Críticas

Cuatro Fantásticos

Curioso caso el de esta película. Aunque no sea lo habitual, de cuando en cuando se estrena una película cuyos trapos sucios se airean antes del estreno. Ya había un runrún en el aire cuando se supo que se volvió a rodar parte de la película porque el primer montaje no gustó nada a la Fox, que decidió tomar el control dejando de lado a Josh Trank (director y guionista inicial). Eso disgustó mucho a los fans, que apoyaban a Trank y entendieron la maniobra del estudio como un movimiento traicionero y conservador. Pero lo gordo vendría después. El desencuentro entre Trank y sus productores, estalló cuando el nombre del primero se descartó para la segunda película de la nueva trilogía de Star Wars, pese a que su fichaje ya se había oficializado con anterioridad. El problema, que uno de los productores involucrados en Cuatro Fantásticos y también en la nueva trilogía galáctica, Simon Kinberg, fichado para reescribir el final de la película, desaconsejó su contratación por el comportamiento errático y la falta de comunicación que hubo durante el rodaje de Cuatro Fantásticos. Al parecer Trank no es la persona más abierta del mundo y no supo adaptarse a una dinámica de gran estudio, constantemente controlado por sus productores. La etiqueta de director a vetar ya estaba colgada en su cuello. No ayudó nada, ni a su imagen ni a la película, que a la vez que se publicaban las pésimas críticas del filme, Trank soltase el siguiente tweet que después borró:

 

La historia tras la película se había impuesto a la contenida en el propio filme mucho antes del estreno. ¿Cuánto pesaba el culebrón hollywoodiense sobre el impacto de la película en crítica y público? ¿Hasta que punto puede uno desprejuiciarse en un caso tan crítico?

Cuatro Fantásticos es una de esas películas de orígenes, aunque grupal en vez de individual. Como suele ser habitual, media película supone la forja del héroe, en este caso del grupo, y de los poderes adquiridos por el mismo. La otra media es esa parte en la que los poderes encuentran su finalidad, salvar nuestro mundo. Hasta aquí nada nuevo.

El tema es que hay una clara diferencia entre ambas mitades porque una tiene el sello del director y la otra el de Kinberg. Es en esa primera mitad donde no puedo dejar de ver mucho de lo que Trank es (o dicen que es). Siendo una peli de supergrupo, o incluso más que eso, de una suerte de familia, Trank centra el protagonismo claramente en uno de los personajes, Reed Richards, con un talento innato para la ciencia que muchos no saben ver. Eso puede ser una decisión creativa perfectamente válida, centrar el interés en quien, de algún modo, acabará siendo el líder del equipo. Lo flagrante es la absoluta falta de química entre los personajes. Parecen y se muestran como simples compañeros de trabajo. Da la sensación de que Trank tiene dificultades serias para transmitir la idea de amistad y sólo sabe construirla en base a su opuesto. Es decir, una amistad no es competir con tus compañeros, una amistad no es traición o una amistad no es abandonar a tus amigos cuando la cosa se pone fea. Pero de los buenos momentos sólo hay pequeñas trazas y casi siempre asociados a trabajar juntos en un proyecto. Tampoco parecen personajes particularmente apasionados con nada más allá del proyecto que los une, la máquina interdimensional que sirve para unir la trama. Los Cuatro Fantásticos parecen en realidad cuatro tipos introvertidos que van a lo suyo y han acabado juntos porque su talento era compatible.

4f 1

Si me pongo gafas quizás no se note que salgo en todas las pelis de 2015.

Esas carencias se notan especialmente en el personaje de Ben Grimm y su relación con Richards, que es la que inicia la película cuando ambos son niños. El resto del equipo, Richards, los hermanos Storm y Doom antes de volverse un villano, tienen un claro talento y eso es lo que les define. Grimm simplemente es amigo de Richards y es presuntamente bruto. Pero Trank no es capaz de bajar al terrenal mundo de la gente sin un intelecto privilegiado y dotarla de alguna virtud particular.

En Chronicle, la película que dio a conocer a Trank, ya se veían muchas de estas cuestiones. La diferencia es que, además de ser un proyecto mucho más personal y libre, conseguía que esos problemas fueran todo lo contrario, porque la película trataba justo de eso, de la incomprensión, la soledad y el talento mal canalizado.

Si Cuatro Fantásticos pretende hablar de gente dispar que acaba encontrando algo que les une, no consigue diferenciar especialmente a los personajes y explotar esos encontronazos, porque casi todos parecen medio autistas y así no hay roce que haga el cariño. Si lo que quiere es hablar de la amistad y la familia, está a años luz de transmitirlo. Faltaría eso que implican esos conceptos más allá del compromiso adquirido… se llaman sentimientos.

Ahora bien ¿cuánto se debe a la falta de empatía de Trank y cuánto a los retoques y cortes del estudio? Difícil saberlo.

Pero más allá de esa frialdad que transmite la película, acentuada por la falta de humor, ésta funciona bastante bien cuando se ciñe a la construcción de la máquina y la ilusión que dicho proyecto produce en el protagonista y sus compañeros. Hasta cierto punto consigue transmitir la idea de lo que supone dedicar una vida a un proyecto personal y cómo puede unir el hecho de compartirlo. Luego se desinfla brutalmente en el tramo final, una vez que toca hablar de los superpoderes y generar un enfrentamiento prácticamente de la nada. Aunque sea la parte presuntamente entretenida, “la hora de las tortas” tiene una nula personalidad y se nota la mano de Kinberg, un guionista no especialmente virtuoso a la hora de cuidar tramas y personajes, despachados muchas veces por la vía rápida. Es la parte en la que colisionan la idea de Trank (la del proyecto común como origen de un grupo de amigos/familia) y la idea del estudio (el bien contra el mal y mucho espectáculo).

4f 2

Yo no metería la picha ahí dentro.

Así, acabamos viendo que no hay un villano definido. La mitología y el desenlace apuntan al Dr. Doom, eso es obvio, pero es un villano construido bajo mínimos y totalmente desaprovechado. A Trank parece molarle más la idea del empresario que vampiriza el talento de de las personas para su propio beneficio y sin entender nada del proyecto en que trabajan. Un curioso paralelismo con lo sucedido tras las cámaras y que en ambos casos se resuelve con una peineta del los héroes/autores, que toman la iniciativa a espaldas de la empresa.

Como cine espectáculo es una decepción clamorosa y, desde luego, es una película irregular, fría y fallida. Pero no más de lo que lo fueron las dos anteriores que, aunque más centradas en un estándar y con un tempo milimétrico, resultaban convencionales a más no poder y llenas de un humor facilón, conservador y viejuno que acababa produciendo más vergüenza ajena que otra cosa. Tampoco es peor que cintas de superhéroes como X-Men Orígenes: Lobezno o The Amazing Spider-Man 2. No lo digo por establecer comparativas, sino por señalar que la idea de desastre sin precedentes es exagerada, hypeada como la típica cinta de superhéroes de calidad que cada dos o tres años se encumbra como la peli definitiva del dicho género.

Tras todo esto, Fox se ha pegado un tortazo más con su franquicia maldita y Trank ha quedado marcado como director problemático e inmaduro. Es posible que sea así, pero no olvidemos que los estudios tienden también a reacciones basadas en el temor, por tanto, conservadoras. Hace que nos preguntemos cuánta de esa moda de contratar jóvenes talentos para grandes superproducciones responde a una apuesta por la cantera (y sus ideas) o a querer reclutar talento maleable y sin capacidad de dar un golpe en la mesa. Seguramente haya un poco de todo ello y ésta vez les haya estallado a todos en la cara.


Josh Trank | Jeremy Slater, Simon Kinberg, Josh Trank | Gregory Goodman, Simon Kinberg, Robert Kulzer, Hutch Parker, Matthew Vaughn | Avi Arad, Bill Bannerman, Stan Lee | Marco Beltrami, Philip Glass | Matthew Jensen | Elliot Greenberg, Stephen E. Rivkin | Chris Seagers, Molly Hughes | 20th Century Fox, Marvel Entertainment, TSG Entertainment, Marv Films, Constantin Film, Genre Films | Hispano Foxfilm | Miles Teller, Michael B. Jordan, Kate Mara, Jamie Bell, Toby Kebbell, Reg E. Cathey, Tim Blake Nelson, Joshua Montes, Dan Castellaneta, Owen Judge |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Melanie Milano

    Cuatro Fantásticos

  • Ivan Casajus

    Fallida a más no poder: todo lo que viene antes del tercer acto es muy bueno.
    Sinceramente, creo que es una de estas películas ‘malas antes de que se estrenen’.
    He llegado a leer incluso que es ‘la peor película de superheroes hasta la fecha’.
    O sea, peor que ‘Lobezno Orígenes’, ‘Daredevil’, ‘SpiderMan III’ o las dos nuevas del hombre arácnido. Claro que sí […no te jode]

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast