Opinión

EL FASCINANTE MUNDO DE LAS MARCAS BLANCAS

Definición de marca blanca dada por la Wikipedia

Una marca blanca, también llamada marca del distribuidor o marca genérica o marca propia, es la marca perteneciente a una cadena de distribución (generalmente, híper o supermercado, pero también de gran distribución especializada) con la que se venden productos de distintos fabricantes. Las marcas blancas se han considerado tradicionalmente una estrategia B2C (abreviatura de Business-to-customer, «del negocio al cliente», en inglés). Además, las tiendas descuento apuestan por las marcas del distribuidor con una excelente relación calidad/precio.

Como consumidores, cuando nos interesa un producto genérico y no nos importa la marca, a no ser que padezcamos alguna marquitis severa, solemos recurrir a las marcas blancas que por un precio bastante inferior funcionan igual de bien que otro más afamado. En el cine sucede lo mismo. Siempre ha ocurrido. Se buscan a determinados actores que se ajusten a un proyecto pero por algunas cuestiones – conflictos de agenda o elevado caché – se acaban eligiendo a otros que probablemente no tengan tanto renombre pero sí que son igual de efectivos y quién sabe probablemente gracias a esto nazca una nueva estrella. Así le sucedió a Paul Newman que se hizo con el papel de Rocky Graziano en Marcado por el Odio tras la muerte de James Dean. Lejos de un caso tan extremo sirve como ejemplo Sandra Bullock que fue proclamada aspirante a Novia de América gracias a la comedia romántica Mientras Dormías, una cinta que estaba escrita para el lucimiento de Demi Moore. De paso se convirtió en la marca blanca de Julia Roberts. La Bullock no cobra tanto como la célebre protagonista de Pretty Woman y convoca también a los espectadores, es más, cuenta con un gran éxito de taquilla reciente, como es The Blind Side estrenada a finales 2009, por el que la actriz fue premiada con el Oscar, mientras que para hablar del último gran éxito de Julia Roberts tendríamos que remontarnos a la película por la que ganó el Oscar, Erin Brokovich, estrenada en el año 2000. A pesar de todos los puntos que tienen en común la Roberts siempre ganará a la Bullock ya que es uno de los iconos del cine de los últimos veinte años y llegó a contar con la bendición de la mismísima Katharine Hepburn, algo que ni siquiera ha conseguido Meryl Streep ya que la Hepburn la detestaba.

Las modas evolucionan a un ritmo vertiginoso, y más en los tiempos que corren, ¿cuánto dura un Trending Topic en Twitter? y ¿cuánto tardamos en olvidarlo?. Las nuevas estrellas de Hollywood tienen una vida muy corta, a no ser que demuestren algo que las haga diferente a las demás. Y mientras llegan a algo, si es que lo hacen, reciben una etiqueta. Las más comunes son “el nuevo Marlon Brando” o “la nueva Audrey Hepburn”  y no hace falta hacer grandes méritos para recibir esta calificación. Por ejemplo, Rooney Mara ha pasado a ser la nueva Carey Mulligan, asumiendo aquéllos proyectos que hasta hace unos meses iban destinados a la protagonista de An Education y probablemente dentro de un año nos encontraremos con la nueva Rooney Mara. Y Carey Mulligan ¿quién es? la crítica la adora, Roger Ebert dijo que era la nueva Audrey Hepburn, el gafapasta de manual la ha convertido en su nueva musa y las Careyfans se pirran por imitar su estilo pero su carrera sigue sin contar con un éxito que la permita pasar a ligas mayores, por el momento sigue siendo una aspirante más a marca blanca de Kate Winslet.

¿Qué sucede cuando un intérprete es superado por su marca blanca? Es el caso de Edward Norton y Ryan Gosling. Norton dio el pelotazo a mediados de la década de los noventa con títulos como Las Dos Caras de la Verdad o American History X, por las que fue nominado al Oscar, que le llevó a ser considerado el heredero natural de Robert De Niro, el glorioso de los 70-80. En el año 2001, tres años después de American History X, se estrena The Believer que sitúa a Ryan Gosling en el mapa, después de su paso por algunas series juveniles y por Mickey Mouse Club. Y a partir de este momento Gosling estaba cuando no se podía obtener a Norton, es decir, cuando el personaje era más joven o cuando no había mucho presupuesto. Gracias a sus últimos éxitos, especialmente Drive, Ryan Gosling ha podido quitarse esa etiqueta de marca blanca de Edward Norton. Lo malo para Norton es que lleva mucho tiempo desaparecido, veremos qué tal le va en Moonrise Kingdom de Wes Anderson y en El Legado de Bourne de Tony Gilroy, porque corre el riesgo de convertise en la marca blanca de quien había sido su versión low cost y para eso ya está Ben Foster.

Pasando al cine español. Nuestra cinematografía nunca ha podido gozar de un star system propiamente dicho, ha tenido grandes estrellas como Imperio Argentina,  Sara Montiel, las folclóricas de la época, como Lola Flores, o nuestra réplica de Shirley Temple como fue Marisol, que tuvo sus imitaciones. Pero después del Franquismo y superada la etapa del destape, el cine español ha sido incapaz de generar estrellas que sean capaces de llenar los cines y lo más importante, que sean exportables. Antonio Banderas, Penélope Cruz y Javier Bardem sí lo han logrado y por eso son los únicos que hoy en día pueden ser considerados como verdaderas estrellas del cine español, aunque sería injusto dejar atrás a Victoria Abril y Carmen Maura que han sido acogidas por el cine francés. Aspirantes a marcas blancas de Banderas, Cruz y Bardem hay para aburrir, Luis Tosar lo sabe bien, puede ser uno de los mejores actores españoles de la actualidad pero es la opción B, es decir, el caramelo que le ofrecen ha sido rechazado antes por Bardem, y cuando sea finalista a un premio junto al oscarizado actor nunca será caballo ganador.

No podemos decir lo mismo de Paz Vega. Iba por el camino de proclamarse en marca blanca de Penélope Cruz, de hecho se hizo con el papel de Carmen en la versión perpetrada por Vicente Aranda que estaba pensada en primer lugar para el lucimiento de la de Alcobendas, pero mal aconsejada por su marido, que pretendió convertirla en la diva más grande de todos los tiempos del cine español, dejó de tener oportunidades y tampoco logra hacer nada destacable en el cine internacional. Ahora le quedan sus apariciones en la revista ¡Hola! y en algunas publicaciones de moda, o calendario chochi, para recordar al personal que sigue en activo. Descartando a Elena Anaya, que va lanzadísima después de La Piel que Habito algo que la ha llevado a su incorporación a la todopoderosa CAA, de la nueva hornada de actrices del cine español la que aspira a ser marca blanca de Penélope Cruz es Inma Cuesta, que está en todas partes a la espera de un gran éxito que la consolide como candidata a ser opción B. De hecho, Nacho Cano, ese gran visionario, al ver lo parecida que es la Cuesta a su célebre ex la fichó para el musical Hoy no me puedo levantar. Cinematográficamente hablando Mónica Cruz es la versión Troma de su hermana y tan solo es marca blanca para los eventos sociales, la apertura de un sobre o algo similar.

Estas son algunas marcas blancas. Podéis proponer las vuestras en el hilo de comentarios.

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula, canallóloga y oscaróloga a mi pesar.

  • http://www.facebook.com/people/Gerardo-Medina-Pérez/1108401785 Gerardo Medina Pérez

    Normal que la Hepburn odiara a la Streep. Es cargante en pantalla esta señora. En cuanto a Roberts, su último gran éxito fue Ocean’s Eleven. Vale, no fue por ella, pero fue su último taquillazo.

  • http://miaac24.livejournal.com/ miaac24

    Chaning tatum quizas

  • http://miaac24.livejournal.com/ miaac24

    yo creo que shia labeouf es el nuevo tom cruise

  • http://twitter.com/turambar1916 Turin

    Discrepo, Gemma Arterton si puede rellenar el vestido…

  • Anónimo

    Muy interesante artículo Mary Carmen. Me he preguntado quien sería la marca blanca de Nicolas Cage, el propio Cage?

    Recuerdo que a finales de los 90 el marca blanca de Tom Hanks, en temas de comedia, podría ser Jim Carrey.

  • http://twitter.com/turambar1916 Turin

    En mi pais les llamamos tapa amarilla…

Críticas

apocalipsis

Hay un nuevo poder mutante: LA DESIDIA.

cabro

Superstición destructora.

high-rise-poster-pic1

Rebelión en el planeta del señor Gutiérrez.

sino

Ramificaciones de una historia.

civil war

Rozando el ideal de Marvel con la yema de los dedos.

Twitter

Podcast