Noticias

Festival de Cine de Las Palmas (Día 5)

Por Nauzet Melián (@nowseed)

El cuarto día de festival es difícilmente superable, pero el quinto nos ha regalado dos joyitas y una rareza que me ha descolocado. Dicha rareza es Crumbs, filme de Miguel Llansó. La otra cara de la moneda la conforman Güeros (premiada en Berlín) y la maravillosa Labour of Love, de Aditya Vikram Sengupta.

Crumbs (Miguel Llansó, 2015)

Crumbs no es una cinta al uso, y resulta intricado profundizar en su trama sin tropezar. La historia se centra en Candy, un hombre que se dedica a recoger los restos de una civilización pasada en un mundo post-apocalíptico. Los exponentes de la cultura popular de los siglos XX y XXI son tratados como reliquias o dioses a los que rezar y honrar.

CRUMBS_Nazi_640

El protagonista del filme tiene por objetivo ascender a la nave espacial que habita en el cielo para volver a su planeta de origen, pero con el paso de los minutos podemos observar que nuestro héroe se siente perdido por numerosas razones.

Mis incovenientes con la cinta provienen de su tono desigual que salta del drama intenso a la comedia ligera sin terminar de funcionar. La historia no parece querer responder demasiadas preguntas, quizás porque su guión no contiene muchas de ellas. Atisbamos una narrativa en la superficie, pero siento que al escarbar un poco, la película se desmorona ya que le falta trabajo a nivel argumental. Su reiteración de gags funcionan como alivio cómico y tiran de nostalgia pero me parece una forma tramposa de evadir preguntas trascendentales y básicas.

Crumbs está bien dirigida, y tiene algún oasis de ideas interesantes. El problema es que habita en un desierto de artificio que se apoya en el gag facilón y la cultura popular para armar una trama que requiere una mirada más introspectiva de su universo.

Labour of Love (Aditya Vikram Sengupta, 2014)

Güeros-4-e1408724569946 (1)

Atención Spoilers

La apática rutina. La rutinaria soledad. La solitaria apatía. Engranajes circulares y reiterativos que impulsan la vida. El amor distante, y la distancia del amor. Labour of Love nos muestra dos vidas, dos labores diarias que alejan a sus protagonistas.

Ella trabaja a lo largo del día. Hace una pausa para el almuerzo. Continúa su trabajo. Llega a un hogar deshabitado. Coloca la compra, cena y se va a dormir.

Él dedica su mañana a dormir. Almuerza. Recoge la ropa, se viste y se dirige al trabajo que le mantendrá alejado de casa hasta la mañana siguiente.

Un matrimonio desconectado por su trabajo, por esa rutina solitaria. Pero llega la mañana. Él vuelve a casa. Ella, a punto de partir. Y durante un instante, sus labores quedan subordinadas por el amor, por ese restringido momento que comparten cada mañana, por esa mirada que atraviesa el alma. Una sonrisa. Un dulce abrazo. Un bosque donde sólo están ellos, y el mundo se detiene. Y de repente, reaparece la rutina, la labor que impide el amor. El bosque desaparece, y sólo permanece una sonrisa cómplice, sonrisa que se diluye a cada paso que los aleja. Una burlona ventana permite observar cómo el amor se aleja hacia la labor. Comienza un nuevo día.

Fin Spoilers

Aditya Vikram Sengupta ha dirigido una cinta minimalista, sencilla y sutil. Dos historias relatadas por separado que confluyen como si de un montaje paralelo se tratase. Observamos a los personajes realizando su rutina habitual, y cada situación está filmada con elegancia, optando por suaves movimientos de cámara y planos fijos (muchos de ellos, primerísimos planos).

labour-of-love-003-still-through-bars

Uno de los aspectos fundamentales del filme es el uso del sonido/silencio. Labour of Love es un filme sin diálogos, sin palabras. Toda la información que poseemos de la historia y sus personajes proviene del plano visual (en este sentido, me ha recordado muchísimo a Hierro 3). En las contadísimas ocasiones que los personajes hablan, sus palabras quedan ahogadas por el sonido ambiente, el ruido de su trabajo. Nunca escuchamos sus voces, y el protagonismo recae en el apartado visual, que es enfatizado por el sonido de sus movimientos. Planos a cámara lenta acompañados por un tema musical, personas que suben y bajan escaleras…In the Mood for Love aparece instantáneamente en mi mente.

Sengupta hace uso de la fantasía para poetizar un cruce de caminos, optando por un sutil y fluido cambio de escenario, que resume a la perfección los sentimientos de los personajes, y que funciona como catarsis emocional de la historia.

Labour of Love es una historia cocida a fuego lento, intimista y sostenida por una dirección inconmensurable. Un auténtico regalo para los sentidos. Acabará entre mis favoritas del festival.

Güeros (Alonso Ruiz Palacios, 2014)

Güeros tiene una dirección impresionante, un montaje brillante, una fotografía hermosa y un sonido espectacular. Y está muy cerca de lograr la perfección, pero tropieza antes de llegar a la meta. Consigue cruzarla, pero no está entre las primeras.

Ruiz Palacios tiene muchísima clase a nivel visual, y lo demuestra desde el primer plano de la cinta. En el instante que comienza el filme, el ritmo es alto y la historia no para de crecer. Sus primeros 40 minutos son una gozada en todos los sentidos, y su diversión te mantiene con una sonrisa perpetua en la cara. Sin embargo, la película alcanza un muro que no es capaz de atravesar.

Hacia la mitad del filme, Ruiz Palacios decide echar el freno y modificar el tono de la historia. Tras 45 minutos llenos de vivacidad, fuerza y rebeldía, pasamos a una hora más introspectiva y sobria, desequilibrando el tono que la había elevado al altar cinematográfico. En ningún momento decae hasta el punto de fracasar en su narración, pero sí decepciona al traicionar ligeramente su actitud fresca y subversiva.

El talento técnico permanece, la historia aguanta a flote, y en su desenlace consigue maquillar errores anteriores, dejando un gusto dulce tras un tercio central amargo. Pero es una verdadera lástima que Güeros tenga ese problema, porque se trata de un largometraje impresionante por momentos, endiabladamente divertido, y lleno de grandes momentos. No la olvidaré con facilidad, pero sí recordaré esas pequeñas trabas que la han alejado de la victoria en meta.

  • Gerardo Medina Pérez

    Ah pero ¿aún existe este festival? Mira que tenía mucha difusión y seguimiento hace unos años, pero ahora ni se habla de él en los medios.

Críticas

multiple port

Múltiples personalidades, múltiples significados.

xxx reactivated

Hay franquicias que están mejor bajo tierra.

LaLaLandcriticaport

Y se obró el milagro.

silencetotal

El evangelio de Judas (Por Doctor Diablo)

passengers

Robinsones del espacio.

Twitter

Podcast