Reportajes

Entrevista a Oskar Santos

Por Borja Crespo

Oskar Santos (Bilbao, 72), Licenciado en Ciencias de la Imagen en la Universidad Complutense de Madrid, es uno de tantos creadores que un buen día decidieron buscar fortuna en la capital para cumplir su mayor sueño: rodar una película. En los pasillos de la facultad conoció a Alejandro Amenábar y Mateo Gil, hoy reconocidos. Con el responsable de “Tesis” ha colaborado en más de una ocasión. Santos se encargó del making of de Mar adentro y su colega le apadrinó en un proyecto lanzado por Nescafé para celebrar su medio siglo y rendir tributo a nuestra cinematografía. 50 minutos, nombre de la iniciativa, apostó hace casi una década por el entonces joven cine español con la producción de cinco cortos de diez minutos cada uno. Cinco de los directores más importantes de las cinco últimas décadas impulsaban a cinco directores noveles, una idea que debería repetirse con el patrocinio de otras marcas.

Santos dirigió en sus comienzos diversos cortometrajes, entre ellos El sepulturero –terror de andar por casa-, El profesional –un homenaje al cine oriental de acción que bullía en los años 90- y el multipremiado Torre –un thriller equilibrado con un vecindario como escenario-, además del mentado El soñador, donde se atrevió con una historia de época. Debutó en el largo con El mal ajeno, con Eduardo Noriega a la cabeza del reparto y de nuevo su amigo Amenábar apoyando la producción, una digna ópera prima con tintes fantásticos. El realizador vasco ha coqueteado con la televisión y acaba de estrenar Zipi y Zape y el club de la canica, adaptación en imagen real de los famosos gamberros de tebeo creados por Escobar para la mítica editorial Bruguera. La versión cinematográfica arriesga al máximo al tomar la decisión de describir las andanzas de los personajes desde una perspectiva diferente, más acorde a los tiempos que corren.

oskarsantos1

¿Leías tebeos de pequeño?

Sí, claro, como casi todos los chavales de mi época.

¿Eras fan de Zipi y Zape?

Por supuesto. Reconozco que mi tebeo favorito era Mortadelo y Filemón, pero seguido muy de cerca por Zipi y Zape. Como era un niño de culo inquieto, identificarte con ellos resultaba sencillo.

¿Qué fue lo primero que se te pasó por la cabeza cuando te llamaron para encargarte una película tan peculiar?

Hace tres años, cuando me llamó mi productor, Fernando Bovaira, pensé que se había fumado algo. Yo nunca me había planteado hacer una película familiar. Pero bueno, como vi que lo decía completamente en serio, enseguida me puse a pensar en ello.

¿Cómo afrontaste el reto?

Sentía que los personajes tenían vigencia, pero que el contexto en el que se desarrollaban sus peripecias en los tebeos seguramente no funcionaría en una película actual. Así que pregunté a los productores cuánto de fiel querían que fuera al tebeo. Y me dijeron que estaban abiertos a cualquier propuesta. Lo primero que decidí es que embarcaría a los mellizos en una peli de aventuras como las que yo veía cuando leía los tebeos. Lo que Zipi y Zape representan es universal: niños rebeldes, algo gamberros, que lo que quieren es jugar y divertirse, y para lograrlo no dudarán en desafiar al imperio de lo adulto. Enseguida se me ocurrió la idea de un colegio que en el fondo fuera como una cárcel para niños, donde jugar está prohibido, donde la infancia está proscrita. Y claro, Zipi y Zape deciden montar su propia revolución. Les conté la idea a los productores y les entusiasmó.

A la hora de hablar de posibles influencias, suena mucho una película que marcó a una generación: Los Goonies.

Los Goonies es la referencia cinematográfica principal, está claro. Un grupo de amigos embarcados en una gran aventura. Pero también me influenciaron otras pelis de la época: E.T., Regreso al futuro, o las pelis de Indiana Jones, por supuesto. También los libros de Alfred Hitchcock y los tres investigadores, que devoraba con 12 años. Y, a su manera, tampoco perdí de vista a Los Simpson -Bart es Zipi y Zape, concentrado en uno, y con más mala leche aún-, o las pelis de Pixar, el mejor cine familiar de los últimos 20 años. Y, por supuesto, las grandes pelis carcelarias, especialmente Cadena perpetua.

oskarsantos3

¿Se mitifica demasiado la época de Los Goonies, Gremlins y compañía?

Yo llegué a Los Goonies un poco tarde, con quince o dieciséis años, creo. Supongo que por eso me gustó mucho pero nunca fui fan incondicional. Claro que es una peli con ciertas imperfecciones; el plan del pirata Willy no tiene ningún sentido, y los malos acaban siendo un poco ridículos. Pero el espíritu de la propuesta es maravilloso para cualquier niño, la peli está fantásticamente rodada, y todo en ella es puro encanto. Y eso era lo que perseguíamos. Más que acercarnos a la propuesta formal, queríamos acercarnos al encanto que desprende esa peli.

¿Hay algún género cinematográfico que te guste especialmente?

A mí me gustan las buenas películas. Sin importarme género o procedencia. Si pudiera, me encantaría tocar cualquier género: drama, ciencia ficción, acción, terror… Lo que sea, siempre y cuando encuentre una buena historia, claro. Eso sí, la comedia me parece el género más complicado, al menos para mí.

Las salas de cine se vacían, ¿qué se puede hacer para que el público recupere el hábito?

Es cierto, en España cada vez va menos gente al cine, pero en muchos otros países ocurre lo contrario. Así que confío en que aquí esto sólo sea algo coyuntural, propiciado por esta salvaje crisis que nos han impuesto. La realidad es que hoy en día se consumen más contenidos que nunca. Y es algo que va a más. Supongo que muchas cosas tienen que cambiar aquí para parecernos un poco a esos otros países. Una muy importante sería erradicar esa idea equivocada de que la cultura no tiene un valor económico. Pero cambiar eso debería ser labor de los que mandan, aunque no parecen muy interesados en cambiar nada. Mi labor como director es hacer la mejor película posible, y que atraiga al cine a mucha gente. Y tengo claro que si no lo logro, a pesar de todo lo dicho anteriormente, el primer responsable seré yo.

En rasgos generales, ¿hacia dónde va el cine?

En este país, al parecer, va directo a la carpeta de descargas. No, en serio, hay que adaptarse a los nuevos tiempos, eso está claro. Internet ahora parece el enemigo de la cultura, pero todo el mundo sabe que eso no es así. Internet es la herramienta más poderosa para difundir cultura. Lo es ya en el presente, y lo será aún más en el futuro. Lo que hay que hacer es ponerse a trabajar para que, más pronto que tarde, ese gran consumo de cultura también sea rentable para los que la crean, los que trabajan en ella, y los que la producen y distribuyen. Y no sólo resulte beneficiosa para las compañías telefónicas, y los dueños de las páginas de enlaces. Aún así, creo que internet no será la única herramienta de difusión. La proyección en salas continuará, aunque muy probablemente ya no será mayoritaria.

¿Qué recuerdas de tu etapa como cortometrajista?

Para mí esa época fue antes de ayer. La recuerdo como una época ilusionante, con ganas de trabajar, y de aprender mucho. Sacar adelante un corto era complicadísimo, y había que hacer malabarismos con los pocos medios y el escaso dinero del que disponías. Por eso mismo, los cortos han sido la mejor escuela posible, porque hoy en día así es como todos hacemos las pelis, con medios y presupuestos muy ajustados. No queda otra. Además, también, me dio la oportunidad de conocer a muchos directores: Dani Sánchez Arévalo, Bayona, Vigalondo, Koldo Serra, Borja Cobeaga, Gabe Ibáñez, y un buen puñado más. Y los cortos también me dieron la oportunidad de empezar a trabajar con algunos técnicos que posteriormente han trabajado en mis pelis, como mi músico, Fernando Velázquez, o mi dire de foto, Josu Inchaustegui.

oskarsantos2

¿Hay que irse a Madrid para triunfar en el cine?

Ahora dicen que hay que irse fuera, a cualquier otro país menos éste… Lo que está claro es que hay que estar allá donde se hagan películas. Antes en Madrid se hacían muchas, ahora, desgraciadamente, muy pocas. Yo seguiré intentando levantar pelis aquí, pero también iré a dónde sea que me llamen. Y si encima me proponen algo que me guste y me interese, mejor.

También has hecho televisión…

Claro, es un lenguaje un poco diferente, pero también es un medio muy interesante. Y cada vez lo será más. Yo me estrené en televisión con Crematorio una serie fantástica. Para mí fue una gran oportunidad y un lujo poder trabajar a las órdenes de Jorge Sánchez Cabezudo, un pedazo de director. También rodé el episodio final de Hispania, toda una aventura porque la serie era un desafío permanente, pero aprendí muchísimo. Me gustaría hacer más televisión, porque yo disfruto y aprendo en ambos medios, pero no me llaman. No sé, a ver si ahora con Zipi y Zape y el club de la canica se animan.

¿Gustará la película a los seguidores del tebeo original?

Espero que sí, de verdad, pero imagino que habrá de todo. Algunos fans considerarán que una adaptación fiel hubiera sido mucho más apropiada, pero confío en que la película convencerá a la mayoría. Espero que entiendan esa actualización que propone la película, porque, por encima de todo, el espíritu de los personajes se mantiene. Estoy convencido de que si Escobar hubiese decidido llevar las historietas cortas de Zipi y Zape a un estilo cercano a las largas aventuras que Ibáñez ha hecho de Mortadelo y Filemón, el resultado final hubiese sido muy parecido a Zipi y Zape y el club de la canica.

¿Qué libro o cómic te gustaría adaptar a la gran pantalla?

Nunca he tenido la obsesión de adaptar un libro o un cómic concreto. Pero si pudiera elegir, siempre escogería una novela normalita, nunca un clásico. Considero que es mejor partir de un material menos excelso, de una historia que sea interesante, que suponga un buen punto de partida. Es lo que hacían Kubrick o Hitchcock, por ejemplo. La razón es muy sencilla; pensad en una gran novela que tenga adaptación cinematográfica, y que esa peli esté, al menos, a la altura del material original… Pues eso. Y creo que cómic, a priori, sólo me interesa uno, que además ya se hizo peli, y en mi opinión era muy fallida. Sería From Hell de Alan Moore. El cómic me parece una obra maestra absoluta. Y precisamente por eso, mejor no tocarlo.

¿No te gustaría realizar algún videoclip como tu compañero de estudios Alejandro Amenábar?

Je, je… Alejandro está encantado, y se lo ha pasado pipa haciendo el vídeo de las Nancys Rubias. Yo hice varios, hace ya algunos años, cuando empezaba, y también lo disfruté y aprendí mucho. Claro que me interesa, igual que la publicidad. Pero también soy consciente de que son lenguajes diferentes al cine o la televisión. Por eso, como director, me producen un enorme respeto a la hora de enfrentarme a ellos. Respeto, no miedo.

¿Se aprende a hacer cine en la universidad?

No fue mi caso, lo aseguro. Pero creo que otros muchos, si han tenido la suerte de ir al lugar apropiado, habrán aprendido mucho y muy bien. Con el profesor adecuado, todo se puede enseñar… Yo no tuve tanta suerte y me las tuve que ingeniar como la mayoría de directores; viendo muchas pelis, haciendo cortos, etc… Pero estoy seguro de que si hubiera tenido los profesores adecuados, hoy en día sería mejor director.

¿Qué esperas de este estreno?

Poca cosa, la verdad. Que vaya muchísima gente al cine a verla, a ser posible todo el mundo. Que la película guste mucho, y a todo tipo de público, pero especialmente a los niños, eso es lo que más ilusión me haría. Y también que nos sirva a todos los que hemos participado en ella para poder seguir trabajando en esta industria tan bonita, pero cada día más complicada.

  • ANGEL MIGUEL

    100 % ACONSEJABLE, MUY DIVERTIDA Y SOBRE TODO BIEN HECHA. QUE RECUERDOS

  • Grijaldo

    Buena entrevista. Sobre la peli decir que he leído dos críticas y las dos la ponían bastante bien o sea que parece que por su parte ha cumplido,ojalá y la taquilla le acompañe.

  • Pingback: Entrevista a Oskar Santos | Espresso maker()

  • Elvira26

    El trailer mola mucho y tiene cierto halo a la serie El Internado o eso me ha parecido, ese colegio-castillo, pasadizos, chavales uniformados investigando… claro que tampoco los del Laguna Negra inventaron nada… El Mal Ajeno a pesar de ser una peli irregular a mí me moló mucho. Ojalá le llamen los de Bambú para alguna de las series que preparan! Grande Crematorio empezar ahí telita!!

    Muchas Gracias por la entrevista!!

  • George Kaplan

    Un tío sensato y con los pies en el suelo. No sé qué peli le habrá salido (mucho no me atrae la propuesta, la verdad), pero está claro viendo el trailer que ilusión y curro le han puesto. Ojalá me equivoque y sea buena y además triunfe.

Críticas

losultimosjedi

Ampliando horizontes en escala de grises.

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

Twitter

Podcast