Críticas

Operación U.N.C.L.E.

Siguiendo con la moda de los grandes estudios de reciclar viejas ideas y no arriesgar demasiado, nos llega la versión cinematográfica de The Man from U.N.C.L.E., serie de televisión que en España se conoció como El Hombre de C.I.P.O.L.. Tomando la Guerra Fría como contexto, ponía a trabajar mano a mano a un pícaro agente de la CIA y un sieso agente del KGB ruso para defender intereses comunes a las dos grandes potencias nucleares.

Warner Bros. ha dado salida a un titulo que ha estado más de 20 años dando tumbos en el estudio desde que John Davis se hiciera con los derechos en 1993 y por el que han pasado nombres del calibre de Quentin Tarantino (que finalmente prefirió hacer Jackie Brown), Steven Soderbergh o Matthew Vaughn. Al final ha sido Guy Ritchie el encargado de escribir (junto a Lionel Wigram) y dirigir esta adaptación que llega a los cines con Henry Cavill y Armie Hammer como protagonistas.

La película cuenta cómo Napoleón Solo, de la CIA, e Illya Kuryakin, del KGB, colaboran para llevar a hija de un científico alemán (Alicia Vikander) a Italia, donde se supone que éste ha sido captado por una organización filonazi para crear armas nucleares. El americano es descarado, refinado en el vestir y un vividor como dios manda, el ruso tiene un palo en el culo y, dentro de su rectitud, un auténtico problema de ira contenida.

uncle 1

Probablemente lo más sorprendente del título es cómo Ritchie ha decidido dejar bastante de lado su estilo para volcarse con el tono que pide la historia. Sin apenas alardes de cámara y montaje (salvo una persecución cerca del final), el director se vuelca en la idea clásica de que la mejor dirección es aquella que apenas se percibe. Hay un par de secuencias en particular en las que consigue brillar a lo grande, una en la que el personaje de Cavill, Napoleón Solo, se pimpla una cesta de comida delicatessen en la cabina de un vehículo mientras la acción importante transcurre fuera de ella, y otra en el que el personaje de Alicia Vikander se marca un bailecito a medio camino entre la seducción y la tocada de huevos. Las dos caracterizadas por el minimalismo (el plano clave en ambas es uno fijo donde dos acciones tienen lugar en distintos términos de la imagen) y por reforzar rasgos esenciales de sus personajes a través de esa realización simple pero tremendamente eficaz.

Sin embargo la película flojea en lo esencial, el guión y la química entre sus protagonistas. Siendo la premisa prácticamente una buddy movie en clave de espías, resulta poco acertado que los protagonistas trabajen casi siempre por separado hasta el final y que, cuando comparten escena, tanto las bromas como su creciente vínculo funcionen a medias. Creo que es algo que el guión no refuerza y que Henry Cavill y Armie Hammer no consiguen compensar con su trabajo. Por contra, la tercera en discordia, Alicia Vikander, llega allí donde sus compañeros de reparto se quedan cortos, siendo la que tiene el personaje más rico, al que dota de un carisma tremendo y que se come la pantalla cada vez que lleva la iniciativa en las escenas, que a lo tonto, es casi siempre. De nuevo la escena del bailecito (en serio).

uncle 3

Siendo la parte de los personajes algo fallida, tampoco podemos decir que la trama de espionaje sirva como principal puntal de la película. Se nota que han optado por una misión convencional que da la sensación de tardar en arrancar y que ni consta de unos villanos carismáticos ni de escenas memorables. Es meramente funcional en una película que debía haber triunfado en el mano a mano de los protagonistas, su principal atractivo.

Es por todo ello que quizás el aspecto más reseñable además del acierto de Vikander y los puntuales momentos de brillantez de Ritchie, es la excepcional ambientación de la película, cuidada al más mínimo detalle en decorados, vestuario, vehículos y ambientación musical. Una película en la que al menos se respira y se siente el momento en que se ambienta, y eso no es poco.

No se puede hablar de un mal título, sino simplemente de una película que se queda a medio camino de lo que podía haber sido, pero que al menos es suficientemente entretenida, nos regala a una genial Vikander y nos demuestra que Ritchie es capaz de arriesgar volviéndose invisible para reforzar escenas con decisiones más inteligentes que efectistas.


Guy Ritchie | Guy Ritchie, Lionel Wigram | Henry Cavill, Armie Hammer, Alicia Vikander, Elizabeth Debicki, Luca Calvani, Sylvester Groth, Hugh Grant, Jared Harris, Christian Berkel, Misha Kuznetsov | Steve Clark-Hll, John Davis, Jeff Kleeman, Lionel Wigram | David Dobkin | Daniel Pemberton | John Mathieson | James Herbert | Oliver Scholl | Davis Entertainment, Warner Bros. | Warner Bros. |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Melanie Milano

    Operación U.N.C.L.E.

  • Txema Ballano

    La he disfrutado.

    Todo lo que comentáis sobre la no química de los personajes me parece que no lo comparto, creo que es la química máxima que pueden ofrecernos dos personajes tan opuestos. La que si que la tiene es ella, Crispín Clander lo hace brutal y solo con la escena del baile y su adorabilidad, enfatizas con ella.
    Los puntos negativos que le veo es la finalización de la trama central, junto con sus malos, los cuales me resultan intrascendentes, lo que unido a un final no muy potente, hace que no me de un cierre completo.
    Eso si, en general queda una película muy cuca, entretenida y que me gustó bastante. El ritmo no decae y Ritchie se permite crear unas escenas diferentes y atractivas visualmente: el asalto en viñetas, el almuerzo de Cavill, la conversación sobre moda de la época, los minirobos en las carreras de Cavill, etc.

    Si algún día saliera adelante una segunda parte, me subía al carro sin dudarlo, pero si ya me dijeran que puliría esos puntos negativos para mi, la esperaría con muchas ganas.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast