Críticas

The Amazing Spider-Man

Es complicado disociar The Amazing Spider-Man de sus precedentes. En los últimos meses, la sombra de los films de Raimi ha planeado sobre cada clip, cada entrevista, e incluso sobre la fecha de estreno, inusualmente cercana al fin de la trilogía original, completada hace cinco años. Viendo la película, es aún más difícil, porque todo parece indicar que ha sido concebida como una “reacción”: centra sus fuerzas en tener lo que las tres primeras no tenían; en particular, menos ingenuidad, y modifica algunas partes de su historia (introduciendo nuevas tramas, alterando algunas escenas canónicas) para que no la señalemos con el dedo y la acusemos de copiota. Gana pocas cosas haciéndolo, y sus pérdidas son graves: la primera y fundamental, parece que tiene miedo a ser divertida. Pero la renovación también va acompañada de decisiones correctas: un director competente, más profesional que talentoso y, sobre todo, un protagonista absolutamente comprometido con el proyecto. Y solo por eso –que en realidad, no es poco– el film se salva con lo justísimo y se convierte, como otras tantas, en la promesa de una vida mejor, en forma de secuela.

Ya conocéis el percal: el amable y decente Peter Parker (Andrew Garfield) no está destinado a ser nada más que un chico normal, pero la mordedura de una araña radiactiva le confiere habilidades similares a las del animal, punto de inicio de un viaje emocional que terminará convirtiéndole en un héroe, a costa de grandes pérdidas que definirán su carácter. La picadura, además, pone en marcha una cadena de acontecimientos directamente relacionados con la misteriosa muerte de sus padres, que pretende esclarecer a través de la información que posee el doctor Curt Connors (Rhys Ifans), en última instancia villano del film: El Pato Donald El Lagarto. Esta es la versión simplificada de una extraña cadena de oportunismos que aproximan a los personajes de forma un poco chocante: el interés amoroso de Peter, Gwen Stacy (Emma Stone), es a la vez su compañera de instituto, ayudante de Connors e hija del capitán de Policía (Denis Leary) encargado de perseguir al Trepamuros. El mundo es un pañuelo. No voy matando viejas por la calle por encontrarme cosas como estas, pero me joden las conveniencias porque generalmente son sinónimo de pereza y suelen esconder defectos mucho más graves. Algunos están relacionados con el hecho de que la parte superheroica la han escrito con una plantilla –lo que podría ser admisible, dependiendo de vuestra tolerancia– pero los fallos más importantes están relacionados con el alma del film: en lo que a Peter se refiere la película se pasa de rosca. Completamente.

En la personalidad de Spiderman se ha sustituido ingenuidad por crueldad, y el film jamás se sobrepone porque, al hacerlo, mata a lo que hace especial a nuestro héroe: el perdón. En este film, Peter Parker jamás es absuelto del trágico suceso que marca su existencia y se transforma movido por la venganza, un factor muchísimo más complejo, generalmente asociado a personajes de turbia moral y no a un chavalín de 17 años, estudiante aplicado y sobrino amado. Evidentemente, se desarrollará en la secuela pero como película en sí misma, este mero detalle arruina a un superhéroe distinguido porque sus valores morales (entre ellos su capacidad para perdonarse a sí mismo) emergen de las personas que le quieren y porque ahí reside el sentido de la diversión de este héroe –y por extensión, de la peli–. Cuando un film comete el error tan absolutamente bestia de intentar siquiera convertir a un tío llamado “tu amigo y vecino” en una copia de The Punisher –y además sin gore–, da un poco igual enumerar el resto de problemas que tengo con el guión de la peli. Este es el que hay que señalar. Todo lo demás –situaciones rocambolescas, villano mal desarrollado, dónde está Sally Field, me quieres cerrar una puta trama, falta de escenas de acción memorables, etc…– me parece discriminable. Si esta es la esencia de este reboot, es un fracaso.

No obstante, hay que levantar un poco la mano, porque hay al menos dos personas que se están partiendo el pecho para convencerte de que este no es un producto de “pasa por caja y jódete, que ya la has visto antes”: Marc Webb y Andrew Garfield. El primero, director de 500 Días Juntos, fue fichado para dar importancia a los personajes, pero triunfa realmente por su insistencia en dar a The Amazing Spider-Man un constante empaque de película, comenzando por la sen-sa-cio-nal fotografía de John Schwartzman (La Roca), que concede tanta importancia a las sombras como a los colores y da verdadero carácter distintivo a muchas escenas míticas de nuestro personaje (comenzando por la de la picadura, donde los tonos azules adquieren protagonismo total). Amazing está rodada con clase y elegancia, aprovechando el encuadre y la luz, que varían desde oscuros callejones a la penumbra de la casa de nuestro héroe, pasando por la limpieza de los laboratorios, lo que da a la peli mucha presencia física –ayudada por el diseño del fallecido J. Michael Riva, que da lo mejor de sí en el edificio de OsCorp y en el domicilio de nuestro prota, repleto de viejos afiches– y por lo tanto, el realismo que persigue. La acción es medianamente limpia y clara, pero le falta la capacidad visual para impulsar secuencias de combate bastante pedestres y carentes de importancia real en la trama (la del puente de Brooklyn…otra vez) o ideas poderosas (salvo momentos aislados como un innovador uso de las telarañas similar a, ojo, El Cabo del Miedo).

Lo de Garfield merecería un comentario aparte: sin conocer sus precedentes, se trata de un descubrimiento. Ojo. No es perfecto, porque su personaje no lo es, pero el chaval se está dejando la piel en cada escena, siempre intensificando las emociones de su personaje sin caer en la sobreactuación. Es a la vez un adolescente aislado y un chaval extasiado con sus nuevas habilidades. Es quizás un poco mayor (28 años) para el momento en el que transcurre el film –y dejemos de hablar del cabeçao– pero su figura escurridiza, menos atlética, sienta mejor a los modos y maneras del personaje. Siente dolor, es humano y está perdido. No me gusta verle así y me parece contraproducente por los motivos explicados, pero ahí está. Y cuando está solo es bueno, pero cuando está acompañado, mejor. Destila química con el resto del reparto, ganada o no, y cuando se junta con el extraordinario Martin Sheen, que es la nobleza encarnada, llegan las mejores partes de la película: te crees que estos dos son familia. Con Stone, la relación funciona más por lo que se dicen con la mirada que por lo que sale de su boca. Esta es la especialidad de Webb y aquí sí que no pongo pegas: hay una conexión entre ambos porque los dos son buenos actores y el director se los trabaja como si fuera un drama. Toda la película se ha construido desde ahí. Equivocadamente, en mi opinión personal. Pero es difícil, y hay que tenerlo en cuenta.

Su director, su actor, el sentido cinematográfico… son factores positivos importantes. Con lo de la diversión, estoy en mitad de la balanza. Es movida, sí. Pero no es alegre. Incluso los ejemplos más brutos del género se lo pasan bien con ellos mismos. A Amazing parece que le da vergüenza. Vamos a poner a Peter haciendo parkour a contraluz, no sea que veamos lo bien que se lo está pasando el muchacho. Manda cojones que vaya a dar un aprobadete a una peli que desdeña flagrantemente a su protagonista y atraviesa tantas dificultades para cumplir lo mínimo que me esperaba de ella como entretenimiento, pero son quejas que parten de un elevado nivel de exigencia y, en el fondo, lo podéis ver como una especie de mérito: siempre he creído que era mucho más complicado construir películas a partir del hombre, y no del “súper”. Pero esto son palabras mayores. De ellas, solo puedo recordar un ejemplo prácticamente perfecto. Apareció en 2000. Salió una vez. Y creo que no se repetirá jamás.

*Hay cutrescene durante los créditos. No pasa nada si os la perdéis, porque es una soberana tontería.


Marc Webb | Andrew Garfield, Emma Stone, Rhys Ifans, Martin Sheen, Sally Field, Denis Leary, Irrfan Khan, Campbell Scott, Embeth Davidtz | James Vanderbilt, Alvin Sargent, Steve Kloves | James Horner | John Schwartzman | J. Michael Riva | Alan Edward Bell, Michael McCusker, Pietro Scalia | Laura Ziskin, Matthew Tolmach, Avi Arad | Stan Lee, Michael Grillo | Columbia Pictures, Marvel Studios | Sony Pictures |
  • http://twitter.com/Carlosdino88 Carlos de Miguel

    Jum…. A  “The Amazing Spider-Man” no le ayuda en absoluto la existencia de la saga “Spider-Man”. Y eso que, pese a que la 1 y la 2 me parecen estupendas, tenían cosas que no me gustaban nada. Y puse a parir la 3 como el que más. Pero, pese a todo, no he conseguido olvidarme de ellas, y eso le hace un flaco favor a este remake, reboot o lo que sea. 
    Y que conste que no iba con prejuicios de ningún tipo, tenía unas ganas enorme de verla. Me mola mucho Spider-Man, y estaba convencido de que esta nueva película sería un soplo de aire fresco después de la decepción de la tercera. Peeeero…. 
    No me gustaba Tobey Maguire como Peter Parker, para nada, y Andrew Garfield me parecía una genial elección….. pero hay algo que no ha terminado de encajarme, no por su actuación, sino quizás por el tratamiento del personaje. No tanto vengativo, como atormentado y malhumorado. Efectivamente, es mucho más Ultimate. Y no estoy seguro de que le venga bien. A mí no me dio la sensación de estar viendo una peli de Spider-Man. Se me hace raro ver al “amigo y vecino” dando saltos por NY sin la BSO de Danny Elfman. Y me falta Spider-Man en la peli. No me malinterpretéis, no quiero que esté todo el rato en pantalla dando brincos y repartiendo. Pero en la segunda de Raimi, casi todo el rato teníamos a Peter Parker, pero las pocas veces que aparecía el trepamuros… madre mía. No me dio la sensación de que hubiera nada de eso aquí. Efectivamente, faltan partes memorables. Odio la escena de las grúas. Rhys Ifans y El Lagarto están bien, pero para mi gusto roban demasiados minutos, y no es sin embargo un villano potente, carismático.
    Y eso que hay cosas que me gustan: me gustan ellos dos, mucho. Me gusta la “arañosidad” que le han dado al personaje. Me gusta el Spidey vacilón. Me encanta el momento de la máscara con el niño en el puente (es ahí donde empieza a cambiar la mentalidad de Peter). Me gustan las escenas finales. Me gusta el tío Ben. Pero, joder, ¿dónde está la tía May? A qué ha quedado relegada? ¿Dónde está J.J.Jameson? Dónde están las escenas “Spidey por la calle + reacción del público”, que tan bien llevadas estaban en las de Raimi? Efectivamente, es demasiado seria. Y no es comparable a Batman Begins, ni de lejos.
    Quizás, con siguientes entregas, el espíritu propio que tiene esta peli llegue a afianzarse, y de verdad convenza como “una versión distinta de Spider-Man”. Pero hoy por hoy, el fantasma de la trilogía de Raimi planea en todo momento sobre la película.

  • Sir Didymus

    Muy de acuerdo con tu opinión. Es más, estoy leyendo en varias páginas una cantidad de espumarajos desenfrenados fruto del odio que no me puedo creer aún. Es que a los que nos ha gustado esta nueva versión, a riesgo de equivocarme, a NINGUNO nos ha parecido perfecta como película, pero tiene sus virtudes, y más comparada con la primera (que es con la que se debe comparar) de Sam Raimi.

    De hecho, los 2 ó 3 momentos que menos me han gustado de esta nueva son precisamente los que me han recordado a las pelis de Raimi como:



    SPOILERS:





    El momento “grúas” (aunque vista una segunda vez, y pasado el “disgusto” inicial, no me parece tan ñoño)

    Cuando Peter despierta en el metro con los poderes y les da una “paliza” a los demás sin querer rollo “slapstick”. ¡Parece idea del propio Raimi, por Dios! xD

    La forma con la que Peter “agarra” a Gwen con una telaraña cuando le revela que es Spider-man, enrollándola como una peonza… Parece sacado del “emo-Peter” de la tercera parte… Bien es cierto que, de no haber exisitido ese aborto, a lo mejor ahora esto que digo de Peter y Gwen no me llamaría la atención para mal…

  • n n

    Webb ya dijo que no repetía.

  • n n

    A mi es que con las de Raimi me pasa una cosa, salvo la segunda, porque es la más épica de las tres, y la más completa, pero la primera me parece como el Batman de Burton, que no ha envejecido nada bien (y irá a peor). He leído por encima algunos comentarios y decís que infantil no es sinonimo de tontolaba y así… bueno, es que yo no diría infantil siquiera, diría ñoño, o lo que los americanos llaman “cheesy”. Pero claro, luego hay gente que el Batman de Burton le sigue pareciendo la repanocha, incluso hay gente que, más allá de la comedia (es un gran guión de comedia), les encanta Superman, así que es una cosa más de gustos que otra cosa.

    Pero en general esta peli me parece mejor, no ya porque busque ser más “adulta y oscura”, que tampoco lo busca tanto, simplemente porque se toma algo más en serio a sí misma y al material con el que trabaja (la oscuridad y lo adulto de la peli salen solos de ahí). El guión es mejor, los actores están mejor y la dirección, en general, es mejor. Solo ya eso la convierte en mejor película. Creo que el gran problema que tiene es haber salido 10 años después del primer Spiderman y contar la misma historia, y eso es una cosa circunstancial más que nada, no puedes condenar a una película por haber salido en el momento equivocado.

    Y sí, el momento equivocado es fruto de unos productores más hambrientos de hacer caja y conservar los derechos que de otra cosa, es verdad, pero es que en lugar de quedarse en eso y hacer un Spiderman 4 avergonzante (la tercera ya apuntaba a Batman Forever, no me quiero ni imaginar un Spiderman 4 al más puro estilo Batman y Robin) han decidido hacer una película mejor. 
    El genero ha crecido y esta película (cómo X-Men primera generación, Iron Man 1 y  Los Vengadores y en menor medida el Capitán América -digo en menor medida porque en el fondo fue una de las “hecha en serie”) demuestra eso. Ya no volveremos a tener los Spiderman de Raimi, los cuatro fantásticos o Daredevil. O puede que sí, pero menos (ahí está Green Lantern)

  • Leto83

     Adoro esa foto.

  • Leto83

     Como bien he dicho, la peli me ha molado mucho javi. El tema es que Los vengadores, como conjunto de personajes, me molan mucho más que Spidey. Simplemente es eso. Puede ser un argumento válido o no, según cada cual, pero soy muy consciente de que Los Vengadores tiene también situaciones forzadas y/o perezosas, pero es tal el carisma de los protagonistas que a mí me han ganado en ese sentido. Este Spiderman no llega a ese nivel, por lo que soy más dado a ver esas situaciones forzadas y no pasarlas tan por alto como con Los Vengadores.

    En ambas pelis considero que lo positivo consigue ganar a lo negativo. Simplemente, para mí, Spiderman no tiene tantos puntos positivos como Los Vengadores como para inclinar tanto la balanza, o quizás los positivos en esta no hacen que me olvide del todo de los negativos como en aquella…no sé si me explico. Los Vengadores juega con ventaja al haber mayor diversidad de personajes, y todos ellos con un carisma brutal, y fue por ahí por donde la peli me ganó por entero.

    Es decir, es muy posible que no sea del todo objetivo valorando los puntos negros de ambas cintas, ya que en una se los veo más gordos que en otra cuando es muy posible que anden parejas. El gran problema es que con Los Vengadores me lo pasé demasiado bien, y con este nuevo Spiderman también me lo he pasado muy bien, pero no fue esa orgasmatrada (creo que acabo de inventar un palabro nuevo!) que fue la peli de Marvel.

    Yo creo que el principal problema de este nuevo Spiderman es que no sabe muy bien a qué subgénero de súpers quiere adscribirse. Por una parte tenemos al batman sesudo de Nolan (pese a quien le pese, este hombre ha creado escuela en el género) y por otra parte tenemos al Universo quizás más light que Marvel Studios nos da con el Capi and company, tanto en los spin-offs como en Los Vengadores. Y este Spiderman quiere tomarse más en serio a sí mismo, dándole mucha mayor carga dramática al personaje protagonista, y por ende al contexto que le rodea. El caso es que a veces parece de un equipo y a veces del otro. Y al quedarse ahí un poquito a medias es donde puede dar esa sensación de “sí pero no”.

    Personalmente, espero que se curren un guionazo para la secuela, ya que el mejunje de esta primera entrega tiene unos ingredientes cojonudos para hacer una gran secuela. Me encanta Garfield, me encanta Stone, me encanta el nuevo Spiderman (mucho más ágil y de posturitas que su predecesor cinematográfico), me ha encantado el lagarto como villano (y que no muera mola un cojón), me encanta el trasfondo de los padres de Peter, dándole un enfoque de más a largo plazo que lo inmediatamente acuciante, me encanta el humor de Parker enfundado en las mallas (si nos fijamos, el punto de inflexión de este Parker es al salvar al niño, obvio, y es ahí donde deja de comportarse como un ser absolutamente superior a los tipos con los que se encuentra, como con el mindundi ladrón de coches, dejando de lado el sentimiento de venganza y pedante superioridad y pasar a ser consciente de su verdadero rol en la ciudad)… Son ciertos detalles de algunas situaciones las que no me han terminado de convencer en el conjunto, pero que con un buen pulido de cara a la secuela espero y confío en que se mejoren.

  • Sir Didymus

    Joder, has expresado a la perfección mi opinión sobre el tratamiento del personaje (desde luego, también mejor expresado). De hecho es algo que no sé si atribuirle al guionista o en parte al director, y es que de las dos películas que he visto de él, en las dos los personajes tenían una complejidad “humana”, con sus virtudes y sus fallos. Yo no veo que Peter Parker vaya movido únicamente por venganza y punto, sino, como dices, de paso ayuda a gente. Es bastante más humano que el que un chaval diga a esa edad “ey, ¡no pasa nada!”. Es más, en la de Raimi… ¡También se cabreaba e iba en busca del asesino, acabando con su vida (aunque fuera por accidente)!

    Si saben jugar con lo que tienen entre manos, deberían aprovechar el que aún no ha pillado al asesino (algo que creo que han hecho adrede) y en la segunda que por fin lo atrape, y creo que podría ser una escena bestial y emocionante, ya que estaría furioso al reconocerlo pero sería como nos pasa a todos alguna vez en la vida, que estamos cabreados pero cuando tenemos delante a la fuente del cabreo nos paramos un momento y pensamos “¿y ahora qué?”. Creo que deberían hacer una escena así, y que opte por no hacerle nada y simplemente entregarlo a la policía (podría incluso romper a llorar de la tensión cuando lo atrapa y darse cuenta que no quiere arrancarle la cabeza allí mismo). Ahí veríamos una evolución del personaje en cuanto a valores, asentándolos y haciendo que su tío, esté donde esté, pueda sentirse orgulloso porque hizo lo correcto.

  • javiKnight

    Por supuesto, ademas Rodro indico que la producción fue a marchas forzadas por el tema de los derechos, de ahí el pulido del LIDL que llevaron a cabo con el guion.
    Peeeero hay otras producciones que has visto TÚ este año con muchos Supers juntos con las mismas incoherencias.
    Lo que me molesta es el criterio soluble, o ley del embudo. Si es una chorrada para esta película, es una chorrada para TODAS.
    Y no lo digo por ti, ojo. En plan Global.

  • http://profile.yahoo.com/KA6RZCINQ6CFLXPMEUUD4STMEA Mikel

     Te va a encantar este video…
    SPOILERS del comportamiento de la mayoría de los personajes en Prometheus o de porque el guión es tan flojo, vamos.

    http://www.youtube.com/watch?v=yFYmv6t_Xyg&feature=player_embedded

  • Leto83

     A ver, la muerte del tío Ben, tan criticada, a mí me parece muy bien llevada. Como han dicho por ahí, es mucho mejor que en la anterior saga. Ben ha salido a buscar a Peter, le pierde el rastro pero andan cerca en todo momento. Peter entra a comprar, hay un robo, el ladrón se topa con el tío Ben y ya está. Eso no es inverosímil. Ben está en el momento y sitio inoportunos. Ni más ni menos.

    Es inverosímil el modo de colarse Peter en el edificio Oscorp (coge una tarjeta de no se sabe dónde y ale, soy Rodrigo Cortés y grasiass) o en el mismo edificio saca la clave de la puerta de seguridad como de un Iphone se tratase. Sí, tiene elementos fantásticos la peli, pero eso no implica que no sea coherente consigo misma en según qué partes. La historia va de un chaval que adquiere poderes al morderle una araña. Vale. Eso no significa que tenga cancha libre para hacer cosas un tanto ridículas como los dos ejemplos que he puesto pasándose por el forro la supuesta seguridad de una macroempresa o corporación de investigación o lo que sea para colar al protagonista en el meollo de los experimentos.

    Ojo, que a mí la peli me ha gustado mucho y le he cascado un 7 muy feliz. Pero hay cosas que están forzadísimas.

Críticas

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

Twitter

Podcast