Noticias

Sitges 2012: Día 5

Por Fernando Polanco.

Llegamos al ecuador del festival y, como si se tratara de la estructura dramática de un guión, un punto de giro ha sacudido la jornada: David ha ganado a Goliat, o lo que es lo mismo, dos pequeñas producciones han eclipsado al amigo de Satanás Rob Zombie. Pero vayamos por partes.

El primer pase de prensa correspondió a la inglesa Sightseers, una road movie con tono de comedia negra al más puro estilo británico que se centra en los asesinatos de una pareja de novios un tanto raretes.

© IFC Films

La película está repleta de diálogos ácidos, situaciones ridículas y tronchantes y, más que otra cosa, asesinatos (con una violencia caricaturesca y muy graciosa). Cabe destacar el cariz cómico del dúo protagonista y el patetismo realista que desprenden.

Sin duda, una pequeña joyita que bien puede optar a algún premio.

© Aurum

Automáticamente después se presentó la nueva película del polifacético artista del renacimiento Rob Zombie (La Casa de los 1000 Cadáveres, Los Renegados del Diablo, Halloween 1 & 2). Me declaro fan acérrimo e incondicional de este señor, por lo tanto, todo lo que voy a excretar en forma de crítica a continuación está más que endulzado por el filtro de un enamorado desencantado.

The Lords of Salem es una historia de brujas contemporánea, sigue la vida de los descendientes directos de un conflicto pasado en el que se quemaron a varias mujeres acusadas de brujería. La protagonista, una Sheri Moon Zombie que no se cansa de enseñar el pandero (de esto no me quejo), trabaja para una emisora local y recibe un misterioso vinilo que desencadena una venganza pendiente.

Con una estética del cine setentero de serie B (algo que ya vimos en The House of the Devil del prometedor Ti West), el Rob Zombie guionista olvida las reglas básicas para que una historia funcione y se deja llevar por su yo esteta y videoclipero. Y aquí está uno de los principales problemas, que ni sufrimos con la protagonista, ni el universo interno de la historia es coherente, ni tampoco respondemos con alegría a los mil referentes reconocibles durante todo el metraje (La Semilla del Diablo, El Centinela, Las Brujas de Eastwick, etc).

No voy a desvelar detalles de trama, pero hay tantos detalles que evidencian la pereza en el trabajo del libreto que uno se pasa la proyección indignado para acabar echando fuego por la nariz con su final.

Entre el público y la crítica hay unanimidad: podríamos considerar ya a The Lords of Salem como la gran decepción de esta edición.

Y si hablábamos de un Goliat derrotado por dos “Davides” o “Davises” (más basto…), el segundo fue Safety not Guaranteed, otra comedia, ésta en clave de ciencia ficción, que nos cuenta la historia de un periodista y dos becarios que investigan a un tipo que puso un anuncio clasificado en el que buscaba a un compañero para retroceder en el tiempo.

© Big Beach Films

Esta película es el claro ejemplo de que poco presupuesto no es sinónimo de mala película si hay un guión ingenioso y original. Safety not Guaranteed destaca por sus personajes secundarios (básicos y efectivos, necesarios en cualquier comedia), su “menos es más” en el diseño de producción y su historia de amor tan sencilla como emocionante. Me ha recordado mucho a “Fase 7”, una comedia argentina postapocalíptica que vimos en una edición anterior del festival y que se llevó el galardón a “mejor guión”.

La tarde siguió con la presentación de la nueva película de Escándalo Films (la productora detrás de la ESCAC que el año pasado presentó Eva de Kike Maillo). Este año nos traen Animals, dirigida por Marçal Forés.

© Escándalo Films

Este exitoso cortometrajista comanda un proyecto muy arriesgado, poco convencional y, para muchos, aún menos narrativo. Y es que ha habido división de opiniones en el Auditori y los aplausos han sido muy tímidos.

El guión se centra en los (innumerables) problemas de un adolescente con su mundo exterior e interior acompañado de un amigo imaginario (el osito de su infancia, una especie de Mr. Oizo). La historia abarca demasiado y se diluye en una narrativa muy detallista y a la vez poco concreta que desconcierta a bote pronto aunque, una vez reflexionada, todo se simplifica en una sola expresión: la puta edad del pavo.

Animals es un impecable ejercicio de dirección al servicio de una tesis muy clara y pesimista con una dirección de fotografía exquisita que disgustará al público de multicines pero que tendrá mucho que decir a aquellos espectadores pacientes y receptivos.

Por cierto, al final, con el rollo de que la vi antes de venir a Sitges, no he hablado de V/H/S. Es otra found footage movie para la larga lista del 2012 que, al igual que todas, tiene en la irregularidad su sello distintivo. Fragmentos alucinantes y terroríficos como el de la ¿banshee? y otros más tontunos y vacíos como el de la pareja de lesbianas. Os la recomiendo sobre todo para ver en una maratón junto con Creepshow, es curioso cómo el cine de terror ha madurado y ya se afeita el bigotillo.

Por lo demás, algunos pudieron volver a deleitarse con Memento en pantalla grande y otros descubrieron The Pact, que también vi antes de venir al festival, una película de terror muy sencillas con un nuevo giro a las historias de fantasmas y una atmósfera y un tratamiento del espacio brutales.

Mañana llega Cronenberg, y si os pasáis a medio día por mi twitter sabréis qué ha hecho en su nueva película el maestro de la nueva carne.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast