Noticias

George Clooney se lamenta de la falta de coraje ante Corea del Norte

George Clooney, uno de los actores más políticamente comprometidos en Estados Unidos, se ha visto profundamente decepcionado por cómo se han sucedido los acontecimientos en torno a la crisis de The Interview en las últimas 48 horas. El actor había preparado un texto de apoyo a Sony Pictures con la intención de conseguir firmas y adhesiones de la industria y hacer frente común en un problema que, como bien señala, no afecta a solo a Sony, sino a todo el país y a una de las libertades más básicas del ser humano, la libertad de expresión. El texto era el siguiente:

El 24 de Noviembre de este año, Sony Pictures recibió la noticia de que era víctima de un ciberataque, cuyos efectos son los más aterradores y devastadores que se hayan conocido en un ciberataque en la historia del país. Información personal, incluyendo números de la seguridad social, direcciones de e-mail, domicilios, números de teléfono y los textos completos de decenas de miles de e-mails de empleados de Sony fueron difundidos online con la intención de amedrentar y aterrorizar a esos trabajadores. Los hackers han hecho tanto demandas como amenazas. La demanda de que Sony frenase el estreno de su comedia ‘The Interview’, un filme satírico sobre el dictador norcoreano Kim Jong-Un. Sus amenazas varían desde lo personal (más vale que os comportéis de forma inteligente) al daño físico (no sólo vosotros sino vuestras familias están en peligro). Corea del Norte no ha reclamado la autoría del ataque pero lo ha elogiado, refiriéndose al mismo como un acto honesto y prometiendo consecuencias despiadadas si el filme llega a estrenarse. Mientras tanto los hackers insisten en que lo que han hecho sólo es una pequeña parte del plan. Esto no es únicamente un ataque a Sony. Esto implica a cada estudio, cada medio de comunicación, cada negocio y cada individuo de este país. Por eso es por lo que apoyamos totalmente la decisión de Sony de no someterse a las demandas de los piratas. Sabemos que claudicar ante estos criminales abre la puerta a cualquier grupo que quiera amenazar nuestra libertad de expresión, nuestra privacidad y nuestra libertad personal. Esperamos que estos hackers sean llevados ante la justicia, pero hasta entonces, no nos someteremos al terror. Resistiremos juntos.

Ni qué decir que la cancelación del estreno ha echado por tierra su iniciativa, basada en no doblegarse a las demandas de los piratas informáticos, desde el primer momento. Pero el problema no ha sido sólo ese, sino que nadie ha dado el paso de apoyar ese escrito y ante eso ha manifestado que “todo lo que se decía era que no vamos a ceder ante un secuestro. Pero mientras veíamos como un grupo era completamente vilipendiado, nadie se levantó. Nadie se plantó. Hemos sido capaces de crear telemaratones, donde se unían todos los grupos mediáticos para hacer el telemaratón a la vez, donde la mecánica era que una vez que conseguías el apoyo de uno o dos, conseguías el del resto. Es la progresión natural. Así que aquí, una vez que se consiguiesen las dos primeras firmas… pues bien, nadie quería ser el primero en firmar. Ahora la cosa no es echarlo en cara. Es simplemente el retrato de dónde estamos ahora y lo miedosa que se ha hecho esta industria.

El actor va más allá y analiza las posibles consecuencias de esta situación en el futuro próximo: “Lo que va a suceder es que vamos a tener dificultades a la hora de encontrar distribución. En general, cuando las hagamos (las películas comprometidas), esas que son críticas, nunca volverán a ser películas de estudio. La mayoría de películas que nos han puesto en problemas requerían que iniciáramos la financiación de forma independiente. Pero para distribuirlas necesitas tener un estudio, porque son ellos quienes las distribuyen. La verdad es que ahora vamos a tenerlo mucho más complicado para encontrar distribución y eso es una consecuencia terrorífica.

No está desacertado. A partir de ahora cualquier película controvertida con un país o grupo terrorista que suponga una amenaza para intereses americanos será susceptible de quedarse en un cajón o verse abocada a vivir en un limbo donde nadie o casi nadie tenga narices de hacerla llegar al público. Y si Estados Unidos, la mayor potencia del mundo, se ve ante un futuro tan triste por falta de huevos, no digamos lo que puede suponer para cinematografías más modestas. El mensaje que se lanza es ese que Estados Unidos históricamente se ha negado siempre a enviar, y es el de que sus libertades pueden ser coaccionadas. Pero quizás el problema sea que da más miedo la pérdida monetaria que la de libertades. En un mundo global donde Hollywood depende mucho más de mercados internacionales, donde la variedad de estrenos promocionados por grandes estudios se ha ido reduciendo en los últimos años, donde todos se imitan a todos intentando emular la fórmula más conservadora que garantice el éxito (los estudios reconstruidos en torno superfranquicias), el miedo hace tiempo que tomó el poder. El miedo a perder terreno, a que una película resulte mínimamente compleja y suponga un esfuerzo mental para el espectador, el miedo a no tener una franquicia de larga duración, el miedo a que la novedad no tenga gancho, el miedo a que una película no sea lo suficientemente grande para convertirse en un evento… Y esos miedos se acentuarán aún más tras esto. Ya no bastará con tener franquicias potentes, deberán ser franquicias que no admitan lecturas perversas de potenciales enemigos. Tampoco habrá posibilidad para un cine independiente con contenido político. Es la cercenación definitiva de la libertad creativa a todos los niveles, porque si hasta los exhibidores se acaban contagiando del miedo, estrenar una película polémica se convertirá en un acto heroico, lo que resulta profundamente triste.

No exagero en las conclusiones. En 48 horas hemos visto la cancelación de Pyongyang, un thriller ambientado en Corea del Norte que iba a dirigir uno de los niños mimados de la industria, Gore Verbinski, y también la anulación del reestreno que, como protesta por la situación, planeaban los míticos Alamo Drafthouse de Team America, una película que retrataba una situación no mucho más loca que la actual, con el padre de Kim Jong Un, Kim Jong Il, como enemigo de Estados Unidos y combatido por un comando especial mientras los actores de Hollywood (Clooney incluido) luchaban a su favor. Una película que no sólo era radical en la parodia tanto de Hollywood como del Corea del Norte, sino que encima estaba rodada con marionetas. Aparente veneno para la taquilla (marionetas, calificación R, cagarse en el star system solidario de Hollywood y ridiculizar a Corea del Norte) que pudo hacerse y estrenarse a nivel mundial hace justo 10 años y que ahora posiblemente acabe retirada hasta de los grandes almacenes.

Sin embargo Clooney alberga cierta esperanza y llama a la valentía de la co-presidenta de Sony Pictures, Amy Pascal, que ya manifestó que ella lo que quiere es que The Interview vea la luz: “He hablado con ella hace una hora. Ella quiere sacar la película. ¿Qué hago yo? Mi socio Grant Heslov y yo hemos hablado con ella esta mañana. Bryan y yo hablamos con ella anoche. Cuélgala online. Haz lo que puedas hacer para difundir esta película. No porque todo el mundo tenga que ver la película, sino porque no voy a aceptar que nos digan que no podemos ver la película. Esa es la parte más importante. Kim Jong-Un no nos puede decir que no podemos ver algo.

Es probablemente la primera vez que el hecho de estrenar una película puede suponer un acto de verdadero valor a este nivel, a escala mundial. Está en manos de Sony o de Hollywood plantarse y, aunque sea, filtrar la peli, algo que el grupo de hackers que se atribuye el ataque, los Guardianes de la Paz, ya ha anunciado que no tolerará. Pero es que hace unos meses nos choteábamos de que Corea del Norte se tomase la peli como un acto de guerra y amenazase con consecuencias, ahora eligen nuestra cartelera. Ojo, que nos jugamos mucho.

P.D.: Olé tus cojones George Clooney, menos mal que aún queda gente como tú en Hollywood.

ACTUALIZACIÓN: El presidente Barak Obama acaba de decir hace pocos minutos que reconoce como responsable a Corea del Norte (tras la investigación realizada por el FBI), que lamenta el grave ataque sufrido por Sony y que el estudio ha cometido un error al ceder. George Clooney ya tiene un aliado, el presidente que las mete de 3 puntos.

PROPINA: Lo bien que le vendrá todo esto de la amenaza hacker a la promo de lo nuevo de Michael Mann, Blackhat.

Vía Indiewire

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Agustin Lara

    Pues mira no sería mala idea, sobretodo después de la broma de Infiltrados en clase 2 y también un cameo de Tatum por allí.

  • juan pablo milito

    Grande George Clooney, menos mal que estas vos para defender la “libertad de expresión”, desde el norte de Guantanamo y la escuela de las américas, donde Eduard Snowden y Julian Assange no pueden circular libremente, ya que son peligrosos para el gabinete integrado por el presidente, ganador del premio nobel de la paz, que celebra el asesinato de la amenaza mas grande para la humanidad, llamada osama bin laden, mientras republicanos y demócratas de distintos periodos bancaron los mas de 30 años de gobierno de Hosni Mubarak, y donde sus medios” libres e independientes” dan un trato discrecional a los 43 estudiantes desparecidos de Mexico, ya que este país esta alineado al consenso de Washington.

    Pero ahora resulta que con todo lo que pasa y ha pasado, el mundo esta en peligro, patas para arriba, a punto de irse a la mierda, porque los gringos no pueden estrenar una película humorística que se burla de norcorea,..¡¡¡no jodamos!!!…¿esto es las horas perdidas, o la versión online del diario el país?… yo no estoy a favor de ningún tipo de censura, pero tampoco me va el activismo glamouroso hipócrita al estilo Cher.

  • Pingback: Las peores navidades de Sony | El reino del exceso()

  • hunk31

    Yo no he dicho que Microsoft sea invulnerable a los Hackers y se que le han robado cuentas y cosas por el estilo, pero siempre se las han apañado para que el daño sea menor y tan solo afecte a una minoria.Al menos hasta la fecha yo no me he visto afectado por ese robo de cuentas, y no es que este diciendo algo tan absurdo como “Microsoft me protege o a mi nunca me pasara”, lo que digo es que de tantos y tantos ataques que ha tenido Microsoft (creo que mas que Sony) ha sabido defenderse bastante mas de dichos ataques.Al menos esa es la sensacion que tengo en general, ya que cuando a Sony le han atacado la cosa ha tronado bastante mas que cuando ha pasado con Microsoft.Igual es que la compañia cierra la boca a mas de un sitio de prensa a base de talonario para que la cosa no sea tan alarmante o yo que se, pero de alguna manera cada vez que se ha mencionado un ataque informatico a esta compañia, la cosa se suele calmar en una semana o menos y casi siempre ha sido una falsa alarma o el robo ha sido una pequeña parte de la informacion que tiene protegida

    Pero vamos que ya digo que para evitar este tipo de robos la cosa se podria evitar hasta cierto punto guardando todo lo importante en discos duros externos de los Tb que hagan falta y si se tiene que recurrir a dicha informacion, si es posible usarla en un Pc con internet desconectado, ya comente que algo asi seria bastante coñazo y ralentizaria las cosas mucho, pero dsde luego que seria todo algo mas seguro en mi opinion

  • D.

    Y además, siendo tildados de frikazos intolerantes por quejarse ante lo que se le hizo al personaje. Pero supongo que era una “concesión” más sutil

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast