Críticas

Dallas Buyers Club

Dallas Buyers Club fue la Cenicienta de la pasada edición de los Oscars, fue una de las aspirantes al premio a la mejor película y logró tres estatuillas, mejor actor (Matthew McConaughey), mejor actor de reparto (Jared Leto) y mejor maquillaje y peluquería. Pero a pesar de ser uno de esos proyectos que nacen con la expresión “For your consideration” estuvo prácticamente dos décadas dando tumbos por la industria porque nadie se atrevió a sacarlo adelante.

El film gira en torno a la figura de Ron Woodroof, un electricista, adicto a las drogas, bastante putero y homófobo, a quien le diagnostican VIH en el año 1986, cuando aún había muchísima confusión, tanto en la sociedad como en la comunidad científica. Los médicos le dan un mes de vida. Y él comienza a tratarse con AZT, que consigue a espaldas de los médicos, y que aún estaba en fase de prueba. La combinación de unas altas dosis de este medicamento con otras drogas estuvo a punto de matarle. Y en ese momento descubre alternativas a la AZT, no aprobadas por la FDA, y comienza a traficar con ellas, teniendo como socio a Rayon, un travesti que le ayudará a captar clientes.

© Vértigo Films

© Vértigo Films

Dallas Buyers Club comenzó a confeccionarse en el año 1992, meses antes de la muerte de Ron Woodroof, justo en el momento en el que se estaba preparando Philadelphia de Jonathan Demme. El film de Jean-Marc Vallée pretende heredar el espíritu de aquéllos dramas noventeros que enfrentaban al hombre con el sistema, pero falla en uno de sus principales objetivos, ya que esa parte no está bien escrita, se habría agradecido que ahondara más en su enfrentamiento con la FDA y la industria farmacéutica.

Aun así huye de la etiqueta de “TV movie” gracias a la mano de Jean-Marc Vallée, que realiza un retrato bastante acertado de la época, y como montador apuesta por huir de lo convencional. Tampoco cae en el sentimentalismo ni se trata de una hagiografía, Ron Woodroof no fue un mártir, nunca se comportó como un héroe, siempre veló por su propio interés y fue un canalla hasta el final. Y si por algo vale la pena ver este film es por contemplar a dos actores en estado de gracia como son Matthew McConaughey y Jared Leto.


Dallas Buyers Club funciona mejor como el retrato de un canalla que como el relato de un hombre frente al sistema.


Dallas Buyers club ha sido el título que le ha brindado el Oscar a Matthew McConaughey y fue el proyecto que le hizo cambiar el chip y reorientar su carrera. En el año 2009, en un acto totalmente desesperado de Craig Borten y Melissa Wallack, recibió el guión de Dallas Buyers Club y se enamoró de la historia de Ron Woodroof. Pero había dos problemas, el primero, no había dinero y el segundo, a Jean Marc Vallée, que ya se había comprometido a dirigirla, no le hacía nada de gracia que el protagonista de comedias de medio pelo como Surfer, dude fuese a encabezar este proyecto. Ante esa negativa McConaughey vio que había llegado el momento de dejar de hacer ciertas cosas. Comenzó a decir que no a cierto tipo de películas, estando más de un año sin trabajar, y según sus palabras “esto me hizo interesante para determinados proyectos en los que antes no encajaba”. En cuanto comenzaron a llegar los primeros trabajos del llamado McConaissance, del McConaughey renacido, Vallée se convenció de que probablemente no iba a ser tan mala idea que el actor protagonizase Dallas buyers club, además con su presencia podrían solucionarse los problemas de financiación. Muchas veces se ha pronunciado la frase “aféate, adelgaza, interpreta a un personaje real y ganarás el Oscar”, no deja de ser verdad aunque esa fórmula no siempre funciona. Pero no tengo la sensación de que haya sido un Oscar regalado, aunque el mejor DiCaprio que he visto en mi vida probablemente se lo mereciese más. El Oscar de McConaughey es mucho más que un premio a la composición y a la increíble transformación física que ha experimentado. Está tan entregado a su interpretación que te olvidas que estás viendo a ese tío insultantemente guapo que nos hizo gritar a mí a mis amigas “¿quién ese tío?” cuando nos pusieron el tráiler de Tiempo de matar antes de Íntimo y personal, ay los noventa. Con Oscar o sin él McConaughey está viviendo un momento maravilloso en su carrera y esperemos que le dure mucho tiempo porque qué intérprete hemos ganado en el último lustro.

Cada vez que aparece Jared Leto en Dallas Buyers Club el film sube y cuando no está, a pesar de que McConaughey lo dé todo, se le echa muchísimo de menos. Rayon es un bombón de personaje que le ofrecieron hace casi una década y que el actor ignoró, no llegó a leer el guión en ese momento. Con su interpretación de travesti podría haber caído en la caricatura, y no lo hace, y no dejamos de ver a una mujer incluso en su única escena vestido de hombre vemos a una mujer disfrazada e incómoda. Lo de Jared Leto en este film es alucinante, realiza una interpretación hermosa y cautivadora, y es realmente intolerable que también sea una mujer bellísima.

© Vértigo Films

© Vértigo Films

Menos lucida aunque sí eficaz resulta Jennifer Garner en la piel de una doctora que llega a entablar relación con los dos enfermos protagonistas. En papeles menores vemos a Denis O’Hare, Steve Zahn y a un prácticamente irreconocible Griffin Dunne.

Dallas Buyers Club tuvo un presupuesto modesto y su rodaje fue casi en plan guerrilla, duró tres semanas y se quedaron sin dinero. Eso ha contribuido a darle un look de producción de serie B ochentera que se amolda bastante a la historia que se está contando.

Dallas Buyers Club no es una gran película, tampoco creo que mereciese su hueco entre las candidatas al Oscar a la mejor película, sus dos intérpretes principales están muy por encima de ella.


Jean-Marc Vallée | Craig Borten, Melisa Wallack | Matthew McConaughey, Jennifer Garner, Jared Leto, Steve Zahn, Dallas Roberts, Denis O'Hare, Griffin Dunne, Kevin Rankin, Lawrence Turner, Jonathan Vane | Yves Bélanger | Martin Pensa, Jean-Marc Vallée | John Paino | Robbie Brenner, Rachel Winter | Cassian Elwes, Zev Foreman, Logan Levy, Joe Newcomb, Tony Notargiacomo, Nathan Ross, Rachel Winter | Voltage Pictures, Truth Entertainment | Vértigo Films |

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula y oscarnallóloga.

  • Chancho Rojo

    ¿Qué ví? Una historia interesante, un ácido y real retrato de la naturaleza humana y a dos gigantes interpretándola.

  • Vinni McClane

    Vale la pena por Matthew y por Leto, que estan inmensos. El resto es un telefilm con destellos aislados que salvan sus actores.

  • AloFuentes

    Lo de Jared Leto me recordó a Cillian Murphy en Desayuno en Plutón, y yo amo esa película asi que cada escena de Jared me parecía cortísima. No digo que McConaughey no me haya encantado, pero Jared es la luz de esta película.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast