Las Horas Perdidas Las Horas Perdidas
Menú
Buscar
Pia Zadora aprueba este galardón

El 30 de enero de 1982 se celebró la 39ª edición de los Globos de Oro. Las grandes triunfadoras de aquélla edición fueron En el Estanque Dorado de Mark Rydell y Arthur, el Soltero de Oro de Steve Gordon. Pero esta edición pasará a la historia por Pia Zadora, que ganó el premio revelación por encima de Kathleen Turner, la gran favorita por Fuego en el Cuerpo, por La Marca de la Mariposa una película que nadie había visto, de hecho se estrenaría cuatro días después de la ceremonia y que aspiraba a otros dos premios, mejor actor de reparto para Orson Welles y mejor canción, un tema compuesto por Ennio Morricone y que interpretaba la propia Zadora.

© Globe

Pero ¿qué era La Marca de la Mariposa?. Se trataba de la adaptación cinematográfica de la novela de James M. Caine, La Mariposa, y fue financiada por Meshulam Riklis, un millonario de origen israelí, que quería convertir a su jovencísima esposa en una gran estrella. Zadora era una artista multidisciplinar, actriz, cantante, bailarina, tejedora de macramé. Con seis años ya pisaba los escenarios de Broadway y cuatro años después hizo su debut cinematográfico en esa gran joya trash que es Santa Claus Conquista a los Marcianos. Para Riklis esa nariguda de Barbra Streisand tenía las horas contadas en el mundo del espectáculo. Nadie podría resistirse a los múltiples encantos de su esposa. ¿Nadie?

http://www.dailymotion.com/video/x7qe63

La Marca de la Mariposa se estrenó el 5 de febrero de 1982 con el Globo de Oro de Pia Zadora como principal reclamo. Fue un verdadero desastre y la crítica se cebó especialmente con la galardonada nueva estrella, sin ir más lejos Vincent Canby, crítico de The New York Times dijo de ella que era espectacularmente inepta.  Entonces ¿cómo es posible que ganase el Globo de Oro a la estrella emergente? muy sencillo. En noviembre de 1981 el marido de Zadora invitó a los miembros de la Asociación de Prensa Extranjera en Hollywood a un fin de semana con todos los gastos pagados a Las Vegas, la excursión, que incluía como traca final la asistencia a un espectáculo de la joven aspirante a luminaria, le costó a Riklis la friolera suma de dos millones de dólares, lo mismo que la película. Cuando estalló el escándalo, Pia Zadora se convirtió en el hazmereir de la industria, estaba claro que la aspirante a gran estrella no iba a llegar a ninguna parte. Durante la década de los ochenta fue la razón de ser de los premios Razzies y John Waters, que la dirigió en Hairspray, dijo de ella que era su actriz mala preferida. Solamente ella puede hacer que a nivel interpretativo Madonna sea lo más parecido a Barbara Stanwyck. La única medida que tomó la Asociación de Prensa Extranjera en Hollywood fue retirar el Globo de Oro a la estrella emergente.

El escándalo del Globo de Oro de Pia Zadora ha sido el más sonado de la historia de la Asociación de Prensa Extranjera en Hollywood pero no ha sido el único. La Asociación de Prensa Extranjera se fundó en el año 1943, ya que la ciudad de Los Ángeles tenía casi tantos corresponsales extranjeros como la ciudad de Washington. Un año después nacerían los Globos de Oro con la intención de ser una antesala de los premios Oscar. Ni entonces ni mucho menos ahora, estos galardones han sido bien mirados en Hollywood. Todo lo que rodea a esta asociación es un misterio. Las asociaciones de críticos importantes, las profesionales como las de la Sociedad Nacional de Críticos, el Círculo de críticos de Nueva York o la Asociación de críticos de Los Ángeles como las que no lo son, la National Board of Review, te dan un listado de sus miembros y te especifican en qué medio trabajan. Los de la la Asociación de Prensa Extranjera no lo hacen, nos dan sus nombres pero no qué hacen. Reconocemos a tres españoles, Rocío Ayuso que escribe en El País, Paz Mata que es documentalista y trabaja en televisión y Gabriel Lerman que escribe habitualmente en Imágenes de Actualidad. Pero por lo general cuesta identificar a los miembros de esta asociación, de hecho, no es necesario que vivan de su trabajo en los medios de comunicación, lo único que se exige para permanecer en la organización es que escriban cuatro artículos al año, de ahí el chiste que dice que la noche de la ceremonia de los Globos de Oro no hay camareros en la ciudad de Los Ángeles, y que Chris Rock para promover su serie Todo el Mundo Odia a Chris les enviase reproductores de DVD porque dudaba que llegaran a fin de mes para financiarse uno. Cuesta muchísimo entrar en la asociación, cada año se proponen a cinco candidatos para su ingreso y existe el derecho a veto, Rafa Fernández, de Onda Cero, intentó formar parte de la asociación cuando estuvo trabajando en Los Ángeles y le fue imposible y es bastante más probable que admitan en sus filas a un blogger  sueco dedicado al noble arte de la escultura con las uñas de los pies que a un crítico de cine de Le Monde.

Entonces ¿por qué se le da tanto bombo a los Globos de Oro? Porque es una gran herramienta que tiene la industria para hacer promoción. Por ejemplo, los miembros de la Asociación de Prensa Extranjera en Hollywood pueden acceder a entrevistas que otros periodistas sueñan, tienen el privilegio de acudir a los certámenes cinematográficos más importantes, con la invitación de los estudios, por no hablar del trato de favor que reciben cuando se realiza un press junket. Sony todos los años organiza uno en Cancún y los únicos periodistas que van con la consideración Vip son los que forman parte de la delegación de la Asociación de Prensa Extranjera en Hollywood, y si La Noche Más Oscura de Kathryn Bigelow o Django Desencadenado de Quentin Tarantino, Sony se encarga de su distribución internacional, no están listas cuando finaliza el plazo de la primera ronda de votaciones para los Globos de Oro, no pasa nada, si Sony invita a Cancún lo que ellos promueven tiene que ser grandioso, y si Leonardo DiCaprio da plantón a la prensa en el press junket, tampoco pasa nada, porque no se le puede negar la invitación a una estrella, y si The Tourist se queda fuera de la categoría de drama entra perfectamente en comedia, no se le puede hacer un desagravio a una compañía tan amable y mucho menos dejar sin fiesta a sus dos estrellonas protagonistas, y si Burlesque no entra en comedia porque no hay bemoles un buen viajecito a Las Vegas para ver un espectáculo de Cher lo soluciona todo, y si Sharon Stone quiere que se acuerden de su trabajo en La Musa, se acepta como regalo unos relojes, aunque sean de plástico y promuevan otra de sus películas, Simpatico, y así un larguísimo etcétera.

También hay que tener en cuenta que la Asociación de Prensa Extranjera en Holywood ingresa alrededor de 30 millones de dólares anuales, un tercio corresponde a lo que recibe de la NBC por los derechos de emisión, y el resto viene de la publicidad. La autodenominada antesala de los Oscars congrega a más de 15 millones de espectadores en los Estados Unidos, los organizadores de la ceremonia son conscientes de que el público quiere ver a las estrellonas de turno emborrachándose en una entrega de premios, la pena es que Paz de la Huerta la armase en la fiesta de Broadwalk Empire y no durante la gala, y cuantas más estrellas consagradas y piezas de carne fresca con aspiraciones convoquen mayor será la audiencia. La hoy afamada realizadora bosnia Anjelina Djoliec era la hija díscola de Jon Voight cuando ganó el Globo de Oro a la mejor actriz de reparto por la miniserie George Wallace, la joven estaba tan emocionada que en la fiesta posterior se lanzó a la piscina del hotel Beverly Hilton teniendo como testigos a un grupo de miembros de la asociación que se quedaron tan maravillados con el espectáculo que volvieron a premiarla al año siguiente por su interpretación en el telefilm Gia, con tan buena suerte que hubo un bis, pero doce meses después no se repitió el número cuando fue galardonada a la mejor actriz de reparto por Inocencia Interrumpida, ya era una estrella, pero cada vez que han tenido la oportunidad la nominan, pero ella ya no hace eso.

© GettyImages

Después de la escabechina en las nominaciones a los Oscars los de los Globos de Oro se han quedado sin muchos de sus invitados para su fiesta ya que no siguen en campaña, y así no tienen que soportar según qué cosas, que se lo digan si no a Brendan Fraser que sintió que alguien le tocó el trasero y al darse la vuelta se dio cuenta de que era Philip Berk, por aquel entonces presidente de la asociación.

¿Nos seguimos tomando en serio a los Globos de Oro?

  • New_Rodro

    Como diria el gran Rosendo: “Veo veo mamoneo”. xD

  • Eweisze

    LOL, qué grande. Me lo he pasado pipa leyéndolo.

  • Ivan Casajus

    Oye qué artículo más interesante.
    ‘La hoy afamada realizadora bosnia Anjenina Djoliec…’: cómo me he reído aquí.

  • http://twitter.com/yoyoucronia Yoyo Ucronia

    Gran historia pero me quedo con ganas de más, la de Rafa Fernández en Los Angeles por ejemplo. No conozco su trabajo anterior, sólo lo que le he oído en Onda Cero. Es difícil ser pero crítico, muy duro equivocarse más e imposible ser más desagradable.

  • http://www.facebook.com/jorge.a.herrera3 Jorge Alberto Bedoya Herrera
  • Aloysius16

    Los premios son solo eso, premios, solo sirven para alimentar el ego y la vanidad de quienes lo necesiten pero a los premios no se les puede elevar a la categoría de axioma que determina que cosa es mejor que otra.

  • Andrea Moss

    ‘Entonces ¿por qué se le da tanto bombo a los Globos de Oro?’

    Esto es como lo del PSOE, que por no ser, ya no es ni Partido, ni Socialista, ni Obrero, ni Español. Pues en la Asociación de Prensa Extranjera en Hollywood lo que menos abundan son periodistas, ya sean cinematográficos o no.

  • http://twitter.com/David_DelBarrio DelBa

    Al final lo unico serio aqui son Los Goya.

  • Chewi25

    gran articulo…

    Ningun premio debe tenerse en cuenta. Mucho menos los Globos de Oro.

  • http://twitter.com/Ciudadano_Ken CiudadanoKen

    Es graciosa la puñetera.

  • http://twitter.com/silfredoa sigfredo arencibia

    Yo solo conocia a esta pava porque se pega la hostia contra un trombon en una entrega de los oscars en el final de la saga que convirtio a Leslie Nielsen en la estrella de las comedias de parodias.