Críticas

Aguas Tranquilas

Reconozco que, aunque conocía su importancia como la directora de mayor prestigio en Japón, y por ser uno de los nombres fijos en los principales Festivales de Cine, hasta ahora no había visto nada de Naomi Kawase ni conocía los rasgos característicos de su cine. Por tanto, hablar de la película en función de su obra previa me resulta imposible.

Aguas Tranquilas nos cuenta una historia intimista sobre la adolescencia y el paso a la edad adulta en una pequeña localidad costera de Japón. La muerte de un desconocido en la playa es la excusa para que dos compañeros de instituto comiencen a hablar y a pasar tiempo juntos hasta surgir el amor entre ambos. Él, introvertido, callado y solitario, ella, vitalista, emotiva, espiritual y alegre. Los polos opuestos se atraen y cada uno queda prendado de las peculiaridades del otro.

aguas1

A partir de aquí la película funciona más como un retrato de una etapa que de la relación en sí, aunque ésta sea el eje para confrontar dos formas de entender la vida y de cómo una acaba atrayendo a la otra. Hay un claro afán por entender también qué lleva a la gente a ser como es, centrándose mucho en la influencia de la familia y, especialmente, de la figura materna. Mientras el individualismo de una, en un matrimonio separado donde el padre está casi ausente, lleva a la soledad y el silencio Kaito, la cercanía y espiritualidad de la otra, en una familia unida y afectiva, llevan a Kyoko a ser alegre, sentimental y mucho más preparada para afrontar los envites de la vida. También en el caso de Kyoko existe un sentido mucho más comunitario de entender las relaciones humanas. Ella pertenece a un universo colectivo mientras Kaito pertenece a uno de individuos aislados, solitarios e involuntariamente egoístas.


Kawase construye una historia con la que reivindica lo colectivo, lo humano y lo espiritual, frente al individualismo actual.


Kawase se vuelca para ello en un minimalismo total. Nada de planificaciones preciosistas, ni música, ni grandes despliegues de iluminación. Ella quiere captar la vida tal cual es, con sus imperfecciones, sin necesidad de subrayar nada. La cosa llega a tal punto que, en una de las escenas clave de la película, rodada en plano secuencia casi documental, prefiere mantenerse fiel a su puesta en escena y registrar el momento íntegro, aunque ello implique que se vea la sombra de la cámara en un rincón de la imagen. Confía, y con razón, en que la realidad y la intensidad emocional de ese instante es capaz de atrapar la atención del espectador pese a detalles de ese tipo. Pero para nada su película es feísta o descuidada, simplemente apuesta por encontrar la belleza en lo puramente natural.

aguas1

La película abre y cierra con dos imágenes muy distintas del mar de esa localidad. De uno violento, turbio y vinculado a la muerte, a uno en calma, azul y placentero, en el que es posible sumergirse y habitar en paz.

Kawase cierra así una transformación no sólo de madurez, sino de una forma de entender el mundo y las relaciones humanas. Es casi una fábula con la que reivindicar la vuelta a lo natural y a lo humano frente al individualismo tecnológico.


Naomi Kawase | Naomi Kawase | Miyuki Matsuda, Nijiro Murakami, Jun Yoshinaga, Makiko Watanabe, Hideo Sakaki, Tetta Sugimoto, Jun Murakami, Fujio Tokita | Takehiko Aoki, Naomi Kawase, Masamichi Sawada | Reiji Yamamoto | Hashiken | Yutaka Yamazaki | Tina Baz, Naomi Kawase | Kenji Inoue | Kenji Inoue | Good Films, La Aventura |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • http://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    Nada, nada, a discrepar se ha dicho!

    Yo la verdad es que no suelo ver mucho cine oriental, y menos de este tipo. A mí me ha gustado por lo que comento, que con una puesta en escena mínima cuenta muy bien esa confrontación entre la soledad moderna tecnológica y la plenitud y compañía de lo “natural”.

    Eso sí, coincido en que el chaval tiene una guantá de las buenas y que resulta poco creíble que una chica así se fije en un tipo tan repelente. Lo justifican con un diálogo bastante explicativo sobre que le mola su lado callado y misterioso, pero incluso así cuesta tragar ese aspecto.

  • Pablo Alen Varela

    Yo arrastré a mi novia y a un par de amigos al cine con más o menos el mismo discurso “la directora de mayor prestigio en Japón, y por ser uno de los nombres fijos en los principales Festivales de Cine”.
    Y vaya estrellada. Posiblemente soy yo el problema pero hacía mucho que no ponía sólo una estrella en letterboxd. Lentísima, el chaval directamente me cae mal y en ningún caso se merece a Kyoko, cada dos por tres te pone planos del mar o la isla (que es preciosa, pero la podemos ver en un documental) que no aportan nada, la historia es sencilla en el mal sentido… Yo soy el primero que muchas veces con las pelis orientales “compro” escenas que no aportan absolutamente nada como parte de un todo… Aquí no pasa eso. Y un último detalle que me tocó la moral, el padre se marca varios discursitos sobre el surf pero no le vemos surfear ni una vez. Mi primera frase al salir del cine fue: “Me están entrando unas ganas de ver Fast & Furious 7”
    En fin, no sé a qué viene esta pataleta que me he marcado… Igual es porque soy fan y suelo coincidir muchísimo con vuestras críticas así que para una vez que puedo llevaros la contraria, no podía desaprovechar la oportunidad de ponerme en modo Boyero y soltar una retahíla de fobias personales sobre una peli sin argumentarlas.

  • http://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    Vi por ahí que al parecer dentro de su filmografía no debe ser de los títulos más potentes, pero a mí me gustó y eso que al comienzo me estaba resultando algo antipática por el chaval protagonista, que es un mustio de cuidado.

    Pero pasados los días la verdad es que es de esas que sigue pululando en tu cabeza.

    SPOILERS:

    La escena en la que todos están junto a la madre de ella, a punto de fallecer, me parece brutal. Se nota amor a la vida hasta en un momento tan trágico. Se agradece mucho cuando al morir alguien, más allá de la pena de su ausencia, planea una sensación de alegría por lo vivido.

  • Carlos Andres

    Yo la vi y aunque no me entusiasmo considero que es una pelicula acerca de eso que se habla en la critica, de las relaciones humanas, con una estética muy natural sin grandes artificios y que para aquellos que gustan de un cine mas contemplativo y sosegado la encontraran disfrutable, aunque repito no es una obra maestra ni mucho menos pero se deja ver.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast