Opinión

‘Parque Jurásico’: la prehistoria de mi vida

Cuando era crío, en esa preadolescencia entre los 10 y los 14 años, tenía dos pasiones absolutas. La primera, sin ser consciente de hasta que punto era mi verdadera vocación, era el cine, la otra, la paleontología.

Mis padres me inculcaron desde muy niño el placer de aprender, de conocer cosas nuevas, de tener un bagaje cultural y una mentalidad científica. De alguna manera ellos estaban también en un camino intermedio entre arte y ciencia, eran restauradores (de arte, no de restaurante). Su profesión les llevaba a tener un dominio total a nivel cultural de las obras que han ido pasando por sus manos. Pero también tenían que tener un profundo conocimiento técnico, es decir, saber cómo se habían hecho, cómo se había trabajado una talla o un lienzo, qué policromía tenían, si habían sido restauradas previamente. Eso ya requería uso de método científico puro y duro, observación y análisis empíricos, y no digamos ya todo lo referente a técnicas de conservación, que es un campo que evoluciona cada día y donde física, química y biología son esenciales. Mi padre siempre defiende la cualidad multidisciplinar de su trabajo porque no se puede abordar de otra manera.

La cosa es que ya a esas edades tenía muy claro que quería dedicarme a estudiar animales prehistóricos en el futuro. Mi padre, además, propiciaba ese interés montándose excursiones estupendas a museos varios o al campo. Visitamos varias veces excavaciones, comprobando realmente cómo es el curro en el campo y luego en laboratorio. También me compraba mi coleccionable sobre dinosaurios o, si se iba de viaje y pasaba por algún museo o tienda de minerales, me traía algo que siguiera ilusionándome por aprender.

Así, a los 17 años y teniendo que elegir mi futura carrera, me decanté por meterme en la Complutense a estudiar Geología y especializarme en Paleontología. El cine no me parecía lo más “serio” por aquel entonces como profesión, entre otras cosas porque a mi padre le acojonaba un poco que yo tuviese muchos pájaros en la cabeza con ese tema y que, aunque no fuera así, acabara frustrado con un mal curro y sin una formación universitaria, que por entonces aún se pensaba que garantizaba un futuro decente (qué ingenuidad la de entonces). Finalmente acabé la carrera, es decir, soy paleontólogo ahí donde me veis (aunque ya no recuerde casi nada), pero pasado el primer año ya sabía que acabaría estudiando cine y dedicándome a ello. Al menos pensaba intentarlo… y en ello sigo.

Llegados a este punto entenderéis el éxtasis que supuso para mí el estreno de Parque Jurásico el verano de 1993. Mis dos pasiones en una, cine y dinosaurios. Y encima a mis 11 años, la edad ideal para disfrutar una película así. La espera se hizo larga, porque tardé bastante en poder ir a ver la película, es más, acabé haciendo que mi mejor amigo por aquel entonces, que ya la había visto, me la contase con pelos y señales. No podía esperar más. TENÍA QUE VERLA.

Un cartel sin chorradas, un logotipo inolvidable.

Un cartel sin chorradas, un logotipo inolvidable.

Tras mucho dar la brasa en casa finalmente fue mi madre la que me llevó al cine. Creo que fue la primera de las dos veces que recuerdo haber ido sólo con ella y, por desgracia, ya no podré hacerlo más. Que fuese una película de Spielberg o que fuese una revolución en efectos especiales le importaba bien poco, pero hizo el esfuerzo de llevarme, algo que le agradeceré siempre. Una vez allí, y aunque mi amigo me la había contado de pe a pa, la disfruté como un enano. Mi madre, sin embargo, se echó una buena siesta. Manda huevos. Pero daba igual, yo estaba feliz viendo por fin la película soñada y salí del cine eufórico. Mi amigo se quedaba corto.

Meses más tarde me compre la peli en VHS, la primera de muchas que vendrían después. Pero en aquel entonces era mi primera peli original, con su carátula negra y el impactante logotipo rojo del parque en medio. Recuerdo que ese mismo fin de semana mi primo se vino a casa y si no vimos la peli cinco veces no la vimos ninguna. Dinosaurios, persecuciones, aventuras clásicas con la última tecnología y en manos del MAESTRO. Una y otra vez, diversión sin fin.

Cuando se volvió a pasar en el Phenomena de Madrid, hace unos dos años, se me saltaban las lágrimas nada más empezar a sonar los primeros y lúgubres compases de la banda sonora de John Williams. Momentos que me sabía de memoria a esas alturas, escenas tan míticas como cuando los protagonistas ven al primer dinosaurio vivo, la persecución del T-Rex, la de la respiración del triceratops enfermo o la grandiosa escena en la cocina con los velocirraptores se volvían más brutales que nunca. Mi madre se había ido hacía unos pocos meses y la avalancha de recuerdos, unida a lo fantástica que es la película, me proporcionó una de las mejores experiencias que he tenido en un cine en toda mi vida. Por un momento volvía a sentirme como cuando fui con 11 años a verla.

Mañana Parque Jurásico vuelve a las salas, y aunque sea con la dichosa reconversión a 3D, volveré a verla una vez más.

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Spk

    No es falso, forma parte de la colección.

  • Genevieve Monette

    A Coruña, en Cinesa Marineda.

  • Carlos Armas Jorge

    He de decir una cosilla: a nosotros no nos la ponen.
    Hace varios meses, cuando la vi, hice la ola por mi habitación durante horas: esa peli forma parte del quinteto. El quinteto son cinco sagas que yo daría una de las dos partes de mi cuerpo que tengo entre las ingles a cambio de ver en el cine si fuera necesario (vamos, un huevo). De niño conseguí ver Star Wars remasterizada (y las vi por primera vez en el cine, como debe ser), pero el resto no lo he conseguido…hasta que me enteré de JP. Y resulta que en los cines canarios no la van a poner ni yelmo ni cinesa.
    Si alguien sabe de un sitio en galicia donde la ponga, que me responda por favor.

  • G. G. Lapresa
  • agente cabeza sin cuerpo

    Admito que es una pelicula magica. Pocas me he aburrido y me han dado ganas de cambiar el canal mientras veia Parque Jurasico. Sera porque la vi algo mas grande y en television porque me parecio insufrible. La critica se cebo con ella por sus personajes planos y solo ser una exhibicion de efectos especiales ( ¿recuerdan Avatar en 2009?). Quizas hiera algunos sentimientos y me tachen de hater pero he odiado a ese engendro desde los 90 y siempre lo hare. A ver si reinvindicamos a The Last Action Hero pelicula tributo al cine de accion que esta por cumplir 20 años tambien.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast