Críticas

X-Men: Días del Futuro Pasado

El regreso de Bryan Singer a X-Men, motivado entre otras cosas por la salida de este proyecto de Matthew Vaughn, ha sido un motivo de alegría para los fans de una saga de superhéroes que ha sido vital para la iniciar la moda de las pelis de este subgénero que tan vital se ha vuelto los últimos 15 años y que ha sido, también, uno de sus mejores referentes pese a algún patinazo imperdonable (X-Men Orígenes: Lobezno). Pero si algún mérito tiene esta saga y en concreto Singer, es el de haber sido capaz de manejar con gran acierto el componente coral de un género que tradicionalmente, al menos en el cine, se ha debido a un único héroe, si acaso con un compañero en plan buddy movie (Batman Forever y Batman & Robin). Si X-Men fue un agradecido inicio en esta dinámica coral, X-Men 2 supuso el gran triunfo de Singer, que consiguió dotar a la secuela de aquello que en la primera parte se intuía pero no terminaba de consolidarse. Un equilibrio genial entre acción, tramas y personajes que, sin embargo, aquí se tambalea.

X-Men: Días del Futuro Pasado nos sitúa en un futuro en el que hay un auténtico genocidio mutante. La especie superior está a punto de sucumbir definitivamente a los centinelas, unas máquinas perfectas, adaptables y que acojonan casi como dementores. Un comienzo que nos recuerda increíblemente al prólogo Terminator, pero potenciado con una estupenda secuencia de acción. La única solución posible pasa por enviar la conciencia de uno de los héroes al pasado y cambiar la historia que permite la creación de los centinelas. El personaje capaz de soportar semejante viaje es, cómo no, Lobezno.

futurepast1

Este inicio prometedor muestra también los primeros síntomas de que esta película pretende hacer algo complejo y su miedo a que esa complejidad no se entienda, lo que lleva a una escena hiperexplicativa donde se condensen todos los detalles del viaje, su objetivo, sus efectos secundarios y la elección del viajero. No será, sin embargo, la única de este tipo, aunque sí la más obvia.

A partir de aquí la película nos ofrece un estupendo viaje al pasado, el reencuentro con los personajes de X-Men: Primera Generación y una primera parte muy dinámica que tiene, con diferencia, los mejores momentos de la película. El director se encuentra cómodo contándonos una minitrama equiparable a las clásicas películas de robos para reunir a los protagonistas que llevarán, en adelante, el peso de la película. Singer se divierte y nos regala, seguramente, el mejor descubrimiento de la película: Quicksilver. Outsider, descarado, impertinente y bromista, se echa la película a la espalda y culmina su show en la mejor escena de la película. Sin embargo, su aparición no es más que un agradecido paréntesis antes de que la película recupere un tono más serio y, sobre todo, rutinario y apresurado.


Posiblemente la trama con más posibilidades la saga, con el destino como principal enemigo, pero se acaba optando por sacrificar complejidad y personajes a cambio de un ritmo ágil.


Es una pena que, quizás intentando no ser otro blockbuster de más de dos horas y queriendo convertir al destino inminente en el verdadero villano, se sacrifique el interés que despiertan sus personajes en pos de un ritmo muy rápido y un sentido de urgencia comprensible pero que capitaliza en exceso la película. Lobezno se convierte en un personaje bisagra más que el protagonista que es al principio, Magneto queda reducido a su mínima expresión (el tipo que odia a los humanos), Mística hace la función de una bomba con una cuenta atrás, el presunto villano, Bolivar Trask, es un mero engranaje en la trama y Charles Xavier, que es sobre quien se intuye que la película quiere poner su peso, no termina de tener toda la presencia que requiere. En la escena más relevante para este personaje, que es el que afronta el cambio más profundo con diferencia, la película no es que pase de puntillas, pero tampoco se esfuerza en ofrecer algo especial cuando lo está pidiendo a gritos. Más allá de cierto juego de distorsión de la imagen al inicio de esa escena, en la que confluyen dos realidades y dos personajes que son uno, la cosa deriva en un mero diálogo, de nuevo más explicativo que otra cosa, y de ahí, corriendo como si le quemara el culo a retomar la trama principal.

futurepast2

Al parecer han quedado bastantes minutos en la sala de montaje, intuyo que muchos serían necesarios para que personajes relevantes no parezcan más que invitados de conveniencia, casi como ese primo de tu madre al que no has visto en años y aún así tienes que invitar a tu boda. Personajes como Tormenta, Kitty Pride o Iceman merecían un poco más de mimo, incluso el Xavier y Magneto del futuro. Pero ese metraje descartado no arreglaría las escenas en las que se ha optado más por lo explicativo que lo emotivo, o el hecho de que Lobezno pase de ser el héroe habitual al inicio de la película, a un mero secundario. Un secundario que recupera su lugar protagónico de la saga en los minutos finales con un cierre donde Singer deja ver, a través de los ojos de Jackman, su amor por ese mundo en el que él nos inició y que, como broche final, es estupendo.

Da cosica que una saga que decide aprovechar una de las pequeñas pero más originales historias de los cómics de X-Men, que juega con dos líneas temporales, que propone al destino como el verdadero enemigo, acabe resultando tan tibia y perezosa en algunos momentos clave de su desarrollo. Parece como si, más allá de la idea de partida, no hubieran querido complicarse mucho la vida y darle al público algo fácil de digerir, ligerito y sin tropezones. El puré agradable de un plato que hubiese sido mucho más jugoso con sus matices bien diferenciados y dando cancha a las ideas más complejas a través de sus personajes, convirtiéndose así en el “Inception” de la saga.


Bryan Singer | Hugh Jackman, James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence, Nicholas Hoult, Patrick Stewart, Ian McKellen, Peter Dinklage, Ellen Page, Omar Sy, Halle Berry, Shawn Ashmore | Simon Kinberg | John Ottman | Newton Thomas Sigel | John Ottman, Michael Louis Hill | Simon Kinberg, Hutch Parker, Lauren Shuler Donner, Bryan Singer | Todd Hallowell, Stan Lee, Josh McLaglen | John Myhre | Twentieth Century Fox, Donners' Company, Simon Kinberg Productions, Bad Hat Harry | Hispano Foxfilm |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • NAVARRO

    Coño, uno de esos brujos de Costa de Marfil que reparten flyers por el metro! Sois increíbles, seguid con el buen trabajo. Pero antes muérete.

  • Jose Luis Sanchez Sender

    Tienes muchísima razon, lo que veo es que se idolatra mucho a un director y todo lo que haga da igual lo que sea tiene que estar a su nivel, pero no hay momentos que cuando dirigen no saben lo que hacen y se pasan de tuercas, hay cosas como mercurio que lo sacan como trama de pegote solo para presentar el personaje , por que me vais a decir que lobezno no puede solo junto con todos los demas mutantes, aparte lobezno en esta es muy cansino , ya que por momentos solo el contra todos , por dios que ya tiene una saga el solo y aparte en grupo tambien es el protagonista.

  • https://fascineados.blogspot.com.es/ Juanma Vidal

    Con un poco de retraso, pero ando de culo con los exámenes. Copio y pego de mi blog:

    Bryan
    Singer me desconcierta. Mucho. Es un director del que nunca sé qué
    esperar. Lo mismo se marca un peliculón como ‘Sospechosos habituales’
    que te casca un moñoño como ‘Superman Returns: El regreso’. Lo mismo me
    sucede con la saga mutante: encuentro unas desigualdades cualitativas
    enormes entre algunas de sus entregas. Las tres primeras mantuvieron un
    nivel bastante alto (sí, incluyo la tercera parte, de la cual me
    considero fiel defensor frente a la cantidad de palos que se llevó),
    pero desde entonces, la única que de verdad me ha hecho disfrutar ha
    sido ‘X-Men: Primera generación’ (la mejor de la saga, a mi juicio). En
    cualquier caso, al César lo que es del César, pues ‘X-Men’ marcó el
    inicio de la oleada de películas de superhéroes que llega cada año a
    nuestras pantallas. Había mucha expectación ante la vuelta de Singer a
    la saga que él mismo creó hace catorce años, pero mi escepticismo debido
    a las irregularidades anteriormente comentadas seguía latente.

    ‘X-Men:
    Días del futuro pasado’ está basada en uno de los cómics más populares
    del grupo de superhéroes, publicado en 1981. La historia nos sitúa en un
    futuro apocalíptico en el que todos los mutantes están siendo
    exterminados por los Centinelas, unos robots creados con tal fin. Con la
    ayuda de Kitty Pryde, Lobezno es enviado al pasado para tratar de
    cambiar el rumbo de los acontecimientos y evitar la creación de estas
    máquinas en el futuro. Es una pena que con esta trama tan interesante y
    el regreso del reparto original, entre otros alicientes, Singer se haya
    conformado con hacer una pelicula con el piloto automático puesto en
    lugar de dar rienda sutla a su talento, porque podríamos estar ante una
    de las mejores películas del género. El resultado, por lo tanto, no es
    ni mucho menos malo, pero sí un tanto decepcionante. Es un casi, pero
    no.

    La cinta arranca con mucha fuerza y nos deja clavados en el
    asiento desde el primer minuto, pero desgraciadamente no es capaz de
    sustentar esa fuerza inicial y se va diluyendo poco a poco como el
    azucarillo en el café. Singer ha vuelto a cometer el mismo error que ya
    cometió con Superman, sacrificando la acción por el drama, y ahí es
    donde la película pierde mucho fuelle. Eso no quiere decir que su
    desarrollo sea lento, aburrido o que no sucedan cosas, porque suceden, y
    muchas. Quizá demasiadas. Hay momentos de auténtico caos narrativo
    porque uno ya no sabe en qué marco espacio-temporal están produciéndose
    los hechos. Que si Vietnam, que si Washington, que si París… los
    escenarios cambian a una velocidad y con una brusquedad que resulta
    difícil asimilar estos cambios. Es como si hubieran cogido una serie de
    escenas inconexas y hubieran hecho un “copy-paste” de manera descarada y
    sin transición alguna entre ellas. Eso no quita que haya algunas
    escenas de acción memorables, pero por desgracia, son tan escasas que no
    llegan a satisfacer nuestra sed de mamporros. También hay algunos cabos
    sueltos que no quedan del todo explicados (o al menos yo no los he
    cogido), no sé si adrede de cara a futuras entregas o debido a un nuevo
    signo de dejadez del director estadounidense.

    Lo mejor del film,
    sin duda, es su reparto, posiblemente el mejor repertorio de nombres que
    se haya visto jamás en el género (solo a la par con la trilogía de ‘El
    caballero oscuro’). Hugh Jackman, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence,
    Ellen Paige, Halle Berry, Patrick Stewart, Ian McKellen… todos
    nombres de primerísimo nivel. Aparte de todos ellos, cabe destacar
    también al personaje de Mercurio, interpretado por el joven Evan Peters,
    quien protagoniza algunas de las escenas más espectaculares de la
    cinta. Jackman, por su parte, empieza a mostrar síntomas de desgaste con
    su personaje estrella. Ya anunció recientemente su intención de
    abandonar el papel de Lobezno tras finalizar el rodaje de la futura (e
    innecesaria) secuela de ‘Lobezno inmortal’ prevista para 2017, y la
    verdad es que, aunque nos duela, puede que sea la decisión más sensata,
    porque catorce años interpretando el mismo personaje queman a
    cualquiera, y eso se nota.

    Pese a todo, ‘X-Men: Días del futuro
    pasado’ es una película correcta, que entretiene y, por momentos,
    impresiona, pero al mismo tiempo nos deja con la agridulce sensación de
    que no se ha sabido aprovechar todo el material que tenían entre manos y
    por desgracia se ha quedado fuera del olimpo de las películas de
    superhéroes, al que sí pertenece, por ejemplo, ‘X-Men: Primera
    generación’, que sigue siendo de lejos la mejor cinta protagonizada por
    la Patrulla X. Es un casi, pero no.

  • Carlos de Miguel Chaves

    ESO ha sido realmente lo que no me ha gustado de esta. El tema de Magneto de First Class.. y eso que había varios momentos que parecía que sí, que se arrancaba que se arrancaba.. y al final nada.

  • sasha

    ¿QUIEN COÑO ERES?

  • Angelic Ann

    Mi nombre es Tracy, quiero
    compartir mi testimonio con el público en general sobre
    lo que este hombre llamado DR BREEZE sólo ha hecho por mí,
    este hombre acaba de traer de vuelta a mi marido perdido Ex
    a mí con su gran hechizo, yo estaba casada con este hombre
    llamado Steven estuvimos juntos durante mucho tiempo y
    nos encantó nuestra auto de pero cuando he podido dar
    él un niño por 2 años me dejó y me dijo que
    no se puede seguir ya entonces estaba ahora buscando
    maneras de conseguir que vuelva hasta que un amigo mío me dijo
    acerca de este hombre y le dio su correo electrónico de contacto drbreezeultimatespellcaster@gmail.com
    entonces usted no creerá
    esto, cuando me puse en contacto a este hombre en mis problemas que
    preparado este hechizo y traer a mi marido perdido
    espalda, y después de un mes me olvido de mi mes y voy por
    una prueba y el resultado indicado am am embarazada feliz
    hoy soy una madre de un bebé, gracias una vez
    nuevo DR BREEZE por lo que has hecho por
    mí, si está por ahí de paso algo de esto
    problemas se enumeran a continuación en contacto con él hoy drbreezeultimatespellcaster@gmail.com
    1) Si usted quiere que su ex atrás.
    (2) si usted siempre tiene pesadillas.
    (3) ¿Quieres ser promovido en su oficina.
    (4) ¿Quieres mujeres / hombres que corren detrás de usted.
    (5) Si usted quiere un hijo.
    (6) ¿Quieres ser rico.
    (7) Usted quiere atar a su marido / esposa sea
    tuya para siempre.
    (8) Si usted necesita la ayuda financiera.
    (9) ¿Cómo te han estafado y que desea recuperar
    usted perdió dinero. contacto con él ahora en drbreezeultimatespellcaster@gmail.com

  • Imanol De Frutos Millán

    Yo aprovecharía la tercera de Lobezno para explicar parte de las lagunas que hay entre Lobezno Inmortal y Días del Futuro Pasado, por lo menos para que cuenten cómo recuperó las garras de adamantium, aunque no sé cómo se podría mezclar con la trama de Viejo Logan.

  • http://tododesdemisofa.blogspot.com.es tododesdemisofa

    Completamente de acuerdo con la crítica y con lo que dices aquí, sin ser una mala película la sensación de oportunidad desaprovechada es lo que prevalece cuando acabas de verla y es una pena en una película que podía haber sido mucho mejor con un guión algo más valiente y elaborado. Os dejo mi crítica por si queréis echarle un vistazo http://tododesdemisofa.blogspot.com.es/2014/06/x-men-dias-del-futuro-pasado.html

  • WarrenWII

    sin duda hay todo un trasfondo psicológico ahí detrás, que Singer tuvo en cuenta, aunque en el guion no lo hicieron evidente.
    Pero sí que lo mencionó en alguna entrevista

  • Leto83

    Weno, pero siempre se pueden revisionar las pelis sin pensar en DOFP, o pensando y saber que el final de ese arco es el de los superhipermegacentinelas aniquiladores de mutantes. A mí me funciona estupendamente.

Críticas

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

Twitter

Podcast