Críticas

La visita

A día de hoy es imposible hablar de un trabajo de Shyamalan sin comentar antes su trayectoria. Para Shyamalan la expectativa siempre ha jugado más en contra que a favor. El boom de El sexto sentido le situó en un punto tan privilegiado como peligroso, el del nuevo niño prodigio de Hollywood. Por entonces contaba con 29 años y acababa de traer una película de terror estupenda, ayudó a posicionar a Bruce Willis como un actor dramático a tener en cuenta (quizás desde Doce monos nadie había creído en él de esa manera) y elevó la moda del “giro final” a la enésima potencia. El problema es que, como suele ocurrir con el segundo album de un grupo que da un petardazo en la industria, el escrutinio iba a ser brutal con su siguiente película, y así sucedió. Mal vendida como una nueva peli de misterio, pocos supieron valorar que, con El protegido, seguramente acababa de parir la mejor película de superhéroes de todos los tiempos. Pero es lo que tiene ser sutil en una industria como la de Hollywood. O lo das mascado y ciñéndote a lo que los cánones más viejos marcan, o empiezan las miradas de sospecha y la sensación de decepción. Así comenzó una cuesta abajo en su relación con el público (que no a nivel creativo), con títulos tan estupendos como Señales o El bosque. Luego llegó La joven del agua, donde jugaba con un extraño sentido del humor y encima decidió devolvérsela a la crítica, y empezaron los palos, pese a ser una película nada desdeñable. La puntilla la puso El Incidene, un patinazo en el momento que el personaje creado tras las cámaras más recelo levantaba. Perdió el crédito y trató de recuperarlo con un par de trabajos de encargo, The Last Airbender y Afer Earth, dos cintas insulsas que pasaron sin pena ni gloria por la cartelera. La solución estaba, quizás, en recuperar la libertad y la ilusión perdidas

Es aquí donde llega La visita. Una película tan pequeña que no se tuvo constancia de la misma hasta que ya estaban en faena, de nuevo en su adorado estado de Pensilvania (muchas de sus pelis han tenido lugar en Filadelfia, su capital). Titulada inicialmente como Sundowning (haciendo referencia a cómo se agudiza al anochecer la demencia que padecen algunas personas mayores), supone la primera incursión de Shyamalan en el found footage y en el cine de bajo presupuesto. También es, a su vez, su ejercicio de género más puro. De modo que ni hay riesgo comercial ni tampoco muchas posibilidades de mosquear al público vendiendo una idea distinta a la que la película desarrolla. Una especie de reseteo profesional que seguramente haya sido la decisión más acertada posible dadas sus circunstancias.

visita1

La película cuenta la primera visita que hacen dos hermanos a casa de sus abuelos, a los que no conocen porque su madre se peleó con ellos antes de que nacieran y jamás volvieron a hablarse. La hermana mayor, con vocación de cineasta y con la ilusión de crear un relato familiar que le ayude a entender lo sucedido (y quizás arreglarlo), decide registrar el viaje para poder hacer así un documental. El hermano menor, en pleno inicio del pavo, está más enfrascado en su “carrera” como rapero. La ilusión domina el viaje hasta que los chavales empiezan a ver comportamientos extraños en sus abuelos.

El found footage, a estas alturas, provoca más suspicacias que una nueva película del director. Han pasado 16 años desde que se estrenase El proyecto de la bruja de Blair y, salvo Josh Trank en Chronicle, nadie ha sabido aportar nada novedoso en este formato. Es más, muchas son las películas donde la tosca planificación empezaba a ser muy cantosa, por no hablar de los problemas de ritmo y la sensación anticlimática de muchos títulos empeñados en jugar con cámaras de vigilancia, tiempos muertos y diálogos vacíos hasta llegar al siguiente susto.

Pero amigos, estamos hablando de Shyamalan. Un tipo que podrá haber errado en algunos guiones, pero que siempre ha destacado por su forma de planificar, por ser un tipo que no se dedica tanto a generar fotogramas enmarcables (que también), sino a contar cosas con la cámara. Apoyado en un guión sencillo pero muy solvente, donde los personajes están muy cuidados tanto en su construcción como en sus diálogos, Shyamalan consigue devolver al found footage lo que otros parecían querer quitarle, el ritmo y el interés por los personajes. Y no me refiero a que la peli vaya como un tiro, sino a que dota a cada escena del punto de vista, tempo y dinamismo que necesita.


La visita puede que sea una película menor en su filmografía, pero es un reseteo en el que Shyamalan, por fin, vuelve a disfrutar con lo que hace.


Es particularmente destacable cómo consigue que dos protagonistas menores de edad, con la tontería propia de la adolescencia, te caigan simpáticos y que tengan una buena dinámica entre ambos. Ni son esa clase de chavales desdibujados como los de Jurassic World, por poner un ejemplo reciente, ni tampoco un conjunto cargante de tópicos sobre la edad. Shyamalan quiere a esos personajes y se nota porque no los traza desde la distancia que provoca la edad adulta. No sólo es necesario a efectos de empatizar con los protagonistas, que es lo menos que se pide a cualquier película, sino para encariñarnos de su forma de ser, de sus manías (ella como creadora controladora y él improvisador desenfadado), entender por qué hacen lo que hacen en cada escena y también la idea misma del viaje.

visita2

La distancia se provoca, inevitablemente, con los abuelos, ya que ellos son la fuente del misterio, y nuestro punto de vista el de unos chavales que no conocen lo que es pasar un día con gente mayor, más aún con unos abuelos que ni conocían en persona. Una extrañeza y desconocimiento que es esencial para generar esas dudas necesarias en los protagonistas ante determinadas actitudes. Actitudes que dan pie a alguna que otra escena la mar de inspirada, como la del escondite.

Con todo ello Shyamalan construye una película, no particularmente original, pero sí muy solvente. Al menos hasta su desenlace que sí que tiene considerables características de su cine. Un giro donde pequeños detalles que ha ido sembrando acaban encajando como un guante, pero que quizás en este caso, por coherente que resulte, resta intensidad al misterio generado. Si se me permite la comparación, es como ese grano que lleva una semana macerándose en la cara y cuando estalla, al fin, no es sino un grano normal y corriente. Se acabó el suspense. Y yo me tomo la pastillita de no hacer metáforas con secreciones cutáneas.

Puede que en su filmografía sea una película menor, pero muy probablemente sea la que le reconcilie con su público, que podrá ver que tras la sencillez de la idea hay un tipo que sabe tanto cuidar personjaes como mantener la esencia del suspense y que se nota que, esta vez sí, se lo está pasando bien.


M. Night Shyamalan | M. Night Shyamalan | Olivia DeJonge, Ed Oxenbould, Deanna Dunagan, Peter McRobbie, Kathryn Hahn, Celia Keenan-Bolger, Samuel Stricklen, Patch Darragh, Jorge Cordoba | Marc Bienstock, Jason Blum, Ashwin Rajan, M. Night Shyamalan | Ashwin Rajan, Steven Schneider | Maryse Alberti | Luke Franco Ciarrocchi | Naaman Marshall | Blinding Edge Pictures, Blumhouse Productions | Universal Pictures |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • http://www.juankiblog.com Juankiblog

    Por el culo te la hinco.

  • Melanie Milano

    La visita

  • Tammy

    La visita salas de cine de esta semana http://imdbmovietop.cf

  • Juan

    “con El protegido, seguramente acababa de parir la mejor película de superhéroes de todos los tiempos.”

  • Antonio Jarreta Blasco

    ¡Cinco! ¡Al primero que hhaga la rima se lleva una hostia!

  • Antonio Jarreta Blasco

    Jamás entenderé el amor que causa Shyamalamadindon en esta casa. Desde El protegido (su mejor peli) ha ido cuesta abajo artísticamente, y ha ido paulatinamente pasando del “bien con matices” a “suputamadre, qué malo es.” De la Joven del Agua no hablaré, porque es posiblemente la vez en la que más cabreado he salido de una sala de cine, pero The Last Airbender y El Incidente son, en el mejor de los casos, un par de comedias involuntarias absolutamente desastrosas. Esta es una ligera mejora con respecto a las anteriores, pero sigue sin ser nada del otro mundo.

    Lo peor es que sigo yendo a ver sus películas. Debo de ser masoquista.

  • DelBa

    Esta claro que la mayoria no entiende de metaforas y dobles sentidos y solo se quedan con el giro sorprendente de ahi que El Sexto Sentido les parezca su mejor pelicula. Lo mejor de Shyamalan vino despues de esa pelicula.

  • CinéfiloCascarrabias

    Lo mismo pasa con El Bosque, la vendieron muy mal. Para mi es una gran historia de amor (y el giro me pilló por sorpresa también) y no un film de terror como pretendían venderlo

  • CinéfiloCascarrabias

    4, y creo recordar que en esta página, en el momento de su estreno también tuvo muchos defensores

  • CinéfiloCascarrabias

    Como todo lo que hace Vigalondo: Ideas chulas mal desarrolladas.

Críticas

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

Twitter

Podcast