Críticas

El renacido

Al igual que Birdman, El renacido es un compendio de las mejores virtudes y de los peores vicios de Alejandro González Iñárritu. Son dos películas con historias que no dan a priori mucho de si, y que dependen ante todo de la capacidad del director, de los actores y del equipo técnico para sacarlas adelante. La diferencia radica en que, mientras en la primera las virtudes pesaban más y acababan inclinando la balanza muy hacia su favor, en la segunda son los vicios y el ego del director mexicano los que lastran algo una producción que claramente necesitaba menos ambición y más chicha.

No es la primera vez que la epopeya de Hugh Glass, uno de esos cazadores/tramperos/pioneros del siglo XIX que forjaron el mito de la frontera norteamericana, es llevada al cine. Ya nos la contó Richard Sarafian con Richard Harris como protagonista en El hombre de una tierra salvaje (1971), donde se cambiaron los nombres reales por otros inventados. Lo bueno de estas historias de tramperos (véanse también las figuras Daniel Boone, David Crockett y Jedediah Smith) es que son tan moldeables que se pueden hacer mil versiones distintas sobre la misma premisa. Al fin y al cabo son ante todo leyendas exageradas que se construyeron en torno a hechos o andanzas increíbles y que se extendieron como la pólvora a través de la tradición oral.

La leyenda de Glass comenzó cuando fue atacado salvajemente por un gran oso grizzly en los bosques de Dakota del Sur y, aunque sobrevivió, quedó en estado crítico. Algunos de sus compañeros de expedición permanecieron con él, pero, dadas las lamentables condiciones en las que se encontraba, le dieron por muerto y le abandonaron a su suerte. Glass, sin embargo, se sobrepuso milagrosamente a sus gravísimas heridas y emprendió una travesía de cientos de kilómetros por un territorio helado para reunirse con su expedición.

revenant 1

La cinta de Iñárritu se basa en la novelización de la historia que el escritor Michael Punke publicó en 2002, y se introducen elementos ficticios como el hijo mestizo de Glass, cuyo trágico destino se utiliza para cimentar el anhelo de venganza que actúa como leitmotiv del largometraje.

La película arranca como un tiro, con un ataque de una partida de miembros de la tribu Akinara a la expedición de Glass (encarnado por Leonardo DiCaprio, para el que aún no lo sepa). Aquí Iñárritu demuestra una vez más que es un absoluto maestro del plano secuencia, sobre todo si cuenta con la fotografía de Emmanuel Lubezki, quien juega en otra liga en lo que respecta a su dominio de la luz natural. Ambos rizan el rizo que ya habían rizado en Birdman. Son diez minutos de cine aplastante y visceral, que siembran de manera contundente la idea de que estamos ante un mundo deshumanizado y sin concesiones.

El espectáculo continúa poco después con el tan cacareado ataque del oso, que, por supuesto, no decepciona, aunque los efectos utilizados para recrear al animal distraen un poco. Son otros tantos angustiosísimos minutos rodados en una sola toma que quita la respiración.

La cosa se empieza a torcer para Glass y para la película en el momento en el que John Fitzgerald (un sobradísimo Tom Hardy, como siempre), uno de los miembros de la expedición que se quedan con el trampero para esperar a que eche el último aliento y enterrarle, decide que es hora de salir por patas.

revenant 2

A partir de ahí empieza la larguísima travesía por el desierto helado y el pulso narrativo de Iñárritu languidece en ese terreno. Su propuesta es intercalar escenas que remiten a las correrías de Bear Grylls en El último superviviente (caza, pesca, salto por barrancos, descenso por rápidos, ingestión de órganos crudos de animales… hay de todo un poco) con secuencias oníricas de tintes malickianos para subrayar el dolor por la pérdida. Ambas, especialmente las primeras, alcanzan una trascendencia visual indudable a través de una poderosísima plasmación de la belleza inmisericorde del paisaje (una vez más, que bueno eres Lubezki), pero son casi planas desde el punto de vista emocional, espiritual o metafísico, que es lo que parece buscar desesperadamente Iñárritu,. No se justifica que rellene hora y media de una película que dura más de 160 minutos de la manera que lo hace.

La filosofía cinematográfica del director mexicano simplemente no está equipada para contar esta historia de la manera que pretende. Le falta habilidad para manejar los silencios y sobre todo humildad, mucha humildad, lo que no es una sorpresa para nadie. Esos planos que giran 360 grados y esa manera de acercar el foco de la cámara al personaje hasta que se empaña con el vaho y se rompe la cuarta pared, parecen querer remarcar una y otra vez lo mal que lo han pasado rodando esta película y el esfuerzo titánico que ha supuesto. Lo mismo ocurre con el excesivo metraje, que hace difícil que el espectador no llegue desfondado al clímax.

revenant 3

A DiCaprio, por otra parte, no se le puede reprochar nada. Su compromiso es total con la gran exigencia del material y, dado que en buena parte de la película no puede hablar, ofrece una variedad de gruñidos sin parangón. Ha tenido, eso sí, interpretaciones mucho más memorables y le van a dar el Oscar por ésta, pero no es la primera vez que pasa en Hollywood y tampoco es para tirarse de los pelos.

Pese a sus destacados fallos, El Renacido no deja de ser una experiencia cinematográfica estimulante, aunque a muchos ratos solo lo sea a nivel visual. Para relatar el carácter indómito del instinto de supervivencia humano en condiciones extremas, quizá Iñárritu hubiera obtenido un resultado más rotundo si hubiera seguido la estela de Mel Gibson en Apocalypto en lugar de la de Malick.


Alejandro González Iñárritu | Mark L. Smith, Alejandro González Iñárritu | Leonardo DiCaprio, Tom Hardy, Domhnall Gleeson, Will Poulter, Forrest Goodluck, Paul Anderson, Kristoffer Joner, Joshua Burge, Duane Howard, Melaw Nakehk'o, Fabrice Adde | Steve Golin, Alejandro González Iñárritu, David Kanter, Arnon Milchan, Mary Parent, Keith Redmon, James W. Skotchdopole | Markus Barmettler, Paul Green, Philip Lee, Jake Myers, James Packer, Brett Ratner | Carsten Nicolai, Ryuichi Sakamoto | Emmanuel Lubezki | Stephen Mirrione | Jack Fisk | New Regency Pictures, Anonymous Content, Appian Way, Monarchy Enterprises, RatPac Entertainment, Soho VFX | Hispano Foxfilm |
  • https://descendiendoorion.wordpress.com/ Alberto E. V.

    Pffff… ¿pero qué demonios…?

    Lenta, pesadísima, perdida en su propia redundancia. Pretenciosa a más no poder. Fotografía espectacular e historia de aventuras visceral que se diluye tras el primer acto, y pasa a meter ideas metafísicas a presión hasta convertirlas en chorradas pretenciosas. Vamos a ver, Iñárritu: no puede ser que tengas cuatro, ¡cuatro líneas argumentales! y no sepas cómo enlazarlas ni separarlas, ni adónde van. No puede ser que tengas a Leo perdido durante una larguísima hora sin que sepamos cuál es el objetivo del personaje porque has dejado de lado su motivación. No me vale que te flipes en lo dura que es la supervivencia si estás más ocupado en insistir en que cada tripa que devora es “bigger than life”, cosa que ya sé de antemano, que en construir un argumento coherente donde toda esa casquería sirva para algo. Y, por favor, no me puedes ir soltando pequeñas tonterías que atentan contra la suspensión de la incredulidad de todo espectador: tanto deus ex machina, tanta pistola que dispara tiros infinitos sin necesidad de carga, tanto fuego que se enciende en toda inclemencia climática, tanta piel que se seca en la nieve, tanta supervivencia al límite hasta ser irreal, tanto indio que entra y sale solo para ser personaje funcional que no aporta nada…

    Cuanto más se aparta de lo que debería ser, de ese germen de película de aventuras y venganza con metafísica bien medida (vamos: cuando sale Tom Hardy en pantalla), peor resulta.

    Y pienso en “Jeremiah Johnson”, y, joder, ahí sí sabían cómo enfocar la historia: es supervivencia, y por tanto tiene su inevitable carácter mítico, pero no te flipas con ello; simplemente, está ahí, y lo asumes, no lo fuerzas. Y el personaje solo tiene una motivación: sobrevivir, y ganarse una vida. Y por eso, por tener las ideas claras, es la mejor película de aventuras de este estilo que se ha hecho nunca. “El renacido”, sin embargo, es un tostón.

    SPOILER

    Leo, agradezco el esfuerzo… pero ese plano final con ojos de corderito degollado parecía una súplica por el Oscar antes que un cierre digno al personaje. En fin.

  • Andrius

    Nada más que en Django esté, como mínimo, al mismo nivel que Jackson y Waltz…

  • manuwar

    Vengo de verla. Y así en caliente, digo que me voy a quedar con cara de poker cuando arrase en la noche de los oscar.
    El Renacido tiene unas imágenes poderosísimas, sin duda es una peli que hay que ver en pantalla grande: paisajes de belleza indescriptible, planos maravillosos, fotografía espectacular; un auténtico lujo. Iñarritu dirige muy bien, y estoy seguro de que plantar la cámara en según que lugares (y que quede bien) hay que saber hacerlo.
    La película tiene unos cuantos momentos realmente memorables (lo del oso, el “refugio” para entrar en calor, todas las secuencias de acción). Hay mucho talento en esta película, eso es así. Pero es que….no he logrado conectar emocionalmente con ella. A lo mejor es culpa mía que tenía la noche tonta. Pero esperaba haber sentido el hambre, la sed, la suciedad, el dolor extremo, el fango, el frío….y no lo he hecho. He observado todo desde una cierta distancia y no me he conmovido en los momentos que supuestamente tocaban, no he odiado al malo como seguro muchos habrán hecho, y hay veces que incluso me he llegado a cansar de ver a Di Caprio arrástrandose por el suelo. Ojalá el bueno de Leo se lleve el oscar, lo digo de corazón, pero yo el galardón se lo hubiese dado por otros papeles que considero mejores que este. Un trabajo muy físico, muy entregado, pero al que no le saco matices.
    La sensación general que la película me ha dejado, es la de un gran logro estético, absolutamente victorioso en lo sensorial, pero deficiente en lo emocional. Culpa del guión, culpa del director, o, ya digo, culpa mía. En algunos momentos concretos de la película me vino a la cabeza el término “apocalypto parte II”, película por cierto donde si conecté y si me impliqué como no he hecho hoy.

    El Renacido, en fin, me ha parecido un auténtico regalo para la vista, pero no mucho más. Ignoro si cambiaré de opinión en un futuro visionado, pero por el momento me ha provocado escasa pasión. De las películas nominadas al oscar que he visto, es la que menos me ha gustado. Prefiero mil veces otras. Incluso prefiero alguna que no está ni nominada.

  • donovank2

    jack nicholson & matt damon, en ese filme en particular, aunque es verdad que dicaprio no lo hace mal , no desentona con los demas, pero no sobrepasa a los pesos pesados del filme.
    mark walberg como secundario tambien es un roba escenas poniendose al nivel de los 2 anteriores.

  • jin jack

    Lo se :).

  • doc_diablo

    Es que yo hablaba precisamente de la gente que no son guionistas y valoran el trabajo de los mismos.

  • doc_diablo

    Es que yo hablaba precisamente de la gente que no son guionistas y valoran el trabajo de los mismos.

  • jin jack

    Ni una mención ha Nolan que el es director y guionista -_- xD.

  • jin jack

    Ya la he visto, y es una puta pasada una obra brutal y hermosa de superveniencia, DiCaprio esta sublime en su viaje de sufrimiento y venganza y Hardy hace de un cabrón muy tridimensional que da gusto odiar

    La historia en si es muy simple, tanto que me ha recordado a otras pelis, pero la intensidad de las interpretaciones y como esta rodada la hace increíble.

  • jin jack

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast