Críticas

Fast & Furious 7

Lo que empezó siendo una película de macarrillas mitificando la cultura del tuning, la familia (como ese núcleo concebido a base de afectos de lealtad inquebrantable) y el honor en términos de “la calle” se ha convertido en una franquicia de dimensiones difícilemente contenibles. Siendo Universal el único gran estudio sin una franquicia de superhéroes en una época donde eso puede significar la supervivencia del mismo, optaron por encomendarse a la saga Bourne y Fast & Furious y convertir ambas en auténticas franquicias de primer nivel. Con Bourne ha sido complicado por la salida de Matt Damon, pero con esta saga lo consiguieron de pleno inyectando dinero y desvergüenza a raudales. Tras las tres primeras entregas la cosa parecía agotada, en la cuarta, sin embargo, empezaron a virar el rumbo a cierto concepto de supergrupo de conductores que cuajó definitivamente en Fast Five, el verdadero punto de inflexión de la saga creando una peli de robos, incorporando a The Rock como gran reclamo tanto para la taquilla como de cara a un enfrentamiento de moles con Vin Diesel, y llevando cualquier idea delirante a la pantalla con una convicción tan férrea que el resultado sólo podía ser un divertimento de los buenos. La de años que renegué de esta saga y qué a gusto me tragué mis palabras con aquella película. En la sexta entrega, con una trama más continuista con la anterior (que cerraba con un cliffhanger propio de serie de televisión), la dinámica sólo podía encaminarse hacia una necesaria superación de la anterior, no del todo conseguida, aunque coherente en trama y concepto del nuevo conflicto a resolver. La séptima entrega llega, por tanto, con la necesidad de superar todo lo anterior y, para colmo, lidiar con la muerte accidental de Paul Walker antes de finalizar el rodaje, obligando a reencauzar la trama hacia una resolución memorable del personaje.

Tengamos en cuenta que el atractivo de la saga, hoy por hoy, no es otro que el género de acción llevado a sus últimas consecuencias, a la pirotecnia extrema. La trama y los personajes están ahí para apoyar ese espectáculo, pero no son el verdadero eje, aunque haya una épica concepción de la familia flotando siempre en el ambiente. Así que tirando de nuevo del cliffhanger que Fast & Furious 6 dejó en el aire, la muerte de Han a manos de Deckard Shaw, hermano mayor del villano, la película abre con la venganza que éste promete acometer ante el maltrecho cuerpo de su hermano pequeño. Acto seguido sale de la habitación ante el desolador paisaje que ha dejado a la hora de entrar. Abrir con una elipsis de la ira divina que Jason Statham acaba de soltar en un centro dedicado a curar personas es toda una declaración de intenciones para lo que viene después. El no va más.

FURIOUS 7, (aka FAST & FURIOUS 7), from left: Vin Diesel, Jason Statham, 2015. ph: Scott

“¿Tienes seguro?”

A partir de ahí la película asume, una vez más, el reto de superar lo insuperable. Empieza alto para seguir subiendo hasta cotas de acción que desafían cualquier lógica y que por eso mismo resultan tan divertidas. ¿Os acordáis de la interminable pista de despegue de la secuencia final de Fast & Furious 6? Pues todo responde a las mismas leyes de la física. Cualquier plan nace como un “¿qué más podemos hacer con un coche?” en la cabeza de los guionistas, para acabar en el clásico momento de improvisación ante las dificultades que van surgiendo sobre la marcha (que casi siempre incluyen a Jason Statham apareciendo por sorpresa para repartir extremas unciones como si fueran flyers de un bar de Malasaña). No hay escena que no trate de superar a la anterior y eso que la primera gran secuencia de coches comienza con éstos siendo lanzados desde un avión. De igual modo el nuevo villano lo es más que cualquiera de los anteriores. No sólo es despiadado, es que ni siquiera tiene emociones, es un cazador capaz de derrotar al mismísimo The Rock. Donde otros eran de gatillo fácil, él es de granada fácil. Como si de depurar la eterna parodia sobre lo duro que es Chuck Norris les hubiese salido este personaje.


Esta séptima entrega asume la responsabilidad de superar en espectáculo a las anteriores y despedir con todos los honores a Paul Walker.


Seguramente en otra clase de películas el grado de locura no lo pasaríamos por alto y hasta sería motivo de crítica, pero aquí funciona porque se lo toman tan en serio que saben reírse de ello sin renunciar nunca a las sólidas convicciones de todos los personaje. Es algo que se transmite muy bien a través de la dinámica del equipo, siempre entre el “hagámoslo” mayoritario, donde pesa ese sentido de la lealtad, y la voz de la razón representada por Tyrese, que es del que se pitorrean todos. Es la forma de decirle al espectador que esto no va de respetar la verosimilitud, esto va de dejarte embaucar por el espectáculo y aplaudir. Porque esta película busca el aplauso enardecido en cada escena.

El riesgo podría estar en el cambio de director. James Wan, curtido en el género de terror y siempre en producciones hipermodestas, reemplazaba a Justin Lin, principal artífice del crecimiento de la saga en términos visuales. Un relevo muy complicado porque Lin había tomado el pulso a la saga como nadie. Pero la ausencia no se nota en absoluto y Wan hasta se permite explotar alguna que otra idea visual muy agradecida, como seguir con la cámara el movimiento de un cuerpo al ser derribado, sintiendo así la magnitud física de la pirueta.

fast7 2

Más complicado para Wan, si cabe, era lidiar con el descalabro de la muerte de Paul Walker siendo un recién llegado a la saga. Implicaba saber dosificar en pantalla la presencia de los personajes y saber darle a determinadas escenas el peso dramático necesario, sin subrayados, pero sabiendo que ante el espectador se estaban manejando sentimientos paralelos, los de la propia película y los de saber que el destino de su personaje venía condicionado por la realidad. Más hincapié que nunca en la idea de familia y en la idea de Toretto como líder y principal soporte emocional. En ese sentido es modélico el cierre que guionistas y director dan a la película y al personaje de Walker manejando todos esos niveles de emoción. La despedida en ficción y la despedida real en una escena final que cumple con los estándares de la saga (épica de carretera, familia, amistad…), donde Diesel es el baluarte de ese vínculo en ambos terrenos, ficticio y real. Él, como nosotros, se queda viendo marchar a su amigo. Dos caminos que se separan y un vínculo, suyo y de los fans, que quedará para siempre.

Quizás no sea tan redonda como la quinta entrega, que por lo bien que manejaba esa traslación del cine de robos y lo bien que dosificaba los tiempos propios de ese género y los de la acción pura, resultaba un lujo de película. Pero en términos de espectacularidad sin duda consigue superar al resto y a nivel emocional, por razones obvias, es la más contundente con diferencia.


James Wan | Chris Morgan | Vin Diesel, Paul Walker, Jason Statham, Michelle Rodriguez, Dwayne Johnson, Jordana Brewster, Tyrese Gibson, Ludacris, Kurt Russell, Nathalie Emmanuel, Elsa Pataki, Lucas Black, John Brotherton, Djimon Hounsou, Tony Jaa, Ronda Rousey | Vin Diesel, Michael Fottrell, Neal H. Moritz | Thomas Tull, Samantha Vincent | Brian Tyler | Marc Spicer, Stephen F. Windon | Leigh Folsom Boyd, Dylan Highsmith, Kirk M. Morri, Christian Wagner | Bill Brzeski | Universal Pictures, Dentsu, Fast 7 Productions, One Race Films, Original FIlm | Universal Pictures |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Gromber Fox

    bueno la escena del encarcelamiento, podria ser “poscreditos” pero la han puesto antes, y yo que me alegro que me jode esperar.

  • Bass7

    COMENTARIO CON SPOILERS (Si es que existe un ser humano que no la vio)



    1000% contigo Grijaldo,hubo escenas que sencillamente me sacaron de la pelicula (sabiendo que estaba viendo una FF ) primero porque nos presentan a Shaw ( Jason Statham) como el cabron mas grande del universo, un comando, un arma letal, que finalmente es derrotado (y no solo derrotado) por un corredor de carreras, esa escena del estacionamiento cuando Toretto Pisa “la calle” es para matarse de la risa, o cuando aparece por primera vez Kurt Russell y Toretto de 2 golpes neutraliza a unos agentes profesionales … me gustaba ver a Toretto arrastrando una boveda por Rio, que pese a que era ridiculo, involucraba sus capacidades como conductor de coches (que es a lo que va la pelicula) y no se iba de olla con la faceta de experto en combate cuerpo a cuerpo.

  • David Camuñez de Reyes

    pero no supera rock vs diesel, lo siento mucho, esa pelea es una bomba atomica de testosterona y ostias

  • David Camuñez de Reyes

    me a parecido un peliculón como la copa de un pino, esta mas o menos a la par que fast 5 que la considero la mejor de la saga, sobre todo por ese choque de trenes entre the rock y vin diesel 😀

  • GoldenEye21091987

    Corona: el vodka martini de Toretto.

    Por cierto, la Corona y sus marcas hermanas ya no son cervezas mexicanas, las compró una cervecera belga, así que promo redondo el que se marcan.

    Las frases filosóficas de Toretto, son para enmarcarlas, armar una cuenta en Twitter, publicar un libro: la guía espiritual del macarra reguetonero. Hermoso.

    El momento en que la Roca se autocura como Lobezno y se arranca el yeso, es la cúspide de lo kitch.

  • Grijaldo

    Totalmente de acuerdo apañero,esta peli ya entra en el terreno de la ciencia ficción no me jodas,y entendedme,me lo he pasado teta,pero media peli es una comedia involuntaria,el momento en el que Kurt Russell le está soltando verdades a Toretto(La mejor cerveza del mundo es la belga,eso es así)y este le suelta que prefiere una coronita y vá el bueno de tito Russell y le saca un cubo como si estuviese en una sureña cualquiera es de despolle supremo,y ya no hablemos de los diálogos,los guionistas se han fumado el diccionario entero de frases lapidarias,tremendo todo.

    Y como bien apuntas,a James Wan le viene pelín grande esta peli,todo se reduce a la cámara girando alrededor de todo el mundo,y al final acabas hasta el nabo.

    Ya en la secuencia final cuando aparece un helicóptero de combate que que yo sepa no existe y lanza un dron que que yo sepa tampoco existe es cuando me doy cuenta de que están perdiendo los papeles.
    Y ya la pelea final…..es que son superhéroes,punto. Es la única explicación.

    Como alguien dijo por aquí,en la siguiente veo a Toretto desacoplándose con un Camaro de la estación espacial internacional y reentrando en la atmósfera en llamas….delirante todo.

    Lo mejor sin duda la colección de culos prietos que salen durante todo el metraje y lo tremendamente buena que está la morena de Juego de tronos,que dos planazos madre mía.

    También destaco la despedida que le dan a Paul Walker,muy bonita,no me lo esperaba.

    En fin,espero que en la próxima tengan algo más de mesura,porque desde luego me ha parecido la peor desde el reinicio con la vuelta de Diesel y compañia.

    Le casco un 6.5 porque realmente es muy divertida pero joder,que esto iba de carreras ilegales y robos,no de imitar a Misión Imposible.

  • Hans Kastorp

    Lo relevante es que los personajes importantes te importen. Los demás están para que la trama circule.

  • Guest

    Eso es todo, no hay más.

    View post on imgur.com

  • Eric Sanabria

    ¡Je! La cuarta funciona a medio gas… http://media2.giphy.com/media/7Dk4apSbWKpZ6/giphy.gif

  • Eric Sanabria

    Me cago en la leche, Merche, el truño que me he comido. Troll Physics: The Movie. Me he despollado a base de bien, especialmente en el tercio final. Es un entretenimiento cojonudo pero una mierda de película. Unas elipsis que me dejan el culo bastante roto (nada NADA tiene consecuencias en esta película, ni siquiera robarle y joderle el coche a un príncipe árabe), una trama que está ahí por obligación y unos personajes más planos que Mr. Game and Watch. Es decir, peli de birra y colegas, nada más, que es lo que he hecho. Pero que haya crítica de esta y no la haya de Chappie… ay…

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast