Las Horas Perdidas Las Horas Perdidas
Menú
Buscar
Otro Verano

Es muy curioso que, coincidiendo con el actual contexto de nuestro cine, donde la política de subvenciones se ha reducido a la mínima expresión y donde las cacareadas alternativas de una futura ley de mecenazgo nunca llegan, empiecen a surgir numerosas películas autoproducidas y autodistribuidas por sus propios directores. El famoso cine low cost en su máxima expresión. Y digo que es muy curioso, porque muchas de esas películas se estrenan o empiezan a ver la luz coincidiendo con los recortes, pero comenzaron a gestarse mucho antes. Es el caso de dos películas de las que hablamos hace tiempo como El Último Fin de Semana y Diamond Flash, y también de la película que nos ocupa, Otro Verano, el debut en el largo de Jorge Arenillas.

Con una amplia experiencia como ayudante de dirección en varias series de televisión y video assist junto a directores como Enrique Urbizu (que tiene un breve papel en la película) o Daniel Monzón, Arenillas, tras ejercer de realizador en Muchachada Nui, se lanza al largo con una historia muy personal, íntima y sensible, en la que se entremezcla el drama con el fantástico, y donde el tema principal es la huella que el pasado nos deja en nuestro presente.

Otro Verano cuenta la historia de Cano, un compositor musical que vuelve cada año a la casa de verano que una vez compartió con su novia y que fue el último lugar en el que la vio antes de que desapareciese en extrañas circunstancias. Tratando de entender qué pudo suceder aquel año, reconstruye y anota de forma minuciosa cada detalle de todos los días que compartió con ella en la casa. Una obsesión desasosegante que nunca fructifica en respuestas claras, y que hace revivir una y otra vez recuerdos que ya no volverán.

El guión del propio Arenillas utiliza pocos elementos pero de una forma tan eficaz y rigurosa como la disciplina férrea que se impone su protagonista con el fin de encontrar la verdad. Un trabajo de escritura impecable que mide muy bien los tiempos necesarios para que al espectador le cale tanto la parte emocional del filme como el aspecto más fantástico y el suspense que mantiene viva esa obsesión. Y no es casual que ambos aspectos vayan tan bien ensamblados porque en el fondo son parte de lo mismo, la huella del recuerdo, cada vez más alterado, es a la vez la principal traba para desentrañar el misterio que hay detrás.


Se nota que Arenillas ha aprendido con dos grandes como Urbizu y Monzón, desarrollando un gusto por lo sencillo y los detalles desde el guión.


El conjunto también funciona por el hecho de que la historia es muy minimalista en sus elementos, lo que ayuda a entrar de lleno en la mente de Cano y en unos recuerdos tremendamente personales, pero también favorece que una producción tan modesta, de las que en el fondo están hechas con amigos de la profesión y los ahorros personales para los aspectos técnicos indispensables, no desluzca ni un solo instante frente a otras producciones convencionales. Eso permite que con un equipo reducido de profesionales y una vez obviada la textura de la cámara, el espectador no esté de cuando en cuando fijándose en determinadas carencias que si se evidencian en otras películas de presupuesto cercano a 0. El problema es que quizás esa reducción a lo esencial acabe por obligar a forzar la duracción del metraje para llegar a la hora y media de rigor, porque aunque sería una chorrada decir que esto es un corto alargado, es cierto que quizás podría funcionar mejor con un montaje algo más reducido. Ya que es autoproducida no hay por qué seguir a rajatabla todos los estándares de la industria.

El apartado actoral funciona genial y se sustenta casi exclusivamente en Pablo Chiapella y Ángela Villar. El primero está presente en todo momento y resuelve muy bien un cambio de registro brutal tras años asentado en la comedia, ya fuese como monologuista o en series como La que se Avecina o la citada Muchachada Nui. Ella se confirma como un rostro indispensable de este panorama de cine low cost tras su participación en Diamond Flash, donde realizaba una de las mejores interpretaciones de la película.

Un más que interesante debut y una estupenda carta de presentación para Arenillas, que además se nota que ha aprendido mucho compartiendo rodaje con dos grandes como Urbizu y Monzón, desarrollando un gusto por lo sencillo y por mimar los detalles desde el guión, sin caer en los excesos que podrían haberse derivado de la libertad de no tener que darse cuentas más que a él mismo. Lástima que con el crudo presente y futuro que ahoga nuestra industria impida que la próxima vez pueda contar con más y mejores recursos. Al menos, como guionista, le veremos en lo nuevo de Daniel Calparsoro, Invasor.

P.D.: De momento la película está inédita y acaba de comenzar su andadura por el complicado mundo festivalero y el duro trabajo de autopromoción. Podéis conocer más sobre la película y su estado en su blog oficial.

  • Javi C.G.

    Muy muy recomendable… Pablo clava este papel, de hombre aferrado a lo que recuerda de sus ultimos dias con su novia. A mi, sinceramente, me ha encantado.

  • Waltereborn

    Oye Javi. ¿Qué tal lo hace Verónica Perona?.

    Lo digo porque la conocí en la escuela de Cristina Rota cuando nos tocó dirección de actores, en la escuela de cine a la que fuí. Tengo curiosidad por saber cómo se desenvuelve la chica en su primera peli.

  • Sigfredo Arencibia Rivero

    El problema es que su registro cómico parece haber quedado desde hace un par de temporadas en el amador, vividor y (lo otro mas bien poco).

  • George Kaplan

    Desde luego como cómico es un gamberro de lo más divertido que hay por la tele. No me lo imagino en un papel serio y eso me hace tenerle ganas a esta peli, aparte de las virtudes que destacó Javier.

  • John Ryder

    En Madrid se pudo ver en la primera edición del festival ‘Nocturna’ y en Bilbao en el ‘Fant’.

    La película se estrena este viernes 6 de septiembre en la microsala Artistic Metropol (Madrid) y en las plataformas digitales Filmin y Filmotech. En su página dicen que “confiamos en que filmotecas y cineclubes nos ayudarán a llegar a otras ciudades más adelante”.

  • Raqueta Malvada De Tenis

    Tengo ganas de ver a Chiapella actuando fuera de su registro cómico, porque el tío tiene pinta de ser un actorazo genial, con un chorro de voz y una modulación bastante buenas.

  • http://twitter.com/Misingno5 Mising

    Ojalá se estrene, porque ganas tengo de echarla un ojo.