Reportajes

El camino al Oscar de ‘Mad Max: Furia en la carretera’ de George Miller

La protagonista de esta nueva entrega dedicada a las películas que pretenden estar en los Oscars es Mad Max: Furia en la carretera de George Miller que se ha convertido en el acontecimiento cinematográfico de lo que llevamos de año, y que es una de esas películas no concebidas para estar en estas lides que dignificarían la carrera de premios.

© Warner Bros Pictures España

© Warner Bros Pictures España

El noveno largometraje de George Miller es la cuarta entrega de la saga Max Max y nos presenta a Max Rockatansky que junto a un fanático se une a un grupo de mujeres capitaneado por una guerrera llamada Imperator Furiosa, que se ha rebelado contra el Señor de la Guerra.

El acontecimiento

En el año 1979 se estrenó Mad Max, el primer largometraje del australiano George Miller. El film postapocalíptico, una producción modesta que tan solo costó 380.000 dólares, se convirtió en un gran éxito de crítica y público y lanzó al estrellato a su protagonista Mel Gibson. A ella le siguieron Mad Max 2: El guerrero de la carretera, de 1981, y Mad Max, más allá de la cúpula del trueno, estrenada en 1985.

George Miller ideó rodar una cuarta entrega en 1998, un año después de que recuperase los derechos sobre Mad Max tras llegar a un acuerdo con la Warner. El proyecto fue gestado inicialmente en la 20th Century Fox, y se contaba con Mel Gibson para que volviese a interpretar a Mad Rockatansky, pero se pospuso tras los atentados del 11 de Septiembre, y el presupuesto terminó disparándose debido a la caída del dólar. Tras varios intentos de reactivarlo, se decidió paralizarlo en el 2003 a raíz del estallido de la Guerra de Irak, al considerarse una película potencialmente sensible a nivel político. En ese momento Gibson decidió que ya no quería seguir si en el futuro se volvía a poner en marcha este proyecto. Miller nunca abandonó del todo la idea y pensó en otras alternativas, entre ellas reiniciar la historia con Heath Ledger, pero falleció de una sobredosis a inicios del 2008, o hacer una película de animación, Miller se llevó el Oscar por el film Happy Feet. En el 2009 el director y la Warner volverían a unir sus fuerzas. Tras tres años de preparación, escribió el guión junto a  Brenda McCarthy y Nico Lathouris, y tras fichar a Tom Hardy como relevo de Gibson y a Charlize Theron el rodaje comenzó en el verano del 2012, en el desierto de Namibia, y se prolongó durante cuatro meses, y su posproducción ha sido tan laboriosa que se necesitaron dos años para llevarla a cabo. El reparto lo completan Nicholas Hoult, Hugh Keays-Byrne, Rosie Huntington-Whiteley, Riley Keoough, Zoë Kravitz, Abby Lee y Courtney Eaton.

Con una gran expectación, ya que los avances no podían resultar más atractivos, el film se estrenó el 15 de Mayo. El Festival de Cannes se reservó su prefiere mundial, exhibiéndola fuera de concurso, y a la crítica le deslumbró el adrenalítico espectáculo ofrecido por George Miller. Que se estrenase en la Croisette posibilitó que la FIPRESCI, la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica, la considerase la mejor película del año, un galardón especialmente significativo. Se impuso a obras como El hijo de Saúl de László Nemes, Taxi Teherán de Jafar Panahi y The assassin de Hou Hsiao-Hsien.

© GettyImages

© GettyImages

Tiene una valoración de 97% en Rotten Tomatoes y de 89 en Metacritic. Con un presupuesto total de 210 millones de dólares, contando también con los gastos publicitarios, recaudó 153 millones de dólares en los Estados Unidos y su taquilla mundial asciende a los 374 millones.

La crítica considera que George Miller a sus 70 años ha dado una lección magistral de cómo se debe de hacer una película de acción. La otra gran beneficiada de las críticas ha sido Charlize Theron, que con su interpretación tan descarnada ha convertido a Imperator Furiosa en el personaje más icónico de este año.

Opciones en los Oscars

A diferencia del 90% de las películas de las que vamos a hablar durante las próximas semanas Mad Max: Furia en la carretera no fue concebida para recibir premios, pero es una de esas películas que dignificarían la marca Oscar, y muchas de esas películas que se han gestado para llegar a los premios no están funcionando nada bien. Actualmente la cinta de George Miller tiene dos inconvenientes. En primer lugar, se estrenó en mayo por lo que puede ser eclipsada por otras propuestas comerciales cuyo estreno se ha producido más cerca de la temporada de premios, como puede ser Marte de Ridley Scott, cuyo funcionamiento está siendo muchísimo superior a lo esperado, o incluso Star Wars: Episodio VII. El despertar de la fuerza de J.J. Abrams si logra superar las expectativas iniciales. Y en segundo lugar que la Warner tenga más esperanzas en En el corazón del mar de Ron Howard cuyo estreno llegó a retrasar a diciembre. Alegra saber que la compañía esté promoviendo a Mad Max: Furia en la carretera y que George Miller y Charlize Theron se hayan entregado a la causa.

Mad Max: Furia en la carretera sería una justa candidata en las categorías de mejor película, dirección, actriz (Charlize Theron), montaje, fotografía, diseño de producción, vestuario, sonido, montaje de sonido, efectos visuales y maquillaje y peluquería.

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula y oscarnallóloga.

  • MrBlogger

    Eso le pasa a cualquier película “de culto”. Hay quien no ve que ciertas películas sean para tanto, desde 2001 hasta lost in translation (por poner una peli considerada de culto más o menos actual) pasando por blade runner porque no valoran igual las mismas cosas.

    Yo si creo que ofrece mucho más que acción, del mismo modo que lo es la jungla de cristal, por poner un ejemplo. Lo que las diferencia de las típicas pelis de acción son los detalles. Mil y un detalles que muestran facetas de los personajes, del mundo que les rodea, de sus motivaciones a corto y a largo plazo, la evolución de todo ello… tienen profundidad. Si quieres quedarte en las “ensaladas de tiros” son cojonudas, porque las tienen, son obras que elevan la acción un listón por encima de las demás. Pero ya te digo, son muy sutiles en ciertas cosas, esas cosas que hacen que una buena peli se convierta en una peli genial.

    Kung fury no es de óscar porque no lo busca ni lo necesita, brilla porque se ríe de todo y de todos y rescata una forma de diversión que ya no existe. Símplemente es divertida y todos los detalles que tiene contribuyen a hacerla más divertida, nostálgica y disfrutable, pero no la hacen más redonda o más profunda o le da más significado a las cosas.

  • Vito85

    Ojala fuera verdad y diera la campanada como la dio gravity

  • Derdhal

    Donde tú ves espectativas sobre una obra que no nos permiten quedarnos con sus virtudes yo veo eyaculación de fanboys que no se dan cuenta de que esa obra tiene ciertas virtudes… y ya. Porque claro que veo sus virtudes, lo pasé teta viéndola, pero también veo como hay gente que a partir de esas virtudes la pone en un pedestal en todo y lo siento, pero no. Gran peli palomitera llena de acción que no ofrece más que eso, acción. Si eso es suficiente para ser merecedora de ganar todos los premios habidos y por haber apaga y vámonos porque estamos diciendo que el Transformers o Fast&Furious de turno que decida ser R en lugar de PG13 debería ganar al Oscar a mejor película. Puestos a valorar el todo por unas virtudes, podemos pedir también el Oscar para Kung Fury, por ejemplo, porque también mola un huevo en sus virtudes.

  • MrBlogger

    ¿y? el famosísimo Ulises de Joyce va sobre un tipo que se levanta, da una vuelta y se vuelve a su casa y a la cama (seguido de un monólogo de su mujer, que está hasta el moño). La famosísima Odisea trata de cómo un marido vuelve a su casa. El othello de shackespeare trata de cómo alguien manipula a otra persona infundiéndole celos para llevarse de premio a su esposa. El quijote de Cervantes es un tipo que sale de su casa para vivir las mismas aventuras que los libros que lee. ¿Qué es la historia y por qué es tan importante? más importante es el cómo se desarrolla todo el asunto, a veces unas cosas más que otras (por ahí se quejan siempre de personajes planos, que se desarrolla una historia pero los personajes no lo hacen, en mad max es justo al contrario). El problema son las espectativas que tenemos sobre una obra las que no nos permiten quedarnos con sus virtudes, siempre queremos cosas que esa obra no tiene o no las muestra como nos gustaría.

Críticas

Captura1

Malas personas. Grandes soldados.

tu hijo

Vivas recupera el espíritu de ‘Secuestrados’ para contar una historia de venganza que no es tal cosa.

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

Twitter

Podcast