Críticas

Star Wars: Episodio VII – El despertar de la fuerza

Diez años nos separan de la última película de la saga estrenada en cines, pero 33 desde la última de la trilogía original, “la buena”. Todo ello aderezado con casi 40 años del merchandising más arrollador que se haya conocido nunca. No creo que exagere si digo que, para gran parte de nuestra generación, el universo de Star Wars ha tenido más influencia cultural que el catolicismo que tan arraigado sigue en nuestro país. Es por ello que afrontar el regreso de Star Wars desde la moderación resulta tremendamente difícil, aunque no imposible, ya que la primera gran decepción la tuvimos en 1999 y eso obliga a afrontar nuestro nuevo romance con pies de plomo, porque nuestro corazón ya conoce lo que es el desencanto amoroso.

Star Wars: The Force Awakens

© Walt Disney Company

J.J. Abrams, el gran reciclador de nostalgia ochentera, también tiene esto muy presente y lo primero que se percibe en la película es un respeto reverencial a las películas originales. Que el primer vídeo que compartiera del rodaje fuese uno en el que volvíamos a ver muñecos y no un frio croma, era toda una declaración de intenciones. El problema es que la reverencia es tan inclinada que se convierte en un remake poco disimulado de Una nueva esperanza. El dineral invertido por Disney para comprar Lucasfilm, el amor a las películas originales de los implicados y el miedo a patinar del mismo modo que Lucas en la última trilogía, han hecho que todos los implicados se unan en torno a una frase tan sabia como conservadora: para qué arreglar lo que no está roto.

La historia vuelve a ponernos ante un héroe que aún no sabe que lo es, en este caso heroína, sola en un planeta desértico al que llega un droide con información vital, un mapa que podría indicar el lugar en el que se encuentra Luke Skywalker, la última esperanza para inclinar la balanza a favor de los rebeldes, que ahora se las ven con el ejército heredero del Imperio, la Primera Orden. Con el droide llegan también los problemas y a partir de ahí la espiral de acción y revelaciones vitales que irán ganando intensidad y dramatismo a lo largo de la trama como ocurriera en la película de 1977.

La opción de ir sobre seguro tiene el handycap de que resulta complicado entusiasmarte con algo que suena mucho a ya visto, pero a cambio se esquiva la posibilidad de decepción casi por completo. Y en esa tesitura Abrams era quien mejor podía salvar la papeleta, salir airoso e incluso dejar a buena parte del público, el que no quiere que le innoven demasiado, muy satisfecho. Su Super 8 ya fue un ejemplo brutal de lo que puede dar de sí la nostalgia bien canalizada, una película que, salvo por la tecnología empleada, en la forma y el tono habría podido colar perfectamente como una película de Spielberg. Aquí se permite más rienda suelta en lo visual, para lo cual sus dos entregas de Star Trek fueron un genial campo de pruebas, pero con un toque algo más clásico (un uso mucho más discreto de planos inclinados, por ejemplo). Si con Star Trek tocaba renovar una franquicia algo mustia para una nueva audiencia, aquí el objetivo es no decepcionar al fandom y, a la vez, resultar suficientemente moderno como para enganchar al público nuevo, todos esos hijos de padres forofos de Star Wars que no quieren ver algo por obligación, sino porque realmente les engancha. En definitiva, un evento irrenunciable para un público de distintas generaciones.

Star Wars: The Force Awakens

© Walt Disney Company

Pero Abrams, además de un excelente asimilador de referencias, es también un tipo que maneja de forma ejemplar dos herramientas básicas en una película como esta: ritmo y dinámica de personajes. Aquí es donde te gana la partida por la patata, donde convence tanto al que se cosca del remake, como al escéptico con la saga. Ha dado sobradas muestras de que sabe crear estupendos culebrones camuflados como series de género en Alias o Perdidos. En otros casos, como Felicity, sin ni siquiera adornos. Y Star Wars, además de una gran aventura espacial, es básicamente eso, culebrón familiar del bueno. Y digo del bueno porque la trilogía original conseguía meternos todo ese drama familiar, el desamparo del héroe huérfano, el triángulo amoroso, etc. con la siempre eficiente vaselina del humor que elimina las posibilidades de ridículo cuando la cosa se pone excesivamente pomposa. Es algo que a Lucas se le olvidó en su segunda trilogía, más preocupado de los aspectos tecnológicos que de la historia que quería contarnos, el surgimiento de Darth Vader.

Los nuevos personajes funcionan porque vienen a ser el sustituto generacional de los roles ya presentes en Una nueva esperanza y, más allá de tener dos nuevos protagonistas interesantes y a los que nos enganchamos rápido, el gran acierto vuelve a ser el de crear un villano memorable. Kylo Ren quizás tenga que vivir bajo la sombra de Darth Vader, pero tiene su propia entidad, mucho más humano y menos anclado en lo icónico de esa gran figura tenebrosa. Abrams recupera la química de personajes, los chascarrillos, las bromas cómplices, la faceta de timador de Han Solo y la ternura. Nada de amor relamido. Y cuando le toca ponerse realmente serio, lo hace a través de una trama contada con los trazos y diálogos justos y necesarios para que llegado el momento estemos con el alma en vilo. Además no hay que olvidar que en todo este trabajo de guión, se ha contado con la mejor ayuda posible, la de Lawrence Kasdan, guionista de El imperio contraataca y El retorno del Jedi, un tipo que sabe de sobra qué funciona en la saga y que escribió sus mejores momentos. Entre Abrams, Michael Arndt y él han sabido situar perfectamente la película dentro de lo que todos reconocemos como propio de la saga.

A nivel de espectáculo estaba claro que Abrams no iba a tener problemas. Las grandes escenas de acción de la película, avanzadas en el tráiler, ofrecen un surtido equilibrado de lo que se espera de Star Wars: una gran persecución con el Halcón Milenario, la gran batalla de X-Wings contra Tie Fighters y, por supuesto, el indispensable duelo con sable láser. Siguiendo la dinámica de la trilogía original, esta película vuelve a recurrir a la evolución de escala para ofrecernos una nueva estrella de la muerte AÚN MÁS GRANDE y con un diseño conceptual realmente fascinante que vuelve a ser clave en el último tercio de la película.

kylo ren

© Walt Disney Company

Lo mejor que se puede decir es que, pese al exceso de prudencia y el calco estructural, es la película que queríamos ver. Es divertida, emocionante y cumple con lo que el espectador conservador llevaba años añorando: la misma película pero con un toque renovado. No abusa de la nostalgia ni de las autoreferencias, simplemente es coherente con su propio universo y personajes clásicos, a la vez que deja que nos enganchemos a los nuevos (con un casting muy acertado) que son los que llevan el peso de la película y que lo harán aún más en las siguientes. Lo negativo se sustenta en lo mismo, que siendo algo que no decepciona, resulta totalmente previsible y por tanto la capacidad de asombro y fascinación pierde muchos enteros. En cualquier caso, disfrutadla.


J.J. Abrams | Lawrence Kasdan, J.J. Abrams, Michael Arndt | Daisy Ridley, John Boyega, Oscar Isaac, Carrie Fisher, Harrison Ford, Mark Hamill, Adam Driver, Domhnall Gleeson, Lupita Nyong'o, Andy Serkis, Anthony Daniels, Max Von Sydow, Maisie Richardson-Sellers, Tim Rose | J.J. Abrams, Bryan Burk, Kathleen Kennedy | Tommy Harper, Jason D. McGatlin | John Williams | Daniel Mindel | Maryann Brandon, Mary Jo Markey | Rick Carter, Darren Gilford | Lucasfilm, Bad Robot, Truenorth Productions | Walt Disney Company |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • PORTALPA

    STAR WARS VII THE FORCE AWAKENS | Como se hicieron los efectos especiales
    http://www.dailymotion.com/video/x3mgwh8_star-wars-the-force-awakens-special-effects-making-of_shortfilms

  • http://www.imasi.ws Kaliptis
  • Nikita

    Star Wars: Episodio VII – El despertar de la fuerza
    Download & streaming HD http://sh.st/nFkSP

  • George Kaplan

    Sí hombre, que sí lo leemos algunos. Y bastante de acuerdo, pero no pillo la referencia a los políticos de la actualidad y el discurso de la Primera Orden.

    Pero bueno, lo último que quiero es hablar de política también en esta sacrosanta web de cine.

  • Battosai

    Bueno eso no siempre ocurre, yo sigo esperando la edición extendida de Prometheus, que aun siendo del rey de las ediciones extendidas y versiones diferentes, se dijo que no iba a haber y así a sido.
    Y la espero por que la escena de la lucha final con el ingeniero que esta eliminada me gusta mas que la versión de la película que no tiene nada de emoción.
    Haber que ocurre al final con el despertar de la fuerza.

  • Naxeteeee

    De momento.
    Todo el mundo a comprar el Bluray en Junio (ya hay reservas y seguramente habrá records de venta para formato doméstico) y dentro de un par de añitos vendrán con lo de la edición extendida, el montaje del director…y a volver a pasar por caja.

  • rafaelgg

    Se ña criticaba bsjp cualquier excusa, incluida esa.

  • Nacho Traseira

    Supongo que a estas alturas ya nadie lea este comentario, pero allá voy igualmente: vista la película tardiamente (sobre todo debido a que me he ido repasando antes las seis anteriores durante las Navidades, que las tenía muy oxidadas), tengo que decir que me ha provocado sentimientos encontrados. No es una mala película para nada, pero no puedo evitar una pequeña sensación de decepción, pues esperaba un poquito más. Pero vayamos por partes: SPOILERS!!!!!!!!!!!!!

    -Efectivamente y como ya había ido oyendo, la estructura se parece mogollón a la del Episodio IV, pero en este caso no lo veo negativo, va por otros derroteros y me parece una película bastante distinta en tono, situaciones, lugares, etc.

    -Los actores bien todos, salvo un poco Finn, un poco regularzejo. Ford muy bien, aunque le vi demasiado viejuno, el pobre daba penilla.

    -Muy muy buena y justificada la participación tanto de C3PO como de RD2-D2, sin calzador como en las precuelas. Y BB-8 se sale, uno de los grandes aciertos de la película.

    -Es curioso que el asunto “sable láser” y en general todo lo que tiene
    que ver con los jedi aparece muy poco, en comparación con las
    anteriores.

    -¿Otra estrella de la muerte? ¿En serio? Encima la destruyen de la misma forma que las dos anteriores, más rápido y con menos dificultad. Realmente no aporta nada a la trama más que una excusa para la batalla aérea, sin ella la trama funcionaría igual. Y eso no es bueno.

    -Del villano, Kylo Ren, me esperaba más. Que fuese hijo de Solo y Leia se lo ve venir hasta el fan menos atento (yo lo barajaba como posibilidad antes de verla). Aunque Driver no trabaja nada mal y me ganó la escena del asesinato de Solo (cojonudamente planteada, se palpa que va a pasar algo gordo), no me convence eso de que cada vez que se cabrea se lie a espazados con todo lo de alrededor. Muy patético, y algo que en ningún caso haría su admirado abuelo Vader.

    -No se entiende que si hay una II República galáctica gobernando, los que luchan contra la rebelde Primera Orden (nostálgicos del régimen imperial) se sigan llamando Resistencia, cuando son los representantes legales del nuevo orden. Si acaso la resistencia a la nueva República debería ser la Primera Orden. Aunque lo cierto es que de la situación política no se explica nada. ¿Qué necesidad hay de una “resistencia” si la república ya es, teóricamente y de nuevo, la potencia dominante de la Galaxia? Evidentemente han querido volver a la dicotomía Imperio-Rebeldes, pero no creo que estuviera justificada en este caso. Me parece una idea absurda, no desarrollada y que parece que se contradice con el resto de argumentos de la saga.

    -Aunque no tenga mucho que ver con la película en sí, el discurso que da el oficial de la Primera Orden totalmente anti-republicano a las tropas en perfecta formación a lo mitin nazi en Nuremberg me trae grandes similitudes con situaciones histórico-políticas españolas, no pude evitar que me pareciera pronunciado por un José Antonio Primo de Rivera durante la II República española (curioso que la de la película sea una II República galáctica también) o un general golpista de la Guerra Civil, o, por qué no decirlo, por un Pablo Casado o Albert Rivera de la actualidad.

    -No entiendo tampoco por qué si han pasado 30 años, las naves y aparatos tanto de los villanos como de los héroes no han evolucionado nada. Parece que las mantenido igual solo por el fan service, pero desde el punto de vista de la trama no tiene sentido ese estancamiento de la evolución. Los destructores llevan siendo los mismos por ejemplo desde El Ataque de los Clones, habiendo pasado más de 50 años. Un poco absurdo.

    -Aunque han criticado la batalla final con espadas laser, a mí no me disgustó y me pareció bastante realista, alejada de las fantasmadas y números circenses de las precuelas, se nota que ambos contendientes son aún amateurs, entiendo que Rey está a la alatura de Kylo Ren debido al despertar de su fuerza innata anterior (y a que Kylo Ren está herido). Y seguramente descubramos en la siguiente que es hija de Luke.

    -Las batallas y escenas de acción en general, tanto la de mitad de la película como la del final, son auténtico Star Wars pero me las esperaba algo más largas, o eso daba a entender el tráiler. Las vi demasiado breves y concisas.

    En conclusión, como arranque de una nueva trilogía no está mal, pero espero que lo grande venga en la siguiente, una vez que han situado ya a todos los personsajes en su papel. Veremos.

  • Nacho Traseira

    Ya se ha requeteconfirmado que no habrá edición extendida, solo escenas eliminadas sueltas incluidas en el Blu Ray.

  • Nacho Traseira

    JAJAJAJAJAJA!!! De que peli es??

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast