Críticas

Foxcatcher

Por Doctor Diablo (@Doc_Diablo)

Foxcatcher, tercer largometraje del realizador Bennet Miller nos cuenta la historia de los campeones olímpicos de lucha Mark y David Schultz (Channying Tatum y Mark Ruffalo) y su relación con el multimillonario John du Pont (Steve Carell), fundador del equipo de lucha “Foxcatcher”, que para que os hagáis una idea vendría a ser el hermano malo del Sr. Burns.

Más allá de las libertades que Miller se ha tomado con la línea temporal de la historia, por ejemplo, los dos hermanos Schultz nunca llegaron a coincidir en el tiempo como miembros del Team Foxcatcher, o de la extrañísima situación vivida en los últimos meses en la que Mark Schultz alternativamente se muestra encantado con el film, amenaza al director llamándole basura y diciendo que va a terminar con su carrera para después disculparse profusamente y alabarlo como poco menos que el mejor director sobre la faz de la Tierra, Foxcatcher es una película soberbia. Y de ella es de lo que voy a hablar. Para los interesados en el pifostio que se ha montado a su alrededor, altamente divertido por lo surreal del tema, aquí tenéis un par de links con la historia.

FOXCATCHER

O bien Miller es un cabronazo y le ha hecho la 3/24 a Schultz y ha retorcido su personalidad y los hechos para conseguir contar a través de él una historia que estaba en su cabeza, o bien el tal Schultz simplemente ha sufrido un ataque de enajenación al verse expuesto en el film, dado que él estaba convencido de que la película iba a seguir el enfoque de su autobiografía publicada recientemente y en cambio Bennet ha usado un guión original de E.Max Frye y Dan Futterman.

Mi opinión en pocas palabras: Dado que la viuda de David Schultz ha dado su beneplácito a la película y que los anteriores trabajos de Miller han sido objeto de un profundo trabajo de documentación y han intentado retratar personajes complejos sin menoscabar sus logros, pero tampoco limando sus aristas, sumado a las demostraciones constantes de Mark Schultz de estar bastante averiado de la azotea, yo creo que el director y los guionistas han sido un poco cabroncetes, se han ganado su confianza, le han hecho compartir todas sus experiencias (incluidas las que no puso en su libro porque no le apetecía que se supiesen), a continuación se han documentado y han entrevistado al resto de los implicados en el meollo del asunto, y presentan en pantalla su interpretación de los hechos. A partir de ahí tras ver la película y leer un poco sobre el tema que cada uno se forme su propia opinión.

Aquí lo realmente importante es que Bennett ha firmado una perturbadora y desasosegante película, poblada por unos personajes interesantísimos y que funciona a triple nivel como thriller deportivo, metáfora de la explotación de la clase obrera enmarcada en el auge del conservadurismo reaganiano y por encima de todas las cosas, una reflexión sobre la soledad y el deseo articulada a través de un portentoso estudio de carácter apoyado en un “tour de force” de Channing Tatum que, pese a la nominación de Steve Carell al Oscar como Mejor Actor Protagonista, es la verdadera piedra angular sobre la que se sustenta Foxcatcher.

Con eso no quiero dar a entender que Steve Carell no realice una excelente interpretación, pero ni es la mejor de la película, aunque esto solo sea apreciado por sibaritas como la nunca suficientemente adorada Mary Carmen Rodriguez y otros raros especímenes que entienden que Tom Cruise y Jon Voight eran los auténticos motores de Rain Man y Cowboy de Medianoche respectivamente, y además no es la interpretación protagonista.

Que en la productora hayan dicho: “¡¡Hostias, Steve Carell que siempre hace de tipo majo haciendo de psicópata y con una prótesis nasal¡ (que eso siempre vende a la Academia). Vamos a proponerlo a Mejor Actor a ver si cuela¡¡¡” , pues oye, que muy bien, pero John du Pont en el film es un personaje importante pero periférico, uno de los dos planetas, siendo el otro su hermano David, encarnado por el siempre estupendo Mark Ruffalo, entre los que orbita esa gigantesca masa de humanidad, falta de autoestima aun habiendo conseguido la gloria olímpica, noble y esforzada pero a la vez envidiosa y servil, que Channing Tatum encarna con una pasión, un abandono y una intensidad que te dejan clavados a la butaca literalmente. Su desgracia, y nuestra fortuna, es que trabaja desde dentro, con miradas fugaces, frases musitadas con la cabeza entornada y sin ningún atisbo de concesión a la galería, poco grito, poco lloro, sin discapacidades físicas ni psíquicas aparentes, que le han hecho conseguir una de las mejores interpretaciones del año pero a la vez, aunado al poco prestigio de su nombre, ser ninguneado de una forma que resulta un tanto insultante y bastante miope.

fox2

Bennett Miller, por su parte, se resiste también a cualquier efectismo de thriller de manual y tira de un enfoque gélido, impertérrito, filmando con planos amplios y muy oxigenados una situación de creciente angustia, y muy inteligentemente, te susurra obscenidades y te hace partícipe de una degenaración moral que remite a un desastre inminente cultivado en unos silencios ensordecedores. Soy consciente de que esta elección no será del agrado de muchos, que se sentirán distanciados de la historia y de sus protagonistas, pero para mí es el tono ideal para una historia que de otro modo podría caer fácilmente en el porno sentimental. Su lectura social quizás es muy simplista pero no deja de ser cierta y jodidamente aterradora. Existe un sistema de castas no escrito en la sociedad moderna norteamericana difícilmente permeable, no basado en cuestiones de carácter étnico o genealógico sino en la cantidad de riqueza amasada.

A esta casta superior pertenece John Du Pont, un individuo enfermo, en constante conflicto con su madre y su desprecio por su muy evidente aunque nunca mencionada homosexualidad, y de una voracidad emocional desmedida reflejada en una necesidad de control absoluto sobre los objetos de su deseo. Para su desgracia estos resultan ser los hermanos Mark y David Schultz, campeones olímpicos a quienes Dupont intenta poseer, con resultados trágicos para el uno, funestos para el otro. Lo que el poder quiere lo compra, y lo que no puede comprar, lo destruye.

En el devenir de la historia conoceremos a fondo el interior del pequeño de los hermanos Schultz, y como su necesidad desmedida de individualidad en contradicción con su absoluta dependencia de figuras paternas sustitutivas le llevará a un viaje dantesco al corazón de la pesadilla americana. Cine de muchos quilates que deja una sensación de incomodidad y mal rollo en el espectador.


Bennett Miller | E. Max Frye, Dan Futterman | Steve Carell, Channing Tatum, Mark Ruffalo, sienna Miller, Vanessa Redgrave | Rob Simonsen | Greig Fraser | Jay Cassidy, Stuart Levy, Conor O'Neill | Jess Gonchor | Mark Bakshi, Chelsea Barnard, Michael Coleman | Megan Ellison, Bennett Miller | Annapurna Pictures |
  • Ivan Casajus

    Qué buena es esta película, maldita sea.
    Terrorífica, mucho más de lo que me temía.

  • froilán

    No te preocupes.A mi tampoco me ha gustado nada.

  • doc_diablo

    Me alegro mil de que te haya gustado. Es una joya

  • Leto83

    Hey Doc! Maravillosa Nebraska. Sólo sabía que iba de un vejete y algo de sus hijos, pero poco más, y joer cómo me lo he pasado. Grandísimo final por cierto.

Críticas

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

Twitter

Podcast