Críticas

Siete Psicópatas

Martin McDonagh me cautivó hace unos años con su primera película, Escondidos en Brujas, donde conseguía unir en una sola película buenas dosis de suspense y humor negro bajo un aura de cuento de hadas que achacaba en buena medida al lugar elegido para contar la historia, la ciudad belga de Brujas, que era una protagonista más de la película. Pero tras ver Siete Psicópatas veo que me equivoqué, porque ese punto onírico de aquel título sigue muy presente en un título ambientado en un lugar totalmente opuesto, California, y durante buena parte del metraje, en el desierto.

Todo gira en torno a un guión imposible, una historia sobre siete psicópatas que Colin Farrell, dando vida a un lamentable guionista irlandés, quiere utilizar para hablar sobre la vida en un sentido poético y casi sin violencia. Un guión que de alguna manera es el de la propia película, que es, en el fondo, un estudio de cómo un guionista debe lidiar con sus bloqueos creativos, sus malos hábitos y utilizar la vida para nutrirse de aquello que realmente puede enriquecer su historia, ya que sólo a través de ella podemos aprender lo que son los temas universales como el amor (fraternal en este caso), el odio, la pérdida, la venganza, etc.

© A Contracorriente Films

© Vértigo

Y es que pese a la importante carga cómica de la peli, la historia es profundamente trágica y melancólica. El parto del guión es un proceso realmente doloroso para el protagonista, empezando por el mero hecho de que para conseguir tener algo que contar debe enfrentarse a la vida y salir de su pequeña guarida llena de distracciones banales y donde el miedo a la hoja en blanco, ese topicazo tan trillado como cierto, se convierte en una losa imposible de levantar.


Todo adquiere una notable unidad según avanza la película gracias a ese punto onírico que envuelve los mejores momentos de la película.


Por otro lado la película también es un alegato a favor de un cine por y para los sueños, capaz de reflejar esa vida de la que se nutre de forma personal y, si se quiere, bonita. Una forma de dar sentido a nuestra existencia aunque sólo sea envolviendo en cierto halo de épica poesía cosas que de otro modo podrían parecer inútiles, patéticas o faltas de sentido.

© Vértigo

© Vértigo

Para lograr todo eso es esencial el grupo de personajes protagonistas. Siendo una película aparentemente coral, McDonagh va concentrando poco a poco el protagonismo en un trío de personajes currados con mucho cariño: el guionista irlandés, con un serio problema de alcoholismo, su amigo tontín y cargante empeñado en ayudarle con su historia (Sam Rockwell) y un viejo timador cargado de romanticismo (Christopher Walken). Todos ellos en serio peligro tras el secuestro de un perro, mascota de la persona equivocada (Woody Harrelson). Esos tres protagonistas irán forjando una amistad muy particular que es el motor de la historia. Porque para McDonagh la amistad es quizás la relación más pura e incondicional que existe, la única que hace posible que personas sin aparentes puntos en común y que a menudo la cagan entre sí lleguen a un grado de unión a veces incomprensible. Ya lo reflejó así en Escondidos en Brujas y lo reafirma aquí.

Quizás no sea una película tan redonda como la anterior y McDonagh trate de tocar muchos temas, historias, tonos, puntos de vista y niveles de narración, pero no oculta sus defectos y el personaje de Colin Farrell refleja todos ellos. Sin embargo, todo adquiere una notable unidad según avanza la película gracias a ese punto onírico que envuelve los mejores momentos de la película, ya sea en esos pequeños cuentos sobre asesinos, o en el tercio final de la historia. Un mundo lleno de sueños, lleno de lirismo, del que el propio director reflexiona en voz de Christopher Walken, un personaje que acaba robando el protagonismo por ser seguramente el que más concuerda con esa visión de la vida.


Martin McDonagh | Martin McDonagh | Colin Farrell, Sam Rockwell, Christopher Walken, Woody Harrelson, Tom Waits, Abbie Cornish, Olga Kurylenko, Gabourey Sidibe, Harry Dean Stanton, Kevin Corrigan, Zeljko Ivanek, Michael Stuhlbarg, Michael Pitt | Graham Broadbent, Peter Czernin, Martin McDonagh | Tessa Ross | Ben Davis | Lisa Gunning | Carter Burwell | David Wasco | Film4, Blueprint Pictures, British Film Institute | Vértigo |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=100002138307104 Garcia Alejandro

    a mi tb me gusto escondidos en brujas y esta sin embargo me ha parecido una chufa, algo falla aqui.

  • http://www.facebook.com/people/Pablo-Rodríguez-Sánchez/100000958451758 Pablo Rodríguez Sánchez

    Venga, eh. ¿No escuchasteis el momento en que la película habla de sus personajes femeninos? SPOILERS: Kuryenko es un gag en si misma, es poner a alguien suficientemente famosa para que salga una escena y crear un efecto sorpresa.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast