Noticias

Festival de Cine de Las Palmas (Día 1)

por Nauzet Melián (@nowseed)

Ha dado comienzo la decimoquinta edición del Festival de Cine de Las Palmas de Gran Canaria. Catorce largometrajes compiten por la Lady Harimaguada, que será entregada el próximo sábado como clausura del festival. El jurado de esta edición lo componen: Javier Cámara, Cosmina Stratan, Eduardo Antín, Elsa López, Ivana Novotna y Lois Patiño.

The Forbidden Room (Guy Maddin y Evan Johnson, 2015)

forbi1

La primera cinta que he visionado ha sido The Forbidden Room, dirigida por Guy Maddin y Evan Johnson. El filme retrata la situación de la tripulación de un submarino que se encuentra atrapado bajo el mar, y la introspección de dicha tripulación en sus temores más profundos.

Desde su inicio, The Forbidden Room es una declaración de intenciones. Imagen desgastada, audio empobrecido, y continuo solapamiento de planos que se descomponen y alteran a libre albedrío.

La película de Maddin y Johnson destaca por su colorista fotografía, entremezclando el expresionismo alemán con la tonalidad de los thrillers de los 60-70 (El Estrangulador de Boston, Perros de Paja). Pero The Forbidden Room bebe especialmente del primero. Colores intensos, uso del negro y gris para oscurecer el relato, y sus tramos de cine mudo donde priman los intertítulos.

Mi principal problema con el filme radica en su afán por llevar su propuesta hasta las últimas consecuencias, lo cual no es malo, pero provoca una sensación alienante. La película no para de ahondar en su experimentación y añade capas que realmente no necesita para transmitir su mensaje. Me recuerda ligeramente a Ballet Mécanique, cortometraje de Fernand Léger que hace de la anarquía visual y la redundancia su narrativa particular.

El montaje del filme es un prodigio, y ha tenido que provocar muchos dolores de cabeza en su post-producción, pero siento que la historia habría conseguido su mismo objetivo con un montaje más compacto.

The Forbidden Room — Teaser 04 from Guy Maddin on Vimeo.

En definitiva, The Forbidden Room es una cinta valiente, alejada de todo convencionalismo, pero demasiado limitada a su atrevida concepción. Indigestión experimental cinematográfica.

La Chambre Bleue (Mathieu Amalric, 2014)

chambre1

La Chambre Bleue (The Blue Room) es lo nuevo de Mathieu Amalric, que no sólo dirige el filme sino que ha escrito y protagonizado el proyecto junto a Stéphanie Cléau.

La cinta cuenta una historia a tres bandas sobre la infidelidad, y las consecuencias que acarrea esa traición emocional a su protagonista. Mathieu Amalric realiza un estudio de la perspectiva, sobre cómo se ven los hechos desde los ojos del amante y los del marido, dos entidades diferenciadas que colapsan entre sí.

Amalric dirige con elegancia y sobriedad, entrelazando los flashbacks con el presente a través de transiciones suaves entre planos, interpolando sonidos del pasado con imágenes del presente.

A nivel técnico, la cinta destaca por un uso interesante de la fotografía. El director ha apostado por diferenciar en estilo y actitud las escenas protagonizadas por la esposa de Amalric (Léa Drucker) y la amante (Stéphanie Cléau). El uso de tonos vivos y cálidos define las secuencias que comparten Amalric y Cléau, y contrasta con los tonos fríos y apagados que acompañan las imágenes de Drucker.

La película funciona de manera espléndida cuando el núcleo de la historia se centra en la dicotomía del protagonista a través de narrativa visual (moscas que reaparecen, espejos que difuminan al protagonista). Quizás su segunda mitad pierda algo de fuerza debido a la llegada del desenlace, ya que la intensidad no es tan poderosa.

No obstante, La Chambre Bleue es un notable drama liderado por estupendas interpretaciones y una dirección inspirada y refinada. Sus virtudes ensombrecen sus escasos defectos.

Pasolini (Abel Ferrara, 2014)

paos1

Se trata de un biopic dirigido por Abel Ferrara que documenta los últimos días de Pier Paolo Pasolini. La cinta nos informa sobre la figura del director a partir de los conceptos que le definen. La historia tiene un tono reflexivo y sutil, liderada por una contenida y elegante interpretación de Willem Dafoe.

El problema que le encuentro a la película es su desequilibrio argumental, ya que pierde empaque en cuanto se aleja de Dafoe y se centra en las alegorías que complementan el metraje. Es una decisión artística interesante aunque rompe la inercia sobria del relato.

Otra de las taras que le encuentro se encuentra en la definición de su protagonista. Siento que los seguidores y conocedores de la vida de Pasolini podrán conectar y disfrutar de la historia de forma más completa, mientras que el espectador que desconozca detalles de la obra y carácter del director, tendrán una reacción más fría y distante.

Pasolini es un filme correcto cuando concentra sus esfuerzos en la figura del protagonista, pero pierde fuelle cuando aparta la vista y opta por una dirección más contemplativa.

White God (Kornél Mundruczó, 2014)

white1

En la superficie, White God relata la historia de amistad que existe entre un perro y su dueña. Pero la cinta de Mundruczó va mucho más allá. Es un retrato de la sociedad actual, de las taras emocionales aún no superadas, del amor incondicional, y de cómo superar los obstáculos que la vida nos pone.

Lili (Zsófia Psotta) es una niña al borde de la adolescencia que se ve obligada a vivir durante una temporada con su padre, ya que su madre y padrastro tienen que asistir a una conferencia que se extenderá en el tiempo. Desde el primer momento se nos muestra la actitud distante y fría de todas las figuras de poder que rodean a Lili. Su madre, su padre, su profesor de música…todos demuestran cierto desdén por los sentimientos de la niña, provocando que su conexión con Hagen (su perro) se vuelva aún más fuerte.

Hagen (el verdadero protagonista del filme) sufre una situación similar a la de Lili. Es inmediatamente rechazado por el padre de ella, prácticamente todo humano con el que se encuentra le hace daño físico y/o mental, y sólo tiene a Lili como apoyo. Y su viaje en la película es tan doloroso como fascinante.

Puedo afirmar sin temor que White God es la mejor película con perros en un rol relevante que he visto jamás. Mundruczó no tiene reparos en mostrarnos el terrible descenso a los infiernos que sufre Hagen, no sólo a nivel físico sino emocional, y eso es algo muy alejado de lo habitual. Vemos la vida a través de sus inocentes ojos, y comprobamos con dolor los acontecimientos que se van sucediendo sin clemencia.

El director sigue a Hagen con mucha naturalidad y espontaneidad, dejando que el perro sea el guía de la historia y no al revés. Travellings laterales, primeros planos y zooms in/out son varios de los recursos que usa Mundruczó para contar con la cámara y la narrativa visual lo que no puede verbalizar su protagonista.

Sin embargo, lo más destacable de la película es probablemente el entrenador de los perros, que ha conseguido auténticas maravillas impensables en un animal. Cuando un perro te cuenta a base de lenguaje corporal sus dudas, miedos y emociones, sólo te apetece levantarte y aplaudir al director y el entrenador de los citados caninos.

El único problema destacable que le veo al filme es su desequilibro en las 2 tramas principales. Si bien es cierto que funcionan y aportan profundidad a sus personajes, el viaje emocional de Hagen, por increíble que parezca, me resulta más fascinante y satisfactorio que el de Lili. Un símil bastante acertado en este caso es Rise of the Planet of the Apes. Ambas películas comparten numerosos puntos en común, y ambas flaquean cuando concentran su atención en los humanos, sin que el resultado global sufra demasiado. Además, el tercio final de la cinta da un giro a lo visto anteriormente y el director se la juega transformando el género de la película. Podría haber sido un error desastroso, pero consigue que funcione.

En resumen, White God es un fantástico relato sobre la empatía (o ausencia de ella), la amistad, y la lucha por sobreponerse a una dura caída. Filme tremendamente especial y sorprendente. Cuando tengáis la oportunidad de verlo, no os lo perdáis.

  • Adexe Armas Suarez

    ¿White dog es de esas que sufres todo el metraje PERO al final sales bien de la sala? ¿o por contra, es de esas que te dejan el cuerpo todo cortado? es que no es toy para ver películas que me amarguen mucho y si es una en donde voy a ver a un animalillo sufrir, pues no se yo. Ahora, que si es Hostal o Saw que se jodan los humanos. Si alguien me puede SPOILEAR si termina bien o mal, lo agradecería

  • Adexe Armas Suarez

    pfffff. Lamentable. Como se puede ser tan cínico.

    Te olvidas de Karate dog.

  • Olevar

    White god me pareció monumental. La vi en octubre en un festival y de no ser por Whiplash, habría sido mi película favorita del año. Es maravillosa.

  • PresidenteBartlet

    “Puedo afirmar sin temor que White God es la mejor película con perros en un rol relevante que he visto jamás.”
    En serio? Mejor que Air Bud? Mejor que Air Bud 2: El fichaje de la liga?
    Lo que es imposible es que mejore a Air Bud 3: Los cachorros de Buddy, que se queda un poco por debajo de Air bud 4: El bateador de oro, o la obra maestra que es Air Bud 5: Golpea de nuevo, en el que el perrete juega al volleyball.
    No puedo creerte cuando dices que White God supera todo esto

  • Turin

    Cuando se trata de dramas que involucran animales soy muy señorita

  • George Kaplan

    Curiosísimo lo de White God, no puedo negar que me has despertado interés en verla.

  • http://www.twitter.com/isnotanexit Johnny_Marr

    Ya tenía ganas de ver White God antes de esto. Ahora, más.

Críticas

cure

Odio eterno al mundo moderno.

kong skull island

Todo bicho. Sólo bicho.

logan

El adiós del héroe rabiosamente humano.

multiple port

Múltiples personalidades, múltiples significados.

xxx reactivated

Hay franquicias que están mejor bajo tierra.

Twitter

Podcast