Críticas

La habitación

Thriller psicológico y parábola sobre el fin de la infancia a partes iguales, La habitación funciona como película gracias al admirable entendimiento que su director, actores y guionista demuestran sobre el comprometido material que tienen entre manos. Las decisiones que toman son casi todas correctas, con un foco claro, evitando que el intenso bagaje emocional de la historia se lleve por delante cualquier oportunidad de alcanzar una trascendencia cinematográfica y existencial.

Es imposible hablar sobre la trama o sobre el filme en profundidad sin caer inevitablemente en el spoiler. Si sabes muy poco sobre él y estás en disposición de experimentarlo como probablemente concibieron sus responsables, deja de leer ahora mismo y vuelve cuando lo hayas visto. Si te has topado con el torpe tráiler oficial, has leído la novela original o conoces de antemano por donde van a ir los tiros, puedes seguir leyendo.

© Universal Pictures

El punto de referencia es Jack (Jacob Tremblay), un niño que acaba de cumplir cinco años y cada uno de ellos los ha pasado enclaustrado en un cuarto de poco más de diez metros cuadrados. En el diminuto espacio cuenta con una cama, un retrete, una pequeña bañera, una vetusta televisión y, sobre todo, con una madre (Brie Larson) capaz de aislarle las 24 horas de las consecuencias de crecer en tan opresivo entorno. Lleva un tiempo descubrir que no están ahí debido a un cataclismo apocalíptico, sino por voluntad de Nick (Sean Bridger), un sádico que raptó a la mujer hace más de un lustro para mantenerla encerrada en una caseta de jardín y poder violarla a su antojo. Jack y su madre logran escapar y a partir de ahí comienza el difícil proceso de adaptación a un mundo que él no sabía siquiera que existía y al que ella ya no sabe como pertenecer.

Partiendo de esta sinopsis, no cuesta imaginar que la película está dividida en dos partes claramente diferenciadas, con la escapada como transición y punto de corte. Y, al igual que el libro, el punto de vista se mantiene anclado en todo momento en el niño, que es la mejor decisión que toman tanto el director, Lenny Abrahamson, como la guionista, Emma Donoghue, quien adapta su propia novela. En base a ello, el cuarto se filma en planos panorámicos, alterando la sensación espacial, porque para Jack, lejos de ser un espacio claustrofóbico, es donde empieza y se acaba la realidad. Y luego en la segunda mitad las composiciones y la fotografía presentan un mundo exterior aturdidor y amenazante, donde la libertad ha acabado con la seguridad que proveía la habitación.

© Universal Pictures

Este planteamiento provocativo e inteligente es el que eleva la película y la permite tener un alcance universal. Es una metáfora extrema y brillante sobre la ruptura con el paraguas protector de la infancia y la añoranza que ello provoca, esa que nunca superamos del todo. En el cuarto, la existencia de Jack es cálida y estable, como si fuera una prolongación del vientre materno. En el exterior debe de enfrentarse de bruces con la incertidumbre y la pérdida en un mundo que parece incongruente, hasta que aprende a cortar el cordón umbilical.

El estrés postraumático de la madre y las consecuencias psicológicas para sus familiares son, por supuesto, muy distintas, y no se obvian, pero se muestran siempre desde la perspectiva del niño, quien nunca está fuera de escena. Esta estrategia, lejos de ser frustrante, es tremendamente coherente e, insisto, permite que estemos ante una película impactante y oscarizable en lugar de un melodrama de sobremesa.

© Universal Pictures

En la novela el punto de vista subjetivo y los monólogos interiores eran aún más preponderantes y, para garantizar la viabilidad cinematográfica, Donoghue acertadamente otorga en la adaptación un mayor peso específico a la progenitora. Brie Larson aprovecha la coyuntura para el lucimiento, ofreciendo una actuación conmovedora y más contenida de lo que se puede presuponer, centrada en acentuar los matices universales de la relación madre-hijo, probablemente el nexo más inviolable que existe, en las circunstancias extremas que están viviendo. Y Jacob Tremblay es un prodigio de inteligencia emocional para su corta edad, pero también está espléndidamente dirigido. El plano cenital y su expresión la primera vez que contempla el cielo sin que haya un grueso cristal de por medio, es uno de los grandes momentos de cine de este año.

Como thriller psicológico, la película está en general bien llevada. Abrahamson maneja adecuadamente la cadencia y los tiempos tanto en la presentación, como en el suspense de la escapada y en las consecuencias del reencuentro con el exterior. Por ponerle un pero, podía haber sintetizado algo el metraje, evitando la repetición y eliminando algo de paja, especialmente en la última parte.

La habitación es incómoda de ver, eso es innegable, pero ofrece recompensas emocionales y un poso trascendental que se echan de menos en la mayoría de las cintas que compiten en los Oscar este año.


Lenny Abrahamson | Emma Donoghue | Brie Larson, Jacob Tremblay, Joan Allen, Sean Bridgers, Tom McCamus, William H. Macy | Danny Cohen | Nathan Nugent | Stephen Rennicks | Andrew Lowe, Emma Donoghue, Jesse Shapira, Jeff Arkuss, David Kosse, Rose Garnett, Tessa Ross | Ed Guiney, David Gross | A24, Element Pictures, No Trace Camping, TG4 | Universal Pictures | Ethan Tobman |
  • http://www.lashorasperdidas.com Mary Carmen Rodríguez

    Vikander va como actriz de reparto. Y sí, cubriré la gala

  • Raqueta Malvada De Tenis

    ¿Imposible que Vikander se lo arrebate?

    ¿Cubres la gala esta noche?

  • http://www.lashorasperdidas.com Mary Carmen Rodríguez

    La única que podría hacerle competencia es Saoirse Ronan por Brooklyn, pero ha quedado demasiado eclipsada. Larson lo tiene ganado desde Septiembre.

  • Raqueta Malvada De Tenis

    ¿Por qué la catalogas de thriller psicológico? Lo que podría entenderse como subtrama de thriller apenas dura 4 minutos y unos planos…

  • Raqueta Malvada De Tenis

    Cruzo los dedos.

    Me imaginé a Jennifer Lawrence en Room destruyendo la interpretación y aún tengo miedo…

  • Raqueta Malvada De Tenis

    Es curioso que pese a la gran tragedia que supone el primer tramo, como espectador, al menos en mi caso, quiero estar más tiempo dentro… Y una vez fuera, la segunda parte, pierde ese halo de realismo mágico funesto (no sabría cómo definirlo)…

    Pero aún con todo, me parece una película muchísimo más potente que la mitad de las cosas que hay este año en los Oscars… La ausencia de nominaciones para Jacob Tremblay, Idris Elba o Abraham Attah son insultos. Pensaba que Abraham Attah estaba colosal en Beasts… peor Jacob Tremblay en Room es… No tengo palabras.

    Mira, que DiCaprio ha estado gigante en muchísimas de sus interpretaciones nominadas, pero justo éste año, NO debería alzarse con el Óscar a la mejor pantomima…

    En The Revenant no está a la altura de por ejemplo, El Lobo De Wall Street… Y encima este año, sin los arriba mencionados, no tiene a nadie que le pueda hacer sombra… Cranston en Trumbo está haciendo de Hank todo el rato, Fassbender en Jobs, sí, lo hace bien, pero no deja de ser una película muy menor… La nominación de Matt Damon en The Martian es un chiste… y en Hollywood no tienen webos para darle el Óscar a Redmayne, quien tampoco deja de estar correcto en The Danish Girl, allí quien destaca over the top es la Vikander.

  • Volcaji

    Muy de acuerdo con la crítica.
    Es una gran película que en ningún momento cae en el melodramatismo barato.
    Brie Larson está magnífica. Una actuación muy contenida y en los momentos que se rompe te deja sin habla.
    Y Jacob Tremblay está impresionante. Realmente te crees que el chico ha pasado por todo el conflicto de verdad. De traca que no haya tenido más presencia en la temporada de premios, porque se los merece.
    El resto del reparto cumple de sobra, sobre todo una Joan Allen que transmite con cada gesto y mirada en todo momento. También injustamente olvidada en los premios.

    SPOILERS
    A mí se me partió el alma con la escena final en la que el niño se despide de la habitación, lo que había sido todo su mundo. Ese ” Adiós armario, adiós cama, adiós habitación…” se me ha quedado grabado y difícilmente creo que se me olvide.
    FIN DE SPOILERS

    Una película muy recomendable, incluso sabiendo lo que pasa se disfruta mucho. Bueno, “disfrutar” es un decir porque se pasa muy mal viéndola.

  • http://www.lashorasperdidas.com Mary Carmen Rodríguez

    Creo que es de los premios más cantados

  • angileptol

    Ahora me arrepiento de haber visto el trailer cuando fui a ver El Renacido.

    ¿Creéis que Larsson se llevará el Oscar? A mi me encandiló desde que la ví por primera vez en 21 Jump Street.

  • Vinnikun

    Esta peli es una pequeña joya, el trailer no le hace justicia ya que la cuenta entera. Siempre bordea el telefilme (si le cuentas la peli a otra persona suena a carne de Antena 3 al mediodia) pero la dirección y actuaciones están a otro nivel. En ese aspecto me recuerda a otra pequeña joya, la japonesa De Tal Padre Tal Hijo de Kore-eda.

    Me gusta mucho la segunda parte, ahi es donde Brie Larson se destapa un par de momentos como un gran actriz que se merece el Oscar.

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast