Críticas

Looper

Corro el inmenso riesgo de vulgarizar la película pero qué cojones: Looper tiene alma de blockbuster. Pero blockbuster de los buenos, de los que no comprometían ni un ápice de su planteamiento, y ni mucho menos de sus ideas, en detrimento de la explosión correspondiente. Looper es un film con no menos de tres tiroteos, su par de persecuciones, sus secuencias contrarreloj, y su pizca de romance, sin que Rian Johnson, su director, abandone nunca su identidad visual ni renuncie, en su inmensa mayoría, a los aspectos del mundo que ha creado, que comienza por su protagonista: el héroe trágico que compone la dupla conformada por Joseph Gordon-Levitt y Bruce Willis.

Ojo que digo “su inmensa mayoría” y no “siempre”. Es importante.

Ambos son Joe, un asesino a sueldo de alto perfil responsable de ejecutar a víctimas procedentes del futuro, seleccionadas para su defunción. En la línea temporal de Joe, tales personas no existen y es más fácil deshacerse de ellas. El ciclo profesional de asesinos como él termina con una última víctima: su yo del futuro. A cambio de un momento de frialdad para poner fin a tan incómoda situación, se les entrega una cuantiosa suma de dinero, la suficiente para disfrutar hasta el fin de sus días (momento en el que el ciclo vuelve a empezar). A Joe le sucede en un momento dado. Por qué él, y por qué en ese momento, son las verdaderas preguntas del film, que elude responder a los numerosos interrogantes de su planteamiento inicial, porque tiene otras cosas de las que hablar. Perfecto, por mi parte.

La muy discreta campaña de promoción no ha divulgado la verdadera trama del film, así que yo tampoco lo voy a hacer: baste decir que si Willis es un protagonista activo, es porque Gordon Levitt la ha pifiado. Por ello, no obstante, Looper nos ofrece la oportunidad de ver cómo interactúan simultáneamente dos facetas de un personaje: la primera joven, ingenua, autoindulgente, impulsiva. La segunda, él mismo, treinta años, miles de hostias, y un amor perdido después.


Errores graves pero aislados no diluyen el sufrido trabajo que se demuestra en el film, inusualmente cómodo entre el indie y el blockbuster


Decía que corría el peligro de vulgarizar el film reduciéndolo a una de tiros. Voy a corregirlo inmediatamente: conceptualmente, Looper es inmensa. Propia de un megalómano. La relación entre Willis y Gordon-Levitt, por ejemplo, funciona a tantos planos que parece inagotable. Físicamente, todo lo que le sucede al chaval repercute en su alter ego viejuno. Johnson, siguiendo la tradición, juega con eso –se ha visto hasta en Timecop, por amor de Christ–. Pero va un paso más allá y decide poner la humanidad de sus personajes en primera fila: la pifia del joven Joe abre un camino temporal alternativo; ante él se abren nuevas posibilidades, nuevos escenarios y, sobre todo, nuevos recuerdos que se superponen a los de Willis, quien tiene un pasado propio que defender, que corre el peligro de desaparecer para siempre.

La dinámica entre los dos Joe es el elemento más importante de la película y Johnson hace aquí una cosa muy inteligente: jamás intenta convencernos demasiado de que son la misma persona, más allá de un excepcional uso del maquillaje en Gordon-Levitt y ciertas características comunes (ambos son muy cool y nunca dejes en sus manos una pistola cargada). El viejo Joe es un hombre cambiado, diferente, y si a ello sumamos las particulares condiciones de su relación, el resultado es, de verdad, bastante memorable.

Es trágico y jodidísimo de narrar, más aún teniendo en cuenta que la película sucede en una visión particular de un futuro degradado, con su propio léxico (hay asesinos “gat” y asesinos “blunderbuss”, dependiendo de su arma favorita) y su propio sistema social. Cien millones de cosas en dos horas de metraje. Me fastidia un poco el uso de la voz en off al principio del film para explicarte los prolegómenos, pero dada la escala y variedad de elementos que Johnson tiene que relatar en un reducido período de tiempo, doy gracias que son cinco minutos de exposición pura y dura. Y a tirar.

Looper, no obstante, es una película con un gran problema: el ritmo. Hay veinte minutos en los que el film se queda quieto como un cagarro en el fondo de un barril. Nivel, no os exagero, de pájara de Tourmalet. Voy a refocilarme en mi crueldad y en mis horrendas metáforas deportivas: a Johnson CASI se le escapa la bola.

No solo la acción se detiene en seco, sino que el film se adentra en un terreno peligrosísimo que hasta entonces había circundado con bastante comodidad: el de la ambigüedad moral. Todo tiene que ver con el personaje de Willis, que emprende una serie de acciones propias de un verdadero gusano inmundo que primero, necesitan de otra película para ellas solas; y segundo, de acuerdo con lo que sé sobre Joe el Viejuno, –cruel, duro, parcialmente redimido, pero nunca, nunca, grotesco–, simplemente NO ME LAS CREO. Sin profundizar demasiado, están abordadas con la simplicidad de un niñato que decide infligir a un personaje una tortura mental sin tener en cuenta la totalidad de las consecuencias. Perdonad por el cabreo pero hay pocas cosas que me hinchen más las narices en una película.

Afortunadamente, por el bien de los personajes, el del film, el mío y el de la Humanidad, Johnson recupera las riendas de la película en su parte final. Recursos tiene para ello, a pesar de que me ha demostrado irreparablemente que le falta pelo en los huevos (o, por lo menos, el pelo que me enseñó en Brick). La puesta en escena, por ejemplo, con un calculado uso de los planos (apenas sobra alguno) y el maravilloso aprovechamiento de los espacios abiertos, de las granjas, por la forma en la que rompe con la tendencia dominante de las ciudades claustrofóbicas y masificadas.

Es un espacio en el que el joven Joe parece un pulpo en lancha. Todo lo que sucede allí redunda en beneficio del film, porque lo enriquece, le da personalidad propia y es útil. Es una apuesta valiente y da resultado: emplear las ciudades para explicar la premisa del film y recurrir a otro escenario distinto cuando nos narra la verdadera historia de la película. Ayuda a digerir el cambio, porque nos encontramos tan desorientados como el personaje. Y aprendemos con él.

La película está plagada de excelentes decisiones como esta. O como el hecho de que Johnson imprima su sello personal a las sencillas pero eficaces escenas de acción, o como el brillante gesto de atar todos los cabos del film en su escena final –un detalle que me mola tanto como aborrezco lo anteriormente comentado, lo que en cierto modo equilibra la balanza, y me demuestra el fantástico curro de guión que hay ahí–.

Looper me define mejor a su director, al que tenía en una especie de limbo tras la tontería de Los Hermanos Bloom y me da una experiencia que recomiendo sin dudas, pegas o no. Prima hermana de Prometheus, y sin embargo su polo opuesto. Si una superproducción de Hollywood bajo el mando de un director consolidado con todas las letras se puede adentrar en terreno enigmático, conceptual y poco accesible, películas como Looper, jóvenes y renovadoras, pueden abrazar Tiros, Ideas, Hostias y Romance con la conciencia limpia. A ver si se juntan algún día y follan. Mi vida estará completa.


Rian Johnson | Rian Johnson | Joseph Gordon-Levitt, Bruce Willis, Emily Blunt, Jeff Daniels, Piper Perabo, Paul Dano | Steve Yedlin | Nathan Johnson | Bob Duchsay | Ed Verreaux | Ram Bergman, Christopher C. Chen, James D. Stern, Eleanor Nett | Julie Goldstein, Joseph Gordon-Levitt, Douglas Hansen, Dan Mintz, Peter Schlessel | DMG Entertainment, Endgame Entertainment, Ram Bergman Productions | Aurum Producciones |
  • http://www.facebook.com/people/Jose-Garcia-Martinez/1720373871 Jose Garcia Martinez

    Los largometrajes de viajes temporales hay que verlos sin pensar, dejándote llevar, porque si te pones a pensar en lo que estás viendo, tu cerebro está en todos los sitios menos en la película.
    Si la comparamos con un clásico como Terminator, podríamos decir que una es la cara y la otra es la cruz. Me explico, imagino que a estas alturas que escribo esto ya habréis visionado la película, si en Terminator era enviado un hombre del futuro al presente para salvar a la madre y al niño que será el líder de los rebeldes y el salvador, aquí viene un hombre del futuro para cargarse a la madre y al niño que será el líder de los tiranos.
    El guion tiene tantas vueltas de tuerca, y riza tanto el rizo que hasta que tu cerebro no descansa y recapacita un poco, no ves los errores que contiene. Es original e interesante, es un largometraje de los que crean conversación, de los que dan de pensar una vez se ha terminado la proyección, y tiene un final de los que te deja clavado en la butaca, con cara de “se me han pasado dos horas voladas y creo que entiendo el argumento ¿o no?”.
    En resumen: desconecta el cerebro y disfruta del espectáculo.

  • James_Wolf

    Eso es un agujero negro de coherencia si señor

  • http://twitter.com/Hickeystyle Jl Serrano

    La he visto por segunda vez, y me ha gustado más todavía

  • http://www.facebook.com/arturo.gmaiso Arturo G Maiso

    Es estimulante y atrevida, tanto que en ocasiones roza lo ridículo. Pero merece mucho la pena.
    http://www.elcineenlasombra.com/looper-viajar-en-el-tiempo-en-primera-clase/

  • David Soler Manso

    No lo suelo hacer. Como he dicho antes, he entrado únicamente a leer un comentario directamente enlazado por Rafa en Twitter y he hecho un poco de scroll. No habría pasado nada si el spoiler no hubiera estado claramente destacado en el texto.

  • http://www.facebook.com/people/César-Blanco-Castro/100001568476129 César Blanco Castro

    Me ha parecido tediosa, no se sostiene espaciotemporalmente hablando. Tiene más sustento de ese tipo este corto que toda la película. http://www.youtube.com/watch?v=9vNZY5pfAYo&sns=fb

  • Grijaldo

    Dado que me perdí los primeros 20 minutos de la peli por llegar tarde al cine no puedo dar una opinión completa,y menos cuando decís que esos son los mejores minutos de la peli pero bueno.

    Puntos malos:

    Película con ritmo irregular,pelín fria pero brillante por momentos.
    Los malos son masillas,el cojo es directamente ridículo y boss es el de Dos Tontos muy Tontos no me jodas.

    Puntos buenos:

    Willis es Willis ergo mola,y JGL simplemente lo clava,clava los gestos de Willis aparte de que el maquillaje me parece muy acertado.
    Emily Blunt me pone burro y el crio es totalmente chanante,de donde sacan estos putos crios?

    Gran final,me encantan las tragedias.

    Poco más,que no apetece escribir,le casco un 7.

    Y por cierto,me la pelan las incongruencias temporales.

  • Grijaldo

    Un consejo,si teneis intención de ver una peli,no os metaís a leer comentarios antes de verla,porque luego pasa lo que pasa y hay disgustos.

    Yo de hecho ni me leo las críticas hasta que veo la susodicha peli.

  • Grijaldo

    Alguien ha dicho botón de spoiler?

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast