Críticas

Salvajes

Oliver Stone era a finales de los 80 y durante casi todos los 90 sinónimo de polémica, de incorrección política, de violencia y de riesgo. Pero llegó el 2000 y el director más rojeras de Hollywood empezó a sufrir cierto brote de conservadurismo cinematográfico. Quizás salvo el documental Comandante (que era más un homenaje que un análisis crítico) el cine de Stone de la última década ha tenido serios síntomas de agotamiento. Ya sea por edad o por mala suerte, el vigor de antaño se ha diluido entre discursos obvios y películas mucho menos  vitales en lo que a la puesta en escena se refiere.

Salvajes, desde su comienzo, parece venir para enterrar esas sensaciones. La historia elegida, una adaptación de la novela homónima de Don Winslow, cuenta la historia de tres amigos, un veterano de Irak, un botánico perroflauta y una pihippie, que tienen una relación a tres francamente especial y fuera de toda norma “social”. Un noviazgo a tres bandas, eso sí, sin mariconadas. Tres personas complementarias y que llevan un negocio de tráfico de marihuana que está en auge. Sus vidas en la soleada California no pueden ser mejores. Pero todo lo bueno llega a su fin, su hierba se ha hecho famosa y un cártel mexicano quiere hacerse con su negocio. Ellos, que son “traficantes buenos” (utilizan buena parte de sus ganancias en obras benéficas en países pobres), no están convencidos de que su negocio deba vincularse al típico hampón sanguinario. Comienzan los problemas. Su sueño se acaba de romper. 

© Universal Pictures

Stone se muestra vigoroso desde el comienzo, al menos en la forma. La puesta en escena recuerda al Tony Scott más experimental pero sin llegar a sus excesos, a películas del propio Stone como Un Domingo Cualquiera. El montaje no es menos enérgico y resulta igualmente equilibrado. Uno empieza a tener esperanzas de estar, cuanto menos, ante un Stone rejuvenecido. Pero algo chirría. El fantasma de la autocensura planea pronto por el metraje. Contrasta ver auténticos brotes de violencia explícita (decapitaciones para ir abriendo boca) junto a sexo sin cimbreles y pechetes. Mal asunto.


Ese complejo que al comienzo convertía lo aparentemente transgresor en mojigato, se apropia del desenlace.


La trama avanza de forma prometedora, con giros interesantes y que explota bastante bien las relaciones entre los distintos personajes. Porque aunque estemos ante un thriller, es cierto que el desarrollo de la historia se mueve a un nivel muy humano. El trío protagonista consigue hacer creíble esa extraña relación de amor/amistad indistinguible y secundarios como Benicio del Toro y John Travolta consiguen dar mucha vidilla a la película protagonizando varios de los mejores momentos de la misma.

© Universal Pictures

Entonces llega el tercio final de la película y se carga todo lo logrado hasta ese momento. Esa autocensura, ese complejo que al comienzo convertía lo aparentemente transgresor en mojigato, se apropia del desenlace como los mafiosos de la peli se apropian de lo que no es suyo. Primero con un final que convierte lo especial en cursi, y luego algo peor, el innecesario supergiro catacroker que cambia radicalmente el tono de la película de forma vergonzosa. Uno se pregunta a qué narices viene ese final cuando 20 minutos antes del desenlace vemos cómo queman vivo a un tipo después de haberle cosido a latigazos hasta saltarle un ojo de la cara.

Ignoro si la novela original utiliza recursos tan efectistas y gratuitos para finiquitar una historia que podría haber sido un nuevo Amor a Quemarropa (salvando las distancias). Pero Stone, que también coescribe el guión, debería haber tenido un par de pelotas para decir que semejante desenlace era una castaña, que los protagonistas se merecían algo mucho más digno, y sobre todo, debería haber sido consciente de que se viola la idea de base de la película.


Oliver Stone | Oliver Stone, Don Winslow, Shane Salerno | Moritz Borman, Eric Kopeloff | Todd Arnow, Shane Salerno, Fernando Sulichin | Adam Peters | Daniel Mindel | Joe Hutshing, Stuart Levy, Alex Marquez | Daniel Mindel | Tomas Voth | Blake Lively, Taylor Kitsch, Aaron Johnson, Benicio Del Toro, John Travolta, Salma Hayek, Demián Bichir, Antonio Jaramillo, Diego Cataño, Emile Hirsch, Anthony Cutolo, Alexander Wraith | Ixtlan, Onda Entertainment, Relativity Media | Universal Pictures |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Mr_Joe_fucking_Perry

     Si hasta en la escena que sale poniendose cremas en la cama para irse a la cama esta que se sale.

  • http://www.facebook.com/EnriqueBellon Juan Enrique Bellon Diz

    Personalmente creo que el primer final es el real, y el segundo es el obligado por Hollywood, la diferencia es que los ha metido los 2 en la película  en lugar de esperarse al “montaje del director”.

    La película es muy disfrutable.

    un saludo,

  • Naxeteeee

    Esas dos me parecen mediocres. Y si se las compara con “Platoon”, ridículas.

  • http://www.facebook.com/people/Gerardo-Medina-Pérez/1108401785 Gerardo Medina Pérez

    Y a los del hard porn. Si Blake Lively se dedicara al porno, los productores del gonzo más extremo se pondrían las botas.

  • http://www.facebook.com/people/Gerardo-Medina-Pérez/1108401785 Gerardo Medina Pérez

    Y Nacido el 4 de julio y El cielo y la tierra, no olvides esas.

  • http://www.facebook.com/people/Gerardo-Medina-Pérez/1108401785 Gerardo Medina Pérez

    No, la última peli 100% Stone fue U-Turn. Any given sunday, que no tengo entre mis favoritas, es un ejercicio de estilo palomitero.

  • New_Rodro

    “Salvajes” de Oliver Stone. ¿Veredicto? Blanda. MUY blanda. Menuda bajada de pantalones de final. Ignoro si en la novela es igual, pero la resolución vista en pantalla me parece una cobardia.

    Y no solo es el final. Toda la pelicula tiene una falta de garra que asusta. Ahí está el personaje de Benicio del Toro, que director y actor construyen como un villano cada vez más cruel y odioso para al final, en apenas un parpadeo, casi convertirle en un colega de copas. Otro tanto pasa con el corrupto agente de la DEA que interpreta Travolta. En manos del Stone de “Salvador” o “JFK” habria dado pie a una critica al sistema y a la corrupción del gobierno y las agencias antidroga, poniendo el dedo en la llaga y tirando con bala. En manos del Stone actual el personaje basicamente es un alivio comico.  Ni siquiera en la parte estética, cuando parece que vamos a ver al Stone mas desmadrado visualmente (el de Asesinos Natos o Giro al Infierno), el hombre deja de estar comedido.

    En fin. Le doy un cinco, porque no aburre y apunta cosas interesantes (aunque luego no cumpla). Poca cosa para los materiales de partida con los que contaba la pelicula. Demasiado poca para venir de quien viene.

  • Palahniuk

     No, es más antigua. De los 90 o asi. No se si seguirá en el circuito milf. Y me refiero al x.. Es que vi en un reportaje y no vi el nombre. Y de “lo otro” no me suena.

  • marco ortega

    Un domingo cualquiera,fue la ultima película 100% Stone antes de ingresar a Terapia mental, bañarse en cloro y ser domesticado por el mainstream

  • Pierre V. Wilson

     
    Y pensar que Sylvester Stallone quería que su “Rambo V” se ambientará en la frontera entre USA y México y tratará de John Rambo destrozando a los Reyes de la Droga en México. Pero después, el propio Sly se asustó de que un film de esas características podría resultar demasiado polémico.

Críticas

losultimosjedi

Ampliando horizontes en escala de grises.

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

Twitter

Podcast