Críticas

Misión: Imposible – Nación Secreta

Algo que siempre me ha fascinado de Misión: Imposible es que no soy capaz de encontrar una franquicia actual tan indivisiblemente asociada a tres facetas del oficio de la interpretación: el personaje, el actor y, de manera más marginal, la figura pública que este último representa. Misión: Imposible ha empezado con Tom Cruise y terminará con Tom Cruise, un hombre cuya carrera podemos calibrar a lo largo de cinco películas que sirven de perfecta referencia sobre su aproximación al cine de entretenimiento desde el compromiso más absoluto con el espectador. A través de 19 años le hemos visto como joven y arriesgado productor al descartar a McTiernan por DePalma en 1996, como símbolo del Sistema* y conocedor de las tendencias populares con el fichaje de John Woo cuatro años después, como hombre derrotado por la opinión pública y agarrado a una tabla de salvación en Misión: Imposible III, y como superestrella de acción en clarísimo retorno en 2011. Este prolegómeno es importante. Por primera vez en casi diez años, Tom Cruise no tiene una acuciante necesidad de demostrar nada en una franquicia que Abrams reimpulsó y que Bird volvió a colocar en vanguardia. Y esa situación de aparente tranquilidad era un peligro para Nación Secreta, atrapada entre la espada y la pared. Poca tensión, y habría resultado en una repetición de plantilla. Un exceso de ambición, por contra, podría haber trastocado las satisfactorias bases que tardó tanto tiempo en reasentar.

© Paramount Pictures / Skydance Productions

© Paramount Pictures / Skydance Productions

Por ello el mayor éxito de Nación Secreta, que esencialmente es otro entretenimiento de primera categoría como nos viene malacostumbrando su máximo responsable, es su sentido del equilibrio y para ello su director y coguionista, Christopher McQuarrie, es instrumental. Primero, por dar congruencia a un filme que bebe tanto de los convencionalismos del género como de aspectos claramente distintivos de las variopintas entregas anteriores y segundo, por saber acompañar la evolución de Tom Cruise, que ha descubierto el secreto del juego y ha convertido a sus compañeros de reparto en puntales imprescindibles, jugando con elementos –algunos primordiales, algunos consolidados, algunos diferenciales– sin romper con una estructura exitosa creada a base de años y años de ensayo, acierto y error. Todo ello resulta gracias a que McQuarrie es, primero y ante todo, un narrador. Un profesional especializado en desmenuzar ritmos de escena, pequeños pulsos y notas de gracia desde el papel a la imagen; un proceso que comenzó en The Way of the Gun y que finalmente cimentó en la austera y demoledora Jack Reacher, nota final de la fantástica última media hora de Nación Secreta, donde acaban encajando todos los elementos mencionados: los consolidados (Simon Pegg), los diferenciales (Rebecca Ferguson) y el primordial; ese señor que trata cada película en la que se encuentra como si mañana fueran a quitarle el pan a su hija.


Nación Secreta es, sobre todo, un magnífico ejercicio de criterio. Sus responsables tienen la habilidad de retocar lo justo para que el Ferrari siga rodando al máximo, a sabiendas de que sus kilómetros comienzan a estar contados.


Rebecca Ferguson es la identidad de Nación Secreta. La actriz sueca nominada al Globo de Oro interpreta a Ilsa Faust, una enigmática espía de lealtades poco definidas que en principio se limita a servir de puente en la batalla mental que libran nuestro héroe, el agente secreto Ethan Hunt, y su némesis –y segundo mejor villano de la saga después de Hoffman, aunque solo sea por su nítido impacto y omnipresencia en la trama– Solomon Lane (Sean Harris), líder de un maligno grupo de facinerosos denominado El Sindicato, con el que Faust está (o no, o sí, o no) relacionada. Nada más lejos de la realidad. Ferguson y la historia de Ilsa Faust acaban convirtiéndose en el motor de una película cuyos personajes esconden planes dentro de planes y que, en el fondo, es un paso más en la estrategia a largo plazo de Cruise de dar cada vez más peso a una intérprete femenina, definida en Oblivion, ratificada en Al Filo del Mañana, y que aquí aumenta exponencialmente hasta el punto de que Ferguson protagoniza numerosas escenas sin necesidad de su contraparte masculina. Es por ella que Nación Secreta se convierte en la más retorcida de las Misiones desde la primera entrega: a la tradicional confusión que acompaña a las películas de la saga –algo que no van a corregir, por el simple motivo de que Misión Imposible se deleita con ser complicada y tranquilos que si os perdéis ahora va una escena de acción que os va a dar vuelta y media– se introduce la incertidumbre que aporta Faust, una mujer que Ferguson, ya curtida en papeles bastante más complicados, aborda con máxima confianza, virtud que trasciende todas las limitaciones que nos podemos esperar en los personajes de un blockbuster en 2015 no llamado Fury Road, y a sabiendas de que es sobre ella que descansa el desarrollo entero de la película.

Desarrollo que parece ir un poco a tirones durante el primer tercio de Nación Secreta porque McQuarrie es guionista por principios, reticente a soltar todo su armamento en los primeros treinta minutos, y enemigo de que las grandes secuencias de acción acaben fagocitando la película. Por ello, su propósito fundamental durante ese periodo de tiempo es parar los pies al espectador que tenga la intención de dejarse llevar por una curva ascendente de espectáculo. Así, tras sus dos primeras secuencias de acción, la primera de ellas monumental, la película aparenta pararse en seco –me refiero a la elipsis en Cuba, para no liaros– para introducirnos una tensa escena de interrogatorio que rebaja las marchas y avisa al espectador de que Nación Secreta va a recorrer, hasta en cuatro secuencias diferentes, todas ellas importantes, un camino alternativo, dialogado, menos aparatoso, pero igual de importante. Es una propuesta que enriquece la película, de la que McQuarrie no se aparta ni un ápice y de la que Pegg (en la mejor y más prominente de todas sus aportaciones a la saga) sale como máximo beneficiado al permitirle, en la última de estas escenas, sacar partido de esa extraordinaria habilidad que tiene para aliñar las conversaciones y, en un sorprendente giro, revelar su versatilidad como actor dramático.

© Paramount Pictures / Skydance Productions

© Paramount Pictures / Skydance Productions

Teniendo en cuenta la formación profesional de McQuarrie, era de esperar esta clase de derrotero. La única incógnita residía en ver como asumia el salto a la acción de gran presupuesto y es una incógnita que resuelve, de nuevo, por principios. En este caso, la coherencia. Dejando a un lado el descomunal trabajo de especialistas que es de esperar en una producción de este calibre, no deja de sorprender que, aun siendo Nación Secreta una película cuyas grandes secuencias de acción beben de las entregas anteriores –todas ellas distinguidas por ser productos con la huella de directores más personales que él– nunca acaba desparramada entre influencias. Nación Secreta hace guiños al barroquismo de DePalma, a la velocidad de Woo, a la energía de Abrams y a la elegancia tecnológica de Bird sin acabar cayendo en ninguno de estos ámbitos, y sucede porque McQuarrie, más que copiar superficialmente estilo, las ha estudiado desde el contenido, los ritmos, las características esenciales que unen no solo a todas las entregas anteriores, sino a incontables películas de acción y espías que las precedieron. Por ello, por ejemplo, siempre hay un espacio para la sorpresa incluso en secuencias tan abrumadoras como la persecución de motos, ya pasada la mitad de película. McQuarrie aborda el espectáculo como un plus, en lugar de un elemento imprescindible, y es por ello que mientras cada uno de vosotros y vosotras tendrá una secuencia de acción favorita, servidor se queda con sus últimos 30 minutos, donde Nación Secreta regresa a callejones oscuros, la fotografía de Robert Elswit domina una brillante secuencia de combate uno contra uno y su director cierra la batalla psicológica que han librado Hunt y Lane con clase, pertinencia, rigor y elegancia narrativa.

Si algo falla (y falla, porque no hay películas perfectas, porque Nación Secreta no se puede permitir romper sus límites, porque hay momentos en los que McQuarrie no puede impedir meter escenas vacías que inevitablemente sirven para preparar una gran secuencia de millones de dólares, porque pertenece a una serie cuyo mal endémico es que insiste en confundir “misterio” con “hacerse la picha un lío” y porque, a pesar de todo lo dicho, es una quinta entrega de una saga de dos décadas, inevitablemente amenazada por una sensación de hastío), siempre nos queda Tom Cruise. Cruise, que activa a sus compañeros de reparto –caso particular de Jeremy Renner, el gran sacrificado de la historia, como el propio actor ha medio reconocido a posteriori–, que multiplica su intensidad en escenas meramente funcionales para impedir que la tensión decaiga (en serio, si no os hace falta un croquis para entender lo que sucede en Marruecos, dedicáos al cine porque a mí me lo han tenido que explicar tres veces), que deposita con máxima confianza escenas cruciales en hombros de su socia, que deja estelas de fuego bajo sus pies y que contiene la respiración durante cuatro minutos mientras yo me ahogo tomando medio vaso de agua. Cruise consigue caracterizar a Ethan Hunt –gran espía, coñazo de individuo, de lo bueno, lo majo y lo claro que tiene todo en esta vida– y su universo hasta rellenar la casi total ausencia ideológica que caracteriza a la película más allá del título y su premisa. Cinco películas después y con una sexta en camino, el mayor temor que me produce Nación Secreta es saber que la saga tiene los días contados y, lo que es peor: todos sabemos cómo se derrumbará el castillo. Comenzará con el primer achaque de Cruise, su primer gesto de cansancio, su primer acto de desdén. Y sucederá con total seguridad, por los años. Y el recorrido. Y porque las cosas buenas no duran para siempre.

———-

*Un año después, tras los atentados del 11-S, sería Tom Cruise (No Hanks, no Denzel, no Harrison, no Allen, no Spielberg) quien daría el gran discurso de condolencias de la comunidad de Hollywood en la ceremonia de los Oscars. Cruise. Dicho de otra forma, en 2000 Misión: Imposible 2 habría recaudado 200 millones de dólares aunque la hubiera interpretado con un disfraz de Bob Esponja.


Christopher McQuarrie | Christopher McQuarrie | Tom Cruise, Jeremy Renner, Simon Pegg, Rebecca Ferguson, Ving Rhames, Sean Harris, Simon McBurney, Jingchu Zhang, Tom Hollander, Jens Hultén, Alec Baldwin | J.J. Abrams, Bryan Burk, Tom Cruise, David Ellison, Don Granger | Dana Goldberg, Jake Myers | Joe Kraemer | Robert Elswit | Eddie Hamilton | James D. Bissell | Alibaba Pictures Group, Bad Robot, Skydance Productions, TC Productions | Paramount Pictures |
  • spunkmayer

    Esa secuencia es un “flash-forward” “distópico”, por decirlo de alguna forma. Ves lo que pasaría si se activaran las alarmas, pero no tienes claro que haya pasado, sino lo que podría pasar.
    De Palma hace éso dos veces: una ahí, y otra, más o menos, en la conversación de la cafetería en la estación de tren con Jim, en la que éste le explica lo que pasó en Praga (aunque le está mintiendo) y mientras Ethan le da la razón con las palabras pero las imágenes cuentan lo que realmente está deduciendo (es decir, está descubriendo la mentira pero no deja que lo note). Hay que ser muy jefe para que eso te salga dos veces.

  • Cerdo psicópata

    La 1 no me impresionó, la 2 era un pestiño horrible, la 3… ni fu ni fa, la 4 me ha convencido para molestarme al menos en ver la 5 a ver qué tal. No es esta una saga que siga con demasiado interés yo…

  • Nacho Traseira

    Mad Max Fury Road es cojonuda y la sopresa del año, pero pienso un poco igual que tu. Joder, algunos parece que no hubieran visto una buena película de acción en su vida… y a mí parecer, no han sido estos dos los únicos buenos blockbusters de este año como algunos afirman ni de lejos, pero no diré nombres que sino empieza la polémica XD. Solo diré que unos mejores y otros peores, pero el único blockbuster verdaderamente lamentable del todo este año ha sido Cuatro Fantásticos. Y eso que me la esperaba bastante peor, a tenor de las exageradísimas malas críticas.

  • Grijaldo

    Cipote de peli,el tito Tom hace lo que le sale del nabo y nosotros le aplaudimos,y al director despues de Jack Reacher y esta habrá que seguirle la pista.
    Tiene ritmo,tensión y clase,cojonuda sin el menor género de dudas.

    Le casco un 9 y me quedo tan pancho,y no le doy un 10 porque me han cortado el plano enfocando al culo de la Fergusson saliendo de la piscina que aparecía en el trailer,un plano que por otra parte debería de ser obligatorio en todas las pelis.

  • Al Ejandro

    Hombre, tanto como previsible… Para mi previsible sería que se una bala rebote en el cristal matándolo o que se pegue un tiro ante la perspectiva de estar preso salpicando la jaula de ideas.

  • Al Ejandro

    Que a día de hoy una película de Misión Imposible siga teniendo secuencias “mudas” y lograr transmitir ese silencio a una sala llena de gente (gente y analfabestias varios) y que todos estén en vilo me parece de aplauso.

    Como llevo un antiestamínico y un café doble y estoy entre espabilao y aletargao, no se si me explico bien: Me refiero a la escena submarina. Brutal.

  • http://www.zinkiki.com Fernando

    No sé si hace falta seguir poniendo SPOILERS, pero por si acaso:
    SPOILERS
    SPOILERS
    SPOILERS

    Buen punto, pero ahora que lo dices, podrían haberlo justificado con el simple hecho de que Benji le hubiera dicho que él tenía una copia y ella también antes de la persecución. Pero entonces pienso ¿y porqué le ha dado una copia a ella? ¿Se la podía haber dado vacía?

    Pero bueno, mejor no rascar mucho en este tipo de películas, …

    saludos

  • D.

    SPOILERS
    SPOILERS
    SPOILERS
    SPOILERS
    EN SERIO, SPOILERS

    Hay otros factores, como que Ethan no está en su mejor momento mental. Vamos, que todavía puede estar medio atontado. Pero lo principal es que, aunque hubiese sabido de antemano que existía una copia, tenía sentido perseguirla. Él tiene una copia de la información, pero lo normal es querer destruír la otra copia, incluso si no sabes lo que es (o crees que lo sabes pero estás equivocado). Sí es información sensible, lo normal es que un tipo como Ethan no quiera permitir que otros puedan tenerla.

    FIN DE SPOILERS
    FIN DE SPOILERS

  • Leto83

    Creo recordar que eso lo dijo con la promoción de la de Woo.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast