Críticas

Un Amigo para Frank

Agh. AGH, maldita sea. Hay cierta clase de persona que pondría a parir a esta película: escatima propinas, ocupa dos plazas de aparcamiento y usa como posavasos los juegos originales de la XBox que le prestan los colegas. Por el amor de Dios, leed esta sinopsis: Frank es un viejo ladrón de guante blanco con Alzheimer (FUCK Alzheimer) y su mejor amigo es un robotito a-do-ra-ble que ni siquiera es CGI, sino una señorita (Rachael Ma) dentro de un traje de plástico que probablemente ha acabado con agujetas en las agujetas al término de cada día de rodaje de tanto imitar los movimientos de un androide. Es, se mire como se mire, un papelón de Frank Langella. El enésimo de una carrera permanentemente subestimada. Muy cabrón y muy malparido habría que ser, voto a Bríos, para ir a la yugular de esta película, que encima tiene el valor de obligarte a que descubras su corazón en un mundo lleno de pasteles, imposturas, falsedad, cinismo, hipocresía y tronistas.


Está tan concentrada en no ser un pastel, es tan honrosa por no querer ser un pastel, que me agradaría, de vez en cuando, que lo fuera. Porque se lo gana.


Y sin embargo, hay películas encantadoras que están muy cerca de agotar la paciencia del espectador y esta es una de ellas y el motivo es este: tiene miedo de hacerte daño. Todas las grandes películas familiares tienen algo en común. En algún momento de su metraje, van a coger tu corazón y te lo van a estrujar. No me refiero solo a los grandes clásicos; casos menores pero absolutamente ejemplares, como Nuestros Maravillosos Aliados, no tenían miedo de poner el amplificador hasta el “once”. Un Amigo para Frank, aun conociendo exactamente el momento y el lugar en el que arrancar, aun teniendo un actor absolutamente perfecto, no llega principalmente por la dirección, más distanciada de lo que debería, más fría de lo necesario, de Jake Schreier.

Con todo, sus intenciones son maravillosas porque su rigor a sus premisas –concentradas en la relación entre nuestros dos protagonistas– es admirable, para bien y para mal. Ni intenta incitar en nosotros una falsa piedad para Frank, ni quiere –prestad atención a la amable pero monocorde voz de Saarsgard en la V.O., reduciendo al mínimo sus matices– humanizar fácilmente a Robot (trampas válidas que solo cuelan si eres muy, muy, MUY bueno). Schreier y su guionista, Chris Ford, eligen alejarse del camino impuesto por Cortocircuito o Inteligencia Artificial. Según el film, la tecnología no sustituye al contacto humano, pero es un contacto de todas formas, y es mejor que ningún contacto en absoluto. Y el film demuestra que se puede sacar algo bonito (por triste) de ahí. De hecho, lo hace en su extraordinario momento culminante, muy al final, y muy bien ganado. No habría puesto ninguna pega que el film se hubiera soltado el pelo en ese momento. Schreier y Ford renuncian a ello. Habría roto el tono del film. Pero en manos de alguien con más sangre y, desde luego, con más experiencia –primer largo de guionista y director, hay que decir– habría puesto la película en órbita.

Esta aproximación está alimentada por la contenidísma interpretación de Langella. Qué actor. Los actores veteranos terminan haciendo de su persona cinematográfica un arte y suelen, a veces por pura diversión, soltar un guantazo en mitad de una escena –cosa que hacen cuando “no sucede nada” y de la forma menos contraproducente posible; es como cuando Jordan se cascaba un tiro libre con los ojos cerrados cuando sus Bulls ganaban por 20–. El arte de Langella, sin embargo, consiste en volar bajo el radar. Controla a la perfección un personaje moralmente ambiguo, e imprime una dignidad encomiable a la lucha contra la enfermedad incluso en los peores momentos –que vienen con la confusión, con la soledad, con el pánico–. Langella no solo decide como vemos a su personaje, sino que define a su hierático compañero mecánico. Jamás, ni por un momento, se para a decir “soy jodidamente bueno” ni nos recuerda lo bueno que es. Se expone a ser históricamente subestimado (él, uno de los Drácula más memorables de la historia del Cine) y se prepara para vivir con ello.

robfrank

Las consecuencias negativas de semejante brutalidad están fuera del alcance del actor, y son un problema que el director tendría que haber previsto. Ningún otro personaje está tan bien escrito. Hay en el film una enorme carencia de secundarios excepcionales descontando, por supuesto, a Sarandon. Ojalá pasara mucho más tiempo con Langella; su silenciosa historia de amor es otra de las grandes bazas donde quizás habría sido necesario más arrojo. El problema, realmente, se ve cuando Langella comparte pantalla con Marsden y Tyler quienes resultan, por ponerlo de una forma educada, completamente aniquilados sin compasión, porque ninguno consigue salir de los cuatro trazos de sus personajes (“¡hijo disciplinado, hija jipi!”) y dado que se están enfrentando con un padre particularmente combativo, el veterano (y recordemos: 1,90 metros de altura y una mirada de tiburón que clava tachuelas) está obligado a darles cera. Y lo hace. Jesús, si lo hace.

Y aquí se acaba mi modo cabrón. Un Amigo para Frank es sensible, tiene el corazón en su sitio.Trabajada y para que la trabajes. Es clase de película buenrollista que no tiene especial prisa por serlo. De hecho, y para mérito suyo, ni siquiera estoy seguro de que lo sea. Este contexto complejo cae en manos de un director que decide apuntar un poco demasiado bajo y el resultado no es algo especialmente memorable, pero en honor al espíritu luchador de nuestro fantástico protagonista, es algo que no se olvida muy fácilmente.


Jake Schreier | Christopher D. Ford | Frank Langella, Rachael Ma / Peter Saarsgard, Susan Sarandon, James Marsden, Liv Tyler, Jeremy Sisto | Francis and the Lights | Jacob Craycroft | Sharon Lomofsky | Matthew J. Lloyd | Lance Acord, Jackie Kelman Bisbee, Sam Bisbee | Bill Perry, Ann Porter, Delaney Schultz, Jenna Schultz, Stefan Sonnenfeld, Tom Valerio | Dog Run Pictures, Park Pictures, TBB, White Hat | A Contracorriente Films |
  • Roberto Velasco

    Muy buena película. Muy medida en el metraje y en el tono. Se ha criticado por ahí cierto giro de guión hacia el final y a mi me emocionó. Como bien has señalado, Marsden sale bapuleado (me da pena el muchacho). Juega a ser una película pequeña, inofensiva…pero termina ofreciendo mucho más de lo que a primera vista parece.

    Otra cosa es la confianza de las distribuidoras en películas como estas. Desde Sitges nos la están vendiendo muy bien y había ganas de verla…Es necesario estrenarla casi de tapadillo y con tanto retraso? 5 personas éramos en la sala y creo que los 5 salimos muy satisfechos.

    Sin duda creo que terminará entre mis favoritas del año.

  • Gentuza barata

    Muy interesante la crítica y muy atrayente a la vez.

    Sobre la misma leí hace poco esta otra http://pastiche.es/un-amigo-para-frank-robot-frank/ que me ha terminado de convencer, junto con ésta para ver la peli :)

    ¡Saludos!

  • Javi Con

    Afinadísima la crítica. Me ha ganado con el primer párrafo. Aunque para mi, el problema de la película no es tanto su frialdad, con la que comulgué desde el (descacharrante) prólogo, como la cochinada de trampa de guión que se marcan con la Sarandon. Ella está estupenda, y los momentos entre ambos funcionan a la perfección y son, además, vitales en la construcción de la historia. Pero ¡ay, ese giro! Casi me echan abajo la película entera.

  • http://www.facebook.com/daniel.mayoralasmartinez Daniel Mayoralas Martinez

    Espectacular la interpretación de Langella. Coincido en que es una pena lo de Sarandon, parece la única capaz de sostener su interpretación, por que al resto se los come, los digiere y los ***

  • http://twitter.com/Misingno5 Misingno

    ¡Skeletor coño!
    La pude ver en Sitges y sin duda fue de las que más me gustó. Emotiva pero sin pasarse, como bien se dice.

  • rapsodos

    La critica no tengo ni idea de si sera buena o no, pero que me ha vendido la película sin lugar a dudas.

  • Jefe Brody

    Gran crítica Rafa. Langella siempre ha sido un pedazo de actor al que pocas veces se le ha reconocido su nivel. Últimamente volvió a estar buen considerado en la brutal “Frost contra Nixon”, pero también ha estado genial en papeles menores como el del malo de “Dave”.
    Y en su momento también ha aportado su histrionismo más descarado a obras maestras del cutrerío como el Skeletor de “Masters del Universo”.

    Apuntar también una vez más el lamentable retraso con el que llegan cintas como esta a nuestras salas. Luego se extrañarán algunos de que la gente consiga verlas por otros medios.

  • Currito Prieto

    A Frank Langela le tengo un cariño especial. Joder, si hasta me gusta verle hacer de malo en “La isla de las cabezas cortadas”. El tío disfruta como nadie. A ver si puedo verla pormi ciudad…

  • Farnsworth_McRutherford

    Gracias Rafa por hacer también reseñas de películas más pequeñas.

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast