Noticias

Rob Marshall dirigirá la secuela de ‘Mary Poppins’

¿En serio? ¿Una secuela de Mary Poppins a estas alturas? Disney parece muy convencida de ello y para eso ha decidido optar por el rey del musical del Siglo XXI, Rob Marshall.

Tras dirigir Into the Woods para el estudio, el director de musicales como Chicago o Nine, será el encargado de revivir un mito de la casa como es Mary Poppins.

mary-poppins1

De la trama poco se sabe, salvo que estará ambientada unos 20 años después de la película original, en la Londres de la gran depresión, poco antes de la Segunda Guerra Mundial. La idea es beber de relatos aún no adaptados de la creadora del personaje, P.L. Travers.

Del reparto no se sabe nada, aunque sí de parte del equipo artístico, concretamente sobre los compositores de los temas musicales. Esa tarea esencial será cosa de Marc Shaiman y Scott Wittman, responsables de títulos como Hairspray, la serie Smash., o los mencionados Chicago e Into the Woods. Los dos contarán, además, con el apoyo de Richard Sherman, el compositor de la primera película.

¿El problema? El de siempre. Primero, la falta de ideas. Que Disney, convertido en el estudio con las franquicias más fiables del momento (Star Wars, Marvel, la animación de Pixar…) se muestre tan extremadamente conservador en sus decisiones creativas resulta desolador. Más que amor al cine parece haber amor a una cuenta de resultados y a accionistas contentos. Por otro lado está el tema de un personaje íntimamente ligado al rostro (y voz) de una actriz, Julie Andrews, que como la peli no narre la vejez de la famosa niñera mágica, dudo mucho que repita en su personaje.

El resultado no tiene por qué ser malo, más aún con profesionales de nivel de por medio, pero lo dicho. Un poquito desolador.

Vía EW

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • hunk31

    Joder y cuando haran la version de terror:

    https://www.youtube.com/watch?v=2T5_0AGdFic

    XDDD

    Ya puesto pueden hacer una comedia romantica con El Resplandor:

    https://www.youtube.com/watch?v=KmkVWuP_sO0

    XDDDDDDDDDD

  • hunk31

    supercalifragilisticoespialidoso…y no tengo huevos de ponerlo al reves XDDD

  • http://www.twitter.com/isnotanexit Mr.Marr

    No… el quinto hombre. Eso si es nombre de secuela.

  • El Cinéfago

    Ainsssssss Kristen Bell……Parafraseando al gran Grijaldo…..Siéntate en mi cara Bell…please…

  • El Cinéfago

    Te juro que antes de ver tu gif, iba a poner el original….me alegro que te hayas adelantado….Sed testigos…..

    https://usatlife.files.wordpress.com/2015/05/nux.gif?w=1000&h=563 TV

  • El Cinéfago

    Carey Mulligan es bien…..compro

  • Alvaro Talavera

    ¿Se puede odiar a Anna Kendricks?

  • http://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    Sinceramente, no lo decía con ningún paternalismo sobre las mujeres. Yo de literatura sé más bien poco. Poco de ahora, no te digo ya de hace 50 o 60 años. Por tanto yo no tenía ese dato que señalas de que la mayoría de escritores son hombres. Simplemente pensé que lo era sin darle más vueltas. Ante la duda, será un tío. De ahí que piense, no que he cometido un crimen ni nada de eso, pero que no estaría de más, ante la duda, consultar y no dar por hecho.

    Sobre lo del feminismo de ahora, aparte de que hay bastante corrientes, no todas muy bien avenidas, creo que en este aspecto la postura más sensata no es paternalista, pero sí es una que se pregunta “por qué” ante una diferencia.

    Yo te hablo ahora de mi experiencia. Hasta hace no mucho, cuando se hablaba de la desigualdad entre hombres y mujeres en la industria del cine, casi siempre se señalaba a la propia industria como culpable. Dominada por hombres en los puestos de poder (productores, ejecutivos de cadenas de televisión que eligen proyectos), algunos con su edad y su forma más o menos oxidada de ver el mundo, seguro que había no pocas manos negras para silenciar o infravalorar las historias escritas o dirigidas por mujeres. Yo, sin conocer la industria por dentro, tenía la sensación de que, si bien eso podía pasar en ocasiones, el problema era de base. Simplemente la diferencia de intereses que señalas. Cuando estudiaba dirección, durante los tres años, en los que cambió parte de la gente que venía a clase. De unos 15 alumnos que éramos nunca hubo más de 3 mujeres. Al menos en dirección. En el resto de disciplinas la proporción era algo más equilibrada, pero siempre menor. Por tanto mi respuesta era sencilla, hay un menor interés hacia el cine por parte de mujeres que por parte de hombres y el interés es algo personal, no puedes obligar a alguien a que le guste o se lance a una profesión determinada. Sin más.

    Lo que pasa que desde hace un par de años he ido interesándome algo más por el feminismo, precisamente al encontrarme posturas con las que no comulgaba que señalaban una “sociedad patriarcal” como buena parte del problema. Por entonces ni sabía a qué se referían con eso. La cosa es que cuando me lo explicaron tenía bastante lógica y no era una actitud tan agorera como imaginaba. Y desde luego no era paternalista, es algo que me explicaron mujeres. La idea también era sencilla, asumían esa diferencia vocacional, pero en vez de quedarse ahí, porque es verdad que si algo no interesa no hay, a priori, un conflicto que resolver, se preguntaban el por qué de esa diferencia de intereses entre hombres y mujeres. Por qué en unas profesiones había pocas mujeres ya desde la etapa de formación, y por qué en otras pasaba al revés, había pocos tíos. La respuesta, desde luego, no podía ser genética. Los intereses laborales no son una cuestión de ADN. Por tanto la respuesta debía deberse a lo que sucede una vez que naces, la educación que recibes, el entorno que ves cada día. Si tu entorno es desigual, es muy probable que, sin darte cuenta, asumas eso como lo normal. Si eres hombre y ves que el 80% de la profesión de enfermería son mujeres, es muy probable que, salvo que tengas un interés brutal por ello, con 18 años en los que eliges qué estudiar y en los que aún has visto poco mundo, ni te plantees esa profesión, aunque quizás, de conocerla, sí pudiera ser interesante. Con lo del cine pasa igual. Si en cada making of, festival, noticias de rodajes, entrevistas en prensa, las mujeres casi siempre son actrices, especialistas en vestuario o maquilladoras, es menos probable que una mujer se plantee dirigir o escribir. Los seres humanos somos mucho más gregarios de lo que imaginamos y, por lo general, como sociedad, tendemos a perpetuar lo que existe. Eso sólo cambia cuando la gente empieza a cuestionarse las cosas y se abre un debate social, que es cuando empezamos a ser conscientes de un determinado tema y a reflexionar sobre el mismo.

    Si lo piensas es muy similar a lo que puede pasar en una gran ciudad donde hay barrios con caracterísiticas y perfiles sociales distintos. En barrios obreros, de periferia, con padres que no siempre tienen una formación superior ni un interés particular en la cultura, lo más habitual es que los jóvenes desarrollen profesiones similares y que tengan unos gustos culturales muy “de barrio”. ¿Están genéticamente dispuestos a que les mole el reggaetón y a hacer botellón en un descampado con coches tuneados? No, pero es lo que han conocido por familia, amigos y entorno social en general. En cambio, en el barrio pijo de la ciudad, más allá de la solvencia económica, que los intereses sean totalmente distintos también va marcado por educación, amigos y entorno social. También sus intereses, pudiendo elegir cualquier cosa, son con bastante frecuencia similares. Esa obsesión por estudiar Adminsitración y Dirección de Empresas viene muy marcada por lo que uno ve desde pequeño.

    El mismo interés por la cultura, casi siempre va asociado a gente que de un modo u otro ha crecido en familias o con amistades que favorecían ese interés. Es poco habitual que un tipo cuyo padre trabaja de sol a sol y sólo ve La que se avecina y el partido de fútbol, mientras su madre se dedica a cuidar la casa, y con amigos que sólo esperan al fin de semana para salir de fiesta hasta el lunes, se plantee abrir un libro. Sin embargo, en una familia donde a trabajan los dos padres, donde ir a un museo es algo que se hace con cierta frecuencia, donde ves gente que lee, etc. Es bastante más probable que, de un modo u otro, te intereses mínimamente por la cultura, incluso más allá del simple ocio. En cuestiones de sexos creo que esas influencias, algunas mucho más sutiles, estoy seguro de que también pesan a la hora de crear una vocación o de barajar opciones que de otro modo descartas sin ni siquiera planteártelas.

    Por dios qué chapa!

  • Naxeteeee

    El primero y el segundo son los más asequibles. Tanto el de “Century” como el “Dossier Negro” son unas ideas de olla descomunales pero que aun así son imprescindibles de leer. Si te has leído el primer volúmen y te ha gustado, no lo dudes y ve a por el segundo.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast