Críticas

Carmina y Amén

Por Antonio Rodríguez Peña.

Poca o ninguna presentación necesita a estas alturas Paco León. Con el habitual desparpajo que le caracteriza, el humorista se puso detrás de las cámaras para debutar como director con un inusual experimento capitaneado por su madre, hermana y amigos. Carmina o Revienta (2012) supuso un doble desafío, el riesgo que entraña exponer de manera pública a la singular familia y el valor que hay que echarle para plantarle cara a la mal llamada industria cinematográfica impulsando métodos de distribución alternativos. El lanzamiento multiplataforma sonó fuerte en los medios, el triunfo cosechado en el festival de cine de Málaga junto con la atesorada fama de Paco y la creciente popularidad de María arroparon a la carismática e inexperta madre en esto del cine. El resto ya es historia, el notable éxito que acaparó la cinta entre público y crítica ha motivado a los León-Barrios a profundizar en las aventuras y desventuras de esta diosa botera.

En esta entrega enmarcado dentro de un lenguaje cinematográfico clásico, la justiciera de barrio pretende cobrar la paga extraordinaria conservando el cuerpo del difunto esposo en su casa durante los días que sean necesarios, mientras, irá ajustando cuentas para dejar todo bien atado – OJO POSIBLE SPOILER – a groso modo podríamos comparar a Carmina con una Walter White ibérica, hará todo lo que esté en su mano para que la familia sufra lo menos posible el día que ella falte, dejando en el aire una pregunta de evidente respuesta sobre la causa de la muerte del marido – FIN SPOILER – a lo largo del metraje se suceden una serie de actos con diferentes personajes donde se mezcla a partes iguales la tragicomedia con el cine social o el melodrama, realizando una interesante disección de la sociedad española arraigada a los valores familiares de antaño, en la que los vecinos e incluso las cajeras del supermercado forman parte de un universo de relaciones humanas muy estrechas, una confortable cercanía digna de los pueblos que en las grandes ciudades ha caído en el frío olvido. Bien dirigida acompañada de una fotografía efectista con momentos para el lucimiento – la escena a cámara ultra lenta del entierro – Paco León trata a sus personajes de tú a tú, con cariño, sin prejuicios ni estatus, transmitiendo en pantalla ese afecto contagioso que acerca a los espectadores a la magia de los relatos cotidianos.

carminamen1

© A Contracorriente Films

Estas fábulas extra-ordinarias se mantienen con buen ritmo durante todo el metraje, aunque no podemos olvidar que también hay hueco para los chistes que agradarán a un público menos exigente y alguna escena algo alargada. La mayor parte del metraje se sustenta en los acertados diálogos y las surrealistas escenas cargadas de humor como la relación de Carmina con el pájaro Bárcenas o el velatorio de Antonio, donde se tratan temas como el consumo de la marihuana o la amistad de una de ellas con la reina Sofía alrededor de una mesa camilla, también deja espacio para la reflexión en una memorable escena donde ella confiesa, entre recuerdos, que estuvo a punto de coger el tren de la infidelidad a un marido muerto y de cuerpo presente. La participación de Estefanía de los Santos, Manolo Solo, Mari Paz Sayago o Julio Fraga en pequeñas apariciones conforman un acertado reparto coral en el que hay que destacar a una enorme Yolanda Ramos que se luce como nunca en el papel de pseudohippyesotericacolgada.

Otro de los puntos fuertes es la acertada evolución temporal del personaje de María León, que madura en la ficción para dejar de lado esa faceta de niñata barriobajera simplona y tomar el relevo generacional de la raza heredada de la madre. Logrando una credibilidad superior a la anteriormente vista.
Hace cuestión de un mes se lanzaba el tráiler acompañado de la pieza compuesta por Carl Orff, ‘Carmina Burana’, curiosamente en estos poemas, entre otros temas, se hace gala al gozo de vivir y del interés por los placeres terrenales, se satirizaban y criticaban todas las clases de la sociedad concentrándose en exaltar el destino y la suerte con elementos naturales y cotidianos. Los más puristas ponían el grito en el cielo, rabiaban expulsando borbotones de espuma por la boca, para otros no dejaba de ser otra perlita que adornaba el producto escondiendo la esencia del personaje protagonista. Le pese a quien le pese, el mayor logro de esta segunda parte es mantener la frescura que tanto miedo tenían a perder gracias al derroche de carisma que desprende Carmina Barrios, un huracán lleno de energía que no ha necesitado años de preparación en escuelas de cine y cursos de “el actor frente a la cámara” para sentirse cómoda frente a ella y dar rienda suelta a la bestia que lleva dentro. Quizás no la veamos interpretando a Juana de Arco, ni dando vida a Leticia Ortiz en un biopic televisivo para Atresmedia, pero si el futbolista marca goles, ¿le vamos a pedir que meta canastas?. La protagonista absoluta resulta el mayor reclamo de la obra, logrando la empatía del espectador con su pureza estrambótica, llegando más lejos que en la primera entrega logrando mezclar la tragicomedia con mayor sutileza y frescura, desprendiendo un extraño halo surrealista que hipnotiza.

carminamen2

© A Contracorriente Films

Carmina y Amén, más larga y oscura, no podía ser menos que su antecesora, repitiendo ciertas fórmulas que dieron buen resultado, – como la experimental banda sonora- , echaba a andar jugando en casa, logrando en la pasada edición del festival de Málaga los premios de mejor guión y mejor actriz de reparto para Yolanda Ramos. Como es normal en este caso no podemos pasar por alto los métodos de promoción y exhibición. En esta ocasión contaban con Mediaset y Telecinco Cinema como padrinos de la ceremonia, pero Carmina es la ley, no se arruga ni teme a los gigantes y ha decidido seguir en su particular cruzada contra leyes que considera injustas con un discurso interesante en el que pone en entredicho el precio de las entradas y la difícil situación a la que se enfrentan las pequeñas producciones que tienen que luchar en una desigual batalla por la conquista de la taquilla. En una jugada maestra sin precedentes e imposible de igualar por la gran mayoría de los mortales “a pocos le dejarán permitirse este lujo”. Paco León ha conseguido convencer a propios y extraños para preestrenar la película gratis, curiosamente un martes que caía el mismo día que un importante partido de Champions, buscando la complicidad de posibles “Carminas” y la positiva reacción en cadena de un boca-oreja que empuje a nuevos espectadores a llenar las salas. Un arriesgado all-in ya que la imprevisible audiencia puede acudir en masa a los cines o creer que si hubo gente que no pagó por verla es porque no merece la pena pagar por ella. Sin trampa ni cartón, me quito el sombrero ante aquellos valientes que decidan explorar nuevos caminos en un intento por reanimar a un muerto que está muy vivo. El cine español.

Paco protege a la película como Carmina lo hace con los suyos, dando una lección de amor incondicional a pesar de sus virtudes y defectos. Los pro-León/Barrios pueden estar contentos y los detractores de la saga también, ya que parece ser que con el conclusión de esta pondrán punto y final a una original propuesta, por ahora las casas de apuestas pagan cara la tercera entrega y difícilmente nos encontremos ante un nuevo fenómeno “Torrente”. Pero quien sabe Carmina es una tómbola.


Paco León | Paco León | Carmina Barrios, María León, Yolanda Ramos, José Luis García Pérez, Manolo Solo, Paco Casaus, Mari Paz Sayago, Estefanía de los Santos, Paqui Montoya | Juan González | Ana Álvarez Ossorio | Antonio Estrada | Álvaro Augustín, Ghislain Barrois, Paco León | Sandra Hermida, Jaime Ortiz de Artiñano | Andy Joke, Canal + España, Telecinco Cinema | A Contracorriente Films |
  • Black

    Me respondo a mi mismo después de ver las dos.
    No sólo no me trago mis palabras, sino que refuerzo todo lo dicho anteriormente.
    Cine que ensalza el chabacanismo de la Andalucía profunda, el catetismo, la picaresca más cañí y plantea a una supuesta madre coraje que hace gala de unos huevos cuyo valor parece estar en su naturalidad. Si hace de sí misma no entiendo el valor que le otorga la gente a esta mujer en el mundo de la interpretación cuando encima se le pira en una buena parte de los diálogos y encima se nota.
    Pues eso, el reinado de los clanes familiares, el nepotismo y el enchufismo de los que se creen que su endogamia profesional tiene el derecho a existir.
    Patético…

  • https://www.facebook.com/callefalsa123 Alf-San

    Queda otro comentario mío donde aparece el susodicho término Rafa, dejarlo tampoco aporta nada ya.

    Le tenía escrito una parrafada acerca de la dignidad que cuestionaba sobre el compañero Antonio, pero consideré que con lo que le había dicho anteriormente, lo mejor era ignorarlo.
    Un saludete y gracias por seguir haciendo tan bien lo que hacéis.

  • Sr. M
  • Nietermind

    Como autor de la crítica, agradecerte tu labor como moderador Rafa, aunque por mi parte reconozco que no he estado al día de los comentarios.
    Llevo bastantes años colaborando de manera esporádica con la página, como va siendo habitual siempre hay gustos a favor y en contra de lo que escribo. Nada nuevo.

    Pero dejando el patio de colegio a un lado creo que toca celebrar. Un fin de semana mas el cine español goza de buena salud en taquilla, con tres películas en el top ten. Carmina ha entrado directamente al quinto puesto de las mas vistas, un dignísimo estreno y un otra lanza rota a favor de los métodos de distribución alternativos.

  • NAVARRO

    Gracias Rafa. Obviedad, sentido común, tranquilidad. Cuántas veces se ha dicho lo sencillo que podría ser todo y lo complejo y complicado que lo hacemos. Esto se puede aplicar a un foro de cine, a un ministerio (cultura?) o a una familia. Ya lo dijo Connor Roney:

    http://media.giphy.com/media/12xXK9nQBAJT1K/giphy.gif

  • Rafa Martín

    Buenas.

    Os cuento un poco:

    Hace un par de días, un lector publicó un par de comentarios que motivaron el inicio de una disputa bastante agria con comentarias habituales de la web. El lector, sin ánimo de aportar gran cosa, se dedicó a tocar las narices. Fue respondido, y el asunto escaló. Pasa de vez en cuando.

    Ante la amenaza del burofax, hemos decidido actuar en consecuencia, capturando pantallazos de los comentarios del lector mencionado antes de la eliminación de los mismos, en los que insulta a uno de sus interlocutores, y desdeña el trabajo hecho por Antonio en la crítica y a nosotros por extensión, poniéndolo todo en conocimiento de las personas correspondientes.

    Se ha procedido a borrar un comentario adicional de Alf-San, a quien le he explicado personalmente los motivos por correo electrónico; motivos que, OJO, en modo alguno tienen que ver con su participación en este hilo, en particular, ni con su comportamiento general en la web. Dejo en manos de Alf-San revelar el contenido del correo, pero vamos, que él sabe que no ha tenido nada que ver con él.

    Eso por un lado.

    Ahora os pido algo que ni siquiera hace falta pediros, porque os conozco a la mayoría de mucho leeros. Esto que viene ahora es una obviedad prácticamente innecesaria en el 99,9 por ciento de los casos.

    No insultéis.

    Por favor.

    La página crece y con el paso del tiempo entra gente nueva. Muchos con el ánimo de contribuir al debate, compartir aficiones o una noche de amol a las velas del Sena. Otros, para dar cera.

    En esos casos, respirad hondo y calma. Porque esta clase de incidentes escalan. Y una diferencia es el debate buenroller que se ha entablado entre Navarro y George Kaplan, o entre Alf-San y Carnivex, que de esos hay diez al día en la página y todos tan amics, y otro como el que me he visto obligado a fulminar, que no iba a ninguna parte.

    Calma, de verdad.

    Dicho esto: disclaimer. Cualquier comentario ofensivo para con los lectores será eliminado.

    Estaremos los próximos días encimando un poco más por si aparecen otros focos de incendio, pero me da que va a ser completamente innecesario.

    Dicho esto, gracias mil a todos por leeros esto. Este tema –que por otro lado se ha abordado con mucha calma y sin darle más importancia de la que merece– no va a pasar de aquí, estoy segurísimo.

    Gracias a todos de nuevo.

    Rafa.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast