Noticias

La reforma fiscal de Montoro también llega al cine…

La cacareada reforma fiscal del gobierno, que se pondrá en marcha a partir de 2015, también llega al mundo de la cultura y, cómo no, al cine. El Ministro Montoro, el amigo de los cineastas, ha anunciado hoy que se amplían las desgravaciones fiscales a las inversiones en cine en lo que ha calificado como “una apuesta decidida” por la industria cultural.

En el artículo 36 de la reforma se especifica que las deducciones fiscales serán de un 20% respecto al primer millon que invierta el productor y un 18% respecto al resto. El importe de la deducción no podrá ser superior a 3 millones de euros y, junto al resto de las ayudas que pudieran percibirse, no podrá superar el 50% del coste total de la obra. Esto en lo referente a producciones españolas.

Si se trata de películas extranjeras la deducción será del 15%, que se podrá solicitar por anticipado, y no podrá superar los 2,5 millones de euros.

¿QUÉ SUPONE ESTA REFORMA?

En el caso de películas españolas la deducción aumenta dos puntos, del 18% vigente al 20% que entrará en vigor en Enero, aplicable solamente al primer millón de euros, para el resto seguirá siendo el 18%. Para los productores supone poco menos que una tomadura de pelo. Después de numerosas reuniones en las que el gobierno ha prometido ser sensible al sector del cine e iniciar ese nuevo modelo de ayudas basadas en el mecenazgo y las exenciones, las medidas resultan claramente insuficientes.

Según recuerdan en El Confidencial, la demanda de los productores era de una deducción del 40%, similar a la de países como Francia (36%) o Alemania (40%), algo que parecía imposible, aunque después de todas las reuniones se esperaba una cifra estaría cercana al 30%, algo que el viernes daban casi por hecho. El resultado, por tanto, ha sido un “zas, en toda la boca” a la industria española, que cada vez depende de un menor número de producciones, ya que las televisiones, las principales impulsoras hoy por hoy, hacen producciones más grandes pero menos numerosas. Así que seguiremos en la línea de menos películas y menos trabajo para todos los guionistas, técnicos y demás personal que nutre una producción.

Para muchos trabajadores la esperanza estaba, sobre todo, en que las deducciones fiscales convirtiesen a España en un destino atractivo para producciones extranjeras. Pero si las medidas de cara a las producciones españolas han sido insultantes, más aún lo han sido a la hora de atraer al cine extranjero. Nuestro 15% de deducción sobre los impuestos no puede competir con destinos europeos como Malta (22% del coste total invertido en el territorio), Francia (20% de rebaja fiscal), Hungría (20% de rebaja fiscal), Reino Unido (25% de las pérdidas una vez aplicado el “tax relief”), etc. Eso por no hablar de países no europeos que ofrecen reducciones de hasta el 50% de los impuestos o costes salariales tan bajos que compensan la fiscalidad (pero aspiramos a un empleo de calidad y digno… ¿o no?).

Esto supone que rodajes como el de la quinta temporada de Juego de Tronos, que era el salvavidas para la producción audiovisual en Andalucía (la Spain Film Commission estima que podría suponer una ganancia cercana a los 100 millones), pueden estar en riesgo si finalmente este sistema resulta ineficiente y poco atractivo. FAPAE y APPA estiman que España ha perdido el 80% de los rodajes potenciales en los últimos diez años, pero como si nada.

Sólo Canarias es un destino competitivo en nuestro país, una especie de paraíso cinematográfico gracias a deducciones del 38%, una de las más potentes de Europa, que junto a un clima ideal y un paisaje exótico, la convierten en un destino clave. Eso ha permitido que allí se trasladen producciones como Fast & Furious 6, El Dictador, Éxodo, Furia de Titanes, Ira de Titanes o la próxima The Man Who Killed Don Quixote. Pero hasta eso podría estar en riesgo tal y como afirma la productora Emma Lustres a Gregorio Belinchón en El País, donde afirma que se acaba con la figura de la coproducción financiera que atraía rodajes gracias a ese tipo de exenciones fiscales.

LAS REACCIONES

En cualquier caso lo mejor es ver las reacciones en Twitter de la gente que controla del tema:

Y para rematar el artículo de Enrique López Lavigne en El Mundo, productor en Apaches Entertainment junto a su socia Belén Atienza, responsables de títulos como Lo Imposible, El Orfanato, 28 Semanas Después, 3 Bodas de Más

Esperemos que Montoro no sea ese demonio que a veces se esfuerza en representar con esa actitud tan cínica y sea sensible a las críticas y reacciones antes de que esta reforma se haga vigente. Porque entre esta reforma y la no reducción del IVA Cultural, que el gobierno prometió bajar a principios de año, el gobierno sigue cavando la tumba del cine y de la industria cultural en general.

Vía El País, El Confidencial, Hoy Cinema, Spain Film Commission, Ministerio de Hacienda, El Mundo

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Pingback: Reacciones del mundo del cine a la propuesta de desgravaciones de Montoro. | Blog Escuela Internacional Cine - Televisión Septima Ars - Madrid()

  • Nygma

    Creo que no leíste un comentario anterior donde demuestro que en Francia, ese paraíso del cine del que tanto habláis, la industria del cine también está en pie de guerra contra el gobierno socialista de Hollande. Así que los países del entorno no son un ejemplo, precisamente.

    Y también he colgado otro link donde, en una entrevista del 2008 con la entonces ministra González Sinde, se quejaba de que “la industria del cine está siendo desprotegida y desamparada”. Ojito… en pleno 2008, año del máximo de ayudas al cine en España.

    Conclusión: no es un problema de España, Francia o Alemania. El problema es que este gremio pone el grito en el cielo porque sí, da igual que les llenes su sede de fajos de 500 pavos. Tienen el síndrome del Eterno Agraviado y se quejarán siempre al margen de lo que haga el gobierno de turno. Lo llevan en su ADN.

  • Nygma

    Te lo diré de manera clara: estoy completamente de acuerdo contigo en que esta política económica es indefendible, que las clases altas se benefician de impuestos bajos y deducciones fiscales mientras a las clases media y baja nos machacan una y otra vez y al final somos quienes pagamos el pato de aquellos que nos metieron en esta crisis.

    Pero esto no es incompatible con todo lo que he dicho. De hecho, para mí cierta parte de la industria cinematográfica de este país pertenece precisamente a esa clase alta acomodada y privilegiada, que se permite el lujo de hacer películas miedosas con el dinero de todos y con las que al final terminan forrándose, que exigen subvenciones a fondo perdido de hasta el 20% del coste de una película mientras que a autónomos, pymes y mileuristas (es decir, la puñetera clase media a la que seguramente pertenecemos todos nosotros) nos ahogan con impuestos, tasas y comisiones abusivas.

    Por eso yo antes preguntaba: ¿por qué a otro tipo de sectores no les subvencionan sus gastos? ¿Por qué si un carnicero, carpintero, pintor o librero pierde dinero con su negocio nadie le dice “tome usted el 20% del coste de sus inversiones”?

    Cuando me cruzo por Madrid a ciertos productores del cine español no les veo mucha pinta de perroflautas, no. Los trajes a medida les quedan muy bien y no les falta un buen cochazo de importación. Por eso permíteme que dude que esos “pájaros” sean de esa clase media ahogada de la que hablas.

    Saludos.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast