren y debaten pero no se mueven.

Quizás por eso las secuencias de acción de la peli son extrañamente liberadoras. En particular la primera de las gordas, en las que Whedon tiene oportunidad de desatar todas las capacidades de combate de sus protagonistas –no se olvida de la habilidad del Capi con las armas de fuego, y tiene el excelente gusto de dejar a Evans con el rostro al descubierto para que nos identifiquemos con el actor. Gran detalle– en contextos muy distintos y con funciones concretas, ricas y variadas. La mencionada secuencia es fantástica a todos los efectos. Ningún pero. Es más, el clímax sufre en comparación al poner prácticamente a todos sus personajes en modo destroyer (aunque es fantástico ver al puto Renner en acción, este tío ha nacido para hacer esta clase de pelis). Hulk domina prácticamente esta secuencia a pesar de que no se aprecia ninguna mejora ostensible sobre versiones digitales precedentes –a todo esto: frente a la intensidad de Norton, Ruffalo está con un valium en vena, el contraste funciona en detrimento del actor humano; aquí Ruffalo muere por la causa– y su director, nuevamente, nos concede un momento de BIG DAMN HEROES e, inmediatamente después, el Gran Momento Cómico del film (perfecto). Este señor no es idiota. Ni muchísimo menos.

No es idiota pero todavía no está suelto. Super Whedon  (Serenity) no solo es capaz de mezclar géneros: les da la vuelta, y es capaz incluso de crear personajes moralmente ambiguos sin que por ello dejen de conectar mínimamente con el público. Es capaz de usar robos, persecuciones, peleas como carril de la acción, progresando la trama sin artificios, y activando a sus personajes en cualquier momento y lugar. Es capaz de un nivel muy, muy, muy superior a lo visto aquí. Lo mejor de Los Vengadores es lo que va a pasar a partir de su estreno en EEUU, cuando haga 150 kilazos el primer finde y el jefe de la Marvel le ofrezca el oro, el moro y la libertad creativa que tanto ansía. Con eso, y con el monumental villano que se avecina para la segunda entrega, hay motivos de sobra para creer. Pero de momento, todo prólogo. Otra vez. Eso es lo que más me jode.


Joss Whedon | Joss Whedon, Zak Penn | Roberto Downey Jr., Chris Evans, Chris Hemsworth, Mark Ruffalo, Scarlett Johansson, Jeremy Renner, Tom Hiddleson, Clark Gregg, Cobie Smulders, Stellan Skarsgaard, Samuel L. Jackson, Gwyneth Paltrow, Paul Bettany, Alexis Denisof | James Chinlund | Jeffrey Ford, Lisa Lassek | Seamus McGarvey | Seamus McGarvey | Alan Silvestri | Victoria Alonso, Avi Arad, Louis D'Esposito, Jon Favreau, Alan Fine, Jeremy Latcham , Stan Lee, Patricia Whitcher | Kevin Feige | Marvel Studios, Marvel Enterprises | Walt Disney Company |
  • javiKnight

    Mejor que Gijoe si es, mucho mejor filmada/montada, tiene menos momentos absurdos, y los F/X  ganan por goleada.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast