Críticas

Dolor y Dinero

Dolor y Dinero es un film dirigido por un hombre tan absolutamente enamorado del material que inevitablemente comienzo a olvidarme de sus defectos. Es uno de los films más apasionados procedentes de un director estadounidense que he visto en bastante tiempo. Y en el caso particular de Bay es además su película más interesante a nivel temático y la primera de toda su carrera en la que ha reorganizado sus prioridades, anteponiendo su persona privada por delante del animador. Los problemas del film se atribuyen sencillamente a que ese cambio de marchas es increíblemente difícil, tan difícil como es sobrepasar a Bay en su especialidad, de la que aquí vive alejado. Tampoco demasiado, pero sí lo suficiente como para no poner al film en el mismo saco que al resto.


Dolor y Dinero tiene defectos de “primera película” (y desde un extraño punto de vista, casi lo es) pero compensa con pasión y dos brillantes interpretaciones. El resto es este señor en estado destilado.


Y es extraño ver a Bay en estos términos. Sus mayores problemas tienen que ver a la hora de controlar el ritmo del film, porque por primera vez no tiene masivas escenas de acción que acudan a salvarle el culo. Por ello, quizás podría haber sido más corta y tiene tendencia a sobrecompensar las caídas de interés con exceso de carnicería en lugar de napalm (cosa que, por cierto, no me importó en absoluto). Esto nos da a entender que este Bay se mueve entre extremos y más que pulir defectos se dedica a equilibrarlos con virtudes: su maníaca forma de entender la realidad (sus protagonistas son atropellados, achicharrados, apaleados) y su apego por el carisma de los actores por encima de su técnica. Más que confiar en el talento interpretativo de Wahlberg y Johnson, confía en sus personalidades. Punto a favor para Don Cacharros.

dolordinero1

Por otro lado, otros defectos de fábrica siguen ahí: su desprecio total hacia secundarios que no se llamen Ed Harris. Y en un film donde los personajes femeninos juegan cierto papel, su habitual falta, ejem, de desafecto por la personalidad femenina canta bastante. Por un lado, Dolor y Dinero nos presenta a la rubia idiota más idiota de la historia de las rubias idiotas. Por otro, presenta un avance en forma de Rebel Wilson ya que más o menos medio evoluciona hacia lo que se podría describir como un ser mínimamente sensible conforme avanza el film. En fin. Roma no se construyó en un día.

Lo demás sigue ahí: la hipersaturación de los colores, la cámara inclinada hasta que el objetivo se coma el suelo, la omnipresente banda sonora (aunque aquí Jablonsky hace maravillas con un precioso y sencillísimo punteo de guitarra que vale para cualquier ocasión), pero casi ningún rastro de las habilidades (los megaplanos de destrucción a cámara superlenta, por ejemplo) a las que recurre en sus tradicionales secuencias de acción. A un nivel de impacto visual, Bay tiene aquí el problema de que solo puede funcionar en tercera. Esa marcha “de transición” que en sus films previos empleaba para llevarnos de bombazo a bombazo es, como comprenderéis, muy limitada para contarnos un thriller de humor negro. Y la ausencia de flexibilidad se nota. No hay ninguna jerarquía entre las escenas, porque todas están rodadas con el mismo ritmo, ya sea una discusión laboral o un asalto del SWAT.

Afortunadamente, el reparto responde, y la pasión también. Dolor y Dinero te cuenta que el dinero consigue que “importes”. Es un símbolo de realización personal y es una herramienta imprescindible para dejar tu huella en la vida. Daniel Lugo tiene un sueño: ser alguien. En el mundo de Bay, ello equivale a tener dinero. Cuando Lugo, monitor de fitness y devoto de la religión del culturismo, recibe como cliente a Victor Kershaw, un millionario increíblemente gilipollas, se le aparece la Virgen. Su plan consiste en secuestrar al fulano y torturarlo hasta que le entregue todo su dinero. Por supuesto, ni nada garantiza que el plan salga como estaba previsto, ni nada garantiza que tanto Lugo como sus dos compañeros de fechorías no vayan a repetir la jugada, sabiendo que una vez empiezas a gastar, no hay quien te pare.

Es un terceto de criminales pero Wahlberg y The Rock llevan el peso del grupo y de la película en general. Se da la circunstancia de que es, sin discusión, el mejor papel de la carrera de Johnson y, ya más discutible pero lo digo igual, la mejor interpretación de Wahlberg desde Boogie Nights y os juro que no exagero. Tiene que ver con los actores pero también tiene que ver con los personajes, un trío de cretinos con una sorprendente habilidad para disfrazar decisiones catastróficas en forma de planes maestros que ejecutan gracias a una moral más dura que la del Alcoyano. Bay quizás comparte con ellos más de un rasgo en común. Y los adora por ello.

dolordinero2

En el caso de Lugo, no importa los reveses que sufre, no importa cómo el mundo a su alrededor le recuerda constantemente que es un ser increíblemente cortito: es un devoto del fitness y la disciplina del fitness le da su energía para perseverar, y para ignorar lo que todo el mundo termina dando por sabido en los minutos finales del film. Pero es sorprendente como Wahlberg le proporciona constantemente matices de ingenuidad, voluntad e inocencia. Es el mismo enfoque que le da Johnson, actor de tremendo carisma, quien convierte a Paul Doyle –un “born-again” ex drogadicto con tiempo en prisión– en un simpático imbécil incapaz de reconciliar (y mira que lo intenta) sus dudas éticas sobre sus crimenes con su pasión desmedida por las drogas y las rubias. El actor tiene al personaje que más interactúa con Kershaw y gracias al extraordinario secundario que es Shalhoub, que le ayuda en todo momento, Johnson consigue finalmente configurar su personaje a lo largo de sus conversaciones.

Estoy bastante seguro de que Dolor y Dinero habría sido mucho peor película de no haber puesto Bay su corazón en su mano. Es una lástima que vayamos a tardar tanto en volver a ver esta faceta del director, nuevas oportunidades para que descubra y pula su narración más allá de las detonaciones. Para que investigue mundos más allá de su Ferrari. Para ser un film que habla sobre el poder del dinero, Bay (uno de los cineastas con mayor media presupuestaria de la historia del cine) descubre que las cosas más bonitas, a veces, son las más baratas, y me gustaría ver un segundo esfuerzo en este sentido.


Michael Bay | Christopher Markus, Stephen McFeely | Mark Wahlberg, Dwayne Johnson, Anthony Mackie, Tony Shalhoub, Ed Harris, Rob Corddry, Bar Paly, Rebel Wilson, Ken Jeong, Michael Rispoli, Keili Lefkovitz, Emily Rutherfurd, Larry Hankin | Michael Bay, Ian Bryce, Donald De Line | Matthew Cohan, Scott Gardenhour , Wendy Japhet | Steve Jablonsky | Ben Seresin | Tom Muldoon, Joel Negron | Jeffrey Beecroft | Paramount Pictures, De Line Pictures | Paramount Pictures |
  • doc_diablo

    Yo me lo pasé mejor que un gorrino revolcándose en la mierda.
    A mi Bay mientras me dé despolles como éste o Bad Boys II ,o aventuras infantilo-épicas (toma palabro) como Armageddon o La Roca ,me tiene ahí aplaudiendo con las neuronas en stand by.
    Lo insoportable es el Buy megahiperespectacularserio de Pearl Harbor o el de la gigantosis de Tranformers.
    Yo haria una ley para que tuviese que rodar con 20 millones o menos SIEMPRE

  • +K

    Una cosa es eso. Pero estamos hablando de meter chistes sobre tetas de muertas y desmembramientos (bad boys 2), sobre delitos de pederastia (armageddon), sobre perros follando (Transforers 2), a John Malkovich directamente humillandose (Transformers 3)… en peliculas de más de 100 millones de $. Eso no es normal.

    El sentido del humor que tiene Bay es chungo. Es normalmente bastante surrealista, bastante “amoral”, y en ocasiones está muy pasado de rosca. Eso no pasa en las megaproducciones habituales.

    Es el tipo de cosas que entran en comedias adolescentes de bajo presupuesto, o en peliculas de terror de bajo presupuesto, donde el riesgo es mínimo. No en blockbusters.

  • New_Rodro

    Facil de lo mejorcito que ha rodado Bay y de lo más potable que ha pasado por las pantallas este verano.

    En “Dolor y Dinero” Bay consigue que su potencia visual “desbocada” este a la par que el contenido. Diria incluso que pesa más el contenido y el trabajarse a los personajes que toda la estetica cool de ferraris, armas, playmates y tios mazados a la que nos tiene acostumbrados (y que se mantiene en la cinta). Es mas, diria incluso que Bay esta bastante mas “tranquilo” a la hora de rodar y montar la pelicula de lo que es habitual en él. Que haya una única explosión y ninguna escena de destrucción masiva en toda la pelicula quizas ayude.

    Todo lo molon, patriotero y frenetico de su cine esta aqui, pero muchisimo mejor enfocado de lo que acostumbra (aunque Bay sabe como hacer del exceso algo disfrutable a puro nivel gamberro). Y me ha sorprendido gratamente su lectura esperpentica, parodica y retorcida del ideal del gran sueño americano y su propagandistica parafernalia (de la que el propio Bay suele participar: varias de sus peliculas parecen jodidos anuncios salidos directamente del gabinete de prensa del Pentagono). Quizas le sobre algo de metraje (la parte entre que le sacan el dinero al personaje de Shalhoub y el segundo “golpe”) pero su radiografia de la estupidez humana y el exceso funciona tan bien que la cinta se me pasó volando.

    Mas alla de Ed Harris en su soberbia linea habitual, aportando sobriedad y cordura a la coleccion de chalados del film (como el JK Simmons de “Quemar despues de leer”), del reparto me quedo con los trabajos de Marky Mark (haciendo entrañable en su sincera ingenuidad a un tipo de pocas luces y capaz de las mayores atrocidades) y The Rock, cuyo carisma está aqui llevado a la enesima potencia, sacando adelante a un personaje perfectamente coherente a pesar de oscilar continuamente entre extremos (bondadoso, beato y “limpio” pero entregado a la coca, las strippers y la farra).

    Si señor. Ojala Bay se prodigase mas de esta forma.

  • Ignacio Jesus Asensio Lavilla

    A ver, ¿qué no te ha gustado de mi comentario? Más hablar con argumentos y menos negativos, oxtiaputajoderya…

  • Ignacio Jesus Asensio Lavilla

    A ver, hay que distinguir el sueño americano en que ellos creen del pelotazo que muchos realizan. Aunque parezca mentira en el americano medio la honradez sigue siendo una virtud. Del palo de que un bar de Texas profunda puedes dejar los billetes en la barra mientras vas al baño y nadie te los toca. Al americano “normal” (si tal cosa existe) le parece perfecto que el que ha tomado atajos acabe en la cárcel o muerto. Solo hay que ver las de películas que hay del ascenso y caída, el mito actual (en sentido griego) de aviso de “cuida mucho a quién pisas en el camino a la cima, te los encontraras en el camio hacia abajo”. Precisamente en Gangs of New York, el ejemplo de Javier, acaban casi todos muertos. Y en pain and gain… pues lo mismo, capturados y condenados a muerte.
    Si me permites otro apunte, solo hay que ver como se les cae la baba cuando leen el punto de su constitución que dice: y tienen derecho a la búsqueda de la felicidad….
    A la búsqueda, no a encontrarla 😉

  • Aloysius16

    El cerebro de Bay es el de un adolescente heterosexual con las hormonas descontroladas. Todos los coches son rápidos, todas las mujeres son putas y su función en la vida es la de alegrarnos la vista, y una buena explosión puede ser una solución para cualquier problema, además que ¡molan tío!¡el PFFFF! ¡BUUUOOOGH! ¡El fuego y todo destruyéndose!.
    Conecta bien con ese público tan poco exigente y reconozco que si yo ahora volviera a tener 15 años veneraría de rodillas a este cafre, pero si no eres un puber… amigo, tenemos un problema.

  • Pierre V. Wilson

    Cualquier Director de Cine siempre tiene algo que ver con las actuaciones.

    Así que por lógica pura y dura, Michael Bay tuvo algo que ver conque Mark Wahlberg y Dwayne Johnson actuén tan bien en este film.

  • Pierre V. Wilson

    Sus films siempre son éxitos de taquilla.

    Esa es la simple razón por la que hasta Steven Spielberg produce sus films.

  • Pierre V. Wilson

    Pienso que su mejor film sigue siendo “The Rock”.

    Pero en todo lo demás estoy de acuerdo contigo.

    El propio Michael Bay siempre habla maravillas de “The Rock”. Según Bay siempre les cuenta anecdótas a todos los demás actores de Sean Connery y Ed Harris. Y hasta Bay llego a decir que “Connery y Harris son mis dos actores favoritos”.

  • rapsodos

    No hombre no, si no digo que sea fácil. Pero llevaba una racha este hombre degenerando tras la cámara en todo lo que no fuera dirigir escenas de acción, que para algo decentillo o bueno parece que haya que celebrarlo a lo grande.

    Innegable eso si, la voluntad y vitalidad que le da a la película. No se explicarlo, pero me imagino a Bay montándose al cámara a grito de “dame mas dame mas”.

    Y curiosamente, me acabas de definir la película (en mi opinión por supuesto), una memez, pero la memez mas voluntariosa y honesta que puedas encontrarte. Tanto dentro como fuera de la pantalla. Y me he divertido con esta película, de la misma forma que me divierto con que se yo, películas como Perseguido.

    En este caso superado el shock de que ha salido una película como mínimo decente (también he sido un poco dogmático ahí en mi primer comentario), pero yo no recordare esto como una película de Bay, sino como una película de Wahlberg y The Rock haciendo el cafre, y haciéndolo bien (porque creo que no hay broma que no hayamos visto antes).

Críticas

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

mi6

Pillad palomítas.

ant-man-y-la-avispa

Aquí hemos venido por las risas.

Twitter

Podcast