Noticias

Andrew Stanton rompe su silencio

Andrew Stanton charló la semana pasada con la gente de LA Times en la primera entrevista que el director concede desde el estreno de John Carter hace medio año.

La película, a pesar de haber resultado increíblemente digna teniendo en cuenta su desarrollo caótico (regrabaciones, un presupuesto de más de 250 millones, un marketing incapaz de conectar con el público…), acabó convirtiéndose en el mayor fracaso comercial del año, arrojando unas pérdidas de más de 200 millones para el estudio. Ahora Stanton nos acerca a su experiencia, de la que deja claro que no se arrepiente y en la que, a pesar del problemático salto que supuso pasar de la animación a imagen real, siempre tuvo el control y apoyo por parte de Disney desde el primer momento.


“Me dejaron a mi aire desde el primer día hasta el último”.


© Al Seib / Los Angeles Times

Stanton, acostumbrado al modelo de trabajo en la animación de Pixar, se encontró de repente en grandes sets, con actores, un equipo de cientos de personas dependiendo de él y un calendario que se le iba echando encima. Tras completar la fotografía principal, el director tuvo que volver a rodar durante varias semanas y cambiar el guión para pulir el resultado inicial, lo que disparó el presupuesto y atrajo miradas de desconfianza hacia la película; cosa que hasta ahora no le había ocurrido en animación, donde cada vez que se comete un error se abre la oportunidad de mejorar el producto final. “En Pixar está bien equivocarse”, asegura John Lasseter, presidente de Pixar. “Nadie te va a juzgar. Seguiremos trabajando en la historia hasta el último momento”.

Entre medias de la producción, junto a los problemas económicos que atravesaba la cinta, se juntaron cambios internos en el estudio (MT Carney, encargada de marketing del estudio acabó con su culo en la calle y Rich Ross, jefe de la compañía anunció su cese en el cargo tras el estreno) que aumentaron las preocupaciones de Stanton. “Pensé, ‘¿vamos a perder la luz verde de la película?’ Al principio acepté que así sería, porque quién me iba a dejar las llaves de un Ferrari cuando jamás había conducido antes, pero los estudios no funcionan así. Más bien se comportan en plan “llévate el coche y condúcelo, pero no lo despeñes por un puente””.

Sobre la polémica campaña de marketing que no supo aprovechar el potencial de la película Stanton comenta lo siguiente: “No siempre estuvimos de acuerdo sobre qué dirección debíamos tomar a medida que avanzábamos, pero nunca hubo malestar. Lo cierto es que todo el mundo trató de hacerlo lo mejor posible para intentar descifrar cómo vender lo que teníamos, pero la respuesta resultó difícil de alcanzar”.

© Frank Connor / Walt Disney Pictures

Tras el estreno de la película, Stanton se alejó completamente de todo y pasó tres semanas refugiado en Nueva York con su familia y amigos, para después volver a Pixar para continuar trabajando en los guiones de las futuras películas de la compañía.

“Andrew dejó cada pedazo de su corazón y alma en John Carter, perfilando hasta el más mínimo detalle”, comenta Lee Unkrich, director de Toy Story 3 y co-director de Buscando a Nemo junto a Stanton. “John Carter ha sido la primera vez en la que ha estado en una posición en la que las cosas no han salido como esperaba y en la que ha tenido que hacerlo públicamente”.

Otro director recuerda en el artículo una experiencia similar por la que pasó hace unos años. En 1989 James Cameron estrenaba uno de sus proyectos más queridos, Abyss, una cinta de ciencia ficción ambientada en el fondo marino que también sufrió problemas de presupuesto y un rodaje infernal. “Perdimos el fin de semana de estreno contra Solos con nuestro tío. Para mí, eso es un fracaso; ahí es cuando empiezas a pensar ‘¿qué hicimos mal?'”. Tras este fracaso, Cameron se recompuso dirigiendo la secuela de uno de sus grandes éxitos con Terminator 2; y éste parece ser un caso similar al que ocupa a Stanton en estos momentos.

Hace unos meses se anunció el desarrollo de Buscando a Nemo 2, de la que Stanton asegura que no está relacionada con el fracaso de John Carter y da a entender que ya estaba planificada de antemano: “Lo que estaba previsto en un principio era escribir una segunda entrega de John Carter. Cuando se descartó, los planes se alteraron. Sé que muchos me acusarán de que esto es una reacción ante el mal rendimiento de John Carter, pero lo cierto es que sólo lo es a nivel de fechas, no de concepto”.

–Pequeño inciso: En febrero de 2012 (un mes antes del estreno de John Carter) a Stanton le preguntaron por el desarrollo de Buscando a Nemo 2 y su respuesta fue la siguiente: “El tema de hacer una secuela siempre me ha dejado mal sabor de boca, porque es algo que nunca planeé. […] No nos oponemos al hecho de hacer una secuela siempre y cuando nos encontremos ante una historia que nos encante tanto que nos muramos de ganas por realizar, así que estamos esperando a que lleguen esas historias que nos digan si valen la pena hacerse. A día de hoy jamás he sido capaz de pensar en nada más allá de lo que Buscando a Nemo supuso como tal“.

Parece que en cosa de cuatro meses fueron capaces de encontrar la historia perfecta que justifica hacer esta secuela. Que cada uno saque las conclusiones convenientes.–

© Frank Connor / Walt Disney Pictures

Stanton se despide confiando en que John Carter encuentre su hueco en el corazón de las futuras generaciones como le ocurrió a otras películas como El mago de Oz o Blade Runner y nos deja una elocuente y profunda reflexión final.

“El hastío que puedes llegar a sufrir tras un gran éxito es el mismo que soportas cuando te encuentras ante un fracaso. Disfrutas creando algo, aprovechas cada momento pensando en su concepción, preocupándote por ello, sacándolo adelante, y al final se crea un síndrome del nido vació. Tanto si tu hijo va a la universidad como si acaba en la cárcel, al final lo único que queda es un nido vacío.

  • Waltereborn

    En teoría así se presentan, de forma unidimesional y respondiendo a un arquetipo. Concretamente los Tharks son una raza de guerreros incapaz de sentir emociones, cuyo único propósito en la vida es prepararse para la guerra. De ahí que (Spoilers) Cuando Tar-Tarkas descubre que su hija es Sola, es un momento potentísimo y enormemente emotivo en el original. Cosa que en la película se cambia, haciendo que sea este el que conoce este detalle desde el principio, revelándose de una forma abrupta y precipitada, al hacerlo al principio de la historia. De esa forma se evita cualquier impacto emocional, que debería haberse obtenido con una exploración progresiva de cada personaje (Fin de spoiler).

    En el libro Tar-Tarkas es mi personaje favorito. Un excepcional e implacable guerrero marciano, que infunde respeto desde su primera aparición, pero cuya nobleza es indudable. En la película es un tío que apenas peléa y que cuando conoce a Carter se pone a hacer bromas, confundiendo su nombre con el de Virginia, para que lo espectadores peques se rían un rato.

  • http://www.facebook.com/mario.vantello Mario van Tello

    gran artículo!

  • Naxeteeee

    ” …me encontré con un pastiche edulcorado e inexplicablemente enrevesado, respecto a la sencillez de los que se cuenta en las aventuras originales…”. 
    Ahí la has clavao, de hecho una de las razones por las que la cutre “Flash Gordon” (con la que John Carter guarda no pocas similitudes) me parece muy digna es porque está concebida desde la humilde y simple razón de entretener al espectador sin pretender ser memorable.

  • Ellen_Ripley

    Me entretuvo mas Prince of Persia, y mira que es flojita..

  • rolo_tomachi

    John Carter la note muy descompensada, habia partes muy chulas pero luego habia otras de bajon enorme, asi que finalmente te da la sensacion de que esta bien, pero no es un peliculon, ademas habia cosas en la pelicula un poco patateras, y ese aire que tiene me recordaba mas a Cowboy and Aliens, y esta ultima si que no me gusto un pelo, y encontre algunas similitudes entre ambas, asi que para mi John Carter pudo ser, pero no fue.

  • Grijaldo

    Aquí otro fan,me chanó cosa mala,lástima que debido al batacazo se vaya a quedar en esta solo.

    Por cierto,me estoy leyendo la primera novela que acaban de editar y está pelín mal traducida la verdad.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast