Críticas

Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso

Ya lo hemos comentado muchas veces, pero con la desaparición de Harry Potter y Crepúsculo del panorama cinematográfico se ha abierto una vacante para la aventura fantástica juvenil. Más bien dos vacantes, una para un cine más centrado en la propia aventura y el camino del héroe, espacio que ha ocupado con relativo acierto la saga Los Juegos del Hambre, y otra donde lo esencial es la historia de amor, de corte más romántico, que de momento no ha tenido ningún contendiente serio. Cazadores de Sombras viene a ocupar ese espacio a partir de otra saga literaria de bastante éxito y no lo disimula un ápice.

Cazadores de Sombras (libro) se publica, concretamente, dos años después de la primera entrega literaria de Crepúsculo, ya en plena fiebre vampírica y con la primera película en marcha. No he leído el libro, pero viendo la película y suponiendo que ésta sea coherente con el material original, se nota que aquí ha habido una labor exhaustiva por dar con la fórmula definitiva para el éxito juvenil uniendo, por un lado, la mencionada Crepúsculo, y por otro, la adorada Star Wars. Y cuando hablo de éxito me refiero, por desgracia, al económico.

cazadores1

La historia gira en torno a una chica que, ya cercana a la mayoría de edad, comienza a visualizar un extraño símbolo y a dibujarlo constantemente, un símbolo que no es sino el primer síntoma de que ella es sensible a un mundo sobrenatural oculto a ojos nuestros, vulgares mortales (a los que se da otra denominación étnica despectiva a lo Harry Potter). Que ella revele esa sensibilidad desata el interés de de un grupo de cazadores de sombras (sobre todo de uno de ellos), herederos de un linaje destinado a mantener un equilibrio entre las fuerzas del bien y del mal. El amor surgirá entre la intrépida muchacha y el famélico y andrógino guerrero. Sin querer destripar la trama en exceso, digamos que se mantiene el tono romántico lleno de criaturas mitológicas al estilo Stephenie Meyer (vampiros y hombres lobo están presentes) y que poco a poco va incluyendo un cantosísimo desarrollo de los acontecimientos calcado a la principal trama de Star Wars.

Esto no tiene por qué ser malo si se hace bien. Hoy día no hay narración que no esté influenciada o conscientemente inspirada en otra anterior o en ciertos arquetipos universales. Pero los referentes hay que manejarlos con cierto cuidado, buen gusto y, por qué no decirlo, respeto. Aquí, esa nada velada referencia al universo de George Lucas es excesivamente obvia, tanto en el conflicto principal como en la forma de revelarlo. Una falta de cuidado debida, quizás, al hecho de que el público al que va dirigida la película ya tenga Star Wars como una cosa “de viejos” que ni siquiera han visto. Es algo que pasa en todas las generaciones pero, como digo, inspirarse o incluso copiar también requiere de buen gusto y esfuerzo. Aquí hay momentos donde ambos aspectos escasean de forma alarmante.


Pese a un comienzo digno y una presentación de personajes decente la película se rinde a los recursos fáciles y a calcar referentes de forma demasiado explícita.


Pero ese acomodo creativo no afecta sólo al calco, sino que se nota también en la dejadez a la hora de construir ciertas escenas. No descubro nada si digo que en esta peli hay beso. El beso. Pero esa escena, que debería ser romántica, espectacular y, por qué no, erótica, está tan llena de clichés ñoños que acaba pareciendo una parodia. Ahí va: Mientras bajan una escalera de caracol de hierro forjado en un jardín espectacular se da un “que te beso, pero me contengo, pero ahora te como la boca hasta relamer tus paluegos más profundos” muy lamentable, seguido de ojitos de cordero apasionado, flores mágicas que se abren justo en ese momento y riego artificial que empapa a los amantes mientras hacen “jijiji” “jojojo” (metáfora de “la tengo gorda como el muslo de un chiquillo”). Todo ello culminado con la balada rockera emo más chunga disponible. En serio, había risas en la sala.

cazadores2

– Mi padre es Phil Collins. No te importa ¿verdad?
– El mío es Tilda Swinton, no pasa nada

Sin ser tan descarado otras muchas escenas recurren a lo fácil, muchos momentos se resuelven por oportunas casualidades y determinados momentos inquietantes son obviados por los personajes por motivos que sólo Dios sabe (cierta mordedura de vampiro que aparece por ahí).

Y debo decir que es una pena porque el arranque de la película, aunque no sea muy novedoso, al menos es digno y eficaz. La presentación de los personajes no está mal, especialmente una protagonista cuyo tratamiento huye bastante del estereotipo de heroína blandengue visto tanto en la saga Crepúsculo como en The Host. Lo que mueve a la protagonista no es el amor por un hombre, sin que tampoco haya necesidad de obviarlo. Pero cuando llegamos al antagonista y los secundarios, y eso que en la película se han esforzado por escoger un muy digno casting (Jonathan Rhys Meyers, Lena Headey o Jared Harris están en el reparto), vuelve la flojera.

La sensación es la de otra oportunidad perdida de hacer del cine fantástico y de corte romántico algo digno y reivindicable, que no parezca siempre un producto prefabricado para adolescentes poco exigentes. Quizás se puede decir que no es víctima de desarrollos delirantes como si pasaba en Crepúsculo (si bien ese era un aliciente para que los abochornados la disfrutasen como comedia involuntaria, que no es poco), pero hay que reconocer, después de tanto mencionarla, que carece de la personalidad de ésta porque, delirante o no, Crepúsculo ha sido el referente y las demás las imitadoras. Stephenie Meyer, quizás como Michael Bay, ha conseguido hacer llegar la autoría al terreno de lo hortera, hacer identificable su sello personal en un contexto de literatura y cine aparentemente prefabricados y de consumo descerebrado. Ahí queda eso.


Harald Zwart | Jessica Postigo | Lily Collins, Jamie Campbell Bower, Kevin Zegers, Jemima West, Robert Sheehan, Robert Maillet, Kevin Durand, Godfrey Gao, Lena Headey, Jared Harris, Jonathan Rhys Meyers | Don Carmody, Robert Kulzer | Michael Lynne, Martin Moszkowicz, Dylan Sellers, Robert Shaye | Atli Örvarsson | Geir Hartly Andreassen | Joel Negron | François Séguin | Constantin Film Produktion, Don Carmody Productions, Unique Features | eOne Films |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • LuisArrix

    Ohh! Touché! Mi error entonces…lo cual me produce una dicotomía: No se si estar apenado por mi error al no saber, o si sentirme orgulloso de no tener conocimientos profundos de dicha literatura :)

  • Diana

    Pues crees mal, 50 sombras sombras de gray era un fan fiction de Crepúsculo llamado Master of the Universe pero cuando vieron que tenia tanta aceptación entre las crepusculinas le propusieron a la autora hacerla libro cambiando los nombres de Edward Cullen y Bella Swan por Christian Gray y Anastasia Steele.

    http://fiftyshadesofgrey.wikia.com/wiki/Master_of_the_Universe

  • http://www.twitter.com/Richard__III J_Barish

    Aquí tenia un ligero parecido con Una Jennifer Connelly joven que hubiese olvidado depilarse las cejas:

    http://2.bp.blogspot.com/-YsWW3VDsN9c/T2ymgSkb_FI/AAAAAAAABA8/lMkomCvAUN0/s320/MMposterSNOW.jpg

  • John Constantine

    Pues la nena del Phli Collins -que guapa es, eso es innegable- lleva ya dos fostiazos en el cine de categoría como prota. Le queda el tercero antes de irse al Direct to DVD a a cualquier serie de adolescentes estilo “Pequeñas mentirosas” o “The Vampire Diaries” o de secundaria a cualquier show estilo “Scandal”.

  • LuisArrix

    – Mi padre es Phil Collins. No te importa ¿verdad?
    – El mío es Tilda Swinton, no pasa nada

    JAJAJAJAJAJAJAJJAJA!!! Genial Javi

  • LuisArrix

    Creo que Cincuenta Sombras de Grey y Crepúsculo no tienen nada que ver entre sí (mas allá de ser “literatura hormonal”, eso sí)

  • Chewi25

    otro vendrá que bueno te hará…

  • Doloretes Paqtemetes

    Oh no!, espera: “Cincuenta sombras de Grey” y “Vampire Academy”. Ambas se estrenan en 2014.
    La primera está surgida de Crepúsculo, y la segunda ni idea pero seguramente que también.
    Después rula ya por ahí “Divergente” , no tengo ni idea como es, pero parece algo similar a Los juegos del hambre.

  • mgm5215

    Aplausos! La ironía es que por lo menos Crepúsculo, a pesar de ser una calentura hormonal de Meyer expandida en cinco libros, por lo menos tenía identidad. Esto no.

  • Aime

    Eres el primero que a 400 millones de dolares en USA le llama relativo exito jajaja

Críticas

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

mi6

Pillad palomítas.

Twitter

Podcast