Reportajes

El poder de Cristo te obliga

Cuando La Pasión de Cristo terminó su recorrido cinematográfico en 2004, el film había conseguido recaudar 370 millones de dólares solo en Estados Unidos –tercera película más taquillera del año, solo 3 millones por detrás de Spider-Man 2–. En sus créditos figura un agradecimiento especial a Paul Lauer, consejero delegado de Motive Entertainment, y responsable de la campaña de publicidad que convirtió la película de Mel Gibson no solo en un fenómeno puntual, sino en la responsable directa de la reanimación de un género, los films de temática cristiana. Este género ha experimentado en los últimos diez años un importante crecimiento merced a la aparición de compañías de márketing y publicidad que han modernizado la distribución de estos films, hasta el punto de que dos de las películas más taquilleras de la historia de este ámbito –Son of God, de Mark Burnett y Roma Downey, y God’s not Dead, de Harold Cronk, con el inefable Kevin Sorbo–, se han estrenado en 2014, un año considerado como “capital” para la consolidación definitiva de estos films, que son un fenómeno interesantísimo dentro del cine estadounidense por sus particularidades: desde su sistema de promoción hasta las características del público a los que van dirigidos, pasando por sus espectaculares resultados de taquilla y, en general, su capacidad de sobrevivir como un nicho, un circuito cerrado, sin necesidad de maximizar el espectro de público al que van destinados (pero sí con un nuevo objetivo: los hispanos, primera minoría del país).

Bos Office Mojo - Christian themed films ranking

Bos Office Mojo – Christian themed films ranking

“Las tres fuerzas que definen a un film cristiano son el director, el productor y el guionista”, explica Kevin Downes, fundador de la web Christian Cinema, a Studio System News. “Dos de ellos, como mínimo, deben ser evangélicos o renacidos. Llamamos a un film ‘cristiano’ cuando la gente que lo hace es cristiana porque solo las personas pueden ser cristianas. El arte no. El arte solo refleja la cristiandad de la gente que lo hace”.

Downes marca una diferenciación fundamental, que separa a films como Ben Hur o Los Diez Mandamientos del verdadero núcleo duro del género, como Son of God o La Biblia. Primero, porque son épicas, blockbusters condicionados primero por el gran espectáculo por delante de la fundamental transmisión de valores a un grupo específico de correligionarios como requisito absoluamente esencial para considerar a un film como “cristiano”. “Paramount puede gastarse 135 millones de dólares en Noé, pero si la comunidad desconfía de la autenticidad del cineasta o percibe que el film va aunque sea mínimamente en contra de sus valores, no será recomendado. Esa es la diferencia: que se desvían del plan y del propósito de films como Son of God”.

Son of God - © 20th Century Fox

Son of God – © 20th Century Fox

Son of God lleva recaudados 59 millones de dólares en Estados Unidos. Box Office Mojo no publica su presupuesto por una razón: no es un film. Es una versión reducida con metraje añadido configurada a partir de la exitosísima serie La Biblia, de History Channel, que ha sido vista más de 100 millones de veces, sumando todas las audiencias y todas sus presentaciones. Más excepcional es el caso de God is not Dead (en el que un joven estudiante demuestra a su profesor la existencia de Dios), que lleva 41 millones de dólares de recaudación frente a un presupuesto de solo 2 millones. La recepción crítica de ambos films ha puesto de manifiesto enormes divisiones entre los analistas que examinan el film desde una perspectiva laica (37/100 en Metacritic para la primera, 16/100 para la segunda) y los críticos que resaltan la calidad de sus cualidades cristianas por delante de las cinematográficas. Sin embargo, ni siquiera los propios productores se engañan. Son películas muy malas. Rematadamente malas.

El productor de Left Behind, que protagoniza Nicolas Cage, Paul Lalonde, reconoce que “el mayor obstáculo al que nos enfrentamos es que los guiones de este tipo son realmente malos. Somos cristianos, pero también cineastas, y nos debemos elevar el nivel y hacer más películas merecedoras de estrenos a nivel nacional”.

Para Lauer este último aspecto tiene perfecto sentido. “La comunidad cristiana solo responde cuando algo es consistente con sus valores y creencias. Si eso se consigue, no importa ni cuánto dinero se haya gastado la película, o lo buena que sea”, explica el CEO de Motive Entertainment, también responsable de la promoción de los films de Narnia (bajo la enseña de Walden Media, que dirige el cristiano conservador Philip Anschutz y, por la parte que toca a España, de Encontrarás Dragones, sobre la vida de Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei.

El profesor de cine de la Universidad de Baylor, Jim Kendrick, explica al Waco Tribune que realmente no existe una necesidad imperiosa de llegar a la mayor audiencia posible. “La idea consiste en hallar un nicho. No es que haya aparecido desde 2004 un cambio en la audiencia. Se trata de los mismos espectadores de siempre, cristianos conservadores”. Sin embargo, compañías como Motive Entertainment han segmentado este nicho y expandido su influencia a grupos no demasiado numerosos, pero sí concentrados y permeables entre sí. En su web, se cita explícitamente a los 44, 8 millones de hispanos, a los 77 millones de aficionados al béisbol, a 5 millones de boy/girl scouts, y a los 20 millones que conforman hoy en día la YMCA, la Asociación de Jóvenes Cristianos de Estados Unidos, por poner un ejemplo.

Ya da igual. Porque para entonces un film ya ha sido “recomendado”. Y “recomendado” quiere decir que tienes de tu parte a los cuatro canales que conseguirán que el público cristiano tenga conocimiento de tu film:

1.- Líderes eclesiásticos como el pastor Rick Warren, con 1,3 millones de seguidores en Twitter, quien habitualmente permite a los cineastas hablar en sus iglesias o dirigirse a la parroquia a través de redes sociales.

 

2.- Medios de comunicación como la cadena de televisión TBN, emisoras como Salem Communication, o páginas de Internet como Crosswalk.

3.- ONG cristianas o grupos afiliados como Compassion International

4.- Negocios cristianos como Family Christian Stores, con más de 330 sucursales y cinco millones de clientes activos en la base de datos.

A estos puntos hay que añadir la participación de organizaciones específicamente creadas para otorgar un “sello de recomendación familiar” a las películas, como la Dove Foundation, que tiene su sede en Michigan.

Hay que decir que la recomendación de la comunidad eclesiástica no es tan fácil de conseguir como se pudiera pensar en un primer momento. El caso más notorio ha sido el de Noé y los esfuerzos, finalmente infructuosos, de Paramount Pictures para conseguir la aprobación del Vaticano. Tras muchísimos esfuerzos, el equipo del film -encabezado nada menos que por el vicepresidente de la compañía, Rob Moore–, consiguió en marzo una audiencia con el pontífice Francisco. Los detalles de la audiencia no han sido revelados, pero muy bien no fue: unas semanas después, el diario Avvenire, próximo a la Santa Sede, fulminó la película por su fracaso a la hora de transmitir los valores cristianos. “Noé sin Dios”, tituló el medio.

El cine de temática cristiana moderno presta un énfasis particular al mundo hispano. Son of God abrió el pasado 28 de febrero en Estados Unidos con 3,000 copias en dual para que los espectadores pudiera ver el film en la versión original en inglés o doblada con las voces de los actores mexicanos Eduardo Versategui, Adriana Barraza o Blanca Soto. Pero nada tan importante como la elección de su protagonista, el actor portugués y católico declarado Diogo Morgado, el primer Jesucristo latino de la historia, en palabras del jefe de distribución nacional de la Fox, Chris Aronson.

Para vender el film en la población hispana, la Fox contó con la ayuda de la consultora Arenas, quien puso de manifiesto cifras a tener en cuenta: 10,9 millones de latinos han acudido al cine al menos en 12 ocasiones en 2012 frente a los 8,4 millones de 2011, según el estudio de la consultora, que cita cifras de la Asociación Nacional de Propietarios de Salas de Cine. El film, además, fue acompañado de un especial difundido en Telemundo, y de varias conferencias en las que se mostró el avance del film a grupos de hasta 50,000 personas con la recomendación particular del Arzobispo de Los Ángeles, José Gómez.

hispanic

HOLLYWOOD SE SUBE AL CARRO

Es por todo ello que Hollywood ha decidido dar un paso adelante: si las películas de temática cristiana no acuden a la gran industria –cosa que hasta cierto punto ha sido harto difícil: “La penúltima generación de ejecutivos de Hollywood se han comportado como unos capullos con nuestras películas”, llegó a declarar el productor Mark Joseph–, es hora quizás de que Hollywood acuda a este género. El primero de estos films es Heaven is for Real, protagonizada por Greg Kinnear, basado en el bestseller de Todd Burpo sobre un niño que afirma haber visitado el paraíso tras estar a punto de perder la vida en un accidente.

“La verdad es que hay gran parte del país que no responde a lo que hacemos en Hollywood”, declaró el productor del film, Joe Roth (responsable de Alicia en el País de las Maravillas). “La idea que tenemos con este film no solo es llegar a todo el mundo, sino despertar el interés de las personas que viven, y que esto vaya entre comillas, en el Cinturón de la Biblia”, añadió en comentarios a NY Daily News, en referencia al término informal que describe las poblaciones del sureste y el centro sur de Estados Unidos, nucleo del conservadurismo religioso del país.

Así las cosas, Sony ha decidido concentrar sus esfuerzos en los estados “de paso” entre Los Ángeles y Nueva York. Concretamente en el sur, ha ofrecido estrenos gratis con la presencia del director y guionista del film, Randall Wallace (responsable del libreto de Braveheart). El publicitario Jerry Della Femina, no obstante, duda de la eficacia de aproximación específica. “La audiencia religiosa sabe cuidarse sola”, explicó.

El interés también ha llegado a la arena política. El ex candidato presidencial republicano a las elecciones de 2012 y antiguo senador Rick Santorum, anunció el año pasado la creación de la productora EchoLight, que desarrollará films cristianos. “Los conservadores hemos estado ausentes de este importante ámbito de definición cultural. Lo he intentado en política, y ahora toca la industria del cine, donde hemos sido espantosamente deficitarios”, declaró Santorum en comentarios recogidos por The Blaze.

“Es casi como si la gente de fe estuviera saliendo del armario”, indicó Lauer a Newsweek. “Lo cierto es que cada vez hay más gente en Hollywood excitada a la hora de trabajar con nosotros en películas como estas, y parece que ahora está bien visto hacerlo”. Joseph, por su parte, deja comentarios críticos a un lado para asegurar que los nuevos ejecutivos “que entienden a América no quieren crear una división en términos de fe; los estadounidenses no quiere un muro de separación”.

  • Ovei Bardhan

    Gran mensaje. Me encanta leer. Estoy muy contento de leer este post. Estoy muy cuando puedo jugar a este juego .. Me encanta este post ….

    noticias de cine

  • http://www.twitter.com/isnotanexit Johnny_Marr

    Mira, me ha recordado a una cosa que me pasó hace poco:
    Estaba esperando el transporte público tranquilamente, distraido, cuando se me acercaron dos misioneras mormonas para tratar de venderme el disparate que es tal “religión”. No tenía ganas (ni tiempo) de rebatirles semejante tomadura de pelo, así que les dije que yo no creía en esas cosas.
    Y me dijeron que, tal y como está la situación, la gente pierde la esperanza y la fé.
    Les respondí “Vereis, yo hace muchos años que no creo en todo esto” (más o menos)

    – Bueno, también damos clases gratis de inglés en la congregación. Toma la tarjeta.

    Pues eso.

    P.D: Como conozco el percal, y sé que habrá preguntas, diré que : No, no estaban buenas.

  • http://www.twitter.com/isnotanexit Johnny_Marr

    Realmente esa mentalidad de “Cree en lo que quieras, pero cree en algo” es muy norteamericana. En USA nunca serán capaces de elegir a un presidente agnóstico (mucho menos ateo) que lo diga abiertamente (no es exclusivo del “Cinturón de la biblia”). Un ejemplo se ve en “Los Idus de marzo”, cuando le dicen algo parecido al personaje de Clooney.
    Y es curioso,porque la constitución americana trata de alejar lo más posible del estado al fenómeno religioso.

  • cerdopsicopata

    “En tiempos tan oscuros nacen falsos profetas” decía la canción, la fe siempre se ha alimentado de la miseria humana, y con esta crisis mundial es normal su repunte.

Críticas

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

mi6

Pillad palomítas.

ant-man-y-la-avispa

Aquí hemos venido por las risas.

Twitter

Podcast