Críticas

Magical Girl

Por Antonio Rodríguez Peña

Es realmente difícil sentarse a comentar una película que te deja sin palabras y de la que todo el mundo habla. Magical Girl es una Rara Avis exótica, hipnótica e inclasificable, un desafío mayúsculo de impecable resultado envuelta dentro de un marco costumbrista en la que todo es posible. Un microcosmos donde todo gira alrededor de cuatro personajes golpeados por los infortunios de la vida. La catástrofe comienza con Luis, (Luis Bermejo) un profesor en paro que necesita dinero para que su hija Alicia (Lucia Pollán) consiga su sueño, el traje de Magical Girl Yukiko. Por otro lado Bárbara (Bárbara Lennie) no quiere perder a su marido y Damian (José Sacristán) quiere ayudarla para que esto no ocurra. Unos personajes extremadamente frágiles que viven en un universo decepcionante en busca de sueños mundanos, llenos de angustias, de amargura y cuyas vidas se entrelazan por el azar del destino.

El nuevo film de Carlos Vermut es original de cojones. Al igual que la gran Diamond Flash, la nueva cinta del director madrileño no será bien recibida por aquellos que acudan al cine para desconectar o ver algo ligerito, esto es distinto, esto es Magical Girl, es la complejidad instalada dentro de un marco aparentemente simple, una de esas películas que da gusto descubrir, en la que los fallos brillan por su ausencia y el mayor error puede cometerlo aquel que lea o vea queriendo saber más de la cuenta antes de ir al cine. Parte de su encanto radica en no saber a qué nos vamos a enfrentar e irnos respondiendo preguntas a base de ir componiendo un rompecabezas en el que la última pieza tiene que colocarla el espectador.

magicalgirl1

Es una película intima, de planos cerrados, de actores iluminados por la luz de Racaj y la brillante dirección y guión de Vermut. Que cuenta con un reparto experimentado en tablas y el grandioso descubrimiento de Lucia Pollán. Dividida en tres actos, “Mundo/Demonio/Carne”, en la primera parte todo empieza con un emotivo Luis Bermejo que está sin dudas ante uno de los mejores papeles de su carrera cinematográfica, el actor que no para de petarlo en teatro tiene la oportunidad de darle vida a un personaje a los que solo el sabe dar, un looser entrañable de mediana edad que de manera surrealista se encuentra metido en una estrambótica situación para poder conseguir el deseo de su hija, la sorprendente Lucia Pollan, que brilla con luz propia en un rodaje de pesos pesados, jugando a la madurez anticipada. La relación entre padre e hija respira dolor y ternura, una simbiosis que dará pie al detonante de la trama.

En el segundo acto entra en escena Bárbara Lennie, la niña de fuego, una carismática bestia completamente desequilibrada cuyos caprichos la arrastran y arrastrará a todo lo que la rodea al más profundo de los abismos. Lennie vuelve a transformarse para ser un animal todopoderoso capaz de eclipsar a la mismísima afrodita con su magnetismo, una interpretación brillante, monumental. Al igual que Sacristán que da vida a un personaje atormentado por su pasado con un sorprendente final. A este señor los años le están sentando mejor que a nadie y resulta imprescindible para completar esta atípica tragedia griega. Un descenso a los infiernos en el que todos son héroes, antihéroes y villanos.

magicalgirl2

Es cierto que Magical Girl invita al espectador a realizar un cierto esfuerzo y puede quien no entre en ese juego. La cinta no cae en los excesos ni la pedantería vista en ocasiones en ejercicios fílmicos no dirigidos al gran público. Lo que pueda salvarla de la crítica destructiva de aquel que no comprenda. Amparada por unas interpretaciones soberbias y un guion redondo. Las piezas, raras y únicas entre sí, van encajando con un envidiable pulso para dejar un vacío necesario. Una suma de productos que dejará satisfecho a aquellos que no se conforman cuando las cosas les vienen dadas.

Cuando los peores y los mejores impulsos pugnan por el dominio del alma humana los valores morales y lo que es considerado como la verdad muta de manera constante. Magical Girl es un flujo continuo sobre el comportamiento humano, donde el espectador observa con ojos que tienen que ver más allá de lo aparente para poder juzgar a unos personajes que buscan alcanzar su propio beneficio, a los que los conflictos morales establecidos por la sociedad no les impiden actuar según la conciencia y la razón les dicte. Sin reproches, el egoísmo natural innato en todos los animales mueve el motor de sus actos.

magicalgirl3

El éxito cosechado en la pasada edición del festival de San Sebastián, Concha de Oro a mejor película y Concha de plata al mejor director, viene a confirmar lo que ya intuíamos en su primera película. Vermut ha creado una marca, un estilo personal incomparable. Una gran noticia en un año muy fructífero para el cine español. Una cinta que abofetea a aquellos que con especial motivación se alimentan de criticar por puro placer a esta industria y encumbran al cine yankee, regodeándose en el ejercicio fallido, exaltando los defectos para eclipsar las virtudes del trabajo y el sacrificio. Pues señoras y señores, Magical Girl es jodidamente perfecta.

Es curioso que las decisiones de profesores y psicólogos, personas que en teoría deben educar a la sociedad, sean tan demoledoras en el film de Vermut, es aún más curioso que el papel de la mujer, frágil a los ojos del hombre, sean el detonante de la toma de decisiones por parte de los débiles personajes masculinos. Es brutal que se pueda mezclar a Manolo Caracol con el anime y el resultado sea tremendamente exquisito. Es cínica, es cruel, es pura verdad. Es la continua lucha de la razón contra el instinto. Es Vermut. Es Magical Girl.


Carlos Vermut | Carlos Vermut | Luis Bermejo, Bárbara Lennie, José Sacristán, Lucía Pollán, Javier Botet, Eva Llorach, Marisol Membrillo, David Pareja, Miquel Insua, Roser Pujol, Teresa Soria Ruano, Israel Elejalde, Elisabet Gelabert, Julián Génisson, Lorena Iglesias | Amadeo Hernández Bueno, Alvaro Portanet Hernández | Pedro Hernández Santos | Santiago Racaj | Emma Tusell | Aquí y Allí Films, Canal+ España | Avalon |
  • Peregrino Sun

    Acabo de ver Whiplash y venia a leer la crítica de mi tocayo antes de acostarme pero me he acordado de que vi Magical Girl entre el sábado y el domingo y me he pasado por aquí antes.
    Gracias Huansolo, GRACIAS. Cuando la peli terminó me quede con cara de gilipollas, cara de “oh, oh, creo que no he entendido una mierda”, cara de “maldita sea! no he conseguido descifrar las alegorías ocultas! es cine para gente mas inteligente que yo!”, en definitiva, con la sensación de que me acababan de llamar imbécil a la cara. Prometo no hacerme el intelectual y aceptarme a mi mismo.

    Magical Girl me ha parecido una puta mierda. No he pillado alegorías ni simbologías y he visto lo mismo que Huansolo, las estúpidas aventuras de la puta tarada y el retrasado bracicorto.

  • Huansolo

    AVISO SPOILERS: Pues estoy aquí a las 4 de la mañana sin sueño y me he dicho voy a ver las criticas de la película que he visto hace un rato a ver si soy el único que ha salido de mala ostia de ver eso que unos llaman película y yo llamo cosa y que se apellida Magical Girl. Veamos: Resulta que hay una niña enferma terminal con un padre medio tarado que en vez de pasar rato con su hija ya que se va a morir, se pasa las mañanas no se sabe muy bien donde o tomando cañas. La niña que es una freaky del anime parece que lleva bien lo de su enfermedad, con madurez y tal, tanto que escribe una carta a la radio dedicada a su papi ausente para decir que le gusta el hospital, porque al despertar en el hospital sabe que su padre siempre esta ahí (mentira, esta en el bar). Eso si, su padre tiene que irse a tomar una caña y no tiene tiempo de escuchar la preciosa carta que leen en la radio para el.

    Pero para lo que si tiene tiempo el tarado es para echarle un ojo al diario de su hija, donde se entera de que su hija quiere un maravilloso vestido de Yukiko o Megumi o no se que mierdas. El padre, que solo tiene tiempo de mirar hasta la segunda pagina del diario (en la tercera pagina ponía “dar un paseo por el parque”) porque tiene que irse a tomar otra caña, decide que es buena idea gastar 7000€ que no tiene (porque esta en paro cosa que a nadie extraña) en el florido vestido que posiblemente huela a sobaco. Porque claro, lo de comprar una replica o ir a una costurera a que le fabrique uno igual esta fuera de todo pensamiento racional. Pues bien, el tarado en cuestión vuelve a dejar a su hija tirada para ir primero a vender unos libros al peso (se le ha olvidado de un día para otro que al precio que cotizan puede que saque 12€ por toda su biblioteca) luego para ir un bar a pedir 7000€ para un vestido (usted es gilipollas o que le pasa) y luego a intentar robar unas joyas. Que vaya a robar a una joyería sin taparse la cara se debe a que en las joyerías no hay cámaras de seguridad, eso lo sabemos todos. También puede deberse a que el tarado es retrasado mental.

    En estas que aparece la otra tarada (esta es tarada porque esta loca, el padre de la niña es tarado pero del tipo si me quitan dos neuronas me cago encima) que justo a esa hora esta a punto de suicidarse porque su marido eminente psiquiatra decide que es buena idea abandonar a su suerte a una tarada bipolar. El psiquiatra abandona a la tarada bipolar y naaaaaaadieeeee en el cine se ve venir que va a intentar suicidarse. Nadie lo ve en el cine y tampoco lo ve venir el eminente psiquiatra y por eso se va. Que maravilloso guion, que mecanismo de relojería en el que todas las piezas encajan!

    La tarada acaba por azares de la vida y por pura pena (porque el tarado es penoso gordito y bracicorto) acostándose con el tarado, y el tarado en un alarde inopinado de brillantez decide no se fíjate tu, grabar con el móvil su encuentro para después chantajear a la tarada. De como sus dos neuronas de tarado alumbran semejante idea es algo que la mente humana jamás alcanzara a comprender. Como la tarada parece que era una especie de puta, vuelve a putear y consigue fácilmente los 7000€ para el chantaje y el vestido.

    Pero aaaah, aquí la cosa se pone mejor todavía. La niña, que a todas luces parecía ser la única persona medio normal en este universo de retrasados mentales, resulta que no. Cuando cualquier persona racional hubiera hecho uno de estos comentarios al recibir el vestido de 7000€:

    Ohh que bonito!

    O este:
    Papa que mierdas haces mirando mi diario hijo de puta?

    O quiza este otro comentario:

    Pero papa estas gilipollas? Cuando te ha costado este vestido? No ves papa que lo que yo quiero es que estés conmigo? Te gastas el dinero en esta mierda y yo me paso la puta vida comiendo la puta crema de verdura mientras tu te vas al bar? que cojones haces comprando un vestido? Snif snif, esto huele raro, huele como a sobaco. Es del segundamano? Ostias no me jodas que es el original. Pero papa hay replicassssss. COmo puedes ser tan penoso gordito y bracicorto? No me extraña que mama te diera la patada.

    Aunque claro alguien me dirá, la niña no sabe que es el vestido original. Y yo le digo, si la niña no sabe que es el original para que cojones comprar el vestido original? Otros me dirán, la niña no sabe que hay replicas, claaaro porque una niña que es una freaky del anime, que tiene Nick y toda la pesca, se ha enterado del que el anime existe porque se lo ha comentado la portera Paqui, no por lo que ha visto en internet. Ella no esta al tanto de lo que se cuece en internet no, ella se entera de lo que pasa en el mundillo anime en el diario de los freakys que compra en el kiosko donde tampoco pone nada sobre el merchandaising para freakys. Otros me dirán, no existen replicas, a esos les recomiendo hacer la siguiente búsqueda en google: cosplay anime costume. Otros me dirán, la niña es una tarada hija de su padre y no sabe ni limpiarse el culo. Ahí si les puedo dar la razón.

    Como decía la niña no se plantea ninguna de estas cuestiones no, la niña decide que la mierda no les llega suficientemente hasta el cuello y que quiere la varita a juego con el vestido. Y la varita cuesta 20.000€. Y no, tampoco hay replicas de la puta varita. O puede que la varita cueste 1000€ pero el caso es que el hijo de puta del padre, porque a parte de tarado es un hijo de puta, decide que sus problemas económicos se van a acabar y le va a pedir a la puta loca tarada 20.000€, para la varita y para cañas. No para una segunda opinión medica no, 20.000 para una puta varita. Pero espera, que el dinero lo quiere en dos días. No en cuatro o cinco no, en dos días. Porque si fuese en cinco días la puta los consigue fácil y se acabaría la película. Y dices que el tio quiere el dinero en dos dias por algo en concreto? la niña se muere pero ya? noooo, el tio dice dos dias como podia haber dicho dos semanas o podia haber dicho me llamo ralph y soy especial. Y la puta dice “ehhh que en dos dias lo tengo chungo”? la puta dice “te los consigo pero dame 5 dias”? No, la puta decide que para no tener que dar explicaciones a su marido es mejor dejarse violar y casi matar y conseguir los 20.000. Porque claro, de ese episodio “violacion” al ser ella una tarada y su marido un brillante psiquiatra no tendrá que dar explicaciones. La violaran y casi la mataran y ella dirá ” Hola me han violado, que hay de cenar?” y ya.

    Así que la violan y casi la matan y resulta que en el after party “no tenia otro sitio al que ir” como por ejemplo un hospital no, tenia que ir a caer en casa del ultimo tarado de la función. el viejo tarado angel de la guarda de la puta tarada que se ha pasado 10 años en la cárcel a saber porque movida de tarados y taradas que tuvieron en el pasado. Y este tarado viejo decide comenzar una masacre para que el marido no se entere de que la magical girl no es mas que una puta tarada, cosa que el marido no sabia ya de antes, al ser un brillante psiquiatra. A todo esto el único giro medio interesante original y sorprendente del guion, que es cuando el ultimo tarado en vez de matar al padre le pide a este que le mate, resulta que este giro queda inmediatamente destruido en post de la sorpresa fácil.

    Y ya. Pasa algo mas? Descubrimos al final que en el móvil en realidad no había nada grabado? que va, ese giro de mierda hubiera sido demasiado brillante dentro de este monton de mierda irracional y sin sentido.

    Eso si la notita en blanco en la puerta del lagarto negro naaaadieeeee se la vio venir, a que no tarados. Que guion!

    Y esto amigos es de lo mejor que ha dado el cine español en todo el año.

  • thestrongsilentype

    Pues yo salí del cine con la sensación de que la película me había gustado bastante y cuantas más vueltas le doy más fallos le encuentro.

    Por ejemplo, el discurso explícito de la tauromaquia, que introduce el tradicional debate instinto-razón, está metido con calzador para expresar un mensaje que la propia trama de la película no logra transmitir. Y lo mismo pasa con el de la corrupción y el de la educación.

    SPOILERSSSSS VARIOSS

    Creo que más bien hay un duelo razón vs. actos desmesurados (que ni siquiera pueden llamarse “locura”) que uno Apolo vs. Dionisio (que siempre suena mucho más intelectual). Luis tiene un objetivo: comprar el vestido a su hija; y, después de dos intentos ingenuos (el de la joyería se lleva la palma), recurre a una estrategia racional para lograrlo: el chantaje. Vale que el origen de la estrategia es un sentimiento emocional, pero no hay conflicto razón-instinto. Sus acciones, forzadas por la dura situación que vive, son puramente racionales. Con Bárbara ocurre un poco lo mismo, para lograr el dinero con el objetivo de que su marido no se entere de lo que ha hecho, recurre a algo destructivo y desmesurado, pero no “instintivo”. En el único personaje en el que veo ese duelo es en Damián, profesor de matemáticas y (por tanto) tipo racional y metódico, y no porque perpetre un plan macabro incitado por los sentimientos que Bárbara despierta en él, sino porque cambia ese plan, cegado por la rabia del momento, cuando dispara a Luis (sin pedirle que se dé la vuelta). Solo veo instinto en esa rabia. Esto y algunas contradicciones que veo en las actitudes de los personajes hace que la película me parezca menos redonda de lo que me pareció en un primer momento.

    FIN DE LOS SPOILERSSS VARIOSS

    Pienso que tanto Buñuel como Berlanga como Lynch son bastante más hábiles y coherentes a la hora de insertar sus temas “conceptuales” en las tramas de sus obras y en las acciones de sus personajes. Además, si Vermut demuestra en algunos puntos de la película que es capaz de contar con sutileza, ¿por qué necesita introducir esos discursos explícitos para dejar claro los mensajes supuestamente soterrados de la película? Ni en El verdugo de Berlanga ni en Terciopelo Azul de Lynch es necesario: la trama y los personajes hablan por sí mismos sin necesitad de poner en su boca unos discursos reflexivos bastante fordadillos. Da la sensación de que Vermut ya veía que lo que quería contar no se reflejaba muy bien en la película y decidió dejarlo claro, dando lugar a un resultado algo contradictorio.

    Para mí La isla mínima se zampa a Magical Girl en general, sobre todo porque también cuenta “por debajo”, de forma soterrada, pero lo hace de una forma mucho más coherente. Además, en esos habitantes de una comunidad aparentemente normal pero en la que todos saben algo y están de alguna forma vinculados con los turbios hechos que oculta el pueblo de La isla mínima (y en las luces rojas, y en el pájaro que se cuela en la habitación de Juan…) veo más ecos de Lynch que en Magical Girl. Creo que La isla mínima logra contar más con menos.

    Y para rematarlo, aunque esto es más personal, cada vez que leo una entrevista de Vermut puedo menos con él: que si su película debería ganar el Goya, que si “es la mejor película del año”… A este hombre no le vendría mal algo de humildad.

  • espectador

    El
    miércoles 29 de octubre fui a ver
    Magical Girl a la sesión de las 20.30h. Salí fascinado. Más tarde, ya no
    lo estaba tanto. ¿Por qué cambió mi opinión? Creo que a la película le sobra
    “media hora”. Explica la historia de cuatro personajes, de los cuales tan solo
    dos avanzan hasta el final. Los otros dos (niña leucemia + padre) quedan a
    expensas de los otros dos. Falta aclarar la escaleta. La presentación “niña
    leucemia + padre” promete durante todo el primer acto, pero se diluye como un
    azucarillo durante todo el segundo acto y parte del tercero a la espera de la
    visita final de José Sacristán. Se convierten en personajes pasivos, con lo que
    prometían. Por tanto, ¿por qué no plantea desde el principio tan solo la
    historia de los personajes “chica loca + profesor” e introduce “niña leucemia +
    padre” al final del primer acto y arranca el segundo? Quitas metraje, tiempo,
    ganas en velocidad narrativa. Y quizás al director se le ocurra para el “padre”
    algo más que “vete a la biblioteca y pon en la Constitución la pasta.” Por otro
    lado, no necesitamos veinte minutos para presentar bloque “niña leucemia +
    padre”: lamentablemente problema “niña leucemia + padre” se entiende en una
    secuencia. Innecesario momento radio esperando padre escuche dedicatoria y demás
    escenas que dan información que luego no se usa (ajustando el presupuesto para
    material de construcción para posteriormente acumularlo en un almacén…) Si bien
    los personajes secundarios que satelizan el bloque “chica loca + profesor” (menos
    el marido) hacen crecer la historia enormemente, los personajes que satelizan
    el bloque “niña leucemia + padre” no llevan a ningún lado: ni las amigas de las
    que habla “niña leucemia”, ni la supuesta amiga del “padre” que regenta un bar
    y a la que acude a pedirle ayuda económica. Esta última no tan solo no lleva a
    nada en la historia (y prometía), sino que el “padre” cambia de bar perdiendo
    una interlocutora, alguien que explique al personaje del “padre”. Pregunta:
    ¿dónde está la madre de “niña leucemia”? Mejor anularla, justificando que
    “padre” cumpla deseo de “niña leucemia”, pues un tercero en ese hogar creo que
    frenaría propósito y acabaría película en 7minutos. Además, creo “niña
    leucemia” es demasiado mayor para la situación, pues a esa edad ya se daría
    cuenta de la salvajada económica que “padre” está cometiendo. Tiene once o doce
    años, sí, pero no por eso son tontitas (¿si fuera un niño lo haría tan pasivo?).
    Con siete años la historia se explicaría igual. El encuentro casual entre
    “padre” y “chica loca” demasiado casual. Demasiado… Y, ¿de verdad “padre” creía
    que lograría su propósito con esa piedra?”. Me parece ingenuo ese momento, punto
    de arranque de toda la película. Estereotipos: de todas las cosas que pueden
    pasarle a una niña, leucemia; de todas las cosas que le pueden pasar a una
    chica joven, loca; de todas las maneras que puede conseguir chica loca algo,
    como no prostitución, y si puede ser maso (momento Las edades de Lulú pero sin
    mostrar nada para hacerlo psicológico); de todos los maridos, como no dominador;
    el iluso perdedor, de letras; el frío y calculador, de ciencias; en la casa de
    la sierra, bikinis y viejos; y el momento estrella del estereotipo: “chica
    loca” está loca por su escaso interés maternal (momento bebé en brazos), una
    línea argumental lamentablemente muy extendida desde hace algunos años.
    Ejemplo: en misma escena en película años 80 se tomaría un gintonic, no una
    pastilla azul (son los tiempos que corren). ¿Por qué desaparece también el
    “marido”? ¿A dónde va? ¿A la sala 2 de la película de al lado con la madre
    “niña leucemia”? Personaje “marido” justifica acciones “chica loca”, pues hay
    que construir al personaje para un largometraje, no para un corto. La mejor escena la del bar: por primera vez el
    director se atreve a poner en un mismo espacio a cuatro personajes. Pero
    tampoco acaba de mover bien a los dos únicos que hacen algo en el escenario.
    Final: poético. ¡Alto! Pero luego, pensando…

  • Luis Usón Pérez

    Supongo que es muy difícil explicar por que algo no te ha gustado plásticamente. Yo la veo pobre en ese sentido. Las caracterizaciones no me han acabado de gustar (a excepción, de nuevo, de Bárbara Lennie y quizás la niña) y los espacios (ha excepción, de nuevo otra vez, de la mansión de los rituales donde acude Barbara Lennie) también me han parecido pobres. Hace muchos años tuve una discusión sobre este mismo tema con uno de mis profesores de cine. Acababa de presentar su última película y los alumnos, obviamente, tuvimos que ir a verla. La película en general, no nos gustó a nadie pero a mí en particular me pareció CUTRE. Cuando en clase nos preguntó que nos había parecido (y he de aclarar que, aunque era un gran profesor, iba a la yugular con los proyectos que hacíamos para él) yo le dije que me había parecido muy cutre y que no veía por ningún lado el millón de euros que había costado. Concretamente le hablé de un puticlub que salía en la película que parecía, literalmente, cuatro sábanas mal colgadas y cuatro o cinco chicas bailando de forma lamentable. Él muy ofendido me contestó que los puticlubs españoles no son como los que salen en las películas americanas, que son cutres y que eso era justo lo que buscaba con esa ambientación, ante eso yo le contesté (y aquí es donde está la clave de todo) que me parecía una representación CUTRE de un puticlub CUTRE, por que no parecía el típico puticlub cutre gallego, sino cuatro sábanas mal colgadas. El se enrocó en su idea y yo le fui poniendo ejemplos de películas que representan entornos pobres y míseros que no resultan cutres en pantalla, por que tienen una buena dirección de arte. Ejemplos: La destilería de Taxi Driver. La casa del protagonista de los 400 GOLPES o el poblado de Accatone de Passolini. En fin y sin enrollarme más, gran película, pero que, quizás por falta de presupuesto, no luce todo lo bien que debería. La siguiente que seguro que se la produce Almodovar ya verás como, aunque transcurra en entornos cotidianos y tenga un rollo naturalista como ésta, luce mucho mejor en ese sentido con un par de miloncejos más.

  • http://www.lashorasperdidas.com Mary Carmen Rodríguez

    Cuando voy al cine y me ofrecen algo que no me voy a encontrar así como así no puedo disfrutar más como espectadora. Así me sentí ayer cuando vi Magical Girl. Me pareció fascinante. Tiene ecos de Buñuel, Lynch, por cómo retrata el descenso a los infiernos de los protagonistas y por su toque iconoclasta, Haneke, por el retrato que hace de la violencia, es seca y salvo un momento siempre te lo muestra fuera de campo, Berlanga, por el retrato que realiza de la sociedad, y algunos diálogos podrían haber sido escritos por Almodóvar.

    Vi Magical Girl con Diamond flash pendiente, espero ponerme a verla cuanto antes. En Magical Girl vi a un director que no solo se preocupa de las cuestiones técnicas, la puesta en escena y el guión sino que cuida muchísimo la dirección de actores. No solo se ha centrado en Bárbara Lennie, descomunal esta actriz ha tenido una evolución espectacular, Luis Bermejo y José Sacristán, este actor no pertenece a este planeta, sino que también lo ha hecho con aquellos que solamente tienen una frase, todos aciertan y lo que es mejor, a todos se les entiende. No me gusta hacerlo pero no tengo más remedio que compararla con la dirección de actores de La isla mínima y se la zampa, porque solamente hay dos excelentes, Javier Gutiérrez y Manolo Solo y hay interpretaciones que son dignas de esa gran serie de culto que es Suárez y Mariscal.

    Haciendo balance de lo que he visto de la cosecha española de lo que llevamos de año el resultado es bastante satisfactorio, muy por encima de lo estrenado el pasado año. Y diría que Magical girl está varios peldaños por encima. Ojalá le vaya muy bien a la película porque no se merecen menos.

  • Gort322

    Bah

  • Raqueta Malvada De Tenis

    Pero… ¿qué dices que te falta estéticamente? si precisamente es que es una película que apuesta por el costumbrismo espacial, y no por el efectismo estético y el vacío plástico. Los personajes, y sus espacios, son adecuados a la perfección.

    La Isla Mínima, tiene unos paisajes espectaculares, porque el paisaje es determinante, no el paisaje en tanto en cuanto un lugar, sino como una dimensión psicológica más que afecta a los personajes. Tiene que ser hostil y grandilocuente para evidenciar que los detectives, no son personajes bienvenidos en el entorno. Totalmente al contrario que en Magical Girl, donde el espacio de los personajes, les es propio.

  • Mudo

    Muy de acuerdo con este comentario. El guión, la dirección de actores (parece que es pecado decirlo [el Goya es suyo], pero estando todos muy bien, Sacristán es el que menos me gusta) y el tempo narrativo están muy bien. Pero estéticamente es solo algo mejor que (la fea) Diamond Flash. Y ya imagino que que la foto sea anodina y los escenarios desangelados tendrá que ver con un propósito, pero a mí no me funciona. Me resta empaque. Se puede encuadrar mejor, tener mejor de dirección artística y no asistir a una buena película a la que parece que le falta dinero para subir un escalón.

    Por si vale a alguno de los que no disfrutaron de Diamond Flash, me cuento entre ellos, y esta sí me ha parecido buena. Y es compleja, pero no de tener que encajar las partes al salir del cine. Vamos, que se entiende bien.

  • Muto Ashirogi

    Lo más parecido a una estafa nigeriana en formato película que puedas echarte a la cara.

Críticas

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

mi6

Pillad palomítas.

ant-man-y-la-avispa

Aquí hemos venido por las risas.

Twitter

Podcast