Críticas

Paperman / Rompe Ralph

Rompe Ralph, el último largometraje de Disney Animation Studios no es que sea, en opinión de un servidor para tirar cohetes (en particular por culpa de su segundo acto), pero es un ejemplo de la buena influencia que lleva ejerciendo John Lasseter desde que ascendió a presidente de la división. El caso es que está acompañado de, posiblemente, los mejores siete minutos que he visto este año. Se trata de Paperman, un cortometraje de John Kahrs tan absolutamente maravilloso que merece un par de párrafos aparte.

PAPERMAN

Paperman es una historia romántica ambientada en los años 40 y rodada mayoritariamente en blanco y negro que combina la animación CGI en 3D, que sirve de base a la pieza, con texturas en dos dimensiones para dar a los protagonistas un aspecto más clásico. Un ejemplo reciente y aproximado es el que vimos en el protagonista de El Gigante de Hierro: animado por ordenador, coloreado en 2D.

George y Meg son los protagonistas de Paperman. Se encuentran brevemente en el andén de una estación de un tren elevado. Entre ellos surge una “conexión” –para más información sobre “conexiones” en este entorno, véase uno de los cortometrajes más míticos del cine español, El Columpio, de Álvaro Fernández Armero–. George se arrepiente al instante de no haber podido conocer a Meg, pero el destino le ofrece una segunda oportunidad cuando la descubre realizando una entrevista de trabajo en el edificio de enfrente. George intenta llamar su atención de la única forma posible: enviando aviones de papel desde su despacho, a través de la calle, a pesar de los cincuenta metros de distancia entre ambos rascacielos.

© Disney

Lo que me gusta especialmente de Paperman es que aún careciendo de las (ejem, asombrosas) creatividad y capacidad de sorpresa de los mejores cortos de Pixar, no las necesita. Representa un camino alternativo. Lo que le falta en inventiva, lo sustituye por corazón. Es un corto profundamente pastelero, y no se avergüenza en absoluto de serlo. Por ello no pierde eficacia cuando, en su segunda mitad, rompe sus propias reglas y entra en el terreno fantástico. Y desde un punto de vista estilístico, el corto no traiciona su idea fundamental: alimentar una postura conservadora con los últimos avances tecnológicos en un momento en el que Pixar juguetea abiertamente con el vanguardismo (La Luna, Day and Night, Bouncin’). Cuando el corto se mueve en planos fijos, Karhs se deleita con el vértigo de los rascacielos neoyorquinos y de la estética urbana. Los movimientos de cámara, por contra, resaltan el uso del CGI y de las tres dimensiones –el momento en el que George cruza la calle atestada de coches–. Es la misma función que cumple la banda sonora de Christophe Beck, una suave tonadilla acompañada de una base electrónica.


Una auténtica hermosura y la clase rara de cortometraje que depende más del alma que del cerebro. Increíble lo lejos que puede llegar esa fórmula, bien planteada.


El corazón, al margen de la historia, reside en el extraordinario diseño de los personajes, pura expresividad cortesía de Glen Keane, el veterano artista que con Paperman cierra su etapa en Disney tras casi cuatro décadas al frente del aspecto visual de obras como La Sirenita, La Bella y la Bestia, Aladdin y Enredados. La compañía va a echar de menos los ojos de sus figuras femeninas y el aire taciturno y melancólico de sus personajes masculinos. Los dibujos de Keane sostienen el minuto culminante de la pieza, cuando Paperman ya da por agotadas ideas y ganchos –no hay un giro final en esta historia– y solo le queda embestir. El resultado es una de las mejores obras que he visto en una pantalla de cine este año y un triunfo espectacular de Disney Animation Studios, que andaba necesitaba de ellos.

ROMPE RALPH

Es una lástima que Rompe Ralph experimente un bajón tan acusado en torno a la mitad de metraje –cuando básicamente pasa demasiado tiempo en un solo lugar– porque su premisa es fantástica, sus minutos iniciales están a la altura de la misma y no hay un solo minuto en el que dude de que Rich Moore, su director, está enamorado de los píxeles, las cabinets y los salones. Ralph es el villano del videojuego que da nombre al film, una suerte de Mario Bros. clásico en el que noche tras noche destruye un edificio y noche tras noche es derrotado por el adorable Fix-It Felix, quien repara todos los desperfectos y recibe el cariño de los inquilinos. Ralph decide poner en marcha un plan para convertirse en un héroe de videojuego pero inicia sin querer una cadena de acontecimientos que amenaza con destruir todo su universo si no consigue, y pronto, la ayuda de una joven corredora de coches del videojuego Sugar Rush, especialmente destinado para las niñas, target fundamental de la Disney, que aquí también van a tener princesa (lo que, en perspectiva, yendo de videojuegos, era bastante obvio).

© Disney

El caso es que los videojuegos y Rompe Ralph conectan de dos maneras distintas: la primera, a través de referencias (ilimitadas –solo falta Mario– pero de vida muy corta), la segunda, cuando la película trabaja con los elementos esenciales del medio (como la jugabilidad). Estos momentos son más aislados, pero más profundos y los responsables del film saben cómo jugar con ellos –ojo al mundo del Gears of War, dominado por Jane Lynch, y, en particular, al uso que le da al concepto del “glitch“, imprescindible cuando la historia entra faena–. Encima de todo ello se encuentra la mano de Lasseter y su Plan Perfecto de Desarrollo Dramático, by Pixar, que incluye todos los Greatest Hits de la compañía: “Marginado Adorable”, “Todo lo que puede salir mal sale mal en torno al minuto 65” y “Megaclímax Ultrasatisfactorio” que han permitido durante que en los últimos años los films de Disney sean, eso, películas, y no colecciones de gags.

El problema reside en que Rompe Ralph no se desarrolla de una manera tan fluída como cabe pensar en un principio ni todos sus personajes me entraron con la facilidad que lo hacen su protagonista principal y su “enemigo” (en este sentido, las vocalizaciones de Reilly y de McBryer son impecables, en especial la de este último). Ambos problemas coinciden en el momento en el que el film entra en Sugar Rush, un mundo amenazado de por sí, sin que Ralph haya tenido necesariamente que ver –lo que provoca que la trama se desenfoque un poco– y protagonizado por Vanellope Von Schweetz, personaje que me pareció abominable en diseño (es una Bratz), en acústica (la voz de Sarah Silverman es un tenedor rallando un plato), y en intenciones (el sueño de Vanellope es conducir un coche y rara vez le importan los problemas que atraviesan el resto de los protagonistas).

Con todo, el film tira porque una vez que nos presenta todos sus elementos (cosa que tarda, insisto, UN GÜEBO en hacer), aparece de nuevo Fix-it Felix y, más mal que bien, enlaza historias pero oyes, lo hace. Sin embargo, no puedo evitar pensar que todo el lío que el film se monta con Sugar Rush es a) una faceta de la historia impuesta por cojones para que el film alcance a cuanto más público mejor (si Vanellope / Calhoun son la forma en la que Disney entiende a las aficionadas a los juegos, les quedan sopas que comer), abandonando el purismo de sus primeros minutos o b) una decisión esencial impuesta por Lasseter porque es en estos momentos en los que se desarrolla el núcleo de la historia; a lo mejor Lasseter teme que sin esta parte, el film no llegue más allá del guiño a los aficionados. En cualquier caso, váis a ver un corto excepcional y una película maja por el precio de una entrada normal de cine. No nos quejemos, gente, que es NAVIDAD-DAD-DAN.


(Paperman/Rompe Ralph) John Kahrs / Rich Moore | Clio Chiang, Kendelle Hoyer / Rich Moore, Phil Johnston, Jim Reardon, Jennifer Lee | (con las voces de) John Kahrs, Jeff Turley, Kari Wahlgren / John C. Reilly, Sarah Silverman, Jack McBrayer, Jane Lynch, Alan Tudyk, Mindy Kaling | Christophe Beck / Henry Jackman | Lisa Linder (Paperman) | Jeff Turley / Ian Gooding | Kristina Reed / Clark Spencer | John Lasseter (Paperman y Rompe Ralph) | Disney Animation Studios |
  • Pepazo

    Una de las películas con más corazón y sentimiento que he visto hasta la fecha, se nota que detrás aunque solo sea en la producción está la mano de uno de los creadores de Toy Story. Con unos personajes adorables, con una historia entretenida, con sentido del humor. Un pequeño homenaje a las maquinas recreativas de antaño, a la animación pixelada, que gustara tanto a los niños como a los adultos. Un producto Disney sin príncipes ni princesas, ni canciones empalagosas, aunque el escenario donde trascurre la historia no sea muy recomendado para diabeticos. Lo que no falta es el ensalzamiento de los valores como la amistad, y el ser feliz asumiendo como es cada uno sin pretender ser como los demás. En el apartado técnico como siempre un trabajo magnífico. Si eres de los que salías de la escuela y te ibas directo a los recreativos del barrio, a gastarte lo que te habían dado para el almuerzo, no dejes de ver esta cinta. Un defecto: no sale el Space Invaders.

  • Grijaldo

    El corto de Paperman es delicioso,así sin más,se echará mucho de menos al mestro Glenn Keane.

    En cuanto a la peli,es divertida y visualmente brillante,el modo en que se mueven los kekos más digamos,limitados es genial,en contrapunto con la pibita del Hero’s Duty,que se mueve como la típica mujerona de videojuegos,todo sensualidad,pero en general no pasa de ser un entretenimiento más que digno,que como bien apuntaís tiene un pequeño bajón en su segundo acto.

    Lo mejor los cameos durante la peli,que dado que estoy pelín desconectado del mundillo se me habrán escapado algunos y seguro que alguna coña también.
    El plano en el que se vé a Ryu de cañas es la polla jejeje….

    En lo que no coincido es en lo del personaje de Vanelope,el diseño me pareció una gozada,como dirían los japoneses kawaii total,y su doblaje aquí en España de lo mejorcito que he oido en los últimos años,me encanta esa voz.
    Aparte de que el tramo de la carrera también chana cosa mala,será porque me encanta el Mario Kart XD.

    En fin,al corto le casco un 8.5 y a la peli un 7 y tan feliz.

  • catcher in the rye

    Gran crítica, Rafa. Paperman es uno de esos cortos de animación para la historia que se cuentan con los dedos de una mano, al más puro estilo Pixar sin diálogos y con un poderío visual impresionante. Sólo por esta introducción merece la pena acercarse a ver Rompe Ralph.

    Quiero expresar y mantener por mucho tiempo que la mejor película/homenaje a los videojuegos de los 80 es sin duda alguna Scott Pilgrim. Ha habido algunos intentos de acercamiento a este ¿subgénero? que han aportado elementos interesantes pero se han quedado a mitad de camino como fueron Attack the Block o este Rompe Ralph.

    Viendo las últimas películas de Disney Animation Studios, sigo creyendo que Lasseter intenta que los proyectos de esta división nunca llegen a ser completamente redondos asegurándose así que Pixar destaque aún más en el panorama de la animación cinematográfica. Que conste que no creo que Pixar necesite limitar a sus coetáneos porque el nivel que consigue año tras año es absolutamente inalcanzable, pero se ve que han conseguido el suficiente poder dentro de Disney como para manejar todo lo que les venga en gana.

  • http://www.facebook.com/jaime.ferrermateu Jaime Ferrer Mateu

    Toda la razón a la crítica. La primera mitad es estupenda, llena de guiños a videojuegos de todas las épocas, y con una historia que avanza y se mueve por escenarios que entusiasman por el parecido a grandes sagas. Pero cuando la acción se centra en Sugar Rush… Ni el mundo ni los personajes tienen relación alguna con la temática videojueguil, por no hablar de la tirria que se le acaba cogiendo a la niña. Y si a esto le sumas la expectación que había creado la primera parte, pues sales del cine con un sabor agridulce.

    Pero bueno, que me lío; lo que quería comentar es que me extraña que, hablando de Paperman, nadie haya mencionado el Signs, el corto que ganó en el festival de schweppes (o como se escriba).

  • http://twitter.com/silfredoa sigfredo arencibia

    El parecido esta en que a los cinco minutos de aguantarla estabas pensando en joderla de cualquier manera (anda que no es cargante)

  • http://twitter.com/silfredoa sigfredo arencibia

    La primera mitad de la pelicula es una joya, con todos esos guiños y chistes que solo algunos jugones pillaran, por ejemplo que todo el mundo alrededor mio me mirara porque me rey con el chiste de la exclamacion de los metal gear resultaba extraño, lo mismo la aparicion del mitico Tapper. El principal problema de la pelicula es que pasan demasiado tiempo en ese clon pasteloso de Mariokart, en toda esa parte quien salva la pelicula es la pareja formada por el clon de Mario y la Anya del Gears of war (claramente la inspiracion de ese personaje).
    Por cierto, aplaudo la valentia de Disney al meter el chiste de Kano de Mortal Kombat sacando el corazon al zombie (en una pelicula tp)

  • http://raifilter.wordpress.com/ raifilter
  • http://xulio.blogspot.com/ Julio Rodríguez

    El corto es cojonudo. La peli no está mal pero no está a la altura de las grandes grandes de Pixar.

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=1219602829 Andrés Rojas P

    uffff yo por mi parte, lo mas flojo que he visto en cuanto a peliculas animadas en este ultimo tiempo, y eso que la vi en 3D, aun asi, me aburrí 3/4 de la pelicula. los personajes intrascendentes y planos, no generan ni simpatia ni apego, el Ralph un personaje mal hecho, intentan darle algo de profundidad al principio, pero al final no genera nada, la niña es el tipico personaje estereotipico disney, y el mundo rosa ese, ni hablar, aburre tanto tiempo que consume.
    Esperaba mucho de esta pelicula, algo mas en plan de que los personajes clasicos se unieran o algo, pero nada, solo se queda en un “homenaje” al principio.
    Otro punto es el humor, no se si fue el doblaje (latino) o que, pero ha sido una de las pocas veces en que he ido a ver una pelicula y fuesen contadas las escenas que causaron gracia, el resto, parecia una audiencia para pelicula dramatica (notese que estaba llena de niños de 4-5 años)
    En fin, aburrida pelicula, lo mejor se ve en el trailer y nada mas.

  • http://www.facebook.com/enric.fernandezcarmona Enric Fernandez Carmona

    Yo también la quiero….. Adoro esta página, pero echo de menos más críticas.(Recuerdo tiempo atrás la promesa de publicar la crítica de Animal Kingdom…. y nada de nada. Más que criticaros, lo que quiero dejar claro es que adoro el estilo de la página y me gustaría ver más trabajo vuestro en este aspecto… Ya se que no es fácil, pero hablo como fanboy vuestro 😉 ¡FELIZ 1992 a todos!

Críticas

amorport+

El Arrakis de la comedia romántica. (Por José Manuel Sala)

enfield

Wan, cabrón, has vuelto a hacerlo.

dosbuenosport

Demolition men.

greenroom

Ultraviolencia sin tregua.

acantilado

Del dolor al aislamiento.

Twitter

Podcast