Críticas

Una Cuestión de Tiempo

Por Roque García

Richard Curtis es un director curtido (sí, he elegido la palabra a conciencia) en historias de amor. La mayoría de las veces se ha limitado, que no es poco, a escribirlas (ejemplos de ello son las renombradas Cuatro Bodas y Un Funeral, por cuyo guión fue candidato a un Oscar, Notting Hill, El Diario de Bridget Jones y su secuela o Love Actually) pero en tres ocasiones se ha animado no sólo a firmar su guión sino también a ponerse tras las cámaras y dirigirlas, caso de la película que nos ocupa, Una Cuestión de Tiempo, la ya mencionada Love Actually, gran éxito comercial y de la crítica en su día, y Radio Encubierta, para la que se alejó un tanto de su tema predilecto: el amor.

En Una Cuestión de Tiempo, Curtis regresa al tema que tanto parece inspirarle y nos presenta a Tim (Domhnall Gleeson, visto por última vez en Anna Karenina de Joe Wright), un chico tímido y algo inseguro que ansía tener una novia. Será veraneando en casa de sus padres (Bill Nighy y Lindsay Duncan) cuando le será desvelado un secreto familiar que bien podría echarle una mano a la hora de conseguir sus objetivos: los hombres de la familia pueden retroceder en el tiempo voluntariamente y con la facilidad de entrar a un lugar oscuro, cerrar los ojos y proponérselo. Con esta premisa tan simple y un toque de ciencia ficción tan ligero que ni siquiera requiere efectos especiales (lo cual se agradece) arranca la película, que me atrevería a calificar de ‘la película’ romántica del año.

Crítica de Una cuestión de tiempo 1

© Universal Pictures International Spain

El elenco que da vida a cada uno de los personajes no podría estar elegido con más acierto: Curtis vuelve a contar con la presencia de un impecable Bill Nighy tras Love Actually y Radio Encubierta, ya que se trata de un director al que le gusta repetir con sus actores (véase su trayectoria conjunta con Hugh Grant); para el papel de Mary, una chica americana a la que Tim conocerá en Londres y que se convierte en seria aspirante a ser su gran amor, tenemos a Rachel McAdams, versada en esto de tener relaciones con hombres capaces de romper la línea del espacio-tiempo (Más Allá del Tiempo, 2009), y como protagonista encontramos al anteriormente citado Domhnall Gleeson, todavía más conocido por ser miembro del clan Weasley y por tener como padre a Brendan Gleeson. Hijo de alguien tan talentoso, cabía esperar que Domhnall diera la talla, y así es: el joven hace suya la película (al menos cuando no está Bill Nighy para hacerle algo de sombra), está brillante en el papel sobre el que recae el peso de la trama, es carismático, cae simpático y resulta increíblemente refrescante su elección, ya que Domhnall no es el típico míster inglés que acostumbra a encabezar el casting de este tipo de películas, lo cual aporta al film una sensación subliminal de realismo. Además resulta entrañable, tanto como el resto de personajes, ya sean principales o secundarios, y es que la fuerza de la película radica en lo íntegro de las relaciones que se establecen entre ellos, en la naturalidad con la que estos personajes se hacen querer por el espectador y en saber conectar con nosotros de una u otra forma. En definitiva, el trabajo de todo el reparto es elogiable: además de Gleeson, Nighy y McAdams, Tom Hollander como un dramaturgo cascarrabias, Lindsay Duncan como la serena madre de Tim, Lydia Wilson como su alocada hermana Kit-Kat o Richard Cordery como su abstraído tío, por destacar algunos.

Crítica de Una cuestión de tiempo 2

© Universal Pictures International Spain

Una Cuestión de Tiempo es una película británica en el sentido más estricto de la palabra, lo cual abarca desde la ambientación y los actores hasta las referencias presentes en el guión (Dickens, Kate Moss, Kate Winslet), pasando por el color y la iluminación de la imagen. Incluso Rachel McAdams, canadiense de nacimiento, parece haberse convertido en un anglicismo humano para esta película, en la que el detalle más extranjero que descubrimos es un póster de Le Fabuleux Destin d’Amélie Poulain pegado en la pared del cuarto de Tim.
La trama de ciencia ficción está llevada a cabo con soltura, sirviendo de base a momentos cómicos y dramáticos por igual, pero sin llegar a convertirse en el elemento central de la historia, lugar que sin duda ocupa el Amor propiamente dicho y en un amplio sentido, ya que es el tema sobre el que la película habla, razona, filosofa e incluso juega: amor entre parejas, padres e hijos, hermanos y amigos.

© Universal Pictures International Spain

© Universal Pictures International Spain

En mi opinión, y refiriéndome a ella dentro de su género, Una Cuestión de Tiempo es una película redonda, con la que Richard Curtis ha conseguido transmitir verdadero romanticismo sin caer en momentos forzados y antinaturales que, por ejemplo, si estaban presentes en Notting Hill. Tampoco hace falta ser aficionado a este tipo de cine para disfrutar de esta película, ni siquiera ser especialmente sentimental, pues se trata de un film con fuerza de transmisión, cargado de empatía y que sabe conectar con lo que el espectador espera y quiere ver.

Sin embargo, por poner una pega (que para mí ni siquiera es tal, pero para otros bien podría serlo), es posible que a la película le sobre algo de metraje, ya que sus dos horas de duración se terminan notando, pero no hasta el punto de volverse aburrida y aún menos de echar por tierra la satisfacción que a la mayoría de personas les provoca al verla. Es, para mi gusto, un film enteramente recomendable y que merece ser recordado entre los trabajos de Richard Curtis.

Lo mejor:  es prácticamente perfecta. Una “feel-good-movie” natural.

Lo peor:  en su último tercio quizá se extiende un poco más de la cuenta.


Universal Pictures International Spain | Richard Curtis | Richard Curtis, Richard Curtis | Domhnall Gleeson, Rachel McAdams, Bill Nighy, Tom Hollander, Margot Robbie, Rowena Diamond, Vanessa Kirby, Lindsay Duncan, Matt Butcher, Lee Asquith-Coe | John Guleserian | Nick Laird-Clowes | Mark Day | John Paul Kelly | Eric Fellner, Tim Bevan | Translux, Working Title Films |
  • Eduardo Calderon Hernandez

    hola espero me gustaría saber si la película “cuestión de tiempo” tiene un libro que relate la historia.

Críticas

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

death note

Histrionismo japonés a la americana.

la torre oscura

Ya está hecha. A otra cosa.

v1.bjsxNjE0NjE1O2o7MTc0MzM7MTIwMDsyMDQ4Ozg1OA 1200×502

Muchas de cal, una gorda de arena (por Doctor Diablo)

Twitter

Podcast