Críticas

Regresión

Seis años han pasado desde la última película de Alejandro Amenábar. Ágora fue su último título, una película con ideas interesantes pero un desarrollo irregular y no especialmente apasionante. El público ha añorado desde entonces su regreso al cine de suspense, el género en el que se descubrió al público por la puerta grande, con una ópera prima tan sólida como Tésis, y en el que continuó de forma magistral con Abre los Ojos, en un viraje muy afortunado a la ciencia ficción. Ahora, convertido hace ya tiempo en peso pesado de nuestro cine, vuelve al fin al cine de género con Regresión.

Su nuevo trabajo centra su mirada en la popularidad que el satanismo consiguió en Estados Unidos a principios de los noventa. Las sectas parecían brotar como champiñones en pequeñas poblaciones rurales, muy supersticiosas y con un nivel de vida bajo. Un auge quizás más mediático que real, debido en buena medida a la prensa sensacionalista y a diarios ávidos de sucesos. Nada como degollar gatos o un buen banquete de fetos para atraer a lectores morbosos. La cosa llegó a tal punto que empezó a cundir el pánico con el tema, con la policía y el FBI investigando cientos de casos de este tipo y mandando a más de un inocente entre rejas.

reg 1

Amenábar toma ese contexto para hablar de un caso concreto, el de una joven que huye de su casa y se refugia en la Iglesia de su pueblo, acusando a su padre de actos brutales, desde tocamientos a la participación en rituales de adoración al Diablo. El único detective con dos dedos de frente del lugar decide ponerse manos a la obra y llegar al fondo de la verdad. Pero se encuentra con algo imprevisto. El padre admite los hechos pese a que no recuerda nada de lo que le acusa su hija. Aclarar si esa amnesia constituye una extraña treta o se debe a algún otro motivo es lo que determinará que el caso acabe o no resuelto. Es ahí donde entra en discordia un psicólogo especializado en regresiones, una especie de hipnosis utilizada para indagar en recuerdos reprimidos.

Con estos mimbres Amenábar decide hablar sobre la fe y el fanatismo, temas que tocó directamente en su anterior trabajo, y que aquí plantea en clave de suspense. La fe y fanatismo religiosos, pero también la fe y el fanatismo por lo racional, tanto a nivel individual como colectivo. Todo para llegar a una idea muy interesante y contradictoria, la obsesión como arma de doble filo, capaz de alejar o acercar a las personas a la verdad, sobre todo en un entorno abonado para supersticiones de todo tipo y con la necesidad, tan humana, de aferrarse a una certeza, a veces inconsistente, para poder encajar las piezas de un mundo que no siempre responde a la lógica.

Pero a Amenábar le pesa en su película algo que en mayor o menor medida ha figurado en casi todos sus trabajos, la frialdad cerebral con la que aborda todo. Una frialdad que en un thriller puede no ser un gran handicap, ya que estamos en el terreno de lo analítico, pero que se vuelve un lastre en cuanto pasamos a lo emocional. Salvo en Abre los Ojos, donde el director consiguió aprovechar esa distancia a su favor para construir un relato muy onírico, a menudo pesadillesco, de lo que en el fondo era una vida ficcionada y, por tanto, solitaria, en el resto de su filmografía esa mirada cuadriculada resulta un problema y, junto con Ágora, el de Regresión es quizás el caso más notable en este aspecto.

reg 2

Lo que sucede no es tanto una cuestión de estropear un buen relato como de generar una distancia abismal entre espectador y personajes. Entendemos el sufrimiento de Ethan Hawke tratando de llegar infructuosamente a una perfecta cuadratura del círculo, conseguimos acompañarle en su viaje racional (baza bien aprovechada), pero no tanto en lo emocional, siendo el personaje casi una incógnita para nosotros.

De ese modo acabamos teniendo un relato donde todo encaja, donde la progresión de la paranoia colectiva está bien desarrollada, donde todo se caracteriza por una coherencia milimétrica, desde los acontecimientos a la profundización de los temas planteados por la película (la fe, el poder de la sugestión, el mal…), pero sin casi espacio para la imperfección o para la sorpresa. Esa obsesión de su protagonista por encajar las piezas parece ser la suya propia a la hora de elaborar un guión y una dirección correctos, muy académicos, en gran medida lógicos, pero también previsibles. Cuesta encontrar algo original en este título para el que el director ha invertido un buen puñado de años. Como si su carrera hubiera progresado desde cierta espontaneidad juvenil a una concepción tan armónica de todos los elementos que lo mejor y lo peor que se puede decir de Regresión es que es correcta.

No es que yo sea un obseso de la originalidad, es más, en mi día a día peco mucho de esto que señalo, pero quizás por eso la añoro tanto en trabajos de este tipo, en los que notas el esfuerzo baldío por buscar encajar en un esquema de las cosas muy concreto y estandarizado que te has hecho en la cabeza, cuando lo que mola de una película suelen ser sus detalles, aunque sean pequeños, que la hacen única.

En cualquier caso, se trata de  una obra coherente con sus películas anteriores, yendo de la mano de Tesis, Abre los Ojos y Los Otros en cuanto a cómo se aborda la realidad como algo a menudo subjetivo, haciendo de protagonistas muy dotados intelectualmente personas vulnerables a sus obsesiones y deseos a la hora de percibir su entorno y encontrar la verdad. También de la mano de Mar Adentro o Ágora, señalando el verdadero heroísmo casi como un acto de lucidez frente a la necedad propia y ajena, casi siempre con la soledad como principal peaje.


Alejandro Amenábar | Alejandro Amenábar | Emma Watson, Ethan Hawke, David Thewlis, Devon Bostick, Aaron Ashmore, Dale Dickey, Kristian Bruun, Aaron Abrams, David Dencik, Adam Butcher, Lothaire Bluteau, Peter MacNeill, Janet Porter | Alejandro Amenábar, Fernando Bovaira, Christina Piovesan | Gabriel Arias-Salgado, Simón de Santiago, Axel Kuschevatzky, Alex Lalonde | Roque Baños | Daniel Aranyó | Carolina Martínez Urbina | Carol Spier | Mod Producciones, First Generation Films, Himenóptero, Telefonica Studios | Universal Pictures |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Chikitosam

    La decepción del año: Lenta, plana, sin apenas suspense y con un final igual de flojo que el resto de la película.

  • Arambolo

    La dieron muchos palos de critica en San Sebastian… y jugaba en casa, mala cosa…

  • Arambolo

    El problema de Agora es que quitando Rachel Weisz el resto son actores muy planos. Con un malo/obispo Cirilo de altura habría ganado mucho, pero es que parecían sacados de un “historias de la biblia” de TV…

  • Arambolo

    Pues gracias por la sinopsis. Joder toda la filmografia de Amenaba “peca” de frialdad y academicismo… tambien las de Hichkock y nadie se mete con él.

  • reivaj

    Yo tambien la vi ayer y dandote la razon en lo de que no es su mejor trabajo, clavare una lanza a su favor pues es una de esas peliculas que demuestran la torpeza de un mundo dejando llevarse de la mano por la emocion a la hora de relaccionar el satanismo con falsos rituales en los que se sacrifican y violan niños y demas pajas mentales que como siempre a la iglesia le viene de cine para sus metodos… por cierto lo de behemoth estuvo un poco atemporal…jajaja…

  • Miguel Ángel Forteza Vargas

    Si no te llama especialmente no te la recomiendo

  • Central Perk

    ¿Me crucificarán si digo que a mí no me parece ni de lejos TAN TAN mala como dicen por aquí?
    Sí, desde luego, no tiene ni una pizca de original, es fría, podría haber profundizado mucho más en los temas que trata y la resolución es bastante anticlímax. No tiene mucha chicha, vamos. Pero de ahí a tildarla de “bazofia”… Creo que es una película entretenidilla para pasar el rato sin más a la que le pesa demasiado el nombre del director.

  • Nacho Traseira

    A mí me parece que los manipulados fuísteis los que os tragásteis a pies juntillas el cuento chino propagandístico del cristianismo “perseguido por los malvados paganos romanos”, cuando la historia demostró todo lo contrario casi desde el principio. Y al ver una obra que desmiente esos topicazos mantenidos por la Iglesia católica de forma tajante, os lo tomásteis un poco a mal. Dices que no es por creyente, pero vamos queeee…

  • Kuval

    Es mediocre/olvidable, y duele decirlo porque Amenábar tiene algunos peliculones muy sólidos. Desde los cartelitos del principio uno se ve venir el giro… pero la película ya se está arrastrando porque pone a los personajes al servicio de la historia desde el minuto uno, y ahí ya me pierden.

    Quizá una interpretación más contenida de Hawke (sus estallidos prematuros resultan muy confusos y alienantes), o algo más de trasfondo a su personaje, le hubieran hecho un favor. Se queda a medio gas.

    Algunos momentos puntuales me convencieron, pero no bastan para sostenerla. La peli no es mala, pero tampoco es especial, y a estas alturas es probablemente innecesaria. Llega unos 20 años tarde.

  • Cerdo psicópata

    El sobrevaloradísimo Amenabar vuelve a demostrar que es un buen director, pero que no es ningún genio. Otra peli.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast