Críticas

Sólo Es el Principio

Ahora que estamos viviendo una crisis monumental y cuyas consecuencias se notan gravemente en el recorte de derechos sociales que dábamos por inamovibles, viene de perlas un documental como Sólo Es el Principio. No es que el documental aborde las consecuencias de la crisis, de hecho no es casi ni un ruido de fondo, lo que hace es precisamente lo contrario, hablar de las bondades de un sistema pensado por y para la gente, concretamente para unos niños que el día de mañana nos darán el relevo generacional.

La película es un retrato delicado y sin adornos de un proyecto educativo en el que se introducen clases de filosofía, o más bien talleres, para niños en edad preescolar. A lo largo de varios meses somos testigos de como los niños de una clase se inician en algo tan propio de la edad adulta como es la reflexión pausada, el diálogo y el lidiar con ideas, pero siempre enfocando la actividad hacia ellos mismos, haciéndoles hablar y dejando que escuchemos lo que dicen. Ellos son los completos protagonistas de este documental en el que los directores consiguen casi convertirnos en un partícipe más de esas conversaciones en torno a una simbólica vela en las que se abordan temas como el amor, la muerte, la libertad o el pensamiento.

© Good Films

Es fantástico ver la evolución en la capacidad de escucha y reflexion de los chavales y la apuesta clara de los directores de no dictarnos las conclusiones, sino de hacernos sacarlas nosotros mismos, nos permiten ver a lo largo del metraje de la excepcional influencia de una actividad que seguramente en España parecería prescindible, pero que sin embargo se revela como un catalizador de cara al diálogo con los padres, por ejemplo. Es más, consiguen, mediante esa mirada infantil que domina la película, hacernos recordar como nuestra escala de valores a menudo cambia con los años hasta el punto de ver un punto de ingenua sensatez que a veces se echa en falta en los adultos.

La película es un ladrillo más en la ya consolidada tradición de un cine francés que focaliza en el sistema educativo un interés revelador. Muchas veces nos miramos en países como Francia o incluso modelos más socialmente avanzados como los de los países nórdicos y este cine refleja que esa conciencia y esa evolución hacia un estado del bienestar consolidado nace y se forja en la educación.

© Good Films

Siendo de 2010, no sé si esta clase de iniciativas siguen vigentes o si los recortes han afectado también a ideas tan brillantes como ésta, pero sin duda el mero hecho de que allí se las hayan planteado y hayan permitido implementarlas a edades tan tempranas justifica en gran medida las diferencias que encontramos después respecto a ellos en temas como la protección de la cultura, la sanidad o la educación. No será tampoco un sistema perfecto, pero desde luego el orden de prioridades es considerablemente más justo que aquí.

Más allá de esa valoración, que siempre me enciendo, quizás la película sea algo reiterativa al ceñirse tanto al entorno del aula y poco, aunque se muestre puntualmente, a la influencia de estos talleres en el entorno familiar o en otras facetas del día a día. Pero sin duda es un gustazo poder disfrutar de una película que te acerca a la niñez sin forzar la situación y que te permite disfrutar del proceso de crecimiento intelectual y emocional de los niños protagonistas.


Good Films | Pierre Barougier, Jean-Pierre Pozzi | Frédérique Albrecht, Cilvy Aupin | Jean Condé | Centre National de la Cinématographie (CNC), Ciel de Paris Production, Région Ile-de-France | Pierre Barougier, Jean-Pierre Pozzi | Pierre Barougier, Jean-Pierre Pozzi |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • 00110011

    Amigo! es tan importante que ahora mismo estas filosofando. ¿Conoces la filosofía del absurdo de Albert Camus?

  • Ignacio Jesus Asensio Lavilla

    Aceptadas ^^

Críticas

dunkerque

La guerra sensorial.

apesposter.jpg 800×1185

Destrucción mutua asegurada.

baby driver 1200 1200 675 675 crop 000000.jpg 1200×675

Más chasis que motor. (Por Doctor Diablo)

atnight

Otro cuento sobre los efectos del miedo.

colossal

El monstruo depresivo.

Twitter

Podcast